Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Análisis | ¿Se acerca el fin de lo que se conoce como el Grupo Empresarial Antioqueño?

Colombia está a la expectativa de lo que pasará con la oferta que puso sobre la mesa la familia Gilinski por Nutresa. Las opiniones del mercado están divididas y no hay certeza de lo que sucederá. Sin embargo, de concretarse el negocio, la estructura societaria conocida como Sindicato Antioqueño cambiaría radicalmente.

Publicado

on

Una jugada maestra que se venía gestando desde hace más de siete meses por Jaime y Gabriel Gilinski, dos de los hombres más ricos de Colombia, podría ponerle fin a lo que tradicionalmente se conoce como el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), que no es otra cosa que una forma de estructura societaria.

El GEA es un enroque para garantizar estabilidad en el poder gerencial. Pero cada vez está más claro que una cosa son las empresas donde el GEA tiene inversiones (todas ellas poderosas y robustas) y otra cosa la estructura accionaria que se idearon los empresarios paisas hace más de 40 añospara impedir una toma hostil, como la que ahora mismo está sobre la mesa. La historia ha cambiado radicalmente y la apuesta de los Gilinski pone en evidencia las fisuras de esa forma que los antioqueños idearon para organizar la propiedad de sus activos empresariales.

Tal vez el GEA fue víctima de su propio éxito: empresas grandes, que dominan en muchos mercados internacionales, que se abrieron al mercado de valores y a accionistas de todos los orígenes, con gobiernos corporativos sólidos y juntas directivas con miembros independientes… Todo ello gracias a una manera de distribución de las acciones que suponía blindadas todas sus compañías a movidas audaces de inversionistas aventajados. Pero los Gilinski encontraron el punto débil y es claro que el GEA como forma de contención de tomas hostiles, está en jaque. Habrá que ver cómo se resuelve el tema y si se va a consolidar la muralla de protección para ciertos accionistas (el GEA) o ganará la oferta de mayor valor para todos los dueños de Nutresa.

Tal y como se viene informando desde este miércoles, la familia Gilinski, que alcanza un patrimonio por US$3.800 millones, según Forbes, busca quedarse con un mínimo de acciones equivalente al 50,1% y un máximo de 62,6%. Su oferta, de entrada, es atractiva para todos los accionistas, incluso el GEA, pues plantea un precio de compra por cada título de 7.71 dólares, o $29.800 pesos colombianos.

La valoración, que está 37% por encima del precio actual, sorprende al mercado y vaticina lo que podría convertirse en una de las más grandes historias de negocios de las últimas dos décadas.

Lea también: Jaime y Gabriel Gilinski están tras la billonaria OPA de Nutresa

Esto se debe a que esta oferta de OPA hostil, como algunos analistas la resumen, quebrantaría los enroques que se gestaron hace 40 años cuando se formó el Sindicato Antioqueño para hacerle frente a la incidencia que estaban teniendo Carlos Ardila Lülle, Julio Mario Santodomingo y Jaime Michelsen Uribe en las empresas de la región.

Los cálculos

Las voces del mercado están dividas y hay incertidumbre sobre lo que sucederá en los próximos días. No solo si el GEA aprueba vender, sino también si los fondos de pensiones quedan seducidos con la oferta. En concreto, los cálculos generales apuntan a que este negocio sería viable si todos los fondos se ponen de acuerdo, incluido, Porvenir, del empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo.

Aunque de entrada esta hipótesis es discutida, sí es viable teniendo en cuenta que el Grupo Empresarial Antioqueño solo suma 45% de participación en Nutresa. El motivo se debe a que, si bien Grupo Sura tiene el 35,2%, el Grupo Argos el 9,9% y Protección el 5,2%, no se podría considerar el porcentaje de este fondo de pensiones, pues, de manera técnica, debe ponerse a consideración de los intereses de los afiliados y no de los intereses de la holding.

“Si uno mira el 100% de los accionistas y le resta la participación de Sura y Argos, queda el 57% de la propiedad. Realmente, ahí, ya los Gilinski se quedarían con la mayoría”, dice Juan David Ballén, director de Análisis y Estrategia de Casa de Bolsa. “Surge la duda de por qué Grupo Sura y Argos no participarían, ya que como son públicas, deben velar por darle valor a sus accionistas. Ellos deben argumentar muy bien el motivo por el cual no optarían por participar en esta OPA“.

Lea también: Así está la competencia del Grupo Nutresa en el terreno internacional

El argumento de Ballén se traduce, en palabras gruesas, en que es una oferta muy buena en la que, sin duda, el GEA tendría que argumentar su decisión de no vender. Todo, claro, en virtud de tomar la mejor decisión para todos los accionistas de Grupo Argos y Grupo Sura.

Andrés Moreno, analista y experto bursátil, añade que en teoría estas dos empresas tienen casi la mitad, por lo que queda expuesto ese 54% restante. Sin embargo, “es prácticamente imposible que lo consiga porque están fondos extranjeros, fondos de pensiones y 14.000 accionistas. Es muy difícil. Si esta OPA no está amarrada con Grupo Sura o Grupo Argos en algún porcentaje es prácticamente imposible”.

La opinión de los analistas está divida porque hay muchas variables en juego. No solo incluso la decisión de Sarmiento Angulo con Porvenir, sino también porque, de fondo, esta adquisición podría servir para que los mayoritarios reenfoquen sus negocios y pongan su mirada en la banca, los seguros y la salud, por el lado de Sura, y en las energías y cemento, por el lado de Argos.

Pero no todo es tan fácil. Esta discusión tiene otros elementos en juego: de prosperar esta OPA hostil, significaría que no solo el Grupo Gilinski se queda con el control mayoritario de Nutresa, sino también que implícitamente estaría comprando el 13,01% de Grupo Sura y 12,37% de Grupo Argos.

Así, en resumen, la familia Gilinski sumaría a su emporio financiero, hotelero y de medios de comunicación, participaciones en Bancolombia, Cementos Argos, Celsia y Odinsa, entre muchas más empresas.

El fin de 40 años

Con todas estas posibilidades, que ya están sobre la mesa y que analizan en este momento en Antioquia, se pondría fin a lo que tradicionalmente el país conoció como Sindicato Antioqueño, o GEA. No porque la salud de alguna compañía del grupo esté en entredicho -de hecho, están bien financieramente- sino porque se rompería la estructura societaria con la que se gestó la holding.

Y es que fue precisamente hace 40 años cuando los presidentes de las grandes empresas de la región -Adolfo Arango Montoya, de Cemento Argos; Jorge Molina Moreno, de Suramericana, y Samuel Muñoz Duque, de Nacional de Chocolates– se percataron de la incidencia que estaban teniendo los industriales de la capital en las compañías del departamento.

Para entonces, Carlos Ardila Lülle, Julio Mario Santodomingo y Jaime Michelsen Uribe, del Grupo Grancolombiano, habían emprendido una agresiva estrategia de adquisiciones para centralizar las empresas. Pese a que en un principio ejecutivos fueron comprando participaciones accionarias en empresas como Coltejer y Nacional de Chocolates (hoy Nutresa), un grupo importante de empresarios de ese departamento lograron gestionar permutas que permitieron ‘recomprar’ participaciones y conservar el capital paisa.

Lea también: Guía para entender la oferta de ‘toma hostil’ por el Grupo Nutresa

De ahí a a que, para proteger este patrimonio, se establecieron enroques, con cruce de acciones de varias compañías, que evitaron que otros capitales se apropiaran de las mismas. Así, un par de años después, se consolidó lo que los periodistas de la época llamaron Sindicato Antioqueño, un concepto popular que se hizo famoso por la estructura societaria que se creó.

Hoy, el GEA tiene nexos patrimoniales comunes que lo han convertido en uno de los grupos empresariales más importantes de Latinoamérica. “Sus compañías se agrupan alrededor de tres holdings (Grupo Sura, Grupo Argos y Grupo Nutresa) las cuales mantienen cruces accionarios entre sí y operan de manera independiente, cada una con un enfoque particular de negocios e inversiones”, destaca Davivienda en un informe que publicó este jueves.

En su análisis del caso, Davivienda detalla que la transacción planteada tiene implicaciones que van más allá de la simple decisión de venta de uno de los negocios. “Este enroque es el que permite que el Grupo entre sí mantenga el control de los activos, por lo que sí se materializa la OPA, el control de Grupo Argos y Grupo Sura podría quedar a la deriva, lo que se prestaría para que otros inversionistas puedan hacer lo mismo y mediante una o varias OPAs conseguir el control de estas compañías”, dicen, a lo que agregan:

“En otras palabras el enroque y el GEA, como se conoce hoy en día, podrían desaparecer”.

Moreno advierten que esta OPA podría desbaratar el modelo que se creó hace cuatro décadas, pues “es posible que el mundo haya cambiado y por eso sí les interese a Argos y Sura salir y enfocarse en sus negocios”.

Ballén, de Casa de Bolsa, destaca que este planteamiento no es descabellado, pues más allá si se destruye el GEA o no, lo cierto es que en la Bolsa de Valores de Colombia hay mucha compañías que están negociando con un descuento importante. “Muy seguramente ahorita todas van a estar atentas en los precios de mercado y si realmente están justos o no”.

Las decisiones

Colombia está a la expectativa de lo que pueda pasar con esta adquisición. Por eso, la decisión dependerá de las Juntas Directivas de Grupo Sura, Grupo Argos y Protección, que están integradas mayoritariamente por miembros independientes, quienes tienen la responsabilidad de evaluar desde el punto de vista de la generación y maximización de valor, cuál es la mejor decisión, destaca Davivienda en su informe.

“En caso de que decidieran no vender, es posible que se genere un gran inconformismo por parte de los accionistas minoritarios al no poder materializar una venta a un precio ampliamente superior al precio de mercado”, advierten. “Adicionalmente, en caso que Protección no acepte, se podría cuestionar su papel en el GEA versus su deber fiduciario de ofrecer las más altas rentabilidades a sus afiliados”.

Por ahora, lo cierto es que son ellos quien tendrán la última palabra:

Negocios

Los éxitos y fracasos de la multimillonaria carrera de Will Smith en el cine, la música y los negocios

Con su última película, El método Williams, donde interpreta al padre de Venus y Serena Williams, embolsó unos US$40 millones.

Publicado

on

Unos US$ 40 millones es la cantidad embolsada por Will Smith por su última películaEl método Williams (King Richard), en la que interpreta al padre de Venus y Serena Williams, quien, con un entrenamiento duro y poco ortodoxo, logró convertirlas en dos de las mejores tenistas de la historia.

Gracias a la suma que le ha reportó el filme, que también le valió su primer Globo de Oro, el actor se coloca en el tercer puesto del ranking de intérpretes que más cobran por película (junto a Denzel Washington, y por detrás de Daniel Craig y Dwayne “The Rock” Johnson, que son el primero y el segundo respectivamente). Sin embargo, este suculento salario no ha ido a parar entero en su cuenta del banco. Según informó The Hollywood Reporter, el actor decidió usar una buena parte para pagar bonos a sus compañeros de reparto con sueldos menores.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

En 2020, también se coló en la lista Forbes de las celebrities mejor pagadas del mundo (una lista que incluye famosos de todos los sectores). Ese año habría cobrado US$ 44,5 millones, lo que le llevó al puesto 69. Según la edición estadounidense de Forbes su aparición en la lista se debía al nuevo enfoque que le ha dado a sus redes sociales desde 2017. Desde entonces, se embolsa millones a través de Instagram, YouTube y TikTok (aunque no lo suficiente como para estar entre los 10 que más cobran de estas redes).

Will Smith en El método Williams.

Desde sus inicios Smith ha sabido diversificar su negocio. Además del cine, siempre ha tenido la música. De hecho, fue así como empezó y su talento con las rimas lo que le catapultó a la fama a una edad muy temprana. Pero, aunque está llena de grandes éxitos, la historia de su vida también cuenta con momentos bajos.

El joven rapero, que se había hecho millonario a los 18 años, quedó en la quiebra en 1989, tras ser embargado por la agencia estadounidense de recaudación de impuestos. Aquí fue cuando decidió probar por el camino de la interpretación, y el personaje que le llevó al estrellato no necesita presentación.

La emisión del piloto de El príncipe de Bel Air fue el 10 de septiembre de 1990. Poco tardó en conseguir el éxito en todo el mundo y en consolidarse como una de las series más icónicas y populares de los años 90. En total, se transmitieron 148 episodios, el último el 20 de mayo de 1996, repartidos en seis temporadas. Algunos medios estadounidenses apuntan a que el actor cobró en torno a US$ 2,8 millones por las tres primeras temporadas de la serie (que tuvo seis), pero que los usó para pagar impuestos que debía.

Smith rechazó el papel de Neo en Matrix, película que se estrenó en 1999, el mismo año que Wild Wild West, protagonizada por el actor afroamericano. Todos conocemos el éxito de la primera, aunque quizás no las cifras: costó US$ 63 millones y recaudó US$ 460 millones. La segunda, US$ 170 millones y US$ 222,1 millones respectivamente, este balance hace que esté considerada como una de las películas más caras de la historia.

En 2001, protagonizó Ali, la película biográfica que cuenta la historia del icono del boxeo Muhammad Ali que le otorgó su primera nominación a los Premios Oscar como Mejor Actor. Y a partir de aquí le han llovido los premios. Después vino lla segunda entrega de Men In Black (2002). Unos años más tarde, en 2006, con En busca de la felicidad (2006), en la que trabaja junto a su hijo Jaden Smith, consiguió su segunda nominación a los Premios Oscar como Mejor Actor y la primera a los Globos de Oro como Mejor Actor Dramático.

Will Smith en Men in black.

Men in Black III, estrenada en 2012, conquistó a los espectadores y se situó como la película más taquillera de la saga, con una recaudación de US$ 624 millones. Además, en 2019 se estrenó Aladdín, la que hasta ahora se considera su película más taquillera, con una recaudación de más de US$ 1.000 millones.

Y entre tanto rodaje, estreno, premios (y hacer caja), Smith no se olvidó de su música. Lanzó su primer disco en 1997: Big Willie Styledel que algunas canciones se posicionaron en los primeros lugares de importantes listas de música mundiales. A este le siguieron otros tres álbumes de estudio: Willenium (1999), Born to Reign (2002), y Lost and Found (2005).

En 2017, Smith dio un giro a sus redes sociales y ahora recauda millones a través de Instagram, YouTube y TikTok. Durante la pandemia, firmó un acuerdo con Snapchat para la serie Will from Home. Pero más allá de esta espectacular carrera frente a las cámaras y los micrófonos, el actor también es empresario e inversor.

En busca del beneficio y del cambio

Smith, junto a su hermano Harry, es propietario de Treyball Development Inc., una sociedad de la industria del entretenimiento con sede en Beverly Hills y bautizada así por su primogénito, Trey Smith (hijo de su primera mujer, Sheree Zampino).

Will y su actual pareja, la también actriz, Jada Pinkett Smith dirigen Westbrook Inc., compañía que ha trabajado en producciones cinematográficas y televisivas como King Richard, así como en el programa de entrevistas de Facebook Red Table Talk y en una serie de títulos muy vistos en Snapchat y otras plataformas digitales.

Will Smith.

Asimismo, el actor se unió a Keisuke Honda para poner en marcha Dreamers VC, un fondo de capital riesgo que une inversores corporativos japoneses con trayectoria con empresas estadounidenses en etapa inicial. Así, la sociedad invierte en empresas innovadoras, junto con inversores líderes de primer nivel, con el objetivo de mejorar vidas mediante la aplicación de tecnología emergente. 

“Cuando corresponde, apoyamos la expansión conectando a las empresas con nuestra red global de capital y socios estratégicos. Por lo general, realizamos nuestra primera inversión en una ronda Seed, A o B, y mantenemos el capital de seguimiento para las etapas de crecimiento de nuestras inversiones”, se puede leer en su página web.

La versión estadounidense de Forbes también realizó en 2020 un ranking de los cincuenta inversores con mayor impacto (social, medioambiental, educacional?) que quieren marcar auténticas diferencias en el mundo reinvirtiendo sus fortunas. Entre ellos, se encontraban Will y Jada, por ser parte de los inversores de Quidnet Energy, una compañía que desarrolla sistemas de almacenamiento para el exceso de electricidad de sistemas de energía renovable.

Íntimo de Pablo Motos

El pasado mes de agosto, Pablo Motos, presentador de El Hormiguero y gran amigo del actor ?como el mismo ha reconocido?, confesaba en el programa de YouTube El sentido de la birra conducido por Ricardo Moya que Smith y él llegaron a hacer una empresa y estuvieron «a punto de vender El Hormiguero» en Estados Unidos.

Finalmente, no consiguieron que el proyecto saliese adelante: la NBC consideró que la sección de ciencia estaba muy vista en la parrilla televisiva estadounidense y tenían sus reservas en cuanto a Trancas y Barrancas, porque veían a las hormigas como personajes demasiado infantiles.

Publicado por Forbes Argentina

Lea también: Ni El señor de los anillos ni El Hobbit: así es cómo Peter Jackson se hizo multimillonario

Seguir Leyendo

Forbes Women

Sylvia Escovar es elegida como la nueva presidenta de Sanitas

La directiva fue presidenta de Terpel y consejera de empresas como Organización Corona, Bancolombia y ETB, entre otros.

Publicado

on

Sylvia Escobar, nueva presidenta de EPS Sanitas. Foto: Keralty.

Luego de participar en el proceso de consolidación del la Sanitas, Sylvia Escovar fue elegida para liderar la presidencia estratégica del Grupo Integral de Salud EPS Sanitas.

Asumo este nuevo reto con la convicción de estar sirviendo al país desde un sector fascinante y desde una de las compañías más queridas por los colombianos, que centra su promesa de valor en el cuidado de la salud y bienestar de las personas”, afirma Escobar.

La directiva llega a Keralty luego de ser la presidenta de Terpel y consejera de empresas como Organización Corona, Bancolombia, ETB, entre otros. También ha formado parte de organizaciones gubernamentales como el Departamento Nacional de Planeación, el Banco de la República, las Secretarías de Educación y Hacienda de Bogotá y de organizaciones multilaterales como el Banco Mundial y el BID. Asimismo, Sylvia ha sido reconocida en varias ocasiones como una de las líderes empresariales con mejor reputación en el país.

Al respecto, Sergio Martínez, CEO Global de Keralty, destacó que “la llegada de Sylvia a nuestra organización nos llena de emoción debido a que asumirá el liderazgo estratégico para lograr la transformación del Grupo Integral de Salud EPS Sanitas. Estamos convencidos de que su conocimiento, experiencia y pasión por todo lo que hace serán de gran contribución en esta nueva etapa y en los retos que vienen”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información habitual

Seguir Leyendo

Negocios

Este miércoles se define el futuro de restaurantes Don Jediondo

Este miércoles se podría confirmar el acuerdo entre restaurantes Don Jediondo y sus acreedores. Las deudas ya suman más de $14.541 millones.

Publicado

on

Getty Images.

Este miércoles se adelanta la audiencia para confirmar un acuerdo entre los restaurantes Don Jediondo Sopitas y Parrilla y sus acreedores, a propósito de las deudas que ya suman más de $14.541 millones.

Según el reporte entregado por Urazán Aramendiz, experto en insolvencia empresarial y, quien además hace parte de la lista de auxiliares de la justicia de la Superintendencia de Sociedades, las acreencias laborales se pagarán a un plazo de 25 meses.

Respecto de las acreencias fiscales, es decir las que se tiene con entidades relacionadas con temas de impuestos, se pagarán en 37 meses, a partir del mes 26 de ejecución del acuerdo, inclusive, en tres cuotas cuatrimestrales vencidas.

Lea también: Restaurante Don Jediondo busca salvarse de la quiebra

Por ahora, el acuerdo estableció una serie de pasos para cada uno de los rubros de pago que se adelantarán:

Seguridad social

Los créditos a favor de entidades de seguridad social se cancelarán a un plazo de 38 meses en un solo contado en el mes 38 de ejecución del acuerdo.

Tercera clase

Las acreencias pertenecientes a esta clase (es decir las que se tiene con los acreedores hipotecarios), se cancelarán a 42 meses y a partir del mes 39 de ejecución del acuerdo, inclusive, en cuatro cuotas mensuales iguales, vencidas.

Cuarta clase

La cuarta clase está compuesta por las deudas que se tiene con los proveedores de materias primas o insumos necesarios para la producción o transformación de bienes o para la prestación de servicios.

Las obligaciones que conforman esta clase, serán canceladas mediante la dación de pago de un bien inmueble avaluado en $1.591 millones. En el evento de que ninguno de los acreedores que conforma la cuarta clase acepte la dación en pago con el bien inmueble, este inmueble será vendido y se pagará el 100% de las acreencias que conforma esta clase.

Quinta clase

La quinta clase está compuesta por los créditos que no gozan de preferencia, por ejemplo, proveedores que no sean estratégicos ni garantizados, préstamos que hayan sido obtenidos por el deudor sin ninguna garantía y sanciones.

Es de resaltar que el 28 de enero del 2020, la sociedad Don Jediondo Sopitas y Parrilla fue admitida al proceso de reorganización. El primero de julio de 2021 se llevó a cabo la audiencia de resolución de objeciones. Allí se aprobó el proyecto de calificación y graduación de créditos y determinación de derechos de voto.

El 2 y el 3 de diciembre de 2021, la empresa llegó el acuerdo de reorganización junto con la votación de los acreedores, el plan de negocios de la compañía y las proyecciones financieras de la misma.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Seguir Leyendo

Negocios

Admiten a Justo & Bueno en reorganización

Luego de la aprobación de Superintendencia de Sociedades en ese proceso, la firma tendrá 10 días para hacer un inventario de sus activos y pasivos.

Publicado

on

La Superintendencia de Sociedades admitió a la sociedad Mercadería S.A.S. (Justo & Bueno) al trámite de Reorganización. De acuerdo con la entidad, el objetivo es preservar las empresa, normalizar sus relaciones comerciales y llevar a cabo la reestructuración operacional.

La Super confirmó que fue designado como promotor el ingeniero industrial, William Parra, quien participará en la negociación, análisis, diagnóstico y elaboración del acuerdo de reorganización. Asimismo, velará para que las negociaciones se adelanten de buena fe.

“La Superintendencia resalta la importancia de que la sociedad cumpla con los gastos de administración, con el fin de evitar su liquidación”, confirmaron.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Por ahora Justo & Bueno deberá entregar en los próximos 10 días, de acuerdo a lo que determina la ley, una actualización del inventario de activos y pasivos, incluyendo las acreencias causadas entre la fecha de corte de la solicitud y la fecha del día anterior del Auto.

Esto soportado en un estado de situación financiera y un estado de resultado integral y notas de los estados financieros, suscritos por el representante legal, contador y revisor fiscal.

Hace dos semanas, Michel Olmi, CEO de la cadena de supermercados, explicó que este año sería el de reactivación.

“Creemos en Colombia y vamos a seguir dándolo todo para continuar aportando a la economía de los hogares con buenos productos a precios justos. Los colombianos creen en nosotros y esto lo agradecemos. Nuestros proveedores ya comenzaron a despachar producto de nuevo y estamos empezando a tener abastecidas nuestras tiendas con productos que los clientes tradicionalmente han encontrado en los 300 municipios donde Justo y Bueno hace presencia”, explicó Olmi en ese momento.

Justo & Bueno ha reportado que seguirá prestando su servicio en más de 1.000 tiendas en 29 departamentos y 300 municipios de los cuales, 28 son ciudades principales.

Seguir Leyendo

Negocios

Nace Onnet Fibra, la mayor red de fibra óptica en Colombia

La nueva red utilizará tecnología de punta para ofrecer velocidades de conexión hasta 1.000 veces más rápidas en el país. Busca ampliar la cobertura a 4.3 millones de hogares a 2024.

Publicado

on

Tras la venta del 60% de la red de fibra óptica por parte de Telefónica a la empresa estadounidense KKR, este martes se informó que nace oficialmente Onnet Fibra Colombia, la más grande red nacional independiente de acceso abierto de fibra óptica al hogar.

Se trata de una nueva empresa que ofrecerá un mayor acceso a la fibra óptica ultrarrápida en todo el país. Se confirmó que Telefónica Colombia conservará una posición como accionista minoritario en la nueva compañía -con una participación del 40%-, mientras KKR tendrá el 60% restante.

Onnet Fibra tiene previsto ampliar la cobertura de fibra óptica existente de
1,2 millones de hogares a, como mínimo, 4,3 millones de hogares a finales
de 2024. Eso le permitiría cubrir cerca de 90 ciudades en Colombia, con más de la mitad de ellas formadas por zonas desatendidas fuera de las áreas urbanas de altos ingresos.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información de negocios.

“Esa expansión prevista implica un plan de inversión de aproximadamente 850.000 millones de pesos colombianos (215 millones de dólares) hasta 2024”, explicaron a través de un comunicado.

La red utilizará tecnología de punta para ofrecer velocidades de conexión hasta 1.000 veces más rápidas que las de redes convencionales actuales. De acuerdo con la empresa, el objetivo es cerrar la brecha digital, facilitar la nueva conectividad 5G y
proporcionar acceso al teletrabajo, la telesalud y la educación virtual a muchos más
colombianos.

Ximena Mora Méndez será la CEO de la compañía y estará acompañada por un equipo con alta experiencia en el sector de comunicaciones. Así, Jaime Osorio Díaz, será el director de marketing; Andrés Vanegas Núñez, director de operaciones; Álvaro Otero Dumar, director de tecnología; y Alejandro Solano Díaz, director financiero.

“La llegada de ONNET Fibra se produce en un momento clave para las telecomunicaciones en Colombia”, confirmó Mora. “Nuestra dependencia de los servicios de conectividad de alta velocidad nunca ha sido tan clara. En un mundo post-pandémico, nuestros empleos, nuestra educación, nuestro entretenimiento, todos dependen cada vez más de los servicios digitales de alta velocidad”.

La nueva compañía aprovechará la experiencia global de KKR en infraestructura digital y en la operación y despliegue de redes de fibra, incluyendo sus actuales inversiones en fibra óptica en Onnet Fibra en Chile, MetroNet en Estados Unidos, FiberCop en Italia, HyperOptic en el Reino Unido y Open Dutch Fiber en Países Bajos.

Lea también: Telefónica cierra millonario negocio en Latinoamérica

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado