Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Bot Doc: el pequeño gran futuro de las cirugías

Dos jóvenes graduados del MIT y un cirujano bariátrico están apostando por un nuevo robot quirúrgico en miniatura para hacer la cirugía abdominal más rápida, segura y barata, y así vencer al goliat de la industria.

Publicado

on

Crédito: Michael Prince

Cuando era niño, Adam Sachs, cofundador y director ejecutivo de Vicarious Surgical, vio la película de ciencia ficción Fantastic Voyage (1996) y se enamoró de la premisa de los cirujanos microscópicos que realizaban una intervención dentro del cerebro de un científico. “Los humanos son del tamaño incorrecto para operar con humanos”, dice. “No vamos a encoger a los humanos, pero podemos crear avatares de ellos.

Podemos crear pequeñas versiones robóticas en miniatura”. Eso es exactamente lo que él y sus cofundadores, Sammy Khalifa, director de tecnología de la empresa, y el Dr. Barry Greene, su director médico, han pasado la última década haciendo. Han desarrollado un pequeño robot emparejado con un visor de realidad virtual para cirugías abdominales que esperan lanzar al mercado en 2023.

Sus dos brazos y la cámara están diseñados para ingresar al abdomen del paciente a través de una incisión de menos de dos centímetros, y una vez allí, operar en todas las direcciones. Reducir un robot quirúrgico es excepcionalmente difícil, pero al hacerlo, el trío Vicarious espera ayudar a los médicos a realizar cirugías abdominales, comenzando con operaciones de hernia, de forma más rápida, más segura y con menos complicaciones que las alternativas existentes.

No es exactamente el material de ciencia ficción de la película, en la que los médicos se inyectan en el torrente sanguíneo del paciente, pero es lo suficientemente futurista como para que Vicarious haya atraído a inversores de primer nivel, incluidos Bill Gates, Vinod Khosla, Eric Schmidt y Jerry Yang. También ha recibido una designación revolucionaria de la FDA, la primera para un robot quirúrgico, lo que lo hace elegible para una revisión prioritaria.

“Poner el codo dentro de la cavidad del cuerpo y poder estirar la mano hacia atrás y trabajar hacia la pared abdominal es un gran problema”, dice Paul Hermes, quien dirigió el programa de robótica de Medtronic y ahora es asesor de Vicarious. “Deberíamos esperar que la cirugía robótica mejore”.

Crédito: Michael Prince

La compañía está lista para salir a bolsa a través de una fusión con un SPAC creado por el inversor de Hong Kong, Donald Tang. El acuerdo de US$1.100 millones recaudará US$115 millones y atraerá como inversionistas al gigante de la tecnología médica Becton Dickinson, que fabrica la malla quirúrgica utilizada en las reparaciones de hernias. Además, prevé alcanzar los US$1.000 millones en ingresos anuales para 2027.

“Vamos tras los mercados donde los robots quirúrgicos existentes han tenido problemas”, dice Sachs, de 30 años. “Hay muchos imitadores que apuntan al titular. Tienen los mismos desafíos… Nuestra arquitectura es totalmente diferente”.

El gigante de la cirugía robótica es Intuitive Surgical, de US$115.000 millones (capitalización de mercado), que introdujo el “da Vinci”, un gran robot de cuatro brazos que sostiene instrumentos en forma de bastón, hace dos décadas, y ha dominado el espacio desde entonces. A medida que caducan las patentes de Intuitive y avanza la tecnología robótica, competidores como J&J y Medtronic, que han adquirido nuevas empresas de robots quirúrgicos, están compitiendo para hacer que la cirugía robótica sea tan común como la laparoscopia. El precio esperado del robot Vicarious de alrededor de US$1,2 millones, aproximadamente la mitad del de los robots superiores existentes, podría ser un factor a su favor, al igual que la facilidad con la que los cirujanos pueden aprender a usarlo.

Mientras Sachs y Khalifa todavía estaban en la universidad, comenzaron a trabajar con Greene, un cirujano bariátrico y amigo de la familia de Sachs, en un dispositivo médico que se convirtió en el robot. En 2014, después de un breve período en Apple, Sachs lanzó oficialmente Vicarious con US$400.000 en fondos iniciales liderados por Michael Rothenberg (el Venture Capital luego acusado de fraude por el Departamento de Justicia en un caso no relacionado). En 2015, Khalifa dejó su trabajo para unirse. La parte más difícil a lo largo de los años, dice Sachs, fue descubrir los actuadores. Hacerlos lo suficientemente pequeños para incluir nueve de ellos, tres veces más de lo usual para los robots quirúrgicos, fue complicado. También lo fue desacoplarlos para que cada articulación pudiera moverse por separado, ayudado de 28 sensores por brazo.

El presidente de Markman Capital Insight, Jon D. Markman, comentó que la mejor manera para que los inversores aprovechen el crecimiento de la medicina menos invasiva: centrarse en las empresas que avanzan en terapias curativas de edición de genes que renuncian por completo a la cirugía. Intellia Therapeutics está desarrollando una terapia inyectable CRISPR/Cas9 para atacar genes enfermos y luego editar, reparar o insertar células sanas.

“La empresa con sede en Cambridge, Massachusetts, anunció en junio que su tratamiento de dosis única para una enfermedad hepática genética rara era muy eficaz. Fueron los primeros datos clínicos que respaldaron el uso seguro de la edición del genoma en humanos. Intellia perdió US$46 millones durante el primer trimestre de 2021, pero su ciencia podría eliminar muchas cirugías invasivas”, mencionó.

El profesor de robótica de Carnegie Mellon, Howie Choset, compara el desafío técnico con meter demasiadas cosas en una pieza de equipaje y luego intentar que esas cosas hagan algo. Peor aún, dice, cuanto más pequeños son los actuadores, más débiles se vuelven. “Desea obtener la mayor cantidad de activación posible en un paquete tan pequeño como sea posible, pero ya está luchando por empacar tanto como sea posible”, dice. “Es asombroso que [Sachs] haya hecho que esto funcione”. La reparación de hernias, el primer mercado al que se dirige Vicarious, es enorme, con más de 2 millones de procedimientos al año en los Estados Unidos. Las hernias ventrales, comunes a lo largo de la línea media de la pared abdominal, representan 500.000 procedimientos y son muy complejas.

La reparación estándar implica la colocación de una malla en la pared abdominal, pero produce recurrencia en aproximadamente el 20 % de las veces, lo que a menudo requiere una reparación más extensa. Una técnica avanzada que consiste en colocar la malla contra el músculo recto del abdomen reduce la recaída, pero es difícil y puede llevar hasta cuatro horas con los robots actuales.

Cuando Vicarious recibió la designación de avance de la FDA, podía realizar esta cirugía en un cadáver en aproximadamente la mitad del tiempo, dice Sachs, y desde entonces lo ha reducido a menos de una hora. En un video de demostración de la reparación de una hernia ventral, los brazos del robot empujan la malla hacia la cavidad abdominal y luego la cosen rápidamente. La cirugía más corta es menos riesgosa para los pacientes y más rentable para los hospitales.

Las ambiciones de Vicarious se extienden a otras cirugías abdominales, incluidos los procedimientos de la vesícula biliar, para un mercado potencial total de 39 millones de cirugías (solo el 3 % de estas se realizan con robots). Por eso Sachs, cuya participación en Vicarious tiene un valor de US$112 millones, calcula que necesita solo una fracción del mercado para crear una gran empresa.

“El campo ha estado bastante estancado durante mucho tiempo y existe una sabiduría aceptada que no es cierta”, dice Tang, el inversor de SPAC. “Necesitas poner esto en manos de la gente para demostrar que es posible y que no es una quimera”.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Publicidad
Publicidad