Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Energía

Con inversión de US$37 millones, arranca megaproyecto de energía solar en Arauca

El proyecto generará 1.068 empleos en la región e incluye la instalación de más de 66.000 paneles solares. Se espera que con este sistema se dejen de emitir 779.000 toneladas de CO2.

Publicado

on

Imagen de referencia. Foto: Reuters

Dentro del campo petrolero de Caño Limón en el departamento de Arauca arrancó un proyecto de energía solar que creará 1.068 empleos y entrará en operación en el segundo semestre del 2022.

Se trata de una iniciativa de la compañía Klarzen Green Technology Inc, que se desarrolla bajo un contrato de venta de energía (PPA) con vigencia por 10 años que contribuirá a reducir cada año 23,660 toneladas de CO2, lo que equivale a 76.632 árboles sembrados.

Lea también: Bolsas de valores de Colombia, Perú y Chile acordaron su integración

La inversión desde la casa matriz de la multinacional en Estados Unidos asciende a los 37,3 millones de dólares e incluye la instalación de 66.666 paneles solares en ese departamento. ““Llegamos a Colombia en 2014 con una línea de distribución de equipos y desde 2019 ampliamos la operación a procesos de financiamiento, instalación y prestación de servicios de energía, motivados por el potencial del mercado, y es que el país cuenta con una excelente radiación solar de manera estable durante todos los 12 meses del meses del año, una industria energética con gran potencial de crecimiento y una política económica estable en el largo plazo”, dijo Jhon Cohen, vicepresidente de Klarzen América.

La iniciativa fue adjudicada por la multinacional petrolera SierraCol Energy y será un proyecto de energías alternativas de 40 megavatios que generará el 20% del consumo actual del campo petrolero de Caño Limón incluyendo todos sus modernos equipos de operación de hidrocarburos, esto equivale al consumo de 24.000 familias colombianas. Con este sistema de energía solar se  dejarán de emitir 779.000 toneladas de CO2 en 25 años lo cual equivale a sembrar 1.908.300 arboles

Klarzen Green Technology Inc tiene operaciones a nivel global desde 1948 con centros de investigación en Israel, y en Panamá, Brasil y Colombia, en donde cuenta con oficinas en Bogotá, Cali y Medellín.

“La transición energética y las energías renovables han sido una de las prioridades del Gobierno Nacional con componentes sociales, ambientales y económicos. Siguiendo ese objetivo desde ProColombia nuestra estrategia consiste en promover y atraer nuevas inversiones en materia de generación de energía y servicios asociados, para fortalecer y complementar nuestra matriz energética nacional”, aseguró Flavia Santoro, presidenta de ProColombia.

La multinacional genera a la fecha 176 proyectos directos y más de 1.200 indirectos a través de la cadena de proveedores. Además del proyecto solar de 40 MW para SierraCol en Caño Limón, está construyendo plantas fotovoltaicas de 10 MW para GeoPark en Casanare, 3 MW para Carboquímica en Cartagena, 2 MW para el Hospital Universitario del Valle, 1,5 MW para la Gobernación de Cundinamarca, 1 MW para para Comestibles Ricos SA en Bogotá, entre otros proyectos de generación distribuida para clientes como Haceb, Universal Music, Casa Toro, Innova Schools, Jardines de los Andes, entre otros.

Por otra parte, el pasado 26 de octubre se designaron 11 proyectos adicionales de generación energética en el país con la subasta de energías renovables del Ministerio de Minas y Energía. Las iniciativas deben empezar a entregar energía en enero 2023, según quedó establecido en las condiciones de la licitación.

Se asignaron 9 empresas generadoras, 53 empresas comercializadoras y 11 proyectos de generación. Con esta subasta se multiplicó por 100 veces la capacidad instalada con la que contará el país con respecto al 2018.

Energía

Cómo Europa desencadenó una crisis energética y ahora la está pagando caro

La Unión Europea apostó erróneamente por el mercado spot, Rusia y el viento. Casi todo lo que podría salir mal, salió mal. Ahora vive un infierno.

Publicado

on

Foto: Reuters

La ley de Murphy establece: “Todo lo que pueda salir mal, saldrá mal”. Un adagio teatral tiene otro punto de vista: “Todo estará bien en la noche”. Europa adoptó el segundo adagio como su posición de suministro de gas natural, y no va bien. 

Los países europeos apostaron a que los precios spot del gas natural serían bajos y que podrían elegir y contener cualquier maniobra comercial poco amistosa por parte del proveedor, Rusia. Pero la ley de Murphy ha prevalecido. 

Lea también: Flores colombianas engalanaron estrenos de Encanto en Asia y Europa

Ahora, Europa, desde el Mar Mediterráneo hasta el Círculo Polar Ártico, se pregunta cómo pudo haber salido todo tan mal y por qué los países europeos se enfrentan a los precios más altos de gas y electricidad de la historia, lo que lleva a daños económicos, posibles apagones, casas negocios congelados en invierno.

La tentación es culpar a Rusia por manipular o, como dicen algunos, convertir en arma el suministro de gas a Europa. ¿Pero Europa no sabía lo que pasaría? Rusia no es conocida como una nación benévola.

Si Rusia tiene la culpa, entonces los europeos también tienen la culpa. Los compradores de gas de Europa y sus amos políticos apostaron a que Rusia necesitaría su mercado más de lo que necesitaban el gas de Rusia.

Fue una apuesta en la que Europa perdió

Rusia estuvo recortando los flujos de gas hacia Europa, a veces en dos tercios; luego, caprichosamente, incrementándolos una vez que el daño ya estaba hecho, para así mantener los mercados en equilibrio y los precios y el futuro inestable.

En el corazón de esa mala apuesta estaba la creencia por parte de muchos compradores de gas de que podrían hacerlo mejor en el mercado al contado de lo que podrían hacerlo si estuvieran sujetos a contratos fijos a largo plazo. Ahora los compradores que tienen contratos fijos a largo plazo están a salvo, pero les preocupa que sus proveedores llamen por fuerza mayor y corten los suministros.

Hasta ahora, en extensas llamadas telefónicas con comerciantes, facilitadores, abogados y un experto en energía global y diplomacia, me han dicho que los contratos fijos se mantienen firmes. Incluso Gazprom, la empresa energética gigante de Rusia, necesita tener cierta seguridad en sus exportaciones de gas.

Lea también: Asia y Europa endurecen restricciones por alarma ante nueva variante del Covid-19

Estos son los elementos de la crisis energética, que comenzó en Europa pero está golpeando al resto del mundo dependiente del gas.

Primero, la actividad económica mundial se recuperó de su hibernación forzada como resultado de Covid-19 con más vigor de lo esperado. Desde Brasil hasta China, las fábricas y la actividad comercial se dispararon, aumentando la demanda de electricidad y, al mismo tiempo, la demanda de gas natural.

Entonces Europa sufrió una sequía de viento. Durante la mayor parte del verano y el otoño, la velocidad del viento estuvo en algunos de los niveles más bajos de los últimos 60 años.

Red europea desestabilizada

Esto puso en tela de juicio la estabilidad de la red europea, con su creciente dependencia del viento, y ha sido particularmente perjudicial en el Reino Unido. Ahí, donde pensaban que sus parques eólicos marinos eran confiables. Pero a partir de abril, el viento cedió, incluso en el Mar del Norte.

La política energética del Reino Unido ha sido un caos durante décadas. La nueva energía nuclear se retrasó y nunca se construyó mucho almacenamiento de gas natural en el Reino Unido, en parte debido a la confianza en el mercado spot y la fiabilidad de la energía eólica.

En el otro extremo de la escala, Malta (con una población de alrededor de 540.000 habitantes) en el Mediterráneo ha sido un ejemplo de cómo una estrategia de cobertura y energía de gas natural licuado (GNL) puede evitar el caos y los picos de precios.

Malta no tiene mucho terreno para parques eólicos o energía solar a gran escala. Cuando decidió cambiar de fuelóleo pesado a gas natural para alimentar sus centrales eléctricas en 2013 (implementado en 2017), se dio cuenta de que necesitaba hacer un examen exhaustivo de los peligros que corría como nación dependiente del gas. El pequeño estado insular exigió un precio fijo de cinco años para la electricidad y el gas natural; la clave fue un contrato de suministro fijo con la Compañía Estatal de Petróleo de la República de Azerbaiyán (SOCAR), aunque nada del gas contratado proviene de Azerbaiyán. 

Dorian Ducka, ex viceministro de energía e industria de Albania, ahora consultor energético internacional, dice que Malta está en una mejor posición que otras islas de la UE que no han cambiado al gas. Destacó las Islas Canarias de España para las que, dice, el GNL habría sido una conversión natural. En la actualidad, los generadores de energía en Canarias están emitiendo una cantidad sustancial de carbono y partículas a la atmósfera y tienen algunos de los precios de electricidad más altos de Europa.

La escasez de viento de este otoño inquietó a Europa. De repente, el gas se ve como vital para el futuro, no como un recurso en vías de salir por la puerta debido a su impacto en el cambio climático.

En toda Europa, las energías renovables perdieron terreno en la aceptación pública a medida que aumentaron las facturas de combustible y se acercó el invierno. La energía nuclear está cambiando y Francia ya se ha comprometido a impulsarla.

El invierno pasado fue particularmente severo en toda Europa, lo que provocó una reducción de las reservas de gas mayor de lo normal. Si bien se prevé que este invierno será menos intenso, los precios de la gasolina, que son cuatro veces más altos que en marzo, harán que el invierno sea duro para muchos.

El papel de Estados Unidos en la crisis europea

Estados Unidos también jugó un papel en la crisis energética europea. Cuando el presidente Donald Trump destrozó el acuerdo nuclear con Irán, firmado en 2015 por Estados Unidos, Irán, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, y volvió a imponer sanciones, anticipó que el gas iraní no fluía hacia Europa.

Del mismo modo, la larga oposición de Estados Unidos a Nord Stream 2 afectó la certificación del gasoducto Rusia-Alemania. En mayo, la administración de Biden revirtió la política y renunció a sus objeciones. El oleoducto ya está terminado y espera la certificación alemana, ahora en duda con un nuevo gobierno más ecológico en Alemania. Rusia puede optar por forzar ese problema.

Por su parte, China se convirtió en un consumidor voraz de suministro global de gas y gran parte del gas que habría ido a Europa se ha desviado al mercado asiático. El mensaje del gobierno chino ha sido que el gas debe asegurarse a cualquier precio para mantener la industria china en pleno funcionamiento.

Los comerciantes mundiales de gas no habían anticipado esta avalancha de demanda china.

España entró inesperadamente en el mercado del GNL a raíz de una disputa entre Argelia y Marruecos, por la que discurre el oleoducto Magreb-Europa. Ese gasoducto está cerrado: un evento geopolítico que nadie esperaba y que se ha sumado a la presión sobre el gas natural.

Recientemente, Rusia aumentó su flujo de gas en algunos gasoductos, lo que agitó aún más los mercados del euro. El corazón de la infelicidad de Rusia es su deseo de reducir el papel de Ucrania como punto de envío de gas al resto de Europa y el retraso de Nord Stream 2.

Europa apostó erróneamente por el mercado spot, Rusia y el viento. Casi todo lo que podría salir mal, salió mal.

*Con información de Forbes US.
Traducción: Franco Della Vecchia

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado