Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Aguacate: mitos y realidades sobre su cosecha orgánica o industrializada

La industrialización nunca va a ser igual a lo orgánico, asegura la Agexpor.

Publicado

on

Muchos son los mitos y realidades sobre las cosechas del aguacate, ya que en las últimas semanas el tema ha sonado bastante por sobre la situación en Australia que han destruido, una supuesta contaminación que provoca, desperdicio de agua por cada unidad y hasta se ha escuchado el rumor de que reconocidos chef han sacado de sus recetas esta fruta por lo mismo.

Ante este contexto, el presidente del Presidente del Comité de Aguacate de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (AGEXPOR), Marco Quilo, señala que “esa es una de las situaciones por las que no entramos a Estados Unidos por cuestiones de admisibilidad, quiere decir que el producto podría ir contaminado o algún depósito de algún insecto y eso pasa también en Europa, hay una certificación que se llama Global Gap que certifica la mayoría de los productos que ingresan a la Unión Europea, a partir del 1° de enero del 2022, ellos se pondrán mucho más rigurosos y las restricciones vienen a nosotros los productores a limitarnos en el uso plaguicidas, fungicidas, insecticidas; quieren que las plantaciones estén aisladas que no haya movimiento de motores de gasolina o diésel dentro, y que la higiene de las personas que trabajan ahí sea al máximo nivel y al 100% controlada”.

En este mismo sentido, el presidente de AGEXPORT explica lo que ha estado pasando en Australia y Nueva Zelanda, y en esos países en el Atlántico Sur, es que ellos han tenido mucha infesta en sus cosechas, no solo de aguacate Hass si no de varios tipos que ellos manejan, ya sea por insectos, plaguicidas y se han dado a la tarea de que ahora todo es orgánico y lo que no lo es (green) a criterio de ellos lo desechan, ya una producción muy química no les llama la atención, quieren producto toralmente orgánico.

Ahora lo que está pasando, por ejemplo, en una producción que se da en países como México, Guatemala, Chile, Colombia, que son producciones grandes, es muy difícil que el producto sea orgánico debido al volumen y la cantidad que se requiere, por lo que la única forma hasta ahora de lograrlo es con fertilizantes.

Cuando las producciones son orgánicas se reducen mucho, los tamaños no son tan grandes, pero un producto orgánico es mucho más natural que un producto que tiene químicos, ya que cambia su sabor.

“En Guatemala tenemos la ventaja de que la precipitación durante todo el año calendario es muy semejante a Costa Rica, los bosques húmedos son mucho mayor que en Panamá, Honduras, El Salvador, lo cual hace que nuestros cultivos sean más estables y su aceleración sea mayor. Mientras en México, en Michoacán, Coahuila, norte de Jalisco, Nayarit, todas esas áreas son muy húmedas, por eso es que ellos logran tener aguacate todo el año, además se ayudan del riego por goteo. En Guatemala se implementa el riego por goteo desde hace más de 20 años, pero si incrementa costos, a la hora de usar mangueras, bombas, eso muchas veces contamina, se gasta demasiada agua y muchas veces acaba suelos”, comenta.

La industrialización nunca va a ser igual a lo orgánico, el orgánico va creciendo a su ritmo mientras en la industrialización se le meten muchos factores al suelo y a la planta que en algún momento debilitan el producto.

Mitos vs. Realidades

  • Industrialización sirve para producción de volumen y calidad.
  • Mito es que se esta contaminando agua, mientras la realidad es que no del todo, se contamina solo si son extensiones grandes de tierra y donde el clima no es favorable.
  • La calidad del aguacate orgánico y el químico es diferente, realmente la única diferencia es la producción en tamaño y en volumen.
  • La producción de aguacate orgánico sin ninguna ayuda es mucho más lenta y mucho menos rentable que utilizando ayudas químicas, ya sea de agua o fertilizantes, porque la producción es mucho menor. Lo orgánico se vuelve muy premium, a un mercado muy específico.
  • Sin la ayuda de fertilizantes se puede perder más cosecha por el hecho de un ataque de alguna plaga es mucho más difícil controlarlo que con un químico.
  • Todo lo anterior termina contaminando al final y es lo que sucede en el mercado europeo, asiático y estadounidense que quieren lo menos residuos que el producto pueda llevar y el ellos indiquen específicamente.

Por: Susan Fernández

Publicidad
Publicidad