Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Así es el ingeniero de Airbnb que resuelve lo más difícil del gigante del alojamiento

Nate Blecharczyk, cofundador técnico de Airbnb y actual Jefe de Estrategia, está usando su mentalidad de ingeniería y un ejército de científicos de datos para resolver los problemas más desafiantes de la empresa.

Publicado

on

Nate Blecharczyk, jefe de estrategia de Airbnb | Foto: Forbes US. Jamel Toppin para Forbes.

En la primavera de 2020, Nate Blecharczyk, cofundador y jefe de estrategia del gigante de la vivienda compartida Airbnb, caminaba por la cuerda floja. La pandemia de covid sacudió los cimientos de Airbnb, una de las empresas privadas más valiosas y de más rápido crecimiento del mundo. De la noche a la mañana, millones de clientes cancelaron sus reservas, las nuevas reservas desaparecieron y los ingresos de Airbnb cayeron un 80%.

Para mantener las luces encendidas, la empresa recaudó US$2.000 millones en fondos de emergencia de los inversores existentes. Ahora, el cofundador y consejero delegado de Blecharczyk, Brian Chesky (actual CEO), quería que se diera la vuelta y regalar US$250 millones a los anfitriones de Airbnb más afectados. “Brian es un líder audaz que siempre te empuja más allá de tu zona de confort”, dice Blecharczyk y se ríe. “Quería hacer algo súper sustancial para los anfitriones y sintió que US$ 250 millones era la magnitud adecuada”.

La magnitud no cayó bien al equipo financiero de Airbnb, que desconfiaba de los problemas imprevistos que pudieran surgir de la versión de estímulo económico de Chesky. Así que, una vez más, Blecharczyk, el cofundador experto en tecnología de Airbnb, tuvo que convertir la gran idea de Chesky en un plan viable.

Nate Blecharczyk 2 de Jamel Toppin para Forbes 4668_RET
Nate Blecharczyk, cofundador y jefe de estrategia 

Regalar US$ 250 millones a cuatro millones de anfitriones potenciales era más complicado de lo que parecía. Airbnb necesitaba una política para distribuir los fondos de forma equilibrada que no concentrara el dinero en muy pocos anfitriones ni lo repartiera tanto que el gesto careciera de sentido. La óptica para los inversores y el mercado -Airbnb estaba planeando una oferta pública de venta- también importaba. Al fin y al cabo, la empresa estaba repartiendo más del 10% del dinero que se había apresurado a recaudar. “¿Cómo diseñamos un programa que se ocupe de los anfitriones y que también tenga los controles adecuados, para que no se nos suban los humos en esta época de gran incertidumbre?”, dice Blecharczyk.

Lea también: Así es Pluria, el Airbnb de los espacios de trabajo que ya está en siete ciudades de Colombia

Blecharczyk se sumergió en los datos y modelos informáticos, analizó el número de estancias canceladas, pronosticó las próximas cancelaciones, calculó la cantidad de ingresos perdidos y organizó a los anfitriones según el rigor de sus políticas de cancelación y su tamaño (los anfitriones pequeños tuvieron la máxima preferencia).

Con el modelo en la mano, Blecharczyk desplegó los US$250 millones en tres semanas. Más de 650.000 anfitriones recibieron el 25% de sus ingresos por reservas perdidas. “Fui el editor del proceso, asegurándome de que no tomáramos decisiones prematuras y haciendo que el equipo pensara en grande”, dice Blecharczyk. “Tuve que encontrar el equilibrio entre la ambición de Brian de hacer algo enorme y traducirlo en un programa específico”.

Los 'tres mosqueteros' de Airbnb que cambiaron la forma de viajar | Gente |  EL PAÍS
Brian Chesky, Nate Blecharczyk y  Joe Gebbia.

Equipo comprometido

Blecharczyk es el director de construcción digital de Airbnb. Su título original en Airbnb era el de jefe de todo lo técnico, y durante los últimos trece años, convirtió las ambiciosas ideas de sus cofundadores formados en la escuela de arte en productos de Airbnb que funcionan. Por su parte, el otro cofundador de la plataforma, Joe Gebbia, es el artista que dirige el nuevo estudio de diseño de Airbnb, Samara, y su organización benéfica Airbnb.org

Blecharczyk, que rara vez concede entrevistas, profundiza en los datos y modelos para diseñar las políticas y programas que han transformado la única aplicación para navegar desde el sofá en una potencia de alojamiento y viajes de US$110.000 millones. A medida que la empresa madura, se ha dedicado a crear sistemas para reforzar la confianza y la seguridad. Su último proyecto, City Portal, es un conjunto de herramientas y paneles de datos destinados a mejorar las relaciones, a menudo tensas, de Airbnb con los responsables de las administraciones locales.

Lea también: InvirtióUS$1 millón de dólares en acciones de Airbnb, lo estafaron y dejó una gran lección

El triple juego de liderazgo de Airbnb ha dado sus frutos. “El trío fundador es importante para la historia de Airbnb con sus inversores y empleados», dice Kevin Kopelman, de Cowen. “Está claro que están implementando su visión en todo lo que hace la empresa”. Desde los oscuros días de los primeros bloqueos pandémicos, Airbnb se ha disparado. Actuaron con rapidez para recortar costos (despidió al 25% de sus empleados en 2020) y han reorientado su estrategia lejos de empresas prepandémicas, como los hoteles y aerolíneas. Para adaptarse al nuevo mundo híbrido, Airbnb ha añadido más flexibilidad a sus reservas y ha construido un inventario masivo de propiedades locales lejos de las ciudades más adecuadas para estancias más largas y trabajo remoto. 

Airbnb presenta la documentación para salir a bolsa

En diciembre de 2020, Airbnb salió a bolsa con una subida del 112% en su primer día de cotización, y ha crecido un 13% desde entonces (el S&P 500 ha subido un 27%). Airbnb tiene una capitalización de mercado de US$ 100.000 millones, más que Marriott, Hilton y Hyatt juntos. Gracias a la subida de las acciones, Blecharczyk cuenta con una fortuna de US$ 10.000 millones.

Pasión por las computadoras

Blecharczyk creció en el barrio de West Roxbury de Boston, donde su padre, ingeniero eléctrico, lo enganchó a los ordenadores desde muy pronto. A los 12 años, Blecharczyk estaba enfermo en casa cuando encontró un libro de programación y aprendió por sí mismo a programar. Pronto estaba devorando manuales de codificación Q-basic de 500 páginas y aprendió a personalizar juegos de PC como SimCity y Civilization. A los 14 años, empezó a crear programas de marketing digital para empresas por US$ 1.000 cada uno. En el instituto, diseñó un programa de software y empezó a vender licencias. En cinco años, el negocio construido en el sótano generaría algo menos de un millón de dólares.

Para entonces, Blecharczyk se estaba especializando en informática en Harvard. El negocio le enseñó dos valiosas lecciones. Podía aprender por sí mismo cualquier habilidad tecnológica que quisiera y podía crear productos que la gente quisiera. “Me dio una enorme confianza y me puso en el camino del emprendimiento”.

Nathan Blecharczyk - Airbnb Newsroom

Después de Harvard, entró en Opnet, una empresa de software empresarial de Washington DC, que crea aplicaciones basadas en Windows para empresas. Aburrido de los proyectos y el ritmo lento, se incorporó a una empresa de tecnología educativa en San Francisco. Blecharczyk conoció al cofundador Joe Gebbia a través de un anuncio de apartamentos en Soma, en SF, en Craigs List. Pronto se unió a Gebbia y a Brian Chesky en la famosa incubadora de empresas Y-Combinator para crear un producto que ayudara a la gente a reservar -y confiar -una estancia en la casa de un desconocido. “Como ingeniero, siempre se me ha dado bien agarrar algo de alto nivel y abstracto y reducirlo a un programa”, dice Blecharczyk. «Hay que descomponer el problema en trozos y pasar a la acción». Blecharczyk escribió el código original, construyó modelos financieros, creó el sistema de pago de Airbnb y hackeó el crecimiento de Airbnb en los principales mercados.

¿Aumentar los clientes o la oferta de alojamientos?

El proceso analítico de Blecharczyk impulsó el rápido crecimiento de Airbnb en el mercado. Al principio, el equipo no estaba seguro de si centrarse en aumentar los clientes o los listados de casas. Blecharczyk investigó los datos de los principales mercados de Airbnb -Nueva York, San Francisco, Los Ángeles- en busca de patrones y correlaciones. Se dio cuenta de dos puntos clave. Los anuncios impulsan la demanda, y una vez que una ciudad tiene más de 300 anuncios, algo encaja y el mercado crece por sí solo. “Al examinar los datos con mucho cuidado, reenfocamos el problema. Simplificamos el objetivo y pasamos de hacer crecer la empresa en todo el país a conseguir sólo 300 propiedades en las ciudades turísticas más importantes”, señala. El plan funcionó. Airbnb brotó en todas las ciudades importantes de Estados Unidos.

Crece la empresa: ascenso

A medida que Airbnb crecía, Blecharczyk pasó de jefe de ingeniería a director de estrategia. “Siempre hay que esforzarse por contratar a alguien mejor para sacarte a ti mismo de un papel, sobre todo en una organización de rápido crecimiento en la que no faltan cosas que hacer”. Eso significó liderar la expansión de Airbnb en China y construir programas para abordar la confianza, la seguridad y las regulaciones de la ciudad. Uno de los proyectos era un sistema para evitar las fiestas salvajes que durante mucho tiempo le han causado a Airbnb una resaca de reputación. Los juerguistas, aunque raros, atraían una cantidad desproporcionada de prensa y atención. Una vez más, profundizó en los datos en busca de patrones.

Airbnb

Su análisis reveló que la mayoría de las fiestas fueron organizadas por huéspedes menores de 25 años que vivían cerca de la propiedad y reservaron la casa en el último minuto. (Airbnb no se pronunció sobre otros factores). La compañía creó un algoritmo para bloquear los alquileres de alto riesgo y estableció una política que impone restricciones a las propiedades que pueden alquilar los menores de 25 años. Desde entonces, las fiestas han disminuido. “Airbnb tiene una puntuación de promotores netos increíblemente alta, y nuestras encuestas muestran que sus clientes están muy satisfechos y muy contentos”, dice Kopelman, de Cowen. “A medida que han surgido incidencias en la plataforma, Airbnb ha reaccionado con nuevas políticas, empleados y procesos para minimizar las dinámicas negativa en la plataforma”.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Blecharczyk ha creado recientemente un software para hacerse amigo de los gobiernos locales, cuyas políticas de vivienda pueden hacer o deshacer el negocio de Airbnb. Desde su lanzamiento, Airbnb ha estado en desacuerdo con los políticos sobre la seguridad, la regulación, la oferta de viviendas y los impuestos. Cada conflicto ha creado un problema único para Airbnb, que le ha hecho perder tiempo, dinero y recursos. Como las leyes y los dirigentes cambiaban a menudo, Airbnb se encontró jugando a un juego de topos en constante expansión.

Nathan Blecharczyk visita el IE Business School - MINTY HOST

Para crear un proceso más uniforme y eficiente, Blecharczyk reunió a los líderes de todas las divisiones de Airbnb y pasó un año creando un producto digital con las características que más deseaban cientos de gobiernos locales. El otoño pasado, Airbnb lanzó su panel de control City Portal, que muestra a los municipios todos los anfitriones de su zona, desde dónde viajan los huéspedes de Airbnb, los ingresos que recaudan los anfitriones y los dólares que aportan los visitantes a la economía. También hay herramientas que permiten a los municipios conceder permisos, encontrar alquileres ilegales y líneas de atención para denunciar infracciones.

En la actualidad, más de cien municipios están en el sistema. Blecharczyk dice que City Portal fue controvertido dentro de la empresa y que el hecho de que él lo dirigiera demostró que los actores, tanto dentro como fuera de Airbnb, eran una prioridad absoluta. “Queremos que los gobiernos se sientan capacitados y no frustrados con nosotros”, indica Blecharczyk. “Es importante a largo plazo. A medida que nos convirtamos en una plataforma importante a nivel mundial, las ciudades querrán este nivel de control. Es sólo una cuestión de tiempo: lo mejor es ser proactivo al respecto”.

Nota publicada en Forbes US. | Traducción: Nicolás Della Vecchia.

Publicidad
Publicidad