Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Próximos miembros de junta de Grupo Sura: un gran poder trae una gran responsabilidad

Los nuevos inversionistas en Grupo Sura deben tener claro que la mejor forma de hacer que se valoricen las acciones que están próximos a adquirir, es haciendo crecer rentablemente los negocios actuales e impulsando proyectos asociativos. Análisis.

Publicado

on

El próximo martes 11 de enero se vence el plazo para aceptar la oferta de compra que JGDB Holding SAS realizó por acciones ordinarias de Grupo Suramericana (Grupo Sura). El 7 de enero la Bolsa de Valores de Colombia informó que ya había aceptaciones por el 13,84% de las acciones en circulación. Lo anterior implicaría que próximamente habrá nuevos miembros en la Junta Directiva de Grupo Sura, que puedan o no generar cambios en la forma en la que se maneja no solo esta empresa, sino también otras de este grupo.

Es muy importante que estos nuevos miembros de la Junta Directiva refuercen su conocimiento de la historia del Grupo Sura, entendiendo cómo su papel en el entorno empresarial ha sido un determinante muy importante del desempeño de esta y muchas compañías en el país y en la región.

Grupo Suramericana ha sido siempre un ejemplo de cómo la asociatividad crea valor y bienestar a la sociedad. Las teorías de Valor Compartido, que Michael Porter de Harvard ha estado promoviendo en los últimos años, se vienen aplicando en Grupo Sura desde diciembre de 1944, cuando un grupo de industriales de Medellín encomendaron al Ingeniero Carlos Gutiérrez Bravo para crear una aseguradora. Este grupo estaba constituido por 32 empresas y alrededor de 150 ciudadanos, que invirtieron en la que es hoy la mayor compañía de seguros del país. Grupo Sura ha validado además desde sus orígenes las tesis de John Nash, quien demostró que el mayor desarrollo no se da sumando individualidades como decía Adam Smith, sino que puede alcanzarse un mayor bienestar colectivo mediante la asociatividad y la coordinación.

Lea también: Los Gilinski ya tienen puesto en la junta directiva de Nutresa y Sura

Los seguros, que dieron origen al Grupo Sura, son un gran ejemplo de cómo la asociatividad le hace la vida más fácil a la gente y crea valor a la sociedad. Es un producto en el que se agrupa a muchos clientes, para que con las primas recibidas de todos sea posible protegerlos contra diferentes tipos de riesgos, que al materializarse pudiesen cambiar negativamente la vida a cualquier empresa o familia. Otros negocios en los que hoy Grupo Sura tiene inversiones son también un ejemplo de creación de valor compartido mediante la asociatividad y la coordinación. Con el Banco, las inversiones en el sector de la salud y en el de las pensiones, Grupo Sura logra también agrupar a muchos clientes para tener mejores servicios y alcanzar una mayor calidad de vida de la gente.

Pero Grupo Sura no solo ha entregado beneficios a sus clientes y a la sociedad a través de sus casi 80 años de historia. La empresa también ha entregado rentabilidad a quienes invirtieron su capital, hasta el punto de que pasó de ser una simple startup, a ser hoy en día una compañía con un Patrimonio de un poco menos de 30 billones de pesos. Además, recientemente Grupo Sura publicó unas gráficas en las que mostró que desde 2002 hasta la fecha, el dividendo ha crecido 9% por año, y que la rentabilidad total para los inversionistas en su acción se ha multiplicado por 22 veces en los últimos 20 años.

A pesar de lo anterior, los últimos 10 años no han sido los mejores para los inversionistas de Grupo Sura y de otras empresas de la Bolsa de Colombia. El retorno total de los 10 años anteriores al anuncio de la oferta de compra que JGDB Holding SAS (del 30 de noviembre de 2011 a la misma fecha de 2021) fue cercano a un 0% efectivo anual (-0,4399% según Bloomberg). Lo anterior se debió tanto a factores macroeconómicos externos a la empresa, como a la desafortunada materialización de algunos riesgos que corrió la compañía.

Es muy probable que la empresa ya haya tomado los correctivos para mitigar el impacto de todos estos riesgos, de tal forma que no se repita la historia. Además, la oferta de compra que JGDB Holding SAS lanzó por Grupo Suramericana es seguramente un campanazo que va a acelerar esos cambios, como ya lo han anticipado las Juntas Directivas de Grupo Sura y de sus dos principales accionistas (Grupo Argos y Nutresa). Incluso, es de esperarse que la presencia de los nuevos miembros de Junta -en caso de ser postulados y nombrados por JGDB Holding SAS luego de aceptar las ofertas ya recibidas- contribuya a que estos procesos sean aun mejores, haciendo así que la empresa mantenga los buenos retornos que ha entregado históricamente a los inversionistas.

Pero estos nuevos inversionistas en Grupo Sura deben tener claro que la mejor forma de hacer que se valoricen las acciones que están próximos a adquirir, es haciendo crecer rentablemente los negocios actuales de la empresa, e impulsando y creando nuevos proyectos asociativos como los que ha promovido Grupo Sura desde sus orígenes. Seguir promoviendo la asociatividad permitiría que haya nuevas empresas, que la gente viva mejor y que el país (y la región) tenga mayores estándares de desarrollo. En un mejor país, los negocios en los que está el Grupo Sura van probablemente a valer más, beneficiando económicamente no solo al nuevo accionista sino a los que se quedan (incluidos los fondos de pensiones que manejan el ahorro de millones de colombianos).

Muchos inversionistas actuales de Grupo Sura que tienen otras inversiones en el país podrían verse afectados si Grupo Sura se dedica solamente a generar retornos económicos de corto plazo. Enfocarse en los retornos de corto plazo podría afectar otras variables económicas y sociales en el país, que impactarían negativamente la rentabilidad de otras inversiones locales. Por esto es deseable para todos los que tienen recursos en el país, que los nuevos inversionistas de Grupo Sura promuevan acciones y políticas que busquen la generación de valor compartido en el largo plazo, y no solo una valorización de corto plazo que le permita al nuevo accionista tomar una utilidad y llevársela a otra jurisdicción.

Lea también: OPA de Nutresa y Sura: ¿y si los Gilinski van por lo que les vendan?

Los posibles nuevos accionistas pueden también aportar mucho a Grupo Sura. El controlador de JGDB Holding SAS es conocido por su habilidad financiera. Haber detectado esta oportunidad de inversión en la Bolsa de Colombia es una muestra de ello. Es deseable que quien lo represente en la Junta aporte su conocimiento, ayudando a que la empresa sea cada vez una mejor empresa. No sería bueno por el contrario que su presencia se convierta en una batalla con los accionistas incumbentes, que haga mas difícil el manejo de la corporación, afectando a los inversionistas que quedan y a la sociedad en general. La nueva Junta Directiva de Grupo Sura no debe actuar con intereses individualistas, sino que debe replicar la asociatividad en la que se basaron los fundadores de Grupo Sura hace casi 80 años. Es deseable que entrantes e incumbentes trabajen en equipo buscando ese valor compartido. La madurez, la ética, la buena comunicación y la coordinación de todos los inversionistas es fundamental para que ganen los accionistas y el país.

Publicidad
Publicidad