Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Descubren agujero negro ‘monstruo’: es 200,000 veces más grande que el Sol

Para investigar el agujero negro los científicos utilizaron el Observatorio de rayos X Chandra de la agencia espacial de los Estados Unidos.

Publicado

on

El descubrimiento de un agujero negro supermasivo en una galaxia relativamente pequeña podría ayudar a los astrónomos a desentrañar el misterio que rodea a cómo crecen los agujeros negros más grandes, de acuerdo a la revelación de la NASA.

Los investigadores utilizaron el Observatorio de rayos X Chandra de la agencia espacial para identificar un agujero negro que contiene unas 200,000 veces la masa del Sol, enterrado en gas y polvo en la galaxia Mrk 462.

Mrk 462 contiene solo varios cientos de millones de estrellas, lo que la convierte en una galaxia enana, de acuerdo al informe de la NASA y el Observatorio de rayos X Chandra.

En este sentido, aclara que nuestra Vía Láctea alberga unos cientos de miles de millones de estrellas. Esta es una de las primeras veces que se encuentra un agujero negro supermasivo muy enterrado u “oscurecido” en una galaxia enana.

“Este agujero negro en Mrk 462 se encuentra entre los agujeros negros supermasivos o monstruosos más pequeños. Los agujeros negros como este son notoriamente difíciles de encontrar”, dijo Jack Parker de Dartmouth College en New Hampshire, quien dirigió el estudio con su colega Ryan Hickox.

En las galaxias más grandes, los astrónomos a menudo encuentran agujeros negros al observar los rápidos movimientos de las estrellas en los centros de las galaxias. Sin embargo, las galaxias enanas son demasiado pequeñas y tenues para que la mayoría de los instrumentos actuales las detecten.

Por su parte aclaran que otra técnica es buscar las firmas de los agujeros negros en crecimiento, como el gas que se calienta a millones de grados y brilla en rayos X a medida que cae hacia un agujero negro.

Los investigadores de este estudio utilizaron el Observatorio Chandra para observar ocho galaxias enanas que previamente habían mostrado indicios de crecimiento de estos fenómenos a partir de datos ópticos recopilados por Sloan Digital Sky Survey. De esos ocho, solo Mrk 462 mostró la firma de rayos X de un agujero negro en crecimiento, revela la NASA.

La intensidad inusualmente grande de los rayos X de alta energía en comparación con los de baja energía, junto con las comparaciones con los datos en otras longitudes de onda, indica que el agujero negro Mrk 462 está muy oscurecido por el gas.

“Debido a que cuando enterrados son aún más difíciles de detectar que los expuestos, encontrar este ejemplo podría significar que hay muchas más galaxias enanas con agujeros negros similares”, dijo Hickox.

“Esto es importante porque podría ayudar a abordar una pregunta importante en astrofísica: ¿Cómo se hicieron tan grandes los agujeros negros y tan temprano en el universo?”, añadió.

Investigaciones anteriores han demostrado que pueden crecer hasta mil millones de masas solares cuando el universo tenga menos de mil millones de años, una pequeña fracción de su edad actual.

Una idea es que estos enormes objetos se crearon cuando estrellas masivas colapsaron para formar agujeros negros que pesaban solo unas 100 veces la masa del Sol. El trabajo teórico, sin embargo, se esfuerza por explicar cómo podrían aumentar de peso lo suficientemente rápido como para alcanzar los tamaños observados en el universo primitivo.

Portada / Internacional /Giorgio Arturienero 11, 2022 @ 4:19 pm

Descubren agujero negro ‘monstruo’: es 200,000 veces más grande que el Sol

Para investigar el agujero negro los científicos utilizaron el Observatorio de rayos X Chandra de la agencia espacial de los Estados Unidos.

El descubrimiento de un agujero negro supermasivo en una galaxia relativamente pequeña podría ayudar a los astrónomos a desentrañar el misterio que rodea a cómo crecen los agujeros negros más grandes, de acuerdo a la revelación de la NASA.

Novedades BLM

Los investigadores utilizaron el Observatorio de rayos X Chandra de la agencia espacial para identificar un agujero negro que contiene unas 200,000 veces la masa del Sol, enterrado en gas y polvo en la galaxia Mrk 462.

Mrk 462 contiene solo varios cientos de millones de estrellas, lo que la convierte en una galaxia enana, de acuerdo al informe de la NASA y el Observatorio de rayos X Chandra.

En este sentido, aclara que nuestra Vía Láctea alberga unos cientos de miles de millones de estrellas. Esta es una de las primeras veces que se encuentra un agujero negro supermasivo muy enterrado u “oscurecido” en una galaxia enana.

“Este agujero negro en Mrk 462 se encuentra entre los agujeros negros supermasivos o monstruosos más pequeños. Los agujeros negros como este son notoriamente difíciles de encontrar”, dijo Jack Parker de Dartmouth College en New Hampshire, quien dirigió el estudio con su colega Ryan Hickox.

En las galaxias más grandes, los astrónomos a menudo encuentran agujeros negros al observar los rápidos movimientos de las estrellas en los centros de las galaxias. Sin embargo, las galaxias enanas son demasiado pequeñas y tenues para que la mayoría de los instrumentos actuales las detecten.

Por su parte aclaran que otra técnica es buscar las firmas de los agujeros negros en crecimiento, como el gas que se calienta a millones de grados y brilla en rayos X a medida que cae hacia un agujero negro.

Los investigadores de este estudio utilizaron el Observatorio Chandra para observar ocho galaxias enanas que previamente habían mostrado indicios de crecimiento de estos fenómenos a partir de datos ópticos recopilados por Sloan Digital Sky Survey. De esos ocho, solo Mrk 462 mostró la firma de rayos X de un agujero negro en crecimiento, revela la NASA.data:image/gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

La intensidad inusualmente grande de los rayos X de alta energía en comparación con los de baja energía, junto con las comparaciones con los datos en otras longitudes de onda, indica que el agujero negro Mrk 462 está muy oscurecido por el gas.

“Debido a que cuando enterrados son aún más difíciles de detectar que los expuestos, encontrar este ejemplo podría significar que hay muchas más galaxias enanas con agujeros negros similares”, dijo Hickox.

“Esto es importante porque podría ayudar a abordar una pregunta importante en astrofísica: ¿Cómo se hicieron tan grandes los agujeros negros y tan temprano en el universo?”, añadió.

Investigaciones anteriores han demostrado que pueden crecer hasta mil millones de masas solares cuando el universo tenga menos de mil millones de años, una pequeña fracción de su edad actual.

Una idea es que estos enormes objetos se crearon cuando estrellas masivas colapsaron para formar agujeros negros que pesaban solo unas 100 veces la masa del Sol. El trabajo teórico, sin embargo, se esfuerza por explicar cómo podrían aumentar de peso lo suficientemente rápido como para alcanzar los tamaños observados en el universo primitivo.

Lee más: La NASA lanza Twitter Space en español con un candidato hispano a astronauta

Una explicación para estos fenómenos

Una explicación alternativa es que el universo primitivo fue sembrado con estos fenómenos que contenían decenas de miles de masas solares cuando se crearon, tal vez por el colapso de gigantescas nubes de gas y polvo.

Una gran fracción de las galaxias enanas con fenómenos supermasivos favorece la idea de que las semillas de los más pequeños surgidos de la primera generación de estrellas crecieron asombrosamente rápido para formar los mil millones de objetos de masa solar en el universo primitivo. Una fracción más pequeña inclinaría la balanza a favor de la idea de que los agujeros negros comenzaron su vida pesando decenas de miles de soles.

Estos fundamentos se aplican porque las condiciones necesarias para el colapso directo de una nube gigante a un agujero negro de tamaño mediano deberían ser raras, explica la investigación, por lo que no se espera que una gran fracción de las galaxias enanas contengan agujeros negros supermasivos. Los agujeros negros de masa estelar, por otro lado, se esperan en todas las galaxias.

“No podemos sacar conclusiones sólidas de un ejemplo, pero este resultado debería alentar búsquedas mucho más extensas de estos objetos enterrados en galaxias enanas. Estamos entusiasmados con lo que podríamos aprender”, dijo Parker.

Estos resultados estaban programados para ser presentados en la 239 reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Salt Lake City, y fueron parte de una conferencia de prensa virtual celebrada en la víspera.

Finalmente, vale decir que el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA administra el programa Chandra del Observatorio Astrofísico Smithsonian, quien controla las operaciones científicas desde Cambridge, Massachusetts, y las operaciones de vuelo desde Burlington, en el mismo estado.

Publicidad
Publicidad