Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Cómo uno de los mayores criadores de patos del mundo podría ayudar a vencer a Ómicron

La compañía que fabrica las vacunas contra el covid 19 para la Comisión Europea era más conocida hasta hace poco como líder en el campo de la genética animal. Esta es su historia.

Publicado

on

En la carrera entre los fabricantes de vacunas para convertirse en el héroe que vence a la variante ómicron del covid 19, una pequeña empresa francesa con un historial de cría de aves, cultivo de carne en un laboratorio y desarrollo de proteínas de insectos se está convirtiendo en uno de los principales competidores. Valneva, una subsidiaria que cotiza en bolsa de la empresa familiar Groupe Grimaud, que ha conseguido buenos resultados en sus pruebas preliminares y ha vendido un estimado de mil millones de dólares en vacunas a la Comisión Europea.

Su vial está dirigido a ómicron con un virus inactivado, que es más un método tradicional que las inyecciones que ofrecen Moderna y Pfizer. Lo que hace que los expertos esperen que pueda persuadir a aquellas personas que siguen siendo reticentes a la vacuna que se han negado a recibir una inyección de la tecnología más nueva, y así poder proteger mejor al mundo contra una variante altamente contagiosa.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica y de negocios.

«Los resultados sugieren que tiene algún efecto contra ómicron», dijo Naor Bar-Zeev, subdirector del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins. «En qué medida y qué significa una reducción total, no está del todo claro».

Ómicron comenzó a propagarse en 2021 cuando el mundo se estaba abriendo después de más de un año de confinamiento debido a al covid 19, que ha causado la muerte de más de 5,6 millones de personas en todo el mundo. Ómicron es menos letal que las encarnaciones anteriores del virus, pero su capacidad de propagación hace que siga ejerciendo presión sobre el personal médico. Una inyección que tenga más éxito en la protección contra esta variante podría acelerar el regreso a la normalidad después de dos años de vivir bajo la amenaza del virus.

Pero la historia de Valneva tiene más aristas. El gobierno del Reino Unido rescindió un contrato con el fabricante de vacunas en septiembre por lo que dijo que era un incumplimiento de las obligaciones de suministro, cargo que la compañía negó. Y los resultados preliminares de Valneva provienen de pruebas de laboratorio, no de ensayos clínicos como los que ha comenzado Pfizer. Otras vacunas con la tecnología de Valneva han demostrado ser menos efectivas contra ómicron en el mundo real. Aun así, la compañía tiene acuerdos para suministrar 60 millones de dosis a la Comisión Europea y un millón a Bahrein (sujeto a aprobación), y se espera que las entregas comiencen en los próximos meses.

Jefferies Group, un banco de inversión y una firma de servicios financieros con sede en Nueva York, estima el precio de la transacción europea en alrededor de mil millones de dólares. Las acciones de Valneva, que cotizan en Euronext, han subido un 11% respecto al año anterior. Valneva está trabajando para obtener la aprobación regulatoria de la vacuna contra el covid, que se espera para finales de este año. Groupe Grimaud no ha respondido a las numerosas solicitudes de comentarios.

Groupe Grimaud, ubicado en el Valle del Loira de Francia, a unos 400 km al suroeste de París, está dirigido por el CEO Frédéric Grimaud. Forbes estima que la participación de la familia Grimaud en su empresa homónima tiene un valor de al menos 500 millones de dólares. Groupe Grimaud posee una participación del 13% en Valneva, con un valor aproximado de 230 millones de dólares (unos 203 millones de euros), y Valneva reclama ingresos anuales de más de 365 millones de dólares (unos 323 millones de euros). Tres cuartas partes de sus ingresos por ventas y regalías provienen de fuera de Francia.

Lea también: Pfizer y BioNTech inician ensayo de vacuna contra el COVID enfocada en ómicron

Hasta su investigación sobre el coronavirus, Valneva se había especializado principalmente en vacunas para viajeros. Vende una vacuna oral contra el cólera y ha estado desarrollando otra contra el virus chikunguña, que se encuentra en 100 países. Valneva también está trabajando en una vacuna para la enfermedad de Lyme.

Durante años, el enfoque principal de Groupe Grimaud fue la cría de animales para consumo humano. La empresa fue fundada en 1966 por un par de hermanos criadores de patos y sus esposas que hicieron crecer el negocio manteniendo la genética para tipos de carne especializados, como patos, conejos, gallinas de Guinea y palomas.

¿Cómo se convierte un criador de patos en un fabricante de vacunas para humanos? Las industrias no están tan separadas como cabría esperar. A nivel mundial, los mismos reguladores abordan tanto los alimentos como los medicamentos, a menudo bajo el mismo paraguas, porque son productos que se venden para ser ingeridos. Para tener éxito en ambos negocios se requiere la gestión de hojas de cálculo, pruebas constantes, análisis de resultados y respuesta a preguntas sobre salud y seguridad. Ambas líneas de negocio están muy reglamentadas.

En 1970, el gobierno francés convirtió la marca de patos Grimaud Freres en un estándar nacional para la cría. En 2005, la compañía compró Hubbard, la firma de genética avícola más grande de los EE UU, que vendía razas heredadas. «Mi atención se centra en el crecimiento orgánico y las adquisiciones», dijo Frédéric Grimaud a la publicación Poultry World en 2012. «Siempre ha sido mi sueño convertirme en un accionista importante de una empresa de cría de pollos».

Bajo el liderazgo de Groupe Grimaud, Hubbard triplicó su tamaño. La venta de Hubbard por parte de la familia en 2018 al grupo alemán EW tuvo serias implicaciones para la consolidación de la industria avícola. EW Group es propiedad del multimillonario Erich Wesjohann y su familia, con un valor estimado de 6,8 mil millones de dólares (6,02 millones de euros). La adquisición de Hubbard permitió a EW Group, junto con otro importante criador comercial de pollos de engorde, Aviagen, controlar aproximadamente el 70 % del mercado mundial.

«Realmente aplastó al pequeño», dijo Matt Wadiak, cofundador de Blue Apron, cuya compañía actual, Cooks Venture, ha estado desarrollando su propia línea de pollos de crecimiento más lento.

Groupe Grimaud comenzó a fabricar vacunas veterinarias en 2000, principalmente para combatir la propagación de la resistencia a los antibióticos a través del uso excesivo en la ganadería.

Después de la venta de Hubbard, Groupe Grimaud volvió a centrarse en la costosa investigación experimental sobre el cultivo de carne a partir de células animales en un laboratorio. La carne cultivada en laboratorio puede ser un negocio extraño para un fabricante de vacunas y un criador de patos, pero la carne cultivada en laboratorio requiere biorreactores para su fabricación, al igual que la producción de vacunas. De hecho, muchas nuevas empresas de carne de laboratorio no pueden tener en sus manos biorreactores porque, en parte, las máquinas tienen una gran demanda para la producción de vacunas. Eso le da a Groupe Grimaud una ventaja. Su marca se llama Vital Meat.

Groupe Grimaud también ha invertido en la genética de fuentes de proteínas sostenibles como las moscas soldado negras. Según ha escrito Frédéric Grimaud: «Creemos que existen vínculos estrechos entre los seres humanos, los animales y el planeta en relación con su salud, su bienestar y su medio ambiente. Los seres humanos no pueden vivir de manera sostenible sin una relación positiva con el mundo que los rodea. Nuestro grupo avanza con la idea de un modelo de negocio abierto que respeta la vida y nuestro planeta, donde la economía trabaja para servir a los humanos».

Lea también: Las vacunas de refuerzo evitan en un 80% que ómicron provoque casos graves: OMS

Pfizer y BioNTech han comenzado los ensayos de una vacuna que se dirige a ómicron con el objetivo de fabricar cuatro millones de dosis este año, según informó el martes el Wall Street Journal. A principios de este mes, los directores ejecutivos de ambas compañías dijeron que esperan que este refuerzo se autorice en marzo si los datos lo respaldan. Moderna proporcionó una línea de tiempo similar en diciembre.

Siempre existe la posibilidad de que los intentos, incluido el de Valneva, no funcionen, o que ómicron sea historia antes de que esté lista la vacuna. Sin embargo, las variantes futuras podrían evolucionar a partir de ómicron, lo que haría que una vacuna contra la cepa actual sea una valiosa adición al arsenal que lucha contra el covid 19.

Las vacunas de Valneva tienen la ventaja de no necesitar una congelación profunda para conservarlas mientras se distribuyen. Y parece que podrían ser menos costosas que la vacuna que está probando Pfizer. Valneva está «en una buena posición para tener una vacuna diferenciada», dijo Maury Raycroft, analista de biotecnología de Jefferies Group. «Tal vez, al tener esta opción alternativa, que es más una vacuna tradicional, eso ayude a vacunar a los rincones finales».

Publicada en Forbes España | Autor Chloe Sorvino

Publicidad
Publicidad