Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Forbes Life

Jeff Bezos busca desafiar a la muerte: esto es lo que sabemos sobre la ciencia del envejecimiento

Las células de la piel de un recién nacido pueden dividirse 80 o 90 veces, pero l de una persona mayor sólo se dividen unas veinte veces.

Publicado

on

Jeff Bezos

Jeff Bezos tiene la misión de conquistar el envejecimiento. Acaba de contratar a Hal Barron, de GlaxoSmithKline, para que le ayude a dirigir Altos Labs, la nueva y ambiciosa empresa contra el envejecimiento que cuenta con miles de millones de inversión. ¿Qué dice la ciencia al respecto? ¿Podemos vencer el envejecimiento?

El envejecimiento no es sólo un cambio en la forma de sentirnos o en nuestro aspecto, sino que se produce a nivel celular. En una placa de cultivo de laboratorio, las células de la piel de un adulto se dividen aproximadamente 50 veces antes de detenerse. Pero las células de la piel de un recién nacido pueden dividirse 80 o 90 veces. Y, por el contrario, las células de una persona mayor sólo se dividen unas veinte veces.

El envejecimiento también se manifiesta en nuestros genes. Nuestro material genético se modifica con el paso del tiempo: se pueden añadir sustancias químicas que cambian los genes que se activan o desactivan. Estos cambios se denominan epigenéticos y se acumulan a medida que envejecemos.

Otro tipo de cambio tiene lugar en los extremos del ADN de nuestras células. Los segmentos repetidos de ADN, llamados telómeros, actúan como la punta de plástico de un cordón de zapato, impidiendo que las bobinas retorcidas de material genético se deshagan en los extremos o se anuden. Pero estos telómeros se acortan cada vez que una célula se divide. No sabemos si los telómeros cortos son simplemente una marca de envejecimiento, como las canas, o forman parte del proceso por el que las células envejecen.

Células, cromosomas y telómeros

Para mantenerse vivas y seguir dividiéndose, las células inmunitarias dejan de acortar sus telómeros cuando se multiplican, al igual que las células cancerosas. Este es probablemente un factor que contribuye a su aparente inmortalidad. Los fármacos que detienen el funcionamiento de la telomerasa también resultan prometedores contra el cáncer (aunque las células cancerosas pueden desarrollar resistencia).

Dado que el envejecimiento tiene un efecto tan profundo en nuestras células y genes -los efectos mencionados aquí son sólo algunos ejemplos- surge una pregunta mucho más importante: ¿por qué ocurre esto? ¿Por qué envejecemos?

Antes se pensaba que el envejecimiento se producía para la evolución continua de las especies. En otras palabras, la evolución de una especie requiere un recambio de individuos. Sin embargo, un problema de esta idea es que la mayor parte de la vida en la Tierra no llega nunca a la vejez. La mayoría de los animales mueren a causa de los depredadores, las enfermedades, el clima o el hambre. Por tanto, un límite incorporado a la vida de un animal puede no ser importante para la evolución.

Otra opinión es que el envejecimiento es simplemente un efecto secundario del daño que se acumula con el tiempo causado por el metabolismo o la exposición a la luz ultravioleta del Sol. Sabemos que los genes se dañan a medida que envejecemos, pero no está demostrado que esto impulse el envejecimiento directamente.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Otra posibilidad es que el envejecimiento haya evolucionado como defensa contra el cáncer. Dado que las células acumulan daños genéticos con el tiempo, es posible que hayan desarrollado un proceso para no persistir en el cuerpo durante demasiado tiempo, en caso de que este daño acabe provocando que una célula se vuelva cancerosa.

A medida que envejecemos, algunas de las células del cuerpo entran en un estado llamado senescencia, en el que una célula permanece viva pero deja de dividirse. Las células senescentes se acumulan en el cuerpo a lo largo de la vida -especialmente en la piel, el hígado, los pulmones y el bazo- y tienen efectos tanto beneficiosos como perjudiciales.

Son beneficiosas porque segregan sustancias químicas que ayudan a reparar el tejido dañado, pero durante un largo periodo de tiempo, al aumentar el número de células senescentes, pueden alterar la estructura normal de los órganos y tejidos. Estas células podrían ser la causa subyacente de muchos de los problemas que asociamos al envejecimiento. Los ratones en los que se eliminaron las células senescentes presentaron un profundo retraso en los signos de envejecimiento.

Podemos describir mucho de lo que ocurre durante el envejecimiento a nivel de lo que sucede físicamente a nuestros genes, células y órganos. Pero la cuestión fundamental de por qué envejecemos sigue abierta. Con toda probabilidad, hay más de una respuesta correcta.

Por supuesto, nadie sabe si la empresa de Bezos puede conseguir ayudar a prolongar la vida humana. Pero lo que está claro es que estudiando el envejecimiento, seguro que surgen nuevos y apasionantes descubrimientos. No hay que hacer caso a quien diga que las grandes preguntas ya tienen respuesta.

Reuters

Publicidad
Publicidad