Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Las largas mesas de Putin explicadas: Por qué pone a algunos líderes, incluidos sus propios ayudantes, a una distancia extrema

Los protocolos se debían a que Putin vive una “estricta burbuja sanitaria”, según el Kremlin.

Publicado

on

Crédito: Getty Images

Mientras el mundo vigila todos los movimientos del presidente ruso Vladimir Putin ante el temor de que pronto ordene una invasión de Ucrania, un detalle de la reciente agenda diplomática de Putin ha llamado la atención de los observadores y, sobre todo, de los creadores de memes: la larguísima mesa en la que Putin se ha sentado a seis metros de distancia de otros líderes mundiales; esto es lo que sabemos sobre el máximo distanciamiento social de Putin.

El tema cobró protagonismo mundial la semana pasada después de que Putin y el presidente francés Emmanuel Macron se sentaran en extremos opuestos de una mesa que, según Reuters, medía 6 metros de largo durante su reunión en Moscú.

La extrema distancia social se produjo después de que Macron se negara a someterse a una prueba de PCR Covid-19 administrada por Rusia, y Reuters informó el jueves de que se debía a que Francia no quería que Rusia tuviera acceso al ADN de Macron, citando dos fuentes anónimas cercanas a Macron.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente habitual de Actualidad

Otro funcionario francés dijo a Reuters que los protocolos se debían a que Putin vive una “estricta burbuja sanitaria”, y el Kremlin confirmó que la extrema distancia es para proteger a Putin.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, corrió la misma suerte de distanciamiento que Macron durante una reunión a solas el lunes con Putin, sentado en el extremo opuesto de una mesa diferente y extremadamente larga.

El distanciamiento de Lavrov puede deberse a su reunión del 10 de febrero con la ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, con la que Lavrov se reunió en Moscú 10 días después de que Truss diera positivo por Covid-19.

La mesa extremadamente distanciada hizo su primera aparición durante la reunión de Putin con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, el 1 de febrero, y The Guardian especuló en su momento que el destierro de Orbán se debió a que no se puso en cuarentena antes de ver a Putin, un requisito típico para los funcionarios rusos que se encuentran cara a cara con el presidente.

Hecho sorprendente

Putin no ha mantenido a todos los líderes a una distancia extrema: Putin apareció en imágenes muy cerca del presidente chino Xi Jingping y del presidente kazajo Kassym-Jomart Tokayev durante sendas reuniones celebradas en febrero con ambos, lo que hace que algunos sugieran que la decisión de Putin sobre a quién distanciar es un juego de poder político.

Antecedentes clave

Durante una parte televisada de su reunión del lunes, Lavrov le dijo a Putin que Rusia debería seguir participando en negociaciones diplomáticas con Occidente, diciendo que la posibilidad de una solución diplomática en Ucrania está “lejos de agotarse”. Putin aceptó continuar las negociaciones, incluso cuando Occidente advierte cada vez más de una inminente invasión rusa.

Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, dijo el domingo que un ataque podría llegar esta misma semana, mientras que el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo el lunes que una invasión podría llegar en las próximas 48 horas. Hay más de 130.000 soldados rusos en la frontera con Ucrania, según los últimos datos de inteligencia de Estados Unidos.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Publicidad
Publicidad