Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Cómo Azukis se convirtió repentinamente en la colección de NFT más vendida del mundo

En las últimas cuatro semanas, estos personajes de “skaters” similares al anime obtuvieron US$300 millones en transacciones, superando incluso al Bored Ape Yacht Club.

Publicado

on

Forbes.

El 12 de enero, a las 10:00 a. m. (hora del Oeste de los Estados Unidos), un grupo de cuatro hombres de 30 y tantos años que vivían en Los Ángeles lanzó 8.700 tokens no fungibles. Los personajes de estilo anime conocidos como Azukis tenían un precio de US$3.400 cada uno. Se agotaron en tres minutos, recaudando más de US$29 millones. Otros por un valor de US$2 millones se vendieron en una oferta privada unos días después. Entonces las cosas realmente se calentaron. En las cuatro semanas que terminaron el 11 de febrero, Azukis obtuvo casi US$300 millones en volumen de transacciones en varias plataformas importantes de NFT como OpenSea.

Los Azukis más caros ahora se venden por medio millón de dólares; los más baratos se pueden conseguir por US$36.000. Durante el último mes, las ventas totales de Azuki han superado fácilmente tokens más conocidos como Bored Ape Yacht Club y CryptoPunks. Ya son los octavos NFT más negociados de todos los tiempos. Chiru Labs, la startup detrás de Azuki, obtiene una regalía del 5% en cada reventa de un NFT Azuki, lo que significa que se ha embolsado US$15 millones adicionales en regalías, además de los US$31 millones que acumuló en la oferta inicial de Azuki.

Los cuatro fundadores de Chiru son anónimos, lo cual no es inusual en el mundo criptográfico obsesionado con la privacidad (recientemente se reveló la identidad de dos hombres del sur de Florida que ganaron millones en el Bored Ape Yacht Club, lo que indignó a una minoría de usuarios en Twitter). Pero el quinto jugador clave en Chiru es relativamente conocido, al menos en la industria del juego: Arnold Tsang. Hasta hace dos semanas, Tsang, un artista conceptual de 39 años, tenía un trabajo diurno como líder del diseño de personajes de Overwatch, el exitoso juego de disparos de Activision Blizzard que tiene un total de 60 millones de jugadores registrados. Hoy, Tsang se une oficialmente a Chiru a tiempo completo como parte de un impulso para extender la marca Azuki, que diseñó en su tiempo libre.

“El sueño es que Azuki tenga una IP (propiedad intelectual) tan grande que haya una serie animada, tal vez incluso juegos y todo tipo de productos”, dice. Tsang agrega que eligió hacer pública su identidad “como una prenda de confianza. Esto es lo que soy, esto es lo que he hecho. Confía en mí que no voy a huir después de ganar dinero y simplemente irme a una isla desierta”.

Tsang y los cuatro fundadores de Chiru Labs son los últimos en sacar provecho de la fiebre del oro de NFT. Durante el último año, la industria de cinco años se ha disparado, con OpenSea negociando US$5.000 millones en NFT solo en enero. Los 10.000 NFT que componen la colección CryptoPunk tienen un valor aproximado de 4.000 millones de dólares, según la firma de análisis Nansen, más que la capitalización de mercado de Nordstrom o H&R Block. También es un mercado lleno de humo potencialmente con muchos intercambios falsos. Una investigación reciente de Reuters de un mercado más nuevo encontró que las 27 transacciones NFT más costosas del mes pasado, por un total de más de mil millones de dólares, se realizaron entre solo dos billeteras; las 100 principales ventas ocurrieron entre solo 16 billeteras.

Las colecciones más transadas en OpenSea en las últimas cuatro semanas (en dólares). Fuente: OpenSea.

Con más de 1.000 colecciones de NFT que se lanzan cada mes, según Chainalysis, también es un misterio por qué algunas despegan mientras que la mayoría fracasa. Andrew Steinwold, que dirige un fondo de inversión NFT de 100 millones de dólares con sede en Chicago que posee algunos Azukis, cree que la calidad del arte de Azuki es “comparativamente alta”. Otros coleccionistas señalan el valor de producción inusualmente alto del sitio web de Azuki, que tiene una galería con un conjunto sofisticado de funciones de filtrado similares a las de OpenSea, donde puede restringir una búsqueda NFT por criterios como el tipo de sombrero, ropa o una expresión que aparece en una imagen. Chiru Labs también ha lanzado un software de código abierto que permite a otros “acuñar” múltiples NFT por tarifas de transacción mucho más bajas, que de lo contrario pueden costar hasta US$300 cada una.

La teoría de Tsang: los azukis capturan “la cultura rebelde de los skaters”, que se conecta bien con aquellos en criptografía y NFT.

Otro factor que ha impulsado el aumento del interés por los azukis: la demanda reprimida por el arte del anime. En los últimos años, Netflix ha aumentado su contenido de anime y, a fines de 2020, anunció que 100 millones de hogares habían visto un programa de anime en Netflix durante el año anterior. En agosto de 2021, se lanzó la colección 0N1 Force NFT con un estilo anime. Menos de dos semanas después de su lanzamiento, su precio promedio pasó de US$1.500 a US$30.000. (Desde entonces, el interés en el proyecto ha disminuido drásticamente, y algunos acusan a su equipo de liderazgo de mala gestión).

Incluso los creadores parecen un poco desconcertados. Zzzagabond, el identificador en línea típicamente ridículo de uno de los fundadores de Chiru, sospecha que los inversionistas asiáticos están impulsando algunas de las compras más caras de Azuki NFT. “Mi corazonada es que son asiáticos quienes, por primera vez, ven arte que realmente resuena con ellos”, dice Zzzagabond, quien nació en China. “Tuve un par de conversaciones con inversores asiáticos que me dijeron que este era el primer NFT que compraban”.

Zzzagabond lidera Azuki, y dice que anteriormente trabajó en desarrollo comercial en Google, seguido de un período de cuatro años en una plataforma financiera descentralizada (no dirá cuál). Otro miembro fundador, que se conoce con el nom-de-web de Location Tba, dice que anteriormente fue ingeniero de software en Facebook. Otro, Hoshiboy, afirma ser ex alumno en dos ocasiones de la incubadora de empresas emergentes Y Combinator.

¿Por qué se mantienen tan reservados sobre sus identidades? “Hay una mística, magia y encanto en algo donde el proyecto no se trata realmente de nuestras identidades y nuestras experiencias pasadas”, dice Zzzagabond. “Creo que eventualmente nuestras identidades serán manipuladas”, agrega, usando el término para exponer el nombre de alguien en Internet.

Para construir un negocio sostenible, Chiru intentará apoyarse fuertemente en la marca Azuki, abriendo nuevas fuentes de ingresos más allá de las regalías. A fines de febrero, lanzará una línea de ropa Azuki, comenzando con chaquetas rojas. Eventualmente quiere ir a Hollywood. Tal vez los programas de televisión pagarían a Azuki por el derecho a usar su propiedad intelectual, reflexiona Zzzagabond. Tal vez, en el popular programa de televisión The Masked Singer, uno de los disfraces podría ser un diseño de Azuki, especula. Hay planes igualmente vagos para Azukis en el metaverso. Después de todo, cuando ha acuñado más de US$40 millones de la nada en cuestión de semanas, todo debe parecer posible.

Publicidad
Publicidad