Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Intel sigue sorteando la escasez de chips con la compra de Tower por US$5.400 millones

Semanas después de anunciar planes para gastar al menos US$20.000 millones en nuevas instalaciones de fabricación en Ohio, Intel recurre a fusiones y adquisiciones para impulsar sus ambiciones.

Publicado

on

Foto: Getty Images.

La escasez de semiconductores ha sacudido la economía mundial durante la pandemia. En respuesta, Intel se está embarcando en una ola de gastos masivos para expandir su huella de fabricación y apoderarse de una porción más grande del mercado de fabricación de chips de rápido crecimiento.

Y está ayudando a esas ambiciones con fusiones y adquisiciones.

Intel acordó el martes comprar el fabricante de chips israelí Tower Semiconductor en un acuerdo por valor de 5.400 millones de dólares, o 53 dólares por acción, lo que marca una prima del 60% sobre el precio de cierre de las acciones el lunes. Tower fabrica semiconductores y circuitos para la industria automotriz y una amplia gama de otros mercados a partir de una red de instalaciones de fabricación en EE. UU., Italia, Israel y Japón.

El acuerdo se produce menos de un mes después de que Intel anunciara sus planes de invertir al menos 20.000 millones de dólares en dos nuevas fábricas de chips en Ohio, cuya construcción comenzará a finales de este año. Las instalaciones podrían ser la base de un nuevo centro masivo en el corazón. El CEO de Intel, Pat Gelsinger, dijo que el área circundante podría eventualmente albergar ocho plantas de fabricación y que su compañía podría gastar hasta US$100.000 millones para construirlas.

Mientras tanto, la semana pasada, Intel anunció un nuevo fondo de mil millones de dólares para invertir en nuevas empresas y empresas más antiguas que trabajan en nuevas tecnologías relacionadas con la fundición.

Antes de aterrizar en Tower, Intel reflexionó sobre un acuerdo de fabricación mucho más grande. El verano pasado surgieron informes de que estaba considerando una oferta para comprar GlobalFoundries por alrededor de US$30.000 millones. Pero las conversaciones serias nunca se materializaron y, en cambio, GlobalFoundries realizó una oferta pública inicial en octubre pasado. Actualmente tiene una capitalización de mercado de 28.600 millones de dólares.

Todos estos movimientos son una clara señal de la visión estratégica de Intel bajo Gelsinger, quien asumió el cargo principal de Bob Swan en febrero de 2021. Poco después, Gelsinger declaró su intención de aumentar la capacidad de fabricación de Intel. Además de las fábricas de Ohio y el acuerdo de Tower, Intel ha comprometido otros US$20.000 millones para construir dos nuevas fábricas de chips en Arizona.

Sin embargo, el mercado público no se ha entusiasmado con la era Gelsinger. El precio de las acciones de la compañía ha bajado más del 20 % en los últimos 12 meses, y ha bajado más del 10 % desde el comienzo de la pandemia.

Esta es la mayor adquisición de Intel desde 2017, cuando compró otra empresa israelí, Mobileye, por 14.900 millones de dólares. La demanda por esa tecnología de conducción autónoma ha aumentado desde ese acuerdo, e Intel pronto puede cobrar parte de su exitosa apuesta. Anunció en diciembre que planea realizar una oferta pública inicial para Mobileye a finales de este año, con informes que indican que la unidad podría alcanzar una valoración de US$50.000 millones.

Las fusiones de semiconductores han ocupado muchos titulares en lo que va de mes. El lunes, Advanced Micro Devices cerró la compra de Xilinx en un acuerdo de acciones por valor de unos 50.000 millones de dólares. La semana pasada, Nvidia y Arm cancelaron sus planes de fusionarse en un acuerdo que habría tenido un valor de más de US$60.000 millones, citando una seria oposición regulatoria.

La tendencia de acuerdos multimillonarios que salpican el sector de los semiconductores data de hace algunos años, ya que los principales proveedores buscan mantener el ritmo en un mercado que cambia rápidamente. En diciembre, Intel estaba en el lado opuesto de una transacción cuando cerró la primera etapa de una venta de sus negocios de almacenamiento NAND y SSD a SK Hynix por US$7.000 millones. El cierre final del trato no se espera hasta 2025, momento en el que a Intel se le adeudarán otros 2.000 millones de dólares.

En ese momento, dentro de tres años, quién sabe cuántos miles de millones habrá gastado Intel en su impulso hacia la fabricación de chips, todo en un intento por asegurarse de que la escasez de semiconductores sea cosa del pasado.

Publicidad
Publicidad