Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Así fue como los NFT convirtieron una pequeña empresa de juegos móviles en una potencia multimillonaria

A mediados de enero, Animoca Brands recaudó casi 360 millones de dólares con una valoración de 5,400 millones de dólares.

Publicado

on

Yat Siu está agotado: el ejecutivo de 49 años nacido en Austria y residente en Hong Kong no ha dormido más que unas pocas horas por noche en los últimos días, pero no puede evitar animarse cuando se le pregunta sobre su negocio de juegos de blockchain, Animoca Brands.

Siu con una chaqueta negra con capucha y anteojos de media montura, gesticula salvajemente mientras expone el glorioso destino que ve para la descentralización del juego y los derechos de propiedad digital.

“Tal vez incluso podamos cambiar la forma en que la gente piensa sobre las formas clásicas de capitalismo”, dice.

Ya este futuro, gobernado por los Non -Fungible Token (NFT) y tecnología blockchain, ha sido la salvación de Siu.

Hace poco más de cuatro años, Animoca Brands atravesaba una crisis, pues los ingresos del pequeño negocio de juegos móviles, que había cofundado con David Kim (exsocio de Softbank y exdirector ejecutivo del éxito temprano de Internet Mail.com, en enero de 2014) habían caído un 25% a 5,200 millones de dólares y su capitalización de mercado fue de menos de 6 millones de dólares.

En 2017, Siu se topó con CryptoKitties, uno de los primeros mercados basados en blockchain donde los usuarios compraban, vendían y coleccionaban sus mascotas virtuales. Esto lo convenció para invertir en su matriz Dapper Labs (entonces llamada Axiom Zen), una empresa con sede en Vancouver que actualmente tiene un valor de 7,600 millones de dólares.

Fue la primera inversión de lo que se convertiría en más de 150 inversiones relacionadas con los NFTs. Actualmente Animoca Brands tiene participaciones en la mayoría de los negocios de NFT más grandes y exitosos del mundo, incluido OpenSea (el mercado de NFT más grande con ingresos estimados de 375 millones de dólares para 2021), Dapper Labs, que creó la plataforma Top Shot de la NBA (casi 1,000 millones de dólares en los momentos de baloncesto vendidos desde noviembre de 2020) y Sky Mavis, creador de Axie Infinity, el exitoso juego NFT del año pasado (valorado en aproximadamente 3,000 millones de dólares).

“El único lugar en el que no estamos presentes es probablemente la Antártida”, dijo Siu riendo.

A mediados de enero, Animoca Brands recaudó casi 360 millones de dólares con una valoración de 5,400 millones de dólares, más del doble de su marca anterior de 2,200 millones de dólares de octubre. Forbes estima que Siu tiene una participación de 10% en valor de casi 500 millones de dólares. Los inversores incluyen a Liberty City Ventures, Soros Fund Management y Winklevoss Capital. (Según se informa, Animoca Brands se encuentra en negociaciones con la firma de inversión global KKR para agregar alrededor de 140 millones de dólares a la ronda de enero.

Desde sus días oscuros en 2017, la compañía de 57 empleados creció a más de 600. En los primeros nueve meses de 2021, Animoca Brands generó 670 millones de dólares en ingresos, de los cuales al rededor de 530 millones de dólares provienen de ganancias en activos e inversiones digitales. Sus reservas de monedas se valoraron en casi 16,000 millones de dólares a fines de noviembre.

En general el mercado global de NFTs se posicionó en 25,000 millones de dólares el año pasado, tras registrar 100 millones de dólares en 2020. Una quinta parte proviene de los videojuegos, según DappRadar (rastreador de NFTs).

Gran parte de la acción se ha producido en lugares como Filipinas, donde los jugadores de bajos ingresos han adoptado un modelo de “jugar para ganar” el cual puede generarles un ingreso estable de unos pocos dólares al día.

Los jugadores occidentales han estado menos ansiosos por adoptar esta tendencia pues los juegos blockchain son el futuro de la industria de los videojuegos de 200,000 millones de dólares, o es otra burbuja a la espera de estallar.

Dada la variedad de participaciones de Animoca, una gran cantidad de dinero está considerando el éxito, o el fracaso, del equipo de Siu como una prueba de fuego para la viabilidad de los juegos de cadena de bloques.

“Hay muy pocas ocasiones en las que puedes sentir que puedes ayudar a dar forma a una industria. Aquí podrías ayudar a darle forma de una manera que, al menos creemos, podría ser un beneficio neto para todos”, aseguró Siu.

Desde hace tiempo los conceptos detrás de los juegos de cadena de bloques existen y se remontan a las prósperas economías de los juegos multijugador en línea de principios de la década de 2000, especialmente World of Warcraft, y más tarde Second Life, que tenía su propia moneda digital (el dólar Linden) y fue el hogar del primer auge de bienes raíces virtuales para luego caer en 2006.

Los juegos de blockchain son una apuesta masiva a la idea de la “verdadera propiedad digital” donde los jugadores no solo pueden comprar y vender artículos dentro de un juego, pero donde esos activos tienen una existencia (en la cadena de bloques) independiente de ese juego.

Nadie sabe cómo se desarrolla esto en la práctica en una industria en la que los desarrolladores de juegos de la competencia ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre los estándares más básicos (hay desacuerdo sobre qué dirección debe considerarse “hacia arriba”), pero una aplicación de juegos NFT ya se ha dado cuenta: tienes que jugar para ganar.

Por ejemplo The Sandbox, un juego móvil que Animoca Brands adquirió en 2018 y lo transformó en un producto de blockchain donde un jugador puede comprar un terreno virtual por alrededor de 4,000 dólares para llenarlo con edificios, objetos o personajes personalizados y cambiarlo por un precio más alto, simplemente invirtiendo su tiempo.

Animoca Brands cobra una tarifa cada vez que se intercambian, por su parte Sandbox también tiene su propia moneda en el juego, llamada SAND, que corresponde al valor del mundo real: su capitalización de mercado es actualmente de 4,500 millones de dólares, según CoinMarketCap.com. Animoca Brands no cobra regalías por el token, pero ha acumulado una reserva que aparece en su balance.

“Nadie está pensando en el diseño de un juego, sino en ¿cuánto podemos devolverle a los jugadores?” dijo Siú. “Realmente siempre se ha tratado del negocio”.

La pasión de Siu por la tecnología se encendió desde una edad temprana. Al crecer en Viena en la década de 1980, se sintió como un extraño debido a su herencia china pero encontró refugio en las computadoras y en el floreciente Internet para escapar de su soledad.

Ante esto aprendió a codificar por sí mismo en una de las primeras computadoras de Texas Instruments, o como el le llamó una “calculadora glorificada”, luego progresó a una Atari ST, usando su puerto MIDI para conectarse a un teclado, el adolescente Siu comenzó a publicar software de composición musical en línea.

Sin darse cuenta de su edad, Atari se acercó a él para discutir un trabajo, solo para quedarse estupefacto cuando alcanzó un puesto avanzado en Austria, donde fue contratado como consultor.

Después de abandonar la universidad y rebotar en un puñado de proyectos empresariales, en 1998 Siu fundó la empresa de correo electrónico Outblaze, con sede en Hong Kong. Este fue su primer gran logro y para 2009, vendió la división de nube de la compañía a IBM por una suma de cientos de millones de dólares, de los cuales usó la mayor parte para ayudar a recapitalizar la empresa durante la recesión económica que siguió.

La inspiración sobre qué hacer a continuación llegó en uno de los lugares menos esperados: cansado de cargar con una pila de tarjetas flash de Baby Einstein para interrogar a su primer hijo, Siu le pidió a su equipo en Outblaze que desarrollara una versión de la aplicación móvil, la cual se descargó alrededor de 20 millones de veces, lo que lo llevó a crear Animoca, una subsidiaria de Outblaze, para desarrollar juegos en 2011. Rebautizada como Animoca Brands, se cotizó en la Bolsa de Valores de Australia en 2015.

Sin embargo en 2012, Apple, una de las mayores plataformas de distribución de Animoca, eliminó abruptamente todos los juegos de Animoca de su App Store sin dar ninguna explicación pero se sospecha que fue su estrategia de lanzar un nuevo juego semanal, lo cual fue considerado spamming.

Siu cambió la empresa para que produjera juegos para niños con licencias de marcas populares como Thomas and Friends, aterrizando nuevamente en la App Store en 2013 hasta que Apple restó importancia a esta categoría, asestando un golpe aplastante. (Apple no respondió a una solicitud de comentarios por parte de Forbes). Para 2017, Animoca Brands ya era un negocio en quiebra.

Luego de esto el cofundador de una startup de juegos que Siu había financiado le contó sobre su nuevo proyecto NFT: CryptoKitties. Los felinos virtuales fueron un éxito instantáneo y se volvieron tan populares que un mes después de su lanzamiento, en diciembre de 2017, casi colapsaron la cadena de bloques de Ethereum. Meses después, el criptomercado se derrumbó, lo que llevó al “Crypto Winter” de 2018, que dejó a Bitcoin y Ether cotizando en mínimos momentáneos de 3,200 y 87 dólares, respectivamente.

Sin importar el panorama Siu se mantuvo firme: ese año se reunió con lo que llamó “los 250 creyentes acérrimos” en una conferencia de NFT en Hong Kong. Usó el foro para forjar relaciones con empresas que se convertirían en algunas de sus mayores victorias: OpenSea, The Sandbox y Decentraland, un juego de bienes raíces virtual con distritos inspirados en lugares como Las Vegas.

Adoptar las criptomonedas puso a Siu en la mira de ASX, que estaba adoptando un enfoque cauteloso hacia los activos digitales. El intercambio le dio una dura elección: renunciar a las criptomonedas o salir.

“Fue aterrador porque si estás fuera de la lista, ninguna bolsa de valores está dispuesta a mirarte”, dijo Siu. En marzo de 2020 Animoca Brands se eliminó de la lista (Técnicamente, la empresa sigue siendo “pública, pero no cotizada”, lo que significa que opera como una empresa privada con alrededor de 2,500 accionistas).

Por prometedor que sea, el mundo aún no ha descubierto cómo regular las criptomonedas y los NFTs. El controvertido modelo de “jugar para ganar” y el uso de monedas en el juego aviva los temores de apuestas, manipulación del mercado y explotación de los trabajadores en el mundo menos desarrollado. Algunos jugadores de Axie Infinity, en su mayoría con sede en Filipinas, juegan digitalmente como su principal fuente de ingresos.

El año pasado, el Congreso de Estados Unidos presentó 35 proyectos de ley sobre cripto y política de blockchain. Solo uno fue aprobado, además en Australia, ASX anunció planes para permitir que los intercambios de criptomonedas y los ETF se negocien en el intercambio. Entre los que se incluyó Jack Dorsey’s Block (anteriormente Square). “Es demasiado grande para ignorarlo”, dice el exrregulador de ASX Greg Medcraft.

No todos comparten el entusiasmo de Siu. El tecnólogo jefe de Blockstream Samson Mow, que crea productos para almacenar y transferir Bitcoin, dice que la economía de un “Metaverso abierto”, o una colección intercambiable de mundos virtuales, va en contra de las compañías de juegos”.

“Si Call of Duty te vendió algunas armas, Ubisoft no quiere que las traigas a Rainbow Six porque eso consume sus ventas de artículos”, dijo Mow. “Simplemente no puedo ver que suceda de la manera en que la gente profetiza que sucederá, como [la novela] Ready Player One, donde simplemente te mueves sin problemas”.

Mow agregó que la tecnología blockchain está lejos de ser verdaderamente descentralizada: Ethereum, la red que impulsa casi todos los juegos NFT, por ejemplo, depende en gran medida de Amazon Web Services.

Mucho de esto puede parecer una moda pasajera. El token principal de Axie Infinity, AXS, ha perdido casi el 60 % de su valor en los últimos tres meses, según CoinMarketCap.com.


Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes Colombia

El CEO de Electronic Art, Andrew Wilson, quien anteriormente expresó interés en ingresar al espacio NFT, se retractó en una reciente llamada de ganancias. Valve, la compañía propietaria de la popular plataforma de juegos Steam, prohibió los juegos de cadena de bloques y las NFTs en octubre. El CEO de Microsoft Gaming, Phil Spencer, ha dicho que los juegos NFT “se sienten más explotadores que de entretenimiento”.

Si las principales compañías de juegos del mundo dudan, Siu no, pues el empresario se apresura a presumir Phantom Galaxies, un próximo juego para PC y Mac de Animoca Brands que, según él, rivalizará con la calidad de los juegos Triple-A en consolas como PlayStation 5 y Xbox Series X.

A excepción por un pequeño fallo de Ubisoft, ningún editor importante se ha aventurado en los juegos de blockchain todavía.

“Creo que Triple-A ha llegado y va a mejorar a partir de aquí. Va a impactar a lo grande”, finalizó Siu.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Publicidad
Publicidad