Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Los multimillonarios ucranianos cierran filas ante la guerra desatada por Putin

En medio de los ataques contra ciudades ucranianas y tropas rusas que ingresan al país, los multimillonarios de Ucrania dejan de lado sus diferencias y brindan su apoyo al gobierno de Kiev.

Publicado

on

Hace solo una semana, los multimillonarios ucranianos Rinat Akhmetov y Vadim Novinsky viajaron a la ciudad fronteriza de Mariupol para decirles a los empleados de minería y siderurgia de Metinvest Group que iban a recibir aumentos salariales. “Creemos en Mariupol, creemos en Ucrania”, dijo Akhmetov, la persona más rica del país, cuyas propiedades incluyen el conglomerado minero con sede allí. “Seguiremos trabajando, seguiremos construyendo, seguiremos invirtiendo”.

Una semana después, Mariupol ha sido el campo de batalla de fuertes bombardeos, tras la decisión del presidente ruso, Vladimir Putin, de atacar Ucrania la madrugada del jueves. Putin había expresado previamente su interés por Mariupol, una ciudad portuaria que alberga a casi medio millón de personas, después de que las tropas rusas invadieran las regiones separatistas del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk. Mariupol se encuentra en el Mar de Azov, dentro de las fronteras más grandes reclamadas por la autoproclamada República Popular de Donetsk.

Gran parte de la atención mundial se ha centrado en los oligarcas rusos y sus posibles pérdidas debido a las sanciones internacionales. Ya, el jueves, las acciones rusas se desplomaron. Pero la media docena de multimillonarios de Ucrania tienen tanto que perder, y hasta probablemente más, en un conflicto armado. Según Forbes Ucrania, el valor de los activos mantenidos en las regiones controladas por los separatistas de Donetsk y Luhansk probablemente se había desplomado hasta en un 40% en los días previos al ataque, mientras que las propiedades en otras partes del país habían perdido al menos un 20%. Para el jueves, la situación ya era mucho más grave.

Lea también: Este es el sistema Swift, la clave para dejar aislada económicamente a Rusia

Si bien algunos multimillonarios ucranianos inicialmente huyeron del país, regresaron en los últimos días para mostrar su apoyo. “Se dieron cuenta de que Putin representa una clara amenaza para toda Ucrania y también para sus activos”, dijo Taras Berezovets, analista político y presentador de televisión ucraniano. “No le importan los oligarcas ucranianos o hasta qué punto le han sido leales. Todo el mundo entiende que cualquier ucraniano ahora, incluidos los magnates, son enemigos del régimen de Putin”

Los oligarcas de Ucrania han dejado de lado tanto sus diferencias con el gobierno de Volodymyr Zelensky como cualquier sentimiento prorruso para cerrar filas con las autoridades de Kiev. «El pasado 23 de febrero, hubo una gran reunión de magnates ucranianos con el presidente Zelensky. Todos declararon su disposición de ayudar», dijo Berezovets. Un apoyo que va desde la financiación del ejército ucraniano hasta el uso de sus vastos activos industriales para producir armas.

A principios de este mes, cuando las tensiones con Rusia se dispararon, el expresidente multimillonario Petro Poroshenko regresó a Ucrania para ayudar a su país. Él y Zelensky suspendieron su larga batalla, que incluía cargos penales contra Poroshenko, y se reunieron el martes, cuando Poroshenko presentó un plan para fortalecer las capacidades de defensa de Ucrania, incluidas sus defensas aéreas y antimisiles. El parlamento aprobó el martes un proyecto de ley propuesto por Poroshenko seis semanas antes para aumentar la financiación del ejército ucraniano.

“Ucrania está en peligro, y cuando el país está en peligro, los ucranianos siempre se han unido”, dijo Poroshenko a Espresso TV antes de la reunión con Zelensky. El objetivo del plan era “aumentar significativamente el precio que Putin pagará si decide continuar invadiendo Ucrania“, añadió Poroshenko. Peter Zalmayev, director de la Iniciativa de Democracia de Eurasia, explica que «Poroshenko y Zelensky son enemigos jurados, pero cuanto más nos acercamos a esta guerra, más unidad se podía ver”.

El 22 de febrero, cuando cientos de personas tomaron las calles de Mariupol para protestar por las acciones de Rusia, Akhmetov borró cualquier duda sobre su lealtad. Anunció que su holding, SCM, pagaría 1.000 millones de grivnas ucranianas (34 millones de dólares) en impuestos para apuntalar las finanzas estatales. “Nuestro objetivo común es una Ucrania fuerte, pacífica, independiente y unida dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas”, dijo en un comunicado a Interfax-Ucrania. “Todos deben hacer todo lo que esté a su alcance para fortalecer el país. La unidad es ahora una cuestión de supervivencia del país“.

Akhmetov sabe lo que está en juego. Fue duramente golpeado por la guerra entre Rusia y Ucrania en 2014. Varios de sus activos, incluidos bienes raíces, docenas de estaciones de servicio y el estadio local del Shakhtar Donetsk, uno de los equipos de fútbol más exitosos de Ucrania, se volvieron prácticamente inútiles de la noche a la mañana después de que los territorios fueron incautados.

Eso podría suceder pronto con todos los activos en poder de los multimillonarios ucranianos en el país si la invasión de Putin logra derrocar al gobierno de Zelensky. “Sus activos están en peligro, especialmente Rinat Akhmetov, porque la mayoría de sus fábricas y activos están ubicados en Mariupol y Dnipro”, dijo Berezovets. “En la primera etapa [de la invasión], Rusia atacó principalmente [sitios] militares, pero en la siguiente etapa de la invasión, también puede atacar fábricas industriales pertenecientes a los oligarcas ucranianos, porque también quieren destruir el potencial industrial [de Ucrania]. Sus activos podrían ser destruidos con varios misiles o ataques aéreos”.

Incluso Novinsky, durante mucho tiempo el multimillonario más prorruso del país, se ha manifestado en torno a su país. El ruso nativo que obtuvo la ciudadanía ucraniana en 2012 ganó la reelección al Parlamento en 2019 como miembro del partido prorruso Bloque de Oposición. Novinsky, quien recientemente trató de impulsar negociaciones pacíficas con Rusia, fue uno de los multimillonarios que inicialmente huyeron del país, pero la indignación pública puede haber influido en su regreso. “Novinsky regresó de inmediato”, dijo Zalmayev. “Había indicios de que, al menos por el momento, había un apoyo unido al gobierno actual”.

Aquí hay un resumen de cómo los multimillonarios de Ucrania han reaccionado a las acciones recientes de Rusia y cuánto pueden perder en la guerra.

Rinat Akhmetov | fortuna: US$6.000 millones

Akhmetov duplicó su compromiso con Ucrania en su declaración del martes en respuesta a la decisión de Rusia de reconocer las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk. “Quiero enfatizar que mis negocios continuarán con todas las inversiones a las que nos comprometimos en los planes de 2022, sin importar los terribles escenarios que enfrentemos“, dijo. “Esto incluye inversiones en Mariupol. Ya he dado instrucciones a mi fundación para ayudar con la evacuación, medicamentos y todo lo necesario, si es necesario. Haremos todo lo posible para evitar un desastre humanitario”.

Hijo de un minero de carbón, Akhmetov comenzó comprando activos mineros durante una ola de privatizaciones en Ucrania en la década de 1990. Mientras visitaba Mariupol la semana pasada, el multimillonario reveló que no había visitado su ciudad natal de Donetsk desde que los separatistas respaldados por Rusia la tomaron en 2014.

Lea también: Rusia vs. Ucrania, una guerra narrada en Twitter, red propensa a la desinformación

Si bien Akhmetov todavía gana mucho dinero en Rusia (el brazo ruso de Metinvest, Metinvest Eurasia, tiene sucursales u oficinas de ventas en 11 ciudades rusas), se ha vuelto cada vez más hacia Europa y los mercados occidentales en los últimos años, reflejando la política nacional de Ucrania. Las tensiones pasadas entre él y el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, parecen estar disminuyendo. En enero, dos meses después de que Zelensky afirmara que Akhmetov y otros oligarcas estaban planeando un golpe contra él, el gobierno ucraniano pagó a la compañía de energía renovable de Akhmetov más de 100 millones de dólares (89,76 millones de euros) en deuda por la energía que la empresa había producido.

En última instancia, Akhmetov puede tener mucho que ganar si Ucrania profundiza su realineamiento hacia Occidente y se aleja de Rusia, especialmente en el ámbito de las energías renovables. Si bien Ucrania alberga gasoductos que transportan gas natural ruso a Europa occidental, sus llanuras planas la hacen ideal para la energía eólica. El mayor activo de Akhmetov en el sector es DTEK Renewables, que opera seis plantas de energía eólica y solar en Ucrania, incluido el parque eólico más grande de Ucrania, en las costas del Mar de Azov, al oeste de Mariupol.

“Realmente se dirige a los mercados europeos de varias maneras diferentes, por lo que sus preocupaciones económicas ciertamente están alineadas con los intereses de seguridad de Ucrania“, explica Emily Channell-Justice, directora del Programa Temerty Contemporary Ucrania en el Instituto de Investigación Ucraniano de Harvard. “Sus futuros intereses energéticos están mucho más en línea con Europa que con Rusia, en términos de cómo ha cambiado sus objetivos económicos en los últimos dos años”.

Aun así, los activos de Akhmetov en Rusia podrían estar bajo amenaza ahora que ha estallado la guerra. “Rusia puede confiscar cualquier activo que pertenezca a los magnates ucranianos en su territorio», dijo Berezovets. “Pueden hacerlo muy fácilmente, incluso sin decisiones judiciales, simplemente con un decreto”.

Vadim Novinsky | fortuna: US$1.400 millones

El más prorruso de los oligarcas de Ucrania, Novinsky, presentó un proyecto de resolución al parlamento ucraniano el 21 de febrero que proponía negociaciones con miembros del parlamento de Rusia para reducir la crisis y garantizar una paz sostenible entre Rusia y Ucrania.

La resolución proponía formular una posición común para evitar una mayor escalada y reducir las tensiones militares, incluido el establecimiento de un grupo representativo de legisladores rusos y ucranianos. También pidió a Ucrania que trabaje con sus socios internacionales y los inste a que devuelvan a sus diplomáticos a Kiev. Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania y varios otros países occidentales trasladaron temporalmente sus embajadas a Lviv, una ciudad cerca de la frontera occidental con Polonia, durante la semana pasada.

Recientemente, a finales de enero, Novinsky había arrojado dudas sobre la perspectiva de una invasión rusa a Ucrania, incluida la veracidad de un informe de inteligencia británico que citaba un posible golpe ruso que reemplazaría a las autoridades electas de Ucrania con un gobierno dirigido por el legislador prorruso Yevhen. Murayev. En una entrevista con el Financial Times, Novinsky calificó esos informes de «completas tonterías», y añadió que «la única forma en que habrá un gobierno títere es si hay una invasión».

A medida que se hizo más claro que Putin había decidido un ataque a gran escala, Novinsky también cambió de tono. “Entendió el peligro del régimen de Putin, por lo que recientemente se comportó como un patriota ucraniano“, dijo Berezovets. “Nadie sabe si fue sincero o solo una especie de juego, pero Putin puede atacar muy fácilmente a cualquier oligarca ucraniano. No se trata de que Novinsky sea prorruso. A Putin no le importa. Cualquiera del otro lado es un objetivo potencial”.

Victor Pinchuk | fortuna: US$2.300 millones

Pinchuk es el fundador de Interpipe, un importante productor de productos de acero, que constituye la mayor parte de su fortuna. Al igual que Akhmetov, se vio muy afectado por el conflicto de 2014, cuando Interpipe perdió casi todos sus negocios en Rusia tras la ocupación de Crimea.

Uno de los multimillonarios más prooccidentales de Ucrania, Pinchuk es un fijo en el Foro Económico Mundial en Davos, donde es conocido por organizar desayunos anuales centrados en Ucrania. También posee una gran colección de arte y propiedades inmobiliarias significativas en el oeste, incluidas casas en Londres y Cerdeña. «Pinchuk ha estado organizando estas grandes conferencias internacionales en Ucrania y recibiendo invitados de muy alto perfil de Europa y Estados Unidos», dijo Channell-Justice de Harvard.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información económica.

Frente a la guerra total, Pinchuk organizó y ofreció un “almuerzo ucraniano” en la Conferencia de Seguridad de Munich el 19 de febrero, donde transmitió un mensaje a los asistentes a la conferencia de los residentes de la ciudad ucraniana de Dnipro, que había visitado tres días antes junto a varios políticos europeos. “Lucharemos, estamos tensos, pero no entraremos en pánico», dijo a la multitud. “No creemos que la invasión suceda, pero estamos listos. Contamos con el apoyo firme y total de Europa y Occidente. Esperamos que sientan su responsabilidad”.

Pinchuk también ha estado trabajando entre bastidores para conseguir apoyo para Ucrania en Occidente. “Organizó muchas reuniones extraoficiales con funcionarios occidentales para persuadirlos de obtener más ayuda para Ucrania”, dijo Berezovets. “Mantuvo un perfil bajo, pero organizó muchas reuniones”.

Ihor Kolomoyskyy | fortuna: US$1.800 millones

Kolomoyskyy, uno de los primeros oligarcas que empujó a Ucrania en una dirección proeuropea, un magnate del petróleo que primero hizo su fortuna en la banca, supuestamente gastó millones en financiar y equipar batallones militares voluntarios para ayudar a detener a las tropas rusas en 2014. También accedió a convertirse en gobernador de su región natal de Dnipro, y ocupó el cargo desde marzo de 2014 hasta marzo de 2015, cuando fue despedido por el entonces presidente de Ucrania, el también multimillonario Petro Poroshenko.

Pero cinco años después de la anexión de Crimea por parte de Rusia, Kolomoyskyy aparentemente cambió de opinión. Comenzó a instar a Ucrania a cambiar su lealtad a Rusia, acusando a Occidente de brindar apoyo económico y militar insuficiente a Ucrania. «Tenemos que mejorar nuestras relaciones», dijo al New York Times en 2019. «La gente quiere paz, una buena vida, no quiere estar en guerra. Y los estadounidenses nos están obligando a estar en guerra, y ni siquiera nos dan el dinero para ello».

Una vez visto como una de las figuras más poderosas de la nación, desde entonces se ha visto envuelto en casos judiciales en Ucrania, EE UU y el Reino Unido por acusaciones de corrupción mientras era gobernador de Dnipro, así como mala conducta financiera en PrivatBank, el banco más grande de Ucrania, que cofundó en la década de 1990 con el también multimillonario Henadiy Boholyubov. «Es una especie de persona non grata en Occidente en este momento», dijo Channell-Justice de Harvard.

El problema en PrivatBank comenzó en 2016, cuando el gobierno ucraniano nacionalizó el banco para evitar su colapso. Un año después, en diciembre de 2017, el Reino Unido congeló más de 2500 millones de dólares en activos pertenecientes a Kolomoyskyy y Boholyubov, y se puso del lado de PrivatBank en una demanda contra sus antiguos propietarios. Más recientemente, Kolomoyskyy fue sancionado por el Departamento de Estado de EE UU en marzo de 2021 por corrupción bajo su supervisión en la región de Dnipro, y el Departamento de Justicia de EE UU presentó una denuncia de decomiso civil contra él y Boholyubov en enero por presunto fraude y robo de PrivatBank.

Habiendo sido un aliado cercano del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, el comediante convertido en político protagonizó un programa de televisión llamado “Servant of the People” que se emitió en la cadena de televisión de Kolomoyskyy, la relación se ha agriado últimamente. En septiembre, el gobierno de Zelensky aprobó una ley de «desoligarquización» destinada a reducir el poder económico de las personas más ricas de Ucrania, y Kolomoyskyy fue incluido en una lista de oligarcas. La lista también incluía a Akhmetov, Pinchuk, Poroshenko y otro multimillonario ucraniano, Kostyantin Zhevago.

En una entrevista del 24 de enero con Forbes Ucrania, el ministro de justicia de Zelensky, Denys Maliuska, reiteró el compromiso del gobierno con la ley, que prohíbe que los oligarcas designados financien partidos políticos y participen en la privatización de empresas estatales. Aun así, la ley no ha tenido mucho impacto hasta ahora y Kolomoyskyy y Zelensky han mantenido «contactos cercanos», según Berezovets.

A pesar de ser uno de los patrocinadores más activos del gobierno ucraniano en 2014, Kolomoyskyy ha sido mucho más silencioso esta vez. “Nadie sabe qué está haciendo Kolomoyskyy en estos días“, dijo Berezovets. “No espero que participe como lo hizo en 2014, cuando era el oligarca antirruso más activo en Ucrania».

Petro Poroshenko | fortuna: US$1.500 millones

Conocido como el “rey del chocolate” por fundar Roshen, el grupo de confitería más grande de Ucrania, Poroshenko fue elegido presidente en mayo de 2014, dos meses después de que Rusia se anexionara Crimea. Surgió como uno de los críticos más feroces de Rusia y construyó lazos más estrechos con Occidente, firmando un acuerdo de asociación largamente retrasado con la Unión Europea un mes después de asumir el cargo.

En 2019, perdió su candidatura a la reelección de manera aplastante ante Zelensky. En 2020, los fiscales ucranianos abrieron más de 20 casos penales contra Poroshenko, alegando una serie de cargos que van desde traición hasta «usurpación de poder». Rechazó los cargos, calificándolos de «puramente políticos». En diciembre de 2021, fue acusado de alta traición y de ayudar a organizaciones terroristas por supuestamente financiar a los separatistas respaldados por Rusia en Donetsk y Luhansk. Llamando a la decisión políticamente motivada, Poroshenko huyó del país a Polonia, antes de regresar un mes después. Dos días después de su regreso, el 19 de enero, un tribunal se negó a arrestarlo y le permitió permanecer en libertad, en espera de juicio, sin pagar fianza.

Pero la disputa ahora está en suspenso después de que Poroshenko se reuniera con Zelensky el martes para discutir su plan para impulsar la preparación militar de Ucrania y aumentar las defensas alrededor de Kiev. También expresó su apoyo a la futura membresía de Ucrania en la OTAN y enfatizó que Rusia representa una amenaza para el mundo entero, no solo para Ucrania.

Anteriormente, había expresado sentimientos similares en una entrevista del 18 de enero con Christiane Amanpour de CNN. “No confíen en Putin, porque no cumple su palabra”, dijo. “No tengas miedo de Putin. El mundo entero debería estar unido contra Putin. La forma de hacerlo es aumentar significativamente el precio que Putin pagaría si tomara la decisión absolutamente loca de atacar a Ucrania”.

Otros multimillonarios

Los otros multimillonarios ucranianos rastreados por Forbes no han hablado públicamente sobre la invasión de Rusia hasta el momento. El multimillonario minero Kostyantin Zhevago, quien fue nombrado en el proyecto de ley de desoligarquización de Zelensky, sirvió en el parlamento de Ucrania de 1998 a 2019, más recientemente como independiente y anteriormente como miembro de un partido pro-europeo dirigido por la ex primera ministra Yulia Tymoshenko. A pesar de su participación política en el pasado, Zhevago no se ha pronunciado sobre la situación actual. Tampoco Henadiy Boholyubov, ex socio comercial de Ihor Kolomoyskyy.

Otros tres multimillonarios nacidos en Ucrania que viven fuera del país, Vlad Yatsenko, fundador de la fintech Revolut con sede en el Reino Unido, y Alex Shevchenko y Max Lytvyn, cofundadores de la herramienta de revisión gramatical Grammarly, aún no han comentado sobre los eventos en su país de origen. Yatsenko vive en Londres, mientras que Lytvyn y Shevchenko son ciudadanos canadienses. Un portavoz de Grammarly no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Durante gran parte de los últimos ocho años, el argumento para que Ucrania permaneciera en la órbita de Rusia fue en gran medida económico. Eso ya estaba cambiando a medida que las empresas se mudaban al oeste, pero el bombardeo de las ciudades ucranianas por parte de Rusia probablemente haya terminado con cualquier tipo de apoyo público para fortalecer los lazos con su vecino del este, tanto entre los multimillonarios como entre el público en general. «Cualquiera que esté promoviendo la narrativa rusa será rápidamente marginado», dijo Berezovets. «Los políticos u oligarcas que hablan de compromiso con Putin podrían ser crucificados. La gente está enfadada».

Publicada en Forbes España, con ajustes de Forbes Colombia. | Autor: Giacomo Tognini

Publicidad
Publicidad