Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Finanzas personales

Los hábitos para no gastar de más que usan cinco grandes magnates

No coleccionan casas ni cambian de carro cada año. A pesar de tener cientos de millones de dólares, siguen ahorrando en muchos aspectos de sus vidas cotidianas. ¿Uno de sus secretos para seguir siendo multimillonarios?

Publicado

on

Foto: Warren Buffet.

Warren Buffett, CEO de Berkshire Hathaway, inversor de inversores y quinto hombre más rico del mundo, continúa viviendo en la misma casa que compró por 31.500 dólares en 1958, hace cincuenta y ocho años.

En una entrevista en 2014, el Oráculo de Omaha explicó que su calidad de vida no dependía del dinero que tuviese: “Mi vida no podría ser más feliz. De hecho, sería bastante peor si tuviese seis o siete casas. Tengo todo lo que necesito tener, y no necesito nada más porque no supondría ninguna diferencia”.

Lea también: El legendario inversor Jim Rogers hace apocalípticas predicciones sobre el dólar y el bitcoin

Mark Zuckerberg, cofundador y CEO de Facebook, conduce un Volkswagen manual. Pese a su estatus de uno de los hombres más ricos y poderosos de nuestros tiempos, Zuckerberg lleva una existencia sencilla con su mujer Priscilla y su hija.

Nunca ha renunciado a su uniforme de jeans y camiseta gris lisa. Según sus propias palabras, quiere “limpiar” su vida “de manera que las únicas decisiones que tenga que tomar estén enfocadas a servir a la comunidad de la mejor forma posible”.

Carlos Slim Helú, fundador del Grupo Carso, que amasa una fortuna de unos 76.900 millones de dólares, lleva viviendo más de 40 años en la misma casa. En una entrevista a Reuters explicó que, para él, la riqueza “es como una huerta: lo único que hay que hacer es hacerla crecer, reinvertir para hacerla más grande, o diversificarse en otras áreas”.

El que es, con mucho, el hombre más rico de México, reniega de las extravagancias propias de su condición como jets privados o yates y conduce un viejo Mercedes-Benz. Esta filosofía trata de implantarla también en sus empleados, en cuyas agendas suele escribir “mantén la austeridad en los tiempos prósperos; es decir, cuando la vaca está gorda de leche”.

Amancio Ortega, fundador de Inditex, come cada día con sus empleados en la cafetería de la sede de Zara. Bien es sabido el celo con el que uno de los hombres más ricos del mundo protege su vida privada, tanto como su aversión al lujo y los eventos sociales.

Al más puro estilo Zuckerberg, no varía su uniforme de trabajo desde hace años: camisa Oxford, pantalón gris y zapatos castellanos.

Ingvar Kamprad, fundador de Ikea, viaja en compañías low-cost y toma el colectivo diariamente. Kamprad es de los más ricos de Europa, pero nunca lo adivinarías si se sentase a tu lado en la clase turista del avión, en la cafetería de una tienda IKEA.

*Nota publicada en Forbes España

Publicidad
Publicidad