Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Las herramientas para detener el cambio climático catastrófico están en nuestras manos: IPCC

El informe subraya la necesidad de seguir innovando tecnológicamente y de aumentar en gran medida la financiación de la acción climática.

Publicado

on

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha concluido que la humanidad aún está a tiempo de detener el catastrófico calentamiento global y que dispone de las herramientas necesarias para hacerlo de forma rápida y económica.

El último informe de evaluación del IPCC, que es el balance definitivo de las medidas adoptadas para minimizar el cambio climático, muestra un camino viable para reducir a la mitad las emisiones mundiales de aquí a 2030.

Esta perspectiva es mucho más favorable que en las evaluaciones anteriores, y ha sido posible gracias a la enorme reducción del coste de las tecnologías de energía limpia. Sin embargo, es necesario adoptar amplias medidas políticas para lograr una reducción drástica de las emisiones.

“Cada uno de nosotros ha aportado su experiencia al informe. En este artículo, destacamos la mejor manera de que el mundo reduzca las emisiones en esta década y analizamos las posibles implicaciones para Australia”, dijo el autor líder de instituciones y políticas, Frank Jotzo.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

El IPCC señala que la electricidad limpia y la agricultura/silvicultura/uso de la tierra son los sectores en los que más se pueden reducir las emisiones, seguidos de la industria y el transporte.

Existen otras oportunidades de reducción de emisiones en otros ámbitos de la producción, los edificios y el sector urbano, así como en los cambios en la demanda de los consumidores. En general, la mitad de las opciones para reducir las emisiones en un 50% cuestan menos de 20 dólares la tonelada.

Aunque el IPCC no ofrece una evaluación a nivel de país, está claro que Australia tiene todas estas oportunidades.

La transición a la electricidad sin emisiones está muy avanzada. La descarbonización de la industria y el transporte es el siguiente paso. Las tecnologías emergentes, como el acero verde y el hidrógeno, ofrecen a Australia nuevas industrias limpias de exportación. A su vez, el uso de combustibles fósiles está destinado a reducirse, y el carbón lo hará con especial rapidez.

Y la gran masa terrestre de Australia ofrece enormes oportunidades para eliminar el CO₂ de la atmósfera a través de las plantas y, en el futuro, quizá también mediante métodos químicos.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente habitual de Actualidad

El IPCC afirma que se necesitan paquetes de políticas integrales para lograr reducciones profundas de las emisiones.

Considera que los impuestos sobre el carbono y los regímenes de comercio de derechos de emisión han sido eficaces, junto con una regulación específica y otros instrumentos, como el apoyo a la investigación y el desarrollo, la adopción de tecnologías avanzadas y la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles.

El informe también subraya la necesidad de seguir innovando tecnológicamente y de aumentar en gran medida la financiación de la acción climática.

El informe subraya la importancia de la equidad, el desarrollo sostenible y el compromiso global de toda la sociedad para evitar un cambio climático inmanejable.

Esto requiere que la acción climática ocupe un lugar central en la sociedad, con la participación de todo tipo de grupos. Las instituciones independientes, como la Autoridad del Cambio Climático de Australia, tienen un papel importante que desempeñar, y las empresas deberían participar activamente.

¿Cuál es el mensaje principal del IPCC? Los gobiernos del mundo deben hacer frente al cambio climático. Las oportunidades están ahí y el conjunto de herramientas está listo.

Lea también: Científicos publicarán nuevos datos reveladores sobre el cambio climático

Para tener la mejor oportunidad de mantener el calentamiento en 1,5℃, el mundo debe alcanzar las emisiones netas cero a mediados de siglo.

La agricultura contribuye en gran medida a las emisiones mundiales. Pero el IPCC confirma que la tierra también desempeña un papel fundamental para alcanzar el nivel cero mediante medidas que eliminan el CO₂ de la atmósfera y lo almacenan, como la plantación de árboles, la gestión del carbono del suelo y el uso de biocarbón.

Los beneficios que reciben los agricultores incluyen la mejora de la fertilidad del suelo y los ingresos procedentes del comercio de carbono.

La forma en que producimos y distribuimos los alimentos representa más de un tercio de las emisiones mundiales.

Según el informe, una de las mayores contribuciones individuales que podemos hacer para reducir las emisiones es adoptar una dieta sostenible y saludable y reducir el desperdicio de alimentos. Esta dieta es rica en alimentos de origen vegetal, con un consumo moderado de carne y lácteos.

Lea también: Hay 3.000 millones de personas sin acceso a una dieta saludable: ONU

También podemos abordar las emisiones directas de la producción de alimentos. El estiércol puede convertirse en biogás y los aditivos para piensos ofrecen formas prometedoras de reducir el metano del ganado.

Actualmente existe un conjunto de soluciones tecnológicas para reducir las emisiones en la energía, los edificios, las ciudades, el transporte y, en gran medida, la industria.

Entre ellas se encuentran la energía solar y la eólica, que ahora es la forma más barata de electricidad. También incluyen las baterías y el almacenamiento, el transporte electrificado y la tecnología “inteligente” que integra estas medidas en soluciones de cero emisiones.

El informe del IPCC muestra que, en la última década, los costes unitarios de la energía solar han caído un 85%, los de la eólica un 55% y los de las baterías un 85%. Nunca antes el mundo había tenido tal oportunidad de descarbonizarse.

En las últimas décadas, el transporte se ha quedado atrás en la reducción de emisiones. Pero, tal y como constata el IPCC, ahora existen tecnologías para cambiar la trayectoria. La electrificación con energía solar se está implantando en coches, bicicletas, scooters, autobuses y camiones.

Lea también: Solenium anuncia construcción de 5 granjas solares para distribuir energía limpia en Colombia

Los continuos avances en las tecnologías de baterías y de carga podrían permitir la electrificación de los camiones de largo recorrido, incluidas las autopistas electrificadas.

El IPCC ha evaluado 60 acciones que los individuos pueden llevar a cabo para reducir las emisiones. Las mayores contribuciones provienen de caminar y montar en bicicleta, utilizar el transporte eléctrico, reducir los viajes en avión, así como cambiar hacia dietas basadas en plantas.

Esto pone de manifiesto la importancia de nuestras decisiones individuales.

La tecnología por sí sola no es suficiente para reducir las emisiones del transporte. Las ciudades deben orientarse más hacia el transporte público, los desplazamientos a pie y en bicicleta. Entre las nuevas formas efectivas de hacerlo se encuentran las lanzaderas a la carta, los tranvías sin raíles y el tren de alta velocidad.

Los gobiernos deberían ofrecer incentivos para el suministro y uso de patinetes eléctricos, bicicletas, coches, camiones y autobuses. De este modo, los particulares y las empresas que quieran reducir sus emisiones tendrán medios para hacerlo.

Lea también: Antioquia tendrá en operación nueve vías 4G en agosto: Mintransporte

El IPCC afirma que el hidrógeno verde barato será importante para descarbonizar la aviación, el transporte marítimo y partes de la industria y la agricultura. Se necesita mucho trabajo en la próxima década para llevar a cabo esta solución.

Aunque la financiación gubernamental es vital para descarbonizar el transporte, esta transición también presenta importantes oportunidades económicas.

Australia podría apoyar la descarbonización del transporte en todo el mundo a través de la extracción de minerales críticos, así como de la fabricación, reutilización y reciclaje de vehículos eléctricos.

Existe un enorme potencial sin explotar para reducir rápidamente las emisiones globales.

Pero la ventana de oportunidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a niveles seguros se está cerrando a un ritmo alarmante. Como muestra el IPCC, es necesario un cambio fundamental tanto en la producción como en la demanda.

Está claro que ya no se puede seguir como hasta ahora. El IPCC hace evidente una cosa: ha llegado el momento de actuar.

Reuters

Publicidad
Publicidad