Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Pasos para la equidad digital, según la VP de Filantropía de Microsoft

Tras incluir a Colombia en una estrategia global para formar talento en ciberseguridad, Kate Benchken, vicepresidente de filantropía de Microsoft describió a Forbes por qué es urgente atender a quienes no están adquiriendo habilidades digitales.

Publicado

on

Kate Behncken | Foto: Presidencia.

“Es una ciudad hermosa, ha sido fantástico explorarla un poco”, menciona la australiana Kate Behncken desde el centro histórico de Cartagena, a donde ha venido desde Seattle, la urbe en el noroeste de los Estados Unidos que acoge a icónicas compañías tecnológicas.

Behncken es la vicepresidente global de Filantropía de Microsoft. Tiene sentido que exista esa área en una organización, cuyo cofundador, Bill Gates, es uno de los mayores filántropos en el mundo. Hoy Gates no está en la junta directiva ni en la alta dirección de Microsoft, pero su legado parece estar marcado en la cultura corporativa.

Lo rápido que evoluciona la tecnología es una ventaja que muchos usan a su favor, pero es algo que no pueden hacer quienes están lejos de tener conectividad y mucho menos las habilidades digitales. Paradójicamente, esa misma rapidez crea una brecha digital con quienes se quedan atrás.

“Tratamos de dar vida a la misión de la empresa trabajando con organizaciones sin fines de lucro y nuestras comunidades en todo el mundo para ayudar a desarrollar el potencial digital”, explica Behncken, en una entrevista con Forbes. “Anclamos gran parte del trabajo que hacemos en torno a la equidad digital, a la idea de que cada persona en cada comunidad debería tener la oportunidad de obtener las habilidades digitales que se necesitan para conseguir ascensos y mejorar sus vidas, porque probablemente no existe una industria que no se esté transformando o que no requiera cierto nivel de fluidez digital”.

Lea también: Microsoft sigue a Amazon y aumenta sustancialmente el salario de sus empleados

También tienen un pilar de transformación digital y otro de esfuerzos para atender situaciones que surjan, como el covid o desastres naturales.

Algo que ha ocupado su agenda en los últimos meses es una campaña en 23 países para contribuir en la formación de talento en ciberseguridad, por la brecha que existe en talento capaz de combatir ataques de los ciberdelincuentes y la falta de diversidad que existe en estas áreas.

Colombia ha sido uno de los mercados que escogieron para capacitar a más de 65.000 personas –de las cuales al menos 20.000 serán mujeres–, en habilidades que contribuyan a crear espacios digitales más seguros, junto al Sena y la Universidad de los Andes.

“La ciberseguridad es una amenaza significativa para las empresas, para los gobiernos y para las personas. Cada vez aparecen amenazas más sofisticadas”, dice Behncken. “Las organizaciones no son capaces de mantener el ritmo con suficientes personas que tengan las habilidades adecuadas para ayudar a proteger la infraestructura pública y privada. En Colombia, la demanda de habilidades en ciberseguridad ha aumentado 24% en el último año”.

Se prevé que para 2025 habrá 3,5 millones posiciones de trabajo ciberseguridad abiertas alrededor del mundo, lo que significa un aumento de 350% en ocho años en el número de vacantes.

“Se enfrenta una gran escasez de mano de obra, no hay suficiente gente con las habilidades adecuadas”, explica. “Por eso queremos ayudar a respaldar la entrega y el desarrollo de la escalabilidad de la seguridad cibernética en todo el mundo”.

Microsoft se ha comprometido a formar 5 millones de colombianos en habilidades de tecnología y proyecta que este tipo de iniciativas dará surgimiento a 350.000 nuevos empleos en los próximos dos años. Al país lo han incluido también en la iniciativa Airband para llevar conectividad a zonas rurales y remotas, con una inversión de US$3 millones para alcanzar a 4 millones de habitantes de zonas rurales al 2025.

“Los árboles están en los campos y ellos son las personas más cercanas al trabajo. Saben qué es útil y qué no lo es”, asegura Kate al describir que aunque su enfoque es global, le toca trabajar de cerca con los equipos locales para sacar adelante los proyectos.

Lea también: CEO de Airbnb declara como muerta la oficina: “es anacrónica, predigital”

Para ella, existe “una gran oportunidad en América Latina” para atender ese gran apetito de la gente por aprender y entrenarse con habilidades digitales”. Desde su perspectiva, se trata de “ver los desafíos, ayudar a las personas a comprender cómo usar la tecnología y que sepan aprovechar lo que está disponible”.

Con la Ocde, tienen previsto adelantar un estudio sobre la brecha de habilidades en varios países y su capacidad para incrementar la fuerza laboral de ciberseguridad, cuyos datos publicarán para facilitar a responsables políticos y a empresas que tomen decisiones informadas.

Publicidad
Publicidad