Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Negocios

Las acciones de Alibaba caen 75%: ¿Qué se espera para el negocio de Jack Ma?

Las acciones chinas han sufrido en general, pero el declive de Alibaba ha sido mucho peor que el índice chino, casi dos veces más grave que las pérdidas experimentadas por otras grandes “empresas de plataforma china como Tencent.

Publicado

on

Hoy puede comprar acciones de Alibaba por aproximadamente el mismo precio que habría pagado en septiembre de 2014, justo después de la espectacular oferta pública inicial (OPI) de la compañía, la mejor de todos los tiempos en aquel momento.

¿Es ésta una de las grandes rarezas de la vida? – ¿Una segunda oportunidad para que los inversores reduzcan una oportunidad perdida? ¿Es una señal de estancamiento? ¿Una enorme trampa?

Lea también: Así es el primer carro de hidrógeno que circula por las calles de Colombia

La negatividad de los medios de comunicación en torno a esta empresa ha sido generalizada, y puede parecer justificada. Las acciones de Alibaba han perdido cerca de un 75% de su valor en los últimos 18 meses, una destrucción de más de US$ 600.000 millones en valor empresarial. Sí, las acciones chinas han sufrido en general, pero el declive de Alibaba ha sido mucho peor que el del índice chino en general, casi dos veces más grave que las pérdidas experimentadas por otras grandes “empresas de plataforma” chinas como Tencent, Meituan y JD.com.

Parte del problema es la hostilidad focalizada de Pekín hacia la empresa, que ha sido implacable y coordinada en múltiples frentes. En octubre de 2020, los reguladores financieros detuvieron abruptamente los planes aún más masivos de una oferta pública inicial para la escisión de Alibaba, Ant Group. 

En aquel momento, Ant era posiblemente la mayor y más innovadora empresa fintech del mundo, propietaria de Alipay, la mayor plataforma de pagos digitales de China (que gestiona más transacciones de pago que Mastercard y Visa juntas), y de Tianhong Yu’e Bao, el mayor fondo del mercado monetario del mundo (en aquel momento), entre otros activos. Alibaba es el mayor accionista de Ant, y el cierre de la oferta de Ant amputó efectivamente la estrategia de crecimiento e innovación de la empresa.

Poco después, la policía antimonopolio de China impuso una enorme multa a Alibaba, de US$ 2.800 millones, equivalente al 20% de los ingresos operativos de la empresa (2021). Sin embargo, esa suma era quizá incluso modesta en comparación con la “contribución” de US$ 18.600 millones -casi el doble de los ingresos de explotación de Alibaba el año pasado- que Pekín arrancó posteriormente a la empresa para apoyar la campaña de “prosperidad común” de Xi Jinping.

Los ejecutores de Xi también lo hicieron de forma personal, persiguiendo a Jack Ma -el fundador y espíritu impulsor de la empresa- hasta el cuasi exilio. A Jack no se le ha visto en público en 8 meses.

El panorama a nivel macroeconómico tampoco es prometedor: toda la economía china se está ralentizando (o peor).

“Las cifras de este mes ilustran una economía en caída libre en abril… El sector inmobiliario se hunde y la demanda de exportaciones en el extranjero se desvanece. La mayoría de los economistas piensan que la economía china está a punto de estancarse… La oficina de estadísticas de China informó de que las ventas al por menor se contrajeron un 11,1% en abril con respecto al año anterior. La producción industrial cayó un 2,9%, liderada por un colapso en la producción de automóviles…”

Y ahora, los bloqueos de Covid pueden llevar al país a su primera recesión “moderna”…

“Las restricciones de Covid-19 se han sumado a la ya pesada carga financiera de la empresa por las acciones reguladoras y la desaceleración económica del país. Alibaba dijo que desde mediados de marzo -cuando una ola de infecciones con la variante Omicron del coronavirus golpeó a China- ha visto un amplio impacto de las interrupciones en la cadena de suministro y la logística. Las ciudades con nuevos casos de Covid-19 en abril representaban más de la mitad de sus mercados minoristas en China. Si el bloqueo continúa más allá del segundo trimestre [dijo un analista de Barclays], creo que Alibaba está en serios problemas”.

Los últimos resultados financieros de la empresa parecen prefigurar esta sombría perspectiva. Informó de una pérdida de 2.500 millones de dólares en el reciente trimestre, tres veces mayor que en el mismo trimestre del año anterior. El crecimiento de los ingresos (9% interanual) fue el “más lento de la historia”.

  • “Los ingresos del negocio principal de comercio electrónico de Alibaba en sus plataformas Taobao y Tmall se mantuvieron planos el pasado trimestre, ya que el valor total de las mercancías vendidas en las plataformas cayó en un solo dígito respecto al año anterior. Las ventas brutas de mercancías en marzo cayeron…”
     

Se dice que la empresa está considerando -o quizás ya ha llevado a cabo (estas cosas son siempre turbias en China)- profundos recortes de personal. Se dice que la moral es baja. La dirección se ha negado a ofrecer a los inversores “orientaciones” sobre sus resultados futuros previstos (aunque siempre lo han hecho hasta ahora). El archirrival de la empresa, sometido a algunas de las mismas presiones, ha pulsado el botón del pánico:

  • “Tencent Holdings está despidiendo a gran cantidad de personas de sus departamentos de juegos y de tecnología financiera en medio de despidos masivos que comenzaron en marzo, ya que el titán tecnológico informa de un débil rendimiento en medio de una represión regulatoria y de la pandemia de COVID-19”.

Y así, por razones específicas (para la empresa) y generales (para China), el consenso se inclina en contra de invertir en Alibaba.

  • “Las acciones de Alibaba están baratas, pero no son una ganga: El campeón del comercio electrónico de China sigue recibiendo golpes desde múltiples flancos, pero un creciente malestar entre los consumidores se suma ahora a los vientos en contra de la regulación” (un reciente titular del WSJ)
  • “Las acciones de Alibaba están irresistiblemente baratas. Los inversores podrían querer aguantar”. (un reciente titular de Barron’s).
Publicidad
Publicidad