Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Trump siguió el asalto al Capitolio por televisión sin hacer nada para detenerlo

El comité que investiga los hechos violentos del 6 de enero de 2021, reprocha a Trump una pasividad deliberada. No hay constancia de que el mandatario llamara a ningún responsable de seguridad, dicen congresistas.

Publicado

on

Foto: Getty Images

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump decidió no frenar el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021 porque le convenía y en su lugar pasó la tarde viéndolo por televisión. Así de rotundo se mostró este jueves el comité que investiga ese ataque al reprocharle una pasividad deliberada.

El comité, impulsado por el Partido Demócrata y que cuenta con la participación de únicamente dos congresistas republicanos, reveló este jueves en una sesión televisada en horario de máxima audiencia que no hay constancia de que mientras seguía el asalto por televisión llamara a ningún responsable de seguridad militar, judicial o de la Policía.

Siempre según la versión del comité, sí que llamó, sin embargo, a algunos de los senadores que en ese momento se encontraban en el interior del Capitolio, que estaba siendo asaltado por miles de sus simpatizantes.

Rechazó pedidos para detener a la turba

De acuerdo con la congresista demócrata Elaine Luria, una de las encargadas de guiar la sesión de este jueves, Trump estuvo encerrado en un comedor de la Casa Blanca durante unas tres horas viendo la televisión y rechazando los ruegos de miembros de su familia y asesores políticos y judiciales que le pedían que actuara para detener a la turba.

Por su parte, el congresista republicano Adam Kinzinger, que ya anunció que no se iba a presentar a la reelección en las legislativas del próximo noviembre, acusó al expresidente de haber “elegido” no actuar mientras sus simpatizantes atacaban la sede de la soberanía estadounidense.

La sesión de este jueves contó con los testimonios presenciales del ayudante del asesor de seguridad nacional en el Gobierno de Trump, Matthew Pottinger, y de la entonces viceportavoz de la Casa Blanca, Sarah Matthews, que dimitieron tras el asalto.

Aunque se especulaba con que esta fuese la última sesión del comité, su vicepresidenta, Liz Cheney, indicó que en las últimas semanas han recibido más informaciones y que nuevos testigos se han prestado a declarar, de manera que reanudarán la actividad en septiembre.

DW

Publicidad
Publicidad