Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Forbes Life

Su propia Liga: las historias de éxito de Tiger Woods y LeBron James

Tiger Woods y LeBron James son los primeros atletas en convertirse en multimillonarios mientras aún están activos en sus deportes, pavimentando el camino para una nueva generación de jugadores magnates.

Publicado

on

Ha pasado un cuarto de siglo desde que Tiger Woods se puso por primera vez la chaqueta verde de un campeón de Masters, y 20 años desde que el adolescente LeBron James, todavía en la escuela secundaria, se vistió para su primer partido de baloncesto televisado a nivel nacional.

Triunfo, injuria, escándalo, fracaso y triunfo de nuevo han seguido, en distinto orden, a ambos. A pesar de todo, cada uno se ha mantenido en la cima económica de su deporte: a lo largo de sus carreras, las dos leyendas han recaudado US$2.900 millones en conjunto (US$1.700 millones para Woods, US$1.200 millones para James) en salarios, patrocinios y otros ingresos.

Esta racha de éxito ha convertido a ambos campeones en multimillonarios, una hazaña nunca antes lograda por ningún atleta activo. (Michael Jordan, el único otro atleta multimillonario, no alcanzó las diez cifras hasta después de retirarse, gracias a una inversión oportuna en los Charlotte Hornets de la NBA).

Woods, de 46 años, amasó su fortuna estimada en mil millones de dólares principalmente a través de enormes acuerdos de patrocinio con marcas como Nike, Gatorade y Rolex. También ha reunido una impresionante cartera de bienes raíces y es propietario de una gran cantidad de negocios, incluido un restaurante en Júpiter, Florida, llamado The Woods y un operador de campos de minigolf de lujo que tiene planes de expandirse a nivel nacional.

James, de 37 años, ha construido su patrimonio neto de mil millones de dólares como uno de los jugadores mejor pagados, y más emprendedores, en la historia de la NBA. También se ha asociado con Nike, firmando un contrato de patrocinio de por vida en 2015, y con marcas como AT8ZT, PepsiCo y Beats by Dre. Luego está SpringHill, el equipo de producción de cine y televisión de James (Space Jam; Whats My Name: Muhammad Ali). En octubre pasado, inversionistas externos, incluidos Fenway Sports Group y Epic Games, compraron una valoración de US$725 millones. James sigue siendo el mayor accionista.

“Han sido extremadamente hábiles para tomar parte de los negocios, para crear su propio negocio, en formas que los atletas antes que ellos simplemente no lo eran”, dice el legendario agente deportivo Leigh Steinberg, quien supuestamente fue la inspiración para el personaje de Tom Cruises en Jerry Maguire.

Steinberg lo sabía. Todavía recuerda negociar el contrato de novato más grande en la historia del fútbol en 1975, un acuerdo que le pagó al mariscal de campo de los Atlanta Falcons, Steve Bartkowski, US$600.000 durante cuatro años. Incluso ajustado a la inflación, eso es solo alrededor de US$800.000 anuales, menos de lo que ganaron docenas de novatos de la NFL el año pasado.

¿Qué ha cambiado? Primero y más importante, el valor de los deportes en directo por televisión. En un mundo de streaming, casi ninguna otra programación puede generar una audiencia masiva de manera confiable. En 2011, 51 de las 100 principales transmisiones televisivas del año fueron eventos deportivos. El año pasado, ese número fue 95 de 100. El monto en dólares de los contratos de televisión se ha disparado, llevando consigo los salarios de los jugadores. Jack Nicklaus ganó US$5,7 millones (menos de US$40 millones de hoy) durante su carrera de cuatro décadas como jugador, que comenzó profesionalmente en 1961. Si las cifras se ajustan a la inflación, eso es menos de un tercio de lo logrado durante los 27 años de carrera de Woods. Jordan ganó US$94 millones (US$172 millones hoy) en salario en sus 16 temporadas en la NBA. James ha superado eso en las últimas cinco temporadas.

Las estrellas generacionales como Woods y James también potencian los índices de audiencia. A principios de la década de 2000, según el ex presidente de la CBS, Neal Pilson, las audiencias televisivas caían entre un 30% y un 50% cuando Woods no estaba en la contienda en un torneo (él sigue siendo un gran atractivo, pero menos que en estos días), y James jugó en cada uno de los 15 juegos de la NBA con mejor rating de la última década. “En cierto sentido, el deporte construyó estas súper celebridades, pero en otro sentido contribuyeron en gran medida a la popularidad del deporte”, dice Steinberg.

Eso también ha ayudado a que los dólares fuera del campo sean muchos más. Hay una larga tradición, que va desde Babe Ruth hasta Arnold Palmer y Jordan, de atletas a los que se les paga para respaldar marcas.

Pero ahora el potencial de respaldo se extiende a las tres comas gracias al efecto amplificador de los medios y la tecnología. Nadie ha cobrado más en sus carreras que Woods y James. De los US$1.700 millones en ganancias antes de impuestos de Woods, solo US$120 millones provienen de ganancias reales de golf. James ha ganado unos US$385 millones en la cancha y más de US$900 millones fuera de ella. Joe Favorito, veterano consultor de negocios deportivos y profesor de Columbia, dice: “Sin duda, Babe Ruth podría haber ganado más si tuviera seguidores en Twitter”.

Dado que ninguna de estas tendencias muestra signos de desaceleración, no hay duda de que la próxima cosecha de jugadores superestrellas ganará aún más dinero, más rápido que Woods o James.

#NuestraRevista | Este es un artículo publicado en nuestra edición de la revista Forbes Colombia de junio.  Si desea recibir esta información de primera mano en nuestra revista física, ingrese aquí para suscribirse.

Publicidad
Publicidad