Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Así funciona GiveDirectly, la ONG a la que los más ricos del mundo donan millones

Se trata de la organización sin fines de lucro de más rápido crecimiento del mundo.

Publicado

on

Getty Images.

Sentada en un banco de madera en una aldea remota de Ruanda, una mujer de 47 años llamada Esther, madre de tres hijos, explica cómo gastará más de 850.000 francos ruandeses. Es una suma que cambia la vida, aproximadamente 850 dólares, equivalente a más del salario de un año, en forma de una subvención pagada durante dos meses de GiveDirectly, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York.

“Va a comprar una granja”, le explica un traductor a un pequeño grupo de donantes y periodistas en una videollamada a principios de junio para mostrar las operaciones de GiveDirectly en el país de África Oriental. Con él, Esther tiene la intención de cultivar suficientes alimentos para ella y su familia. Al igual que la gran mayoría de las aproximadamente 100 personas de su aldea, ella sobrevive gracias a la agricultura de subsistencia. Un trabajador de GiveDirectly le entrega a Esther un paquete con instrucciones sobre cómo recibir sus pagos por teléfono móvil.

GiveDirectly, que se fundó en 2009, tiene como objetivo inscribir a todos los hogares de la aldea de Esther en su programa de transferencia directa de efectivo, brindando a las personas que generalmente viven con menos de 2 dólares por día más dinero del que probablemente hayan visto antes. Las subvenciones en efectivo generalmente se distribuyen en dos cuotas mensuales.

Este concepto, que alguna vez fue extranjero, de dar dinero a las personas muy pobres sin condiciones en lugar de brindarles servicios que tal vez no quieran o necesiten, ha encontrado el favor en los últimos dos años con un grupo de filántropos multimillonarios del nuevo dinero en la tecnología y comunidad criptográfica.

Entre los patrocinadores adinerados de GiveDirectly: la filántropa MacKenzie Scott (exesposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos), quien ha donado 125 millones de dólares a GiveDirectly desde 2020; el multimillonario criptográfico de 30 años Sam Bankman-Fried; el CEO de Tesla, Elon Musk (la persona más rica del mundo) y el exCEO de Twitter, Jack Dorsey, también multimillonario.

Foto: Reuters / Joshua Roberts

En gran parte, como resultado de esta generosidad, las donaciones a GiveDirectly aumentaron de 42 millones de dólares en 2019 a 303 millones de dólares en 2020, un aumento de más del 600 %. Eso convirtió a GiveDirectly, según sus cálculos, en la organización sin fines de lucro de más rápido crecimiento en el mundo en 2020, con un presupuesto operativo que casi se quintuplicó en un año.

Lea también: Accionistas de Twitter votarán en septiembre sobre oferta de adquisición de Musk

El quid de la filosofía de GiveDirectly: dar dinero en efectivo a las personas pobres les permite abordar sus propias necesidades específicas mientras mantienen intacta su dignidad. Con otros tipos de ayuda, «todos reciben lo mismo», dijo a Forbes el presidente y cofundador de GiveDirectly, Michael Faye. “Y la realidad es que las personas no son las mismas. Acabo de regresar de Malawi y vas a un pueblo: una familia decidió alimentar a sus hijos recién nacidos, otra familia decidió poner un techo sobre sus cabezas. Sus necesidades son realmente diferentes”.

La organización sin fines de lucro opera en siete países africanos: Kenia, Uganda, Ruanda, Liberia, Malawi, República Democrática del Congo y Marruecos, todos con grandes poblaciones que viven en la pobreza extrema. Dado que muchos habitantes de zonas rurales no tienen teléfonos móviles, GiveDirectly les proporciona teléfonos móviles, que se descuentan de su subvención en efectivo. En total, GiveDirectly dice que ha entregado más de 550 millones de dólares en efectivo a más de 1,25 millones de familias que viven en la pobreza desde 2009.

GiveDirectly también ejecuta programas de efectivo directo más pequeños fuera de África. En Yemen, donde la guerra civil ha contribuido a una crisis humanitaria catastrófica y niveles terribles de hambre, GiveDirectly está recaudando dinero para iniciar un programa de transferencia de efectivo para al menos 4.200 familias a partir de agosto. En Kenia, la organización sin fines de lucro está experimentando con la Renta Básica Universal (UBI), proporcionando transferencias mensuales a los beneficiarios durante cinco años.

En EE UU, GiveDirectly inició operaciones en 2017 para los tejanos afectados por el huracán Harvey. Ahora, está ejecutando un programa UBI en Georgia (850 dólares mensuales para 650 mujeres durante dos años) y fue seleccionado a principios de este año para administrar el programa piloto de ingresos básicos de Chicago, que se financia a través de una subvención federal. Comenzó a dar pagos mensuales de 500 dólares a 5.000 habitantes de Chicago de bajos ingresos el mes pasado.

Gran parte del aumento de las donaciones a GiveDirectly está relacionado con su respuesta al covid 19. Los programas de transferencias monetarias incondicionales pasaron de ser una intervención política relativamente desconocida a convertirse en realidad durante la pandemia. Más de 200 gobiernos de todo el mundo implementaron programas de efectivo en respuesta a la pandemia, incluido EE UU, que, según Faye, legitimó el efectivo de una manera que no se había visto antes.

En abril de 2020, cuando GiveDirectly lanzó el Proyecto 100+, su programa de estímulo del covid 19, financiado por donaciones privadas, el dinero comenzó a llegar. Para cuando la iniciativa finalizó en octubre de 2021, GiveDirectly había distribuido 200 millones de dólares, entregando pagos de 1.000 dólares a casi 200.000 familias en EE UU. Otros 142 millones de dólares se destinaron a transferencias de efectivo dirigidas a personas que perdieron ingresos debido a al covid 19 en Kenia, Malawi, Liberia y Ruanda.

“Creo que el covid básicamente nos obligó a todos a preguntar, ¿qué querrías? ¿Qué quiere la persona a la que vas a ayudar? Y mucha gente llegó a la conclusión de que les gustaría tomar sus propias decisiones. Querían dinero”, dice Faye.

Un número creciente de multimillonarios tienen la misma idea. Desde 2020, Scott ha donado 125 millones de dólares al grupo de ayuda en múltiples ocasiones, su cuarta donación más grande hasta ahora a una sola organización. Tiene sentido que Scott donara su dinero a GiveDirectly; ella también hace donaciones sin ataduras.

El cofundador de Facebook, Dustin Moskovitz, un altruista efectivo que se describe a sí mismo con un valor estimado de 10,5 mil millones de dólares, ha donado 58 millones de dólares a GiveDirectly desde 2012 a través de su fundación, Good Ventures. Los fundadores de la startup de diseño gráfico Canva, Melanie Perkins y Cliff Obrecht, donarán 10 millones de dólares a GiveDirectly para lanzar un proyecto piloto de transferencias de efectivo en Malawi, el programa GiveDirectly más grande del país hasta la fecha. El objetivo es dar a más de 12.000 personas 50 dólares por mes durante 12 meses y expandir el programa después de eso.

En el apogeo del auge de las criptomonedas en febrero de 2021, Musk envió a GiveDirectly 10.000 dólares en Dogecoin. Al estilo típico de Musk, anunció la donación en una respuesta casual de Twitter. “Acabo de enviar algunos”, respondió Musk al fundador de Ethereum, Vitalik Buterin, quien también tuiteó que donó a GiveDirectly. Un mes después, Dorsey vendió un NFT de su primer tuit y donó el 100 % de las ganancias, por valor de 2,8 millones de dólares, a GiveDirectly. Eso se sumó a una donación de 10 millones de dólares al Proyecto 100+ de GiveDirectly un año antes. Ni Musk ni Dorsey han respondido a las solicitudes de comentarios de Forbes sobre sus donaciones a GiveDirectly.

Lea también: Cómo hizo David Vélez para que un millón de usuarios compren crypto en solo tres semanas

El rey de las criptomonedas Bankman-Fried, fundador del intercambio FTX, donó 500.000 dólares a través de la Fundación FTX. GiveDirectly encaja perfectamente en el enfoque de Bankman-Fried de regalar su fortuna como un altruista eficaz, una filosofía en la que los adherentes usan datos y razonamientos para tratar de maximizar los beneficios de la filantropía.

“Es una de las formas más eficientes de mejorar la vida de las personas”, dice Bankman-Fried sobre GiveDirectly en un correo electrónico.

Faye fundó GiveDirectly con sus amigos y compañeros economistas Paul Niehaus, Rohit Wanchoo y Jeremy Shapiro en 2009. Faye y Wanchoo fueron analistas de investigación en las Naciones Unidas en 2002. Después de eso, Faye estudió economía en la escuela de posgrado de la Universidad de Harvard, donde conoció a Niehaus y Shapiro, ambos también obteniendo su doctorado en economía.

Después de leer estudios sobre la efectividad de las transferencias de efectivo, los amigos querían encontrar una organización benéfica que permitiera a cualquier persona dar su dinero directamente a los pobres. No pudieron encontrarla, por lo que decidieron comenzar la suya propia. El advenimiento del dinero móvil, la capacidad de enviar dinero a las personas a través de sus teléfonos, hizo factible la idea. “Lo que no existía era un canal de extremo a extremo para que un donante transfiriera dinero a alguien que vive en la pobreza extrema. Y lo habíamos buscado inicialmente”, dice Faye.

GiveDirectly no inventó las transferencias de efectivo. Los gobiernos de México y Brasil ya experimentaron con ellos en la década de 1990, aunque estos programas eran diferentes en el sentido de que los beneficiarios solo recibían el dinero si enviaban a sus hijos a la escuela y los llevaban a los centros de salud. Los gobiernos de América Latina, Asia y África aún replican este modelo, y muchos aún mantienen algún tipo de condición.

GiveDirectly tampoco fue el primer grupo de ayuda humanitaria en implementar efectivo sin ataduras. Degan Ali, directora ejecutiva de Adeso, una ONG con sede en Nairobi, inició un programa de transferencia de efectivo incondicional en Somalia en 2003. Primero sugirió efectivo incondicional porque el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU estaba entregando alimentos que no se alineaban con la cultura local. “Los alimentos que el PMA les estaba dando a estas personas se los estaban dando al ganado [por parte de los beneficiarios]”, dice ella. “No lo estaban comiendo porque [el PMA] les estaba dando granos. Les estaban dando maíz. Y ellos no comen eso. Comen arroz y pasta”.

Ali añade que la ayuda humanitaria occidental tiene una fea y racista historia de arrasar las necesidades locales a favor de soluciones que en realidad no funcionan. Eventualmente, dice, le gustaría ver a los ciudadanos prosperar por sí mismos en lugar de depender de organizaciones extranjeras como GiveDirectly. “En algún momento, habrá que hacer la transición de las transferencias incondicionales y descubrir cómo conseguir que las personas tengan un empleo a largo plazo”, dice ella.

GiveDirectly tiene mucho atractivo para los altruistas. Para los donantes que priorizan la eficiencia como Bankman-Fried, GiveDirectly es transparente sobre la proporción de cada dólar que va directamente a los destinatarios. Los programas de efectivo evitan la burocracia gubernamental y el costo de administrar los programas de efectivo directos e incondicionales suele ser más bajo que otros tipos de programas de ayuda. GiveDirectly también tiene costos generales más bajos que otras organizaciones benéficas de desarrollo internacional como Save the Children y World Vision. El efectivo cuesta menos de administrar. El dólar americano también va más allá en África; 850 dólares es apenas suficiente para pagar el alquiler mensual en los EE UU, pero en Ruanda, es suficiente para que los aldeanos como Esther compren una granja.

¿Otra razón? La totalidad de estudios sobre transferencias directas de efectivo que muestran que es algo positivo. Y ha habido muchos. GiveDirectly enumera más de 300 en una base de datos de búsqueda en su sitio web. “El testaferro que ciertamente ha sido derribado es esta idea de que los pobres son un poco irresponsables, y que si les dan dinero, se va a desperdiciar o beber, y que se necesitan políticas paternalistas para generar beneficios sociales”, dice Craig McIntosh, profesor de economía de la Universidad de California en San Diego, que estudia el impacto de los programas de transferencia de efectivo.

Un estudio revisado por pares en coautoría de McIntosh y publicado este mes en el Journal of Development Economics encontró que las transferencias de efectivo incondicionales de GiveDirectly fueron más efectivas que un programa de capacitación laboral de USAID para jóvenes ruandeses desempleados. Otros estudios revisados ​​por pares han demostrado que las transferencias de efectivo mejoran el bienestar y los resultados económicos.

Los estudios hechos en EE UU han mostrado resultados más mixtos. Investigadores de la Universidad de Michigan publicaron dos artículos a principios de este año que encontraron que el programa de transferencia de efectivo pandémico de GiveDirectly tuvo poco o ningún impacto en los beneficiarios de bajos ingresos. Otro artículo publicado en junio por investigadores de Harvard encontró que las transferencias de efectivo de 500 y 2.000 dólares no tuvieron impacto en los destinatarios 15 semanas después. Los investigadores incluso supusieron que obtener algo de dinero, pero no suficiente, para satisfacer sus necesidades en realidad hacía que las personas se sintieran peor porque hacía que sus problemas fueran más evidentes. Tyler Hall, director de comunicaciones de GiveDirectly, dice que los resultados significan que los investigadores «tienen que estudiar cómo diseñar mejor los programas estadounidenses para tener el mayor impacto».

“La suma de la investigación que hemos visto hasta la fecha sobre las transferencias de efectivo en el entorno de EE UU todavía sugiere que hay impactos positivos significativos para las personas en situación de pobreza. Algunos resultados nulos o negativos recientes de EE UU no significan que la ayuda monetaria no sea efectiva aquí”, agrega.

Pero no ha habido mucha investigación sobre los impactos a largo plazo de las transferencias de efectivo incondicionales en áreas empobrecidas. Hay varios estudios que documentan resultados duraderos de tres a cinco años después de la transferencia, pero no mucho más allá de eso. «Está claro que los efectos se disipan con el tiempo, pero qué tan totalmente se disipan, eso es algo sobre lo que todavía se discute», dice McIntosh. «Creo que está claro que hay muy pocas circunstancias en las que las transferencias de efectivo únicas en sí mismas realmente permitan a las personas escapar de la pobreza».

Faye reconoce que los pagos en efectivo incondicionales no son una panacea para los pobres del mundo y que GiveDirectly no resuelve directamente los problemas estructurales que contribuyen a la pobreza mundial, una crítica común a las transferencias de efectivo.

“Las transferencias de efectivo no deberían ser lo único que alguien haga”, dice Faye. “Las transferencias de efectivo no habrían descubierto una vacuna contra el covid. Las transferencias de efectivo no construyen carreteras ni protegen las fronteras y cualquier otra cosa que desee hacer a nivel de gobierno público. Por lo tanto, debemos reconocer las limitaciones del efectivo”. Aun así, Faye tiene grandes ambiciones para GiveDirectly. “La cantidad de dinero que se requeriría para acabar con la pobreza extrema es pequeña, y creo que deberíamos construir las tuberías para hacerlo, y luego creo que deberíamos ir a hacerlo”.

Publicado en Forbes España. | Autor: Rachel Sandler

Publicidad
Publicidad