Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Biden renueva la ayuda de EE. UU. a Colombia para luchar contra el tráfico de drogas

El presidente de Estados Unidos emitió una orden que garantiza que los departamentos de Estado y Defensa de ese país apoyen a Colombia en actividades de lucha contra el tráfico de drogas.

Publicado

on

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió este martes una orden en que insta a los departamentos de Estado y de Defensa a seguir prestando ayuda al Gobierno de Colombia en materia de lucha contra el tráfico de drogas.

En un memorando, Biden indicó que la interdicción de aeronaves razonablemente sospechosas de llevar a cabo operaciones de tráfico de drogas en el espacio aéreo colombiano es “necesaria” a causa de la amenaza extraordinaria que el tráfico ilegal de drogas representa para la seguridad nacional de Colombia.

Lea también: Expresidente Duque se ganó una beca para una residencia en Washington DC

Biden también apuntó que Colombia tiene los procedimientos apropiados en marcha para protegerse ante la pérdida de vidas inocentes en el aire y en tierra en relación a estas operaciones de interdicción. Estos procedimientos incluyen medios efectivos para identificar y alertar a una aeronave antes de que se use la fuerza contra la misma.

La tendencia de crecimiento de los cultivos de coca en Colombia se frenó en 2018 pero el número de hectáreas sembradas sigue en máximos históricos pese a que pasó de 171.000 en 2017 a 154.000 en 2019, según los informes de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (Unodc).

En 2014 una sentencia de la Corte Constitucional colombiana ordenó la suspensión de las aspersiones aéreas luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyera al glifosato entre los herbicidas que pueden causar cáncer en humanos.

A mediados de 2015, durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, el Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) acató la sentencia del alto tribunal que dos años después emitió un nuevo fallo en el que estableció que sería posible reanudar las aspersiones aéreas si una investigación científica, de forma “objetiva y concluyente, demuestra la ausencia de daño para la salud y el medio ambiente”.

-EFE-

Publicidad
Publicidad