Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Tienen menos de 30 años y ya traspasaron las fronteras de la banca transnacional

Los capitalistas de riesgo de Silicon Valley estaban escépticos, pero un par de veinterañeros de Uganda y Ghana creían que se podía hacer una fortuna brindando servicios financieros transnacionales a los 1.400 millones de habitantes de África. Con cinco millones de usuarios y una valoración de US$2.200 millones, Chipper Cash solo está comenzando.

Publicado

on

Foto: Ethan Pines

Era el verano de 2018 y Ham Serunjogi, un inmigrante ugandés de 24 años, pensó que la oferta que estaba haciendo a una firma de capital de riesgo de Palo Alto iba bien. Había explicado cómo su startup de tecnología financiera, Chipper Cash, permitiría a los consumidores africanos enviarse dinero entre sí, en las fronteras nacionales, de forma más económica y sencilla que el anticuado sistema bancario, una especie de Venmo para el continente.

Luego vino una pregunta de uno de los socios: “¿Por qué no vas a buscar donaciones y subsidios para financiar esto?”. Porque, respondió Serunjogi, este será un negocio lucrativo. El socio despistado insistió: “¿Por qué no hablas con Unicef o una empresa de inversión de impacto?”. Serunjogi discretamente se niega a nombrar la empresa, o decir qué VC le dijo más tarde que “independientemente de cuáles sean las métricas, tengo que aplicar un descuento a este negocio porque está en África”.

Esos recuerdos aún duelen, a pesar de que Chipper Cash ahora ha recaudado US$300 millones de una lista de capitales de riesgo de primer nivel, y más recientemente en noviembre logró una valoración de US$2.200 millones. “Estas eran cosas que tendría que tomar con seriedad. Pero fue indignante, y todavía lo es”, dice Serunjogi desde la oficina de San Francisco donde él, el cofundador Maijid Moujaled y casi una quinta parte de los 350 empleados de la compañía tienen su sede. Los dos fundadores tienen cada uno una participación estimada del 10% en Chipper, lo que se traduce en fortunas en papel por encima de los US$200 millones.

image-1
El presidente de Chipper, Maijid Moujaled, y el director general, Ham Serunjogi, en su sede de San Francisco, donde se ubicaron para acceder al capital riesgo. ETHAN PINES PARA FORBES

Sheel Mohnot, exsocio de 500 Startups, el primer patrocinador de Chipper Cash, señala cierta resistencia inicial de los inversores gracias a la ignorancia sobre África. “Nadie estaba invirtiendo en África en ese momento”, dice. Eso ha cambiado. Según CB Insights, los capitalistas de riesgo invirtieron US$1.500 millones en fintech africanas el año pasado, siete veces más que en 2020. Los africanos subsaharianos tienen actualmente 605 millones de cuentas de dinero móvil registradas, con las que pueden enviar efectivo a través de mensajes de texto, frente a los 469 millones de 2018. Eso hace que el área sea un terreno fértil para aplicaciones financieras de consumo más avanzadas.

Cuatro años después de su fundación, Chipper Cash tiene 5 millones de usuarios registrados en siete países, incluidos Uganda, Ghana y Nigeria. No solo ofrece transferencias de dinero a bajo costo, sino también pago de facturas, comercio de criptomonedas y la posibilidad de comprar acciones estadounidenses. Excluyendo las criptotransacciones, obtuvo más de US$75 millones en ingresos en 2021, en comparación con los US$18 millones de 2020. También es una de las recién llegadas a las 50 Forbes Fintech de este año.

La idea de Chipper Cash nació cuando Serunjogi, en edad de ir a la escuela secundaria, vio los problemas que enfrentó su padre al tratar de mover dinero a través del anquilosado sistema bancario de África. La familia de Serunjogi vivía en Gayaza, una ciudad de Uganda a 10 millas de Kampala, la capital. Sus padres eran dueños de una granja y su padre también dirigía una operación informática que ayudaba a las empresas locales a instalar redes. Aunque eran apenas ricos, la familia envió a Serunjogi y a sus dos hermanos a una escuela secundaria privada y los inscribió en un club de natación competitivo. En 2010, Serunjogi, entonces de 16 años, formó parte del equipo olímpico juvenil de Uganda. Después de tener problemas para completar una transferencia bancaria, su padre se vio obligado a volar a Sudáfrica con un sobre lleno de efectivo para pagarle al entrenador de natación de su hijo mientras entrenaban allí.

Después de la escuela secundaria, Serunjogi siguió a su hermano mayor a Grinnell, una pequeña universidad de artes liberales en Iowa conocida por su excelencia académica, donde ambos nadaron en el equipo universitario. En Grinnell conoció a Moujaled, un estudiante de ciencias de la computación de Ghana que había iniciado un popular grupo de estudiantes de codificación. Casi de inmediato, los dos comenzaron a hablar sobre el desarrollo de una aplicación africana de transferencia de dinero. Pero primero querían experiencia tecnológica del mundo real y necesitaban visas de trabajo. Entonces, durante su tercer año, Serunjogi envió correos en frío a Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg y consiguió una pasantía en Facebook, que se convirtió en un trabajo de tiempo completo en Dublín después de graduarse en 2016.

En la primavera de 2018, Serunjogi le envió un mensaje de texto a Moujaled, que trabajaba como ingeniero de software en San Francisco, para decirle que era hora de ponerse en marcha. Serunjogi renunció a su trabajo y se mudó al estudio de Moujaled, durmiendo en un colchón de aire en la cocina. Los dos usaron sus ahorros combinados de menos de US$30.000 y el salario actual de Moujaled como capital inicial. Lanzaron una versión de prueba de su aplicación en julio de 2018, lo que permitió a los clientes enviar dinero de Uganda a Ghana de forma gratuita.

Hicieron propuestas a más de 50 firmas de capital de riesgo hasta que, en noviembre de 2018, 500 Startups acordó invertir US$150.000. Antes de que se firmaran los papeles, Mohnot transfirió US$40.000 a Chipper después de que Serunjogi le dijera que estaba a punto de dejar de pagar el alquiler. “Le estaré eternamente agradecido por eso”, dice Serunjogi.

La aplicación gratuita y fácil de usar de Chipper fue una gran mejora con respecto a las alternativas disponibles. Por ejemplo, M-Pesa de Kenia, que se lanzó en 2007, cobra del 1% al 2% por muchas transferencias nacionales.

A mediados de 2019, Chipper Cash estaba disponible en Uganda, Ghana, Kenia y Ruanda. Pronto se expandió a Nigeria, el mercado más grande de África con más de 200 millones de habitantes, y para fines de año tenía 600.000 clientes. También introdujo una tarifa de intercambio de divisas del 2% al 5% para comenzar a generar ingresos. A medida que bitcoin aumentó de US$14.000 a US$20.000 en el otoño de 2020, Chipper comenzó a permitir que los usuarios compraran y vendieran bitcoin y ether, estableciendo una segunda línea lucrativa de negocios: las tarifas comerciales. Alcanzó una valoración de US$2.200 millones a finales de 2021, con inversiones de empresas como FTX de Sam Bankman-Fried, Ribbit Capital y Bezos Expeditions. Las transacciones crecieron de US$200 millones en el primer trimestre de 2021 a US$1.600 millones 12 meses después.

Todo ese crecimiento viene con desafíos adicionales de alto riesgo. Uno es la liquidez: Chipper debe asegurarse de tener suficientes fondos en cada país para admitir transferencias instantáneas. Cuando no es así, los tiempos de transacción pueden extenderse a un día completo o más. El dinero puede resolver ese problema. Una preocupación mayor es la competencia. La startup Wave, con sede en Senegal, ofrece servicios similares (aunque en diferentes países hasta ahora) y obtuvo una valoración de US$1.700 millones el año pasado. Otras compañías de remesas como Remitly y Wise aún no permiten que las personas envíen dinero de un país africano a otro, pero nada les impide ingresar al mercado.

Por ahora, Serunjogi se centra en mantener el fuerte crecimiento de Chipper, avanzar hacia la rentabilidad y ayudar a los africanos mientras lo hace. Los clientes se benefician, dice, cuando pueden mover dinero fácilmente y tienen nuevas formas de invertir y generar riqueza. “Creo profundamente en el papel del espíritu empresarial y el capitalismo para mejorar la vida de las personas que viven en los países en desarrollo”.

#NuestraRevista | Este es un artículo publicado en nuestra edición de la revista Forbes Colombia de agosto.  Si desea recibir esta información de primera mano en nuestra revista física, ingrese aquí para suscribirse.

Publicidad
Publicidad