Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Los papas que renuncian son humildes, dice Francisco en una visita al centro de Italia

En una entrevista concedida a Reuters el mes pasado, Francisco, de 85 años, se rió de la idea, diciendo que “nunca se me había ocurrido”.

Publicado

on

El papa Francisco, que ha dicho a menudo que podría dimitir si la mala salud le impide dirigir la Iglesia católica, elogió el domingo la humildad de uno de los pocos papas de la historia que dimitió voluntariamente en lugar de gobernar de por vida.

L’Aquila, una ciudad del centro de Italia que Francisco visitó brevemente, es el lugar de enterramiento de Celestino V, que renunció como Papa en 1294 después de sólo cinco meses para volver a su vida de eremita, estableciendo una prerrogativa papal.

El papa Benedicto XVI, que en 2013 se convirtió en el primer pontífice en unos 600 años en renunciar voluntariamente, visitó L’Aquila cuatro años antes de dimitir. En el pasado, Francisco también ha elogiado el valor de Benedicto.

Cuando el Vaticano anunció en junio el viaje de Francisco a L’Aquila para inaugurar una “fiesta del perdón” anual, alimentó especulaciones de que una conjunción de eventos -incluyendo la creación de nuevos cardenales el sábado y reuniones que el lunes sobre la nueva constitución del Vaticano- podría presagiar un anuncio de renuncia.

Sin embargo, en una entrevista concedida a Reuters el mes pasado, Francisco, de 85 años, se rió de la idea, diciendo que “nunca se me había ocurrido”, aunque dejó abierta la posibilidad de que pudiera dimitir por motivos de salud en un futuro lejano.

En la homilía de una misa para miles de personas en una céntrica plaza, Francisco señaló que en “La Divina Comedia”, Dante Alighieri condenó a Celestino por haber llevado a cabo lo que el poeta medieval llamó “La gran negativa”.

Pero Francisco, que rezó en silencio ante la tumba de Celestino, dijo que al renunciar al poder, Celestino demostró la fuerza que proviene de la humildad.

“A los ojos de los hombres, los humildes son vistos como débiles y perdedores, pero en realidad, son los verdaderos ganadores porque son los únicos que confían plenamente en el Señor y conocen su voluntad”, dijo Francisco.

Reuters

Publicidad
Publicidad