Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Crisis energética: ¿puede la Unión Europea poner límite a los precios del gas y la electricidad?

A medida que los precios se disparan, aumenta la presión por establecer un límite al precio del gas y de la electricidad en la UE. ¿Cómo funciona el mercado eléctrico? ¿Se puede reformar para evitar tanta inestabilidad?

Publicado

on

Como respuesta a la crisis energértica, Alemania reinició la central de carbón de Heyden. | DW.

La Unión Europea (UE) propuso por primera vez establecer un tope al precio del gas y de la electricidad en marzo pasado, luego de que los tanques rusos entraran en Ucrania.

Desde la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, se dijo entonces que el bloque debería considerar “opciones para una intervención temporal en el mercado a corto plazo, para limitar los aumentos de precios”. Seis meses después, aún no se ha impuesto un límite en toda la UE.

La República Checa, que ocupa la presidencia rotatoria del bloque por seis meses, convocó la víspera una reunión de emergencia de ministros de Energía de la UE para este 9 de septiembre.

¿Cómo se cotiza la electricidad?

Si bien algunos proveedores producen su propia energía, la mayor parte del precio que pagan las empresas de electricidad lo establecen los mercados financieros, donde los productores, las empresas de servicios públicos y los especuladores compiten en función de la oferta y la demanda.

A los productores de electricidad se les paga el mismo precio a pesar de tener gastos muy diferentes. Las centrales eléctricas de gas son mucho más caras de operar que las eólicas o solares y, por dicha razón, tienden a establecer el precio general del mercado.

El gas también exige una prima, ya que se utiliza para responder a las fluctuaciones en la demanda de electricidad. Las centrales eléctricas de gas pueden funcionar con rapidez en períodos de máxima demanda.

¿Cuándo bajarán los precios?

Algunos expertos de la industria ahora creen que los precios probablemente se mantendrán elevados durante varios años. El presidente ejecutivo del gigante energético Shell, Ben van Beurden, dijo en una conferencia en Noruega que los altos precios podrían durar “varios inviernos” y habló de la posible necesidad de racionar la energía.

Lea también: Rusia cierra el gasoducto por el que envía gas a Europa

La ministra de energía de Bélgica, Tinne Van der Straeten, advirtió que los próximos “cinco a diez” inviernos serán “terribles” si no se hace nada para limitar los precios.

Nathan Piper, analista de petróleo y gas de Investec, dijo a la agencia de noticias PA que “la era de la energía más barata ha terminado” a medida que Europa reduce su dependencia de la energía rusa y aumenta la demanda de gas natural licuado (GNL).

¿Funcionaría establecer un precio tope?

La Comisión Europea aún tiene que decidir si un precio máximo se aplicaría a los precios al consumidor, al gas ruso o a todas las importaciones de gas a la UE.

En España y Portugal, ya se está aplicando un límite máximo a los precios de la energía a base de gas que pagan los consumidores, mientras que Francia ha limitado las subidas de los precios de la electricidad.

Sin embargo, el economista alemán Daniel Gros escribió para el grupo de expertos CEPS que un tope de precios al consumidor sería efectivamente un subsidio a los combustibles fósiles, “que es lo opuesto a lo que necesitamos para alcanzar emisiones netas cero”. Un precio límite del gas ruso, opina este experto, solo tendría sentido si Moscú no corta los suministros.

Para Claudia Kemfert, analista de política energética del Instituto Alemán de Investigación Económica, un precio máximo “no es la solución”, y advierte que podría convertirse en un costoso subsidio a largo plazo. Por eso, esta experta ha pedido ayuda específica para los consumidores.

¿Hay más opciones?

La Comisión Europea anunció este lunes que estaba trabajando en una reforma estructural del mercado eléctrico a más largo plazo.

Se dice que en la UE están considerando fijar el precio de la electricidad por separado del precio del gas, para tener en cuenta el precio mucho más bajo de otras fuentes de energía.

Según los informes, el ministro de Economía alemán, Robert Habeck, respalda un precio máximo y habló también este fin de semana de una reforma de los mercados energéticos a más largo plazo, para que los precios ya no se fijen de acuerdo con qué fuente de energía (el gas, en la actualidad) es la más cara.

Articulos relacionados

Articulos relacionados

Publicidad
Publicidad