Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Kim Kardashian lanza una firma de capital privado con un exsocio del gigante Carlyle

Kardashian, cuya fortuna Forbes estima en US$1.800 millones, es la última celebridad en profundizar en el capital privado.

Publicado

on

Foto: Forbes.

Kim Kardashian, una multimillonaria por sus marcas de belleza y fajas, está expandiendo su imperio comercial, asociándose con un ex socio de Carlyle Group en una nueva firma de capital privado.

Hechos clave:

Kardashian y Jay Sammons, exjefe de consumidores, medios y venta minorista de Carlyle, le dijeron por primera vez al Wall Street Journal sobre el lanzamiento de SKKY Partners, un juego de palabras con las iniciales de Kardashian.

Sammons le dijo al Journal que la madre de Kardashian, Kris Jenner, será socia de la firma, aunque Sammons y Kardashian no comentaron sobre el tamaño esperado del fondo ni sobre otros inversores.

SKKY planea invertir en empresas de consumo, digitales, de medios, de hospitalidad y de lujo, dijo la firma en una publicación de Instagram el miércoles.

Sammons, quien este verano dejó Carlyle, una de las compañías de capital privado más grandes del mundo, supervisará las operaciones de SKKY, según el Journal.

SKKY no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de Forbes.

La fortuna de Kim:

Estimamos que Kardashian tiene una fortuna de US$1.800 millones en gran parte a sus participaciones en sus compañías KKW Beauty y Skims. Forbes nombró a Kardashian multimillonaria por primera vez en abril de 2021. Kardashian es una de varias empresarias adineradas de su familia: su ex esposo Kanye West tiene un valor de US$2.000 millones, mientras que su media hermana Kylie Jenner y Kris Jenner tienen fortunas de US$ 600 millones y US$ 230 millones, respectivamente.

Antecedentes:

Kardashian es la última celebridad en lanzar su propia firma de capital privado o capital de riesgo, siguiendo a artistas como el rapero Jay-Z, el actor Ashton Kutcher y los atletas Serena Williams y Kevin Durant. Una estrella de la telerrealidad desde hace mucho tiempo y una de las figuras más seguidas en las redes sociales, Kardashian aprovechó su fama en numerosos acuerdos de patrocinio lucrativos y lanzó su compañía de belleza KKW Beauty en 2017 y la marca de ropa Skims en 2019. Una ronda de financiación de enero valoró a Skims en US$3.200 millones, lo que hace que la participación estimada del 35% de Kardashian en la compañía valga más de US$1.000 millones. Kardashian anunció el cierre de KKW Beauty en julio pasado y dijo que planeaba cambiar su marca. En junio, lanzó una línea de cuidado de la piel de alta gama, SKKN By Kim, la aparente sucesora de KKW Beauty, en colaboración con Coty, que compró una participación del 20 % en KKW Beauty en 2020 por 200 millones de dólares.

Tangente:

En diciembre, Kardashian anunció que aprobó el examen “Baby Bar” de California, una prueba requerida para los aspirantes a abogados que no asisten a facultades de derecho acreditadas. Kardashian, cuyo padre, Robert Kardashian, fue un abogado defensor que representó a O.J. Simpson en su juicio por asesinato, es aprendiz en un bufete de abogados de San Francisco.

Publicidad
Publicidad