Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Carlos, un príncipe sin pelos en la lengua, podría tener que contenerse como rey

Ridiculizado por algunos por sus opiniones y acusado de inmiscuirse en asuntos políticos y sociales que no le conciernen, el ahora rey Carlos III siempre ha creído que debe poder decir lo que piensa sobre temas que considera importantes también para los británicos.

Publicado

on

Foto: EFE.

Durante su larga espera para ascender al trono, el rey Carlos III se distinguió por sus opiniones francas sobre todo tipo de temas, desde el cambio climático hasta la arquitectura. Ahora que es monarca, es posible que este hombre de 73 años intente esconder sus cartas.

Ridiculizado por algunos por sus opiniones y acusado de inmiscuirse en asuntos políticos y sociales que no le conciernen, Carlos siempre ha creído que debe poder decir lo que piensa sobre temas que considera importantes también para los británicos.

ero Carlos ha dicho que era consciente de que heredero del trono y monarca eran dos papeles muy diferentes.

En un documental televisivo con motivo de su 70º cumpleaños en 2018, Carlos trató de acallar los temores de que utilizará su posición para promover sus causas favoritas.

“La idea, de alguna manera, de que voy a seguir exactamente igual, si quiero tener éxito, es una completa tontería porque las dos —las dos situaciones— son completamente diferentes”, dijo.

Preguntado sobre si su campaña pública continuará cuando sea rey, dijo: “No, no lo haré. No soy tan estúpido”.

Ese cambio puede no ser tan sencillo.

Durante años, Carlos se ha encontrado entre el estilo más tradicional de monarquía al que se adhirió su madre y bajo el que él se crió y una versión más moderna y cercana que personifica su hijo, y ahora heredero, el príncipe Guillermo.

Eso deja una contradicción entre que persiga causas socialmente liberales, por un lado, y que sea intrínsecamente conservador, por otro, una dicotomía que algunos comentaristas advierten que podría resultar difícil para Carlos y el público.

La periodista Catherine Mayer dijo en una biografía de 2015 que a los cortesanos reales les preocupaba que Carlos persiguiera un estilo radical de monarquía y que su pasión por ciertas causas, especialmente las medioambientales, había causado inquietud en el Palacio de Buckingham y con la propia reina Isabel, ya fallecida.

“Algunos cortesanos —y la propia soberana— temen que ni la Corona, ni sus súbditos, toleren el choque de lo nuevo”, escribió Mayer.

“Sienten que antepone sus pasiones más cerebrales —su activismo— a su trabajo real. Están muy lejos de convencerse de la visión evolutiva de Carlos: que la acción y la realeza pueden sintetizarse”.

Según la constitución no escrita de Reino Unido, se supone que la familia real está por encima de la política e Isabel II se guardó sus opiniones durante su reinado de más de siete décadas.

“No tengo ni idea de cuál es su política real y eso que fui primer ministro durante 10 años”, dijo Tony Blair, quien estuvo en Downing Street de 1997 a 2007.

LA MERLUZA NEGRA

No sólo sus opiniones han causado preocupación, sino también sus intentos de plantear problemas al Gobierno de turno. En 2013, se reveló que Carlos había mantenido 36 reuniones con ministros del Gobierno en los tres años anteriores.

Dos años más tarde, el máximo tribunal británico dictaminó que podían publicarse más de 40 cartas enviadas por Carlos o sus colaboradores a los ministros, apodadas las “notas de la araña negra” por la letra garabateada del príncipe.

Los temas abarcan desde la vivienda rural asequible, la calidad de la comida en los hospitales y la conservación de los edificios históricos hasta los recursos para las tropas británicas en Irak y el destino de la merluza negra.

En junio de este año, Carlos provocó una reacción de los ministros después que se informara que había criticado la política del Gobierno de enviar solicitantes de asilo a Ruanda.

“El príncipe Carlos es un adorno para nuestra vida pública, pero dejará de ser encantador si intenta comportarse de la misma manera cuando sea rey”, dijo un alto ministro no identificado al Times. “Eso planteará graves problemas constitucionales”.

En 2014, Carlos también provocó una disputa diplomática cuando se hicieron públicos unos comentarios privados en los que supuestamente comparaba al presidente ruso, Vladimir Putin, con Adolf Hitler tras la anexión de Crimea por parte de Rusia.

“Tiene una visión del mundo y quiere imponer su visión de ese mundo, así que en todos los sentidos no quiere ajustarse a las expectativas, por lo que eso le convierte en un rebelde”, dijo Tom Bower, que escribió una biografía de Carlos coincidiendo con su 70 cumpleaños.

“Creo que si es un rey rebelde, la monarquía estará en peligro”.

En su nueva función, Carlos mantendrá audiencias privadas semanales con el primer ministro en las que discutirán asuntos de Gobierno.

Si sus intervenciones en los asuntos políticos van más allá de eso es lo que los asesores reales están conteniendo la respiración para descubrir, dicen los medios de comunicación de los círculos reales internos.

“Su papel cambiará cuando se convierta en soberano. En ese momento, estará sujeto a las convenciones relativas al asesoramiento. Sus discursos y actos serán entonces los de sus ministros. Creo que es absurdo pensar que no es consciente de ello”, dijo el historiador constitucional Vernon Bogdanor en una conferencia de 2017.

Republic, un grupo que hace campaña por la abolición de la monarquía, dice que tiene un mensaje sencillo para el nuevo rey.

“Si Carlos quiere participar en la política, que se presente a las elecciones”, dice.

El antiguo secretario privado de Carlos, William Nye, dijo que el nuevo rey seguiría el ejemplo de su madre y su abuelo Jorge VI, al tiempo que se basaría en sus propias experiencias.

Sin embargo, el propio Carlos ha sugerido que hay algunos temas sobre los que se negará a ser silenciado.

“Te acusan de ser polémico sólo porque intentas llamar la atención sobre cosas que no forman parte necesariamente del punto de vista convencional”, dijo Carlos en una entrevista para una revista con motivo de su 70º cumpleaños.

“Mi problema es que me parece que hay demasiadas cosas que hay que hacer o por las que hay que luchar”.

Reuters

Publicidad
Publicidad