Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Alquileres y alimentos impulsan los precios al consumidor en EEUU

El presidente de la Fed, Jerome Powell, reiteró la semana pasada que el banco central estaba “fuertemente comprometido” con la lucha contra la inflación.

Publicado

on

Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron inesperadamente en agosto y la inflación subyacente repuntó en medio del creciente costo de los alquileres y los alimentos, lo que da pie a la Reserva Federal a realizar una tercera alza de las tasas de interés de 75 puntos básicos el próximo miércoles.

Las lecturas de inflación sorpresivamente firmes reportadas por el Departamento de Trabajo el martes siguieron a datos recientes que muestran la resistencia del mercado laboral. Los informes sugirieron que la inflación podría permanecer elevada durante algún tiempo.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, reiteró la semana pasada que el banco central estaba “fuertemente comprometido” con la lucha contra la inflación.

“El renovado aumento en los precios subyacentes para agosto socava la tasa de inflación general más débil impulsada por los costos más bajos de la gasolina”, dijo Ben Ayers, economista senior de Nationwide en Columbus, Ohio.

“Esto debería asegurar otro aumento de la tasa de 75 puntos básicos en la reunión de política monetaria de la próxima semana, ya que la Fed continúa adoptando una postura firme contra la inflación”, agregó.

El índice de precios al consumidor subió un 0,1% el mes pasado, tras permanecer sin cambios en julio. Un desplome caída del 10,6% en los valores de la gasolina fue compensado por aumentos en alquileres, alimentos y atención médica.

Los precios de los alimentos avanzaron un 0,8%, y el costo de los alimentos consumidos en el hogar aumentó un 0,7%. Los consumidores también pagaron más por la electricidad y el gas natural.

Los economistas encuestados por Reuters habían previsto que el IPC bajaría un 0,1%. En los 12 meses hasta agosto, el IPC aumentó un 8,3%. Si bien se trata de una desaceleración respecto a la subida del 8,5% de julio, la inflación marcha muy por encima del objetivo del 2% de la Fed.

Más allá del dilema que presentan las cifras de inflación de agosto para la Fed, también son un dolor de cabeza para el gobierno de Joe Biden y los demócratas del Congreso que esperan limitar sus pérdidas en las elecciones de mitad de período de noviembre, que se proyecta cambiarían la Cámara de Representantes a manos republicanas.

Aunque el IPC anual alcanzó un máximo del 9,1% en junio, lo que supuso la mayor subida desde noviembre de 1981, se ha mantenido por encima del 8% durante seis meses consecutivos. Con solo un informe más del IPC antes del día de las elecciones, es poco probable que relaje su nivel antes de que los estadounidenses se dirijan a las urnas.

Los precios de la gasolina en Estados Unidos han descendido desde un máximo histórico de más de 5 dólares por galón en junio, según datos de la AAA. El martes, promediaban 3,707 dólares por galón.

Los funcionarios de la Fed se reúnen para su reunión de política monetaria el próximo martes y miércoles. Los mercados financieros casi han descontado un aumento de la tasa de 75 puntos básicos, según la herramienta FedWatch de CME.

La Fed ha subido dos veces su tasa de interés en tres cuartos de punto porcentual, en junio y julio. Desde marzo, ha elevado ese tipo desde cerca de cero hasta su rango actual del 2,25% al 2,50%.

Los datos de la semana pasada mostraron que las solicitudes iniciales de subsidios por desempleo se encuentran en el nivel más bajo de los últimos tres meses y el crecimiento del empleo fue sólido en agosto. El último día de julio había dos ofertas de trabajo por cada desempleado.Read full story

Ello está apoyando el fuerte aumento de los salarios, contribuyendo a la subida de los precios de los servicios y manteniendo elevada la inflación subyacente.

Excluyendo los componentes volátiles de los alimentos y la energía, el IPC subió un 0,6% en agosto, tras avanzar un 0,3% en julio. Los economistas habían pronosticado que el llamado IPC subyacente aumentaría un 0,3%.

La inflación subyacente también fue impulsada por los precios más altos de muebles para el hogar y operaciones, así como de vehículos automotores nuevos, seguros de vehículos automotores y educación. Pero hubo disminuciones en los costos de las tarifas aéreas, comunicaciones y automóviles y camiones usados.

El llamado IPC subyacente aumentó un 6,3% en los 12 meses transcurridos hasta agosto, tras haber subido un 5,9% en julio.

Reuters

Publicidad
Publicidad