Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

El S&P 500 enfrenta la mayor caída este año debido a que la inflación se mantiene obstinadamente alta

Los precios al consumidor subieron un 8,3% en los 12 meses que terminaron en agosto en los Estados Unidos, una caída por segundo mes consecutivo pero aún más alta de lo esperado.

Publicado

on

Foto: EFE.

Las acciones cayeron durante todo el día martes después de que el informe de inflación del mes pasado de Estados Unidos registrara un aumento más pronunciado de lo esperado en los precios al consumidor, ya que los inversionistas temen que la Reserva Federal siga aumentando las tasas de interés para combatir la inflación.

El promedio industrial Dow Jones bajó 1276 puntos, o un 3,94 %, al cierre del mercado, mientras que el S&P 500 cayó un 4,32 % y el Nasdaq se hundió un 5,2 %, marcando el peor día de 2022 para los tres índices.

Las pérdidas, que eliminaron una gran parte de las ganancias bursátiles recientes, se produjeron después de que los datos publicados anteriormente por el Departamento de Trabajo mostraran que los precios al consumidor aumentaron un 8,3% más de lo esperado en los 12 meses que terminaron en agosto, impulsados por aumentos en vivienda, precios de alimentos y atención médica.

Los datos de inflación de agosto mostraron que los aumentos de precios se desaceleraron por segundo mes consecutivo, debido en gran parte a la disminución de los precios de la gasolina, pero aun así marcaron un aumento del 0,1 % en los precios generales desde julio después de que los economistas predijeran una caída del 0,1 %.

Cita crucial:

“Los mercados se vieron sacudidos por un desagradable dato del IPC esta mañana y están respondiendo de la misma manera”, dijo Cliff Hodge, director de inversiones de Cornerstone Wealth. “Desafortunadamente para los mercados, esta impresión reforzará la necesidad de que la Fed siga siendo agresiva y probablemente mantendrá un control sobre los activos de riesgo en el futuro previsible”.

Antecedentes:

La inflación alcanzó un máximo de cuatro décadas del 8,5 % en julio y del 9,1 % en junio, lo que llevó a la Reserva Federal a subir aún más las tasas de interés para combatir el aumento de los precios. La inflación subyacente, que no incluye los volátiles precios de los alimentos y la energía, aumentó un 0,6 % mensual en agosto, el doble de lo que pronosticaron los economistas y el doble del aumento del 0,3 % de julio, aunque los precios de la gasolina cayeron desde máximos históricos este verano. Los funcionarios de la Fed han dicho en las últimas semanas que el banco central continuará elevando las tasas de interés hasta que vean disminuciones significativas en la inflación, un cambio que han dicho que probablemente “llevará algún tiempo”. El informe de inflación de agosto es el último que verá la Fed antes de una reunión a fines de septiembre en la que se espera que el banco central eleve las tasas de interés en 0,75 puntos porcentuales por tercera vez. Los últimos datos de precios al consumidor podrían hacer que el banco central continúe subiendo las tasas de interés por más tiempo de lo que predijeron algunos inversionistas.

Publicidad
Publicidad