Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Inflación interanual de Estados Unidos aumentó 8,2% en septiembre

El IPC anual alcanzó un máximo de 9,1% en junio, que fue el mayor avance desde noviembre de 1981.

Publicado

on

Inflación

Los precios al consumidor de EE. UU. aumentaron más de lo esperado en septiembre y las presiones inflacionarias subyacentes continuaron aumentando, lo que reforzó las expectativas de que la Reserva Federal subirá la tasa de interés por cuarta vez en 75 puntos básicos el próximo mes.

El índice de precios al consumidor subió un 0,4% el mes pasado después de ganar un 0,1% en agosto, dijo el jueves el Departamento de Trabajo. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el IPC subiría un 0,2%.

En los 12 meses hasta septiembre, el IPC aumentó un 8,2% después de subir un 8,3% en agosto. El IPC anual alcanzó un máximo de 9,1% en junio, que fue el mayor avance desde noviembre de 1981.

A pesar de la moderación continua a medida que las cadenas de suministro se relajan y los precios del petróleo retroceden desde los máximos observados en la primavera, la inflación está muy por encima del objetivo del 2% de la Fed.

Lea también: Las fuerzas detrás de la inflación

Es probable que los precios de la gasolina hayan tocado fondo tras la decisión de la semana pasada de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados de reducir la producción de petróleo. La guerra de Rusia contra Ucrania plantea un riesgo al alza para los precios de los alimentos.

Una inflación obstinadamente alta y un mercado laboral ajustado le permiten al banco central de EE. UU. mantener su postura de política monetaria agresiva por un tiempo. La semana pasada, el gobierno informó un sólido crecimiento del empleo en septiembre, y la tasa de desempleo volvió a caer a un mínimo previo a la pandemia del 3,5% desde el 3,7% en agosto.

Los mercados financieros casi han descontado otros tres cuartos de punto porcentual de aumento de la tasa en la reunión de política monetaria de la Fed del 1 al 2 de noviembre, según la herramienta FedWatch de CME.

Desde marzo, la Fed ha aumentado su tasa de política desde casi cero hasta el rango actual de 3,00% a 3,25%. Las minutas de la reunión de la Fed del 20 al 21 de septiembre publicadas el miércoles mostraron que los formuladores de políticas “esperaban que las presiones inflacionarias persistieran en el corto plazo”.

Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el IPC subió un 0,6% en septiembre después de subir un 0,6% en agosto. El llamado IPC subyacente saltó un 6,6% en los 12 meses hasta septiembre. El IPC subyacente subió un 6,3% interanual en agosto.

La inflación subyacente está siendo impulsada en gran medida por los mayores costos de alquiler de viviendas. Los datos gubernamentales del miércoles mostraron la lectura más débil en los precios básicos de los bienes de producción en casi dos años y medio en septiembre. Sin embargo, el traspaso de la inflación del productor a la inflación del consumidor probablemente lleve un tiempo.

Lea también: TLC con EE. UU. afrontará su mayor desafío a los 10 años cumplidos

Algunas de las presiones inflacionarias provienen del ajustado mercado laboral. Un segundo informe del Departamento de Trabajo del jueves mostró que la cantidad de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo aumentó moderadamente la semana pasada. Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo aumentaron 9,000 a 228,000 desestacionalizados para la semana que terminó el 8 de octubre.

Los economistas habían pronosticado 225.000 solicitudes para la última semana. El mercado laboral sigue ajustado. Hubo 1,7 puestos vacantes por cada desempleado el último día de agosto, y los despidos también siguen siendo bajos.

Las minutas de la reunión de septiembre de la Fed también mostraron que los formuladores de políticas “anticiparon que los desequilibrios de oferta y demanda en el mercado laboral disminuirían gradualmente” y “que la transición hacia un mercado laboral más débil estaría acompañada por un aumento en la tasa de desempleo”.

Reuters.

Publicidad
Publicidad