Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Editors' Picks

Listado: millonarios de EE. UU. que construyeron su fortuna sin haber ido a la universidad

La mayoría de los multimillonarios de EE.UU. tienen un título universitario, pero estas superestrellas hechas a sí mismas construyeron sus fortunas con solo un diploma de escuela secundaria.

Publicado

on

Jimmy John Liautaud abrió la primera tienda de sándwiches Jimmy John’s en enero de 1983, solo unos meses después de graduarse de la escuela secundaria. El padre veterano del ejército de Liutaud le dio la opción de alistarse o iniciar un negocio después de la escuela secundaria. Eligió este último.

Liautaud tuvo dificultades en sus clases de secundaria debido a una dislexia no diagnosticada. Él era “un verdadero niño de la calle”, dice sobre crecer en Cary, Illinois, lo que le enseñó mucho sobre la jerarquía, el honor y “la eficiencia de ser honesto”.

Lea también: Sandra Forero anunció su salida de la presidencia de Camacol

“Tenés que estar en la calle”, dice Liautaud, una lección que aplica para ser un hombre de negocios exitoso. “Cuando dices que vas a aparecer a las tres, aparecés a las tres. Cuando dices que vas a hacer algo, lo hacés”.

El negocio despegó y, en 2016, Liautaud vendió una participación estimada del 65 % en Jimmy John’s a la firma de capital privado Roark Capital en un acuerdo que valoró a la empresa en 3.000 millones de dólares. Vendió su participación restante en Jimmy John en 2019 a Inspire Brands, una rama de Roark Capital, por un monto no revelado.

Ahora con un valor estimado de US$ 1,7 mil millones, Liautaud es uno de aproximadamente 700 multimillonarios estadounidenses que se graduaron de la escuela secundaria pero nunca asistieron a la universidad (sin incluir a aquellos que se inscribieron y abandonaron como Mark Zuckerberg o Bill Gates).

Diane Hendricks, la mujer de negocios hecha a sí misma más rica de Estados Unidos, se vio obligada a dejar la escuela a los 17 años después de quedar embarazada, pero se aseguró de obtener su GED. Se casó con el padre pero la pareja se divorció tres años después. La madre soltera recién consiguió un trabajo como camarera en un Playboy Club local y luego vendió bienes raíces antes de cofundar el distribuidor de suministros para techos ABC Supply en 1982. No ir a la universidad, dice, la hizo más emprendedora. “Creé mis propias oportunidades de aprendizaje. Encontré modelos a seguir. Aprendí haciendo y de mis errores”, dice Hendricks por correo electrónico. “Seguir una carrera es mucho más importante que obtener un título”.

Dos de sus siete hijos también optaron por no ir a la universidad. “Mis dos hijos se pusieron a trabajar de inmediato”, dice Hendricks. “Nuestra familia cree firmemente que todo trabajo, todos los trabajos tienen valor, independientemente de si requieren un título universitario”.

Otro notable graduado de secundaria que debutó entre los más ricos del país en los últimos años es Dan Kurzius de MailChimp. Fue DJ a tiempo parcial, patinador competitivo y trabajó en bienes raíces antes de dedicarse al diseño web con el cofundador Ben Chestnut. Tanto él como Chestnut habían sido testigos de los desafíos a los que se enfrentaban las pequeñas empresas (su padre dirigía una panadería-charcutería que quebró) y pusieron en marcha Mailchimp, sin nunca recaudar dinero de los inversores. En septiembre de 2021, el gigante del software financiero Intuit anunció que compraría Mailchimp por US$ 12 mil millones en efectivo y acciones.

La persona más rica del país que ha hecho una fortuna sin asistir a la universidad es el magnate petrolero Harold Hamm. Hamm, el menor de 13 hermanos, creció en una granja en Oklahoma, recogió algodón cuando era niño y trabajó en una gasolinera cuando era adolescente. Con el tiempo, fundó su propia empresa de camiones para transportar agua a los campos petroleros y, en 1971, cuando Hamm tenía 25 años, había pedido un préstamo para perforar su primer pozo, lo que dio inicio a su carrera en la extracción de petróleo.

Actualmente presidente y director ejecutivo de la productora de petróleo Continental Resources, tiene una fortuna de 21.100 millones de dólares y ocupa el puesto 28 en la lista publicada recientemente de los 400 estadounidenses más ricos de Forbes.

Además de las dos docenas de multimillonarios que solo tienen un título de escuela secundaria, hay tres multimillonarios que ni siquiera obtuvieron un diploma: el ex peluquero y fundador de los productos para el cuidado del cabello OGX Todd Christopher, el pionero de la televisión por cable Alan Gerry y David Murdock de Dole Foods.

Aunque la riqueza acumulada por estos multimillonarios es cualquier cosa menos promedio, su nivel educativo se parece al de muchos estadounidenses. Alrededor del 28 % de los estadounidenses afirman tener un diploma de escuela secundaria como su nivel más alto de educación, y casi el 9 % nunca se graduó de la escuela secundaria. Más de las tres quintas partes de los estadounidenses no han completado una licenciatura, según datos de la Oficina del Censo de EE. UU. de 2022.

Aquí están los multimillonarios estadounidenses que amasaron sus fortunas sin asistir a la universidad:

  1. Harold Hamm:
    Valor neto: US$ 21,1 mil millones
    Fuente de riqueza: Petróleo y gas
    Residencia: Ciudad de Oklahoma, OK

2. David Green:

Valor neto: US$ 13.2 mil millones
Fuente de riqueza: Tiendas Hobby Lobby
Residencia: Ciudad de Oklahoma, OK

3. Diane Hendricks:

Valor neto: US$ 11,5 mil millones
Fuente de riqueza: Materiales de construcción
Residencia: Afton, WI

4. Christy Walton:

Valor neto: US$ 9,7 mil millones
Fuente de riqueza: Walmart
Residencia: Jackson, WY

5. Don Vultaggio:

Valor neto: US$ 6,6 mil millones
Fuente de riqueza: Bebidas de Arizona
Residencia: Port Washington, Nueva York

Publicidad
Publicidad