Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Economía y Finanzas

Un paso más cerca: Reforma tributaria es aprobada en el Senado

La votación final se llevará a cabo el jueves, a la espera de la decisión de la Cámara de Representantes. Será necesaria sesión de conciliación, que se desarrollará el 8 de noviembre.

Publicado

on

Finalmente, sucedió. Después de horas de debate en el Senado y antes de que el gobierno de Gustavo Petro cumpliera sus 100 primeros días, se aprobó la reforma tributaria que fungió como primer proyecto insignia de la nueva administración.

Mientras que las perspectivas apuntan a que el proyecto generará $84 billones en ingresos estatales en los próximos cuatro años, la cifra final del recaudo aún está a la espera de que la Cámara de Representantes apruebe el proyecto mañana, así como de la sesión de conciliación entre ambos recintos, prevista para el martes 8 de noviembre.

El inicio de la plenaria estaba pensado para arrancar a las 8.00 a.m., pero arrancó casi a las 11:00 a.m. en el Senado, específicamente con los 39 artículos de la reforma tributaria que no contaban con proposición. No obstante, las objeciones de los partidos de oposición, que pedían revisar los apartados referentes a las pensiones y la creación de hasta 6.000 puestos de trabajo en la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), retrasaron el ejercicio.

La votación no se llevó a cabo sino hasta las 3:00 p.m., momento en que se aprobaron los 39 artículos sin proposición en el Senado, así como seis adicionales con proposición avalada (20, 30, 35, 36 y 74). El resultado tuvo 60 votos positivos y 19 negativos, lo que dio aval a practicamente 50% de la reforma tributaria.

Convierta a Forbes Colombia en su fuente habitual de Economía y Finanzas

Entre dicho bloque se incluyen un incremento a la tarifa de ganancia ocasional del 10% al 15%, el impuesto de 20% a 25% de los ganadores de la lotería, la creación de ingresos en especie, la exención del 4×1.000 para personas con más de una cuenta bancaria, y el descuento en la tributación de empresas de ciencia y tecnologia del 25% a 30%, entre otros.

Acto seguido, hacia las 4:30 p.m., se procedió a decidir sobre el bloque de 29 artículos cuya proposición aún no está avalada. En dicho caso, se tomó la decisión de negar las proposiciones y aprobar estos puntos tal como estaban inicialmente.

Los puntos destacados que pasaron en este bloque incluyen la aprobación del impuesto al patrimonio, la definición del impuesto a los dividendos, la modificación del impuesto al carbono y su base gravable, el impuesto a los plásticos, las sanciones a las bebidas azucaradas, las facultades para que el presidente apruebe un nuevo régimen de aduanas, la reducción a las sanciones relacionadas con errores en declaraciones de renta, el aporte voluntario de impuestos y la definición de evasión tributaria.

Frente a la tarifa del impuesto al patrimonio, la decisión del Senado definió que la base gravable irá desde 0,5% para montos superiores a $3.000 millones, hasta 1,5% con valores por arriba de $10.000 millones.

Hasta ese momento, se habían aprobado hasta 77 artículos de los 90 incluidos en la ponencia radicada el lunes. Sin embargo, la recta final quedaba pendiente y no iba a ser tan fácil pasar esa página ante la complejidad de los artículos que quedaban por debatir.

Puntos de mayor desacuerdo

El último bloque de aprobación en el Senado se enfocó en los 13 artículos finales, cuyas proposiciones fueron leídas y publicitadas. Un punto clave en estas discusiones fue la eliminación del artículo 9, que apuntaba a los beneficios otorgados a megapensiones cotizadas en el exterior.

Al respecto, el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, sostuvo que dicho mecanismo se ha implementado en países como Costa Rica y Portugal, y lo calificó como una medida positiva para traer a los pensionados residentes en el extranjero a Colombia.

Asimismo, destacó que, en vez de eximirlos de obligaciones, el artículo busca que dichas pensiones sean equitativas con aquellas otorgadas a los trabajadores nacionales, incluyendo los impuestos. Pese a estos argumentos, el artículo fue eliminado con 49 votos a favor y 16 en contra.

Con respecto al artículo 48, referente al impuesto a las plataformas digitales, se debatió su eliminación para establecer un régimen de transición que garantice que dichas compañías no se vayan del país.

Asimismo, varios congresistas solicitaron que las mipymes queden exentas, además de otorgar un compás de espera al país para que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) establezca un acuerdo común al respecto en todos los países pertenecientes al organismo, pues se espera que el debate se dé hasta 2023.

Lea también: El elefante en el cuarto: los reparos del sector tecnológico frente al artículo 48 de la reforma tributaria

Frente a la postura del gobierno, Ocampo aclaró que este artículo busca aliviar una injusticia con las empresas nacionales, que deben pagar el mismo impuesto que se busca imponer a las plataformas internacionales. Incluso, sostuvo que dichas compañías sí pagan estos gravámenes en sus países de origen. De ahí que 59 congresistas votaran en contra de su eliminación.

Otros artículos que no tuvieron mucho debate, pero estuvieron en la cuerda floja, apuntaron al establecimiento del impuesto al patrimonio, el impuesto a los plásticos de un solo uso y el límite en los beneficios tributarios a las sociedades nacionales y extranjeras. Mientras que el primero se mantuvo con 62 votos a favor, el segundo continuó con 57 a favor y el tercero prosiguió con 56 votos a favor de dicho punto.

Donde sí hubo una discusión álgida fue en el artículo que apuesta por el impuesto a las iglesias, con fuertes posturas a favor y en contra. Mientras que el Pacto Histórico abordó el recaudo de estos establecimientos mediante ingresos como el diezmo como un recurso gravable, el Centro Democrático apeló a la labor filantrópica realizada con este dinero como un argumento para justificar su eliminación.

En este punto, el presidente del Senado, Roy Barreras, sostuvo que esta proposición no busca que las iglesias paguen impuestos y que no hagan su labor evangelizadora, sino que los negocios de los pastores sean objeto de gravámenes, pues “nada tienen que ver con la fe” y detalló que “algunos tratan de salvar el alma con esa condición de privilegio de aquellos que han utilizado el miedo, demonio e infierno para cobrar las indulgencias de la vida eterna”. A pesar de los motivos expuestos por el parlamentario, el artículo se eliminó con 57 puntos a favor.

Posteriormente, se procedió a la votación referente a la negación de las propuestas eliminatorias del último bloque de artículos (10, 28, 69, 86 y 90). Como resultado, 78 votos en el Senado se manifestaron en contra de la eliminación de dichos puntos. Acto seguido, se decidió sobre un nuevo grupo (7, 10, 14, 28, 64, 86 y 90) para aprobarlos tal como vienen en la ponencia. El resultado fue 58 votos a favor.

Lea también: Así avanza la reforma tributaria: estos son los cambios previos al segundo debate

Con respecto al artículo 75, que solo penaliza con cárcel a todo aquel que evade impuestos por tres veces consecutivas y por montos superiores a $1.000 millones, el resultado de la votación fue de 49 votos por la no eliminación de dicho punto, teniendo en cuenta las modificaciones avaladas por los ponentes de gobierno.

El último tema en debatirse fue el artículo 45, referente a los alimentos ultraprocesados y las bebidas azucaradas. En este punto, el senador del Pacto Histórico Gustavo Bolívar resaltó que se eliminó completamente el pan, incluído el que se vende en grandes superficies, de la lista de productos que deben pagar impuesto. Adicionalmente, se excluyeron a la miel, la leche y sus derivados, los bocadillos y las obleas, además del salchichón, la butifarra y la mortadela.

A su vez, Ocampo aclaró que las bebidas azucaradas serán gravadas a partir de 1 de julio del año entrante, mientras que los alimentos ultraprocesados empezarán para el 1 de septiembre de 2023. Esto con el fin de “no afectar la canasta familiar y la inflación“. Finalmente, el artículo obtuvo 43 votos a favor de la no eliminación del mismo, así como 52 votos para incluir las modificaciones mencionadas previamente.

La ronda de debates cerró con el artículo 58, relacionado con la ampliación de la nómina de la DIAN. Al respecto, el director de la entidad, Luis Carlos Reyes, destacó que este punto reafirma una facultad que el presidente ya tiene y lo catalogó como un aspecto esencial para cumplir compromisos contraídos con la OCDE en 2018 para fortalecer la lucha contra la evasión y aumentar el recaudo que se pierde por el no pago de impuestos, estimado entre $40 billones y $80 billones anuales.

Al cierre de la sesión, se votó la aprobación de los artículos nuevos incluidos en la reforma, cuyo resultado arrojó 67 senadores que se manifestaron a favor de dicho bloque, sellando la aprobación de la reforma en el Senado.

El elefante en el cuarto: los hidrocarburos

Para nadie es un secreto que el punto rojo de varios partidos estaba en el artículo 17 de la ponencia, que trataba sobre el impuesto a los hidrocarburos. A juicio de los sectores de oposición, asfixia a la minería y a la industria del petróleo y gas al provocar la eventual pérdida de hasta 82.000 barriles por día.

Cabe recordar que el impuesto a los usos del subsuelo abarca un recaudo de hasta $11,2 billones, cifra que supera ligeramente el 50% del monto total que espera captar la tributaria en su primer año.

Durante su espacio de 20 minutos al inicio del debate, el senador del Centro Democrático, Miguel Uribe, aseveró que “es un tiro en la cabeza” querer acabar el sector minero energético, mientras que la tributaria como tal es un tiro en el pie al socavar el crecimiento económico. Lo cierto es que la discusión se profundizó con el anuncio de sobretasas a los hidrocarburos, principalmente al sector petrolero.

Hay que destacar que todo lo anterior depende de los precios internacionales. La sobretasa al petróleo se mantendrá en 0% si el barril no supera los US$67,3, subirá a 5% si asciende de US$67,3 a US$75, llegará a 10% si sube de US$75 a US$82,2, y solo llegará a 15% si supera dicha cifra.

Lea también: Petro se pronuncia: La directriz del presidente es elevar el valor de Ecopetrol

Bajo esta perspectiva, el senador del Partido Conservador, Efraín Cepeda, detalló que debe continuar con las exploraciones de petróleo como actividad económica de la nación. “Suspenderla haría que los impuestos de los colombianos sirvan para tapar el hueco minero energético y no quede mucho para la deuda nacional”, añadió.

Por su parte, el senador de Cambio Radical, Didier Lobo, señaló que este artículo afectaría la economía de departamentos como Cesar y La Guajira. “No matemos la gallina de los huevos de oro asfixiándola con los tributos. Somos conscientes que deben pagar más, pero Colombia sería el único país que aplicaría la no deducibilidad como está en la reforma”, dijo.

En la misma bancada, el senador Carlos Abraham Jiménez recalcó que este artículo, al castigar a las empresas reguladas, puede dar garantías a la minería ilegal para que “sean más ricos y destruyan los bosques y los ríos del país”. Por ello, calificó a los proponentes como “destructores del medio ambiente”.

La senadora de la Alianza Verde, Angélica Lozano, mencionó que la deducibilidad por el concepto de regalías no tiene razón de ser, pero acompaña la gran incógnita sobre la transición energética, cuyas respuestas se esperan pero “no están en este artículo”.

Lea también: Minhacienda defiende sobretasa al petróleo e insiste en apuesta por energías renovables

Este artículo, al igual que el artículo 10, que apunta a las sobretasas de renta para petróleo y carbón, es uno de los elementos esenciales de esta reforma, de acuerdo con Ocampo. “Diría que lo que tratan es de capturar parte del ingreso de los sectores que están en mayor auge para las finanzas públicas. No se entendería que los productos de mayor auge, como petroleo y carbón, no lo hagan”, destacó.

Asimismo, el jefe de la cartera económica argumentó que el impacto es mucho más bajo de lo que se piensa. La no deducibilidad de regalías apenas representa una sobretasa de 3% para el petróleo y un poco mayor para el carbón, por lo que la sobretasa del artículo 10 es más baja para este último.

“Cuando tenemos auge de precios como el actual, que califican como condiciones excepcionales, el impuesto es de 50%, pero en tiempos normales apunta a 37%”, agregó Ocampo.

Bajo estas consideraciones, y luego de un largo debate entre todas las bancadas, se negó la eliminación del artículo con 66 votos a favor de mantenerlo en el proyecto.

¿Qué pasó en la Cámara?

Poco brilló en el debate, principalmente por el atraso en el inicio de las votaciones. De hecho, el primer bloque de artículos aprobados en la Cámara se dio minutos antes de las 6:00 p.m., pasando 24 puntos de las ponencia cuyas proposiciones no habían sido avaladas antes del debate.

De hecho, tras concluir esta etapa, los congresistas de la Cámara tardaron más de una hora en debatir las proposiciones del artículo enfocado en el impuesto a las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados, atrasándose aún más frente al avance del Senado, que en ese momento revisaba la última tanda de 13 puntos.

Solo tres horas después de iniciado el debate, se llegó a una determinación que apuntó a la exoneración de los mismos alimentos mencionados en el Senado, aunque con mayor anticipación. Otros temas destacados que se aprobaron en Cámara fueron el impuesto al patrimonio, cárcel para evasores y las ganancias ocasionales.

El problema llegó hacia las 10:30 p.m., momento en que levantaron la sesión con hasta 60 artículos aprobados. Para revisar el resto, citaron para continuar este jueves a primera hora, justo cuando el Senado estaba terminando de debatir su último punto, concerniente precisamente a los alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas.

Otra dificultad fueron las decisiones divergentes de Cámara y Senado, principalmente en los artículos referentes al impuesto a las iglesias y a los beneficios otorgados a megapensiones cotizadas en el exterior. Mientras que en Senado fueron elíminados, la Cámara de Representantes votó por su aprobación, dejando en claro la necesidad de una conciliación entre ambos grupos.

Conflictos de largo aliento

La jornada de este miércoles pasará al recuerdo por un debate en caliente entre los congresistas de todos los partidos, quienes no desaprovecharon ningún espacio para dejar en claro sus posturas frente a cada artículo de la reforma. Si bien las discusiones tuvieron su momento más álgido en medio de las votaciones, el tono se sentó desde el inicio, cuando apenas se tocaron puntos que se mantuvieron en el proyecto final.

Bajo esta premisa, el segundo debate de la reforma tributaria comenzó en medio de un ambiente acalorado, pues el senador Uribe solicitó aplazar la discusión del proyecto, tal como lo había manifestado días atrás, y al mismo tiempo, anunció que su partido pediría votación independiente de cada artículo. A su juicio, esta será la reforma “del desempleo, la pobreza y la inflacion”.

“Colombia viene de un crecimiento espectacular a nivel mundial y es incoherente que Petro le ponga un palo en la rueda a ese desempeño económico de un sector productivo que pretende asfixiar“, aseguró en medio de su pronunciamiento en la plenaria del Senado.

En materia del impuesto a las personas naturales, Uribe aseguró que afectará principalmente a los ciudadanos de menores ingresos. Para ilustrar este escenario, señaló que una persona que gane $165.000 al mes verá un aumento en el recaudo de 4.7%, mientras que aquellos que ganen $500 millones solo tendrán un incremento de 0,7%.

Lea también: Hogares pobres serán los más afectados con los ‘impuestos saludables’ de la tributaria

Al mismo tiempo, subrayó que el déficit fiscal de Colombia pasará del 7% a 5,6% a final de año. Con esas cifras en mente, aseguró que “no es verdad que no vayamos por una buena senda en compromisos fiscales. Es falso que digan que la reforma se compromete a eso, y dicen que la plata será para mayor gasto, entonces no mejoraremos en calificación de riesgo”.

Por su parte, la senadora del Pacto Histórico y ponente de la reforma tributaria, Clara López, utilizó sus 10 minutos de réplica para asegurar que esta es la mejor reforma tributaria para la coyuntura nacional e internacional, y mencionó que, a pesar de la generalidad de los impuestos, dos de cada tres pesos del recaudo vendran de quienes devengan más de $20 millones mensuales.

“Esta reforma está diseñada para abordar el largo plazo. Esos $20 billones le dan el mensaje a los mercados de que este gobierno va a pagar sus obligaciones, cubrir la regla fiscal y garantizar derechos de sostenibilidad fiscal, y lo va a hacer con gasto público social“, apuntó.

Minutos después, Cepeda hizo hincapié en varias proposiciones. Una de ellas busca que las cinco termoeléctricas que están de zonas francas, cuyo impuesto pasaría de 20% a 35%, tengan una alternativa de evitar dicho gravamen, tal como sucedió con los puertos y las refinerías. De lo contrario, esto podría impactar las tarifas energéticas a nivel nacional.

Asimismo, se refirió al sector turistico como uno de los más afectados por la pandemia, y destacó que el 20% de sobretasa a factura de energía eléctrica, unido al incremento de 45% por el aumento de los precios, generaría un gravamen de 65% que le restaría competitividad. Por ello, hizo un llamado a derogar de ese 20% de sobretasa al sector y a extender la exención de IVA por dos años más.

Siga a Forbes Colombia desde Google News

Publicidad
Publicidad