Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

La población de la Tierra llegará a 8.000 millones de seres humanos este mes

¿Cómo estalló la población de la Tierra? Acá repasamos los principales capítulos del extraordinario crecimiento de la humanidad.

Publicado

on

Singapure

Desde la aparición de los primeros seres humanos en África, hace más de dos millones de años, la población mundial se ha disparado, con solo pausas fugaces en el creciente número de personas que comparten el planeta Tierra. 

Ahora que la población mundial se acerca a los 8.000 millones de habitantes, un hito que se espera que se alcance a mediados de noviembre, la agencia AFP repasó los principales capítulos del crecimiento de la humanidad.  

Los primeros humanos

Los fósiles más antiguos de los primeros humanos conocidos se remontan a 2,8 millones de años y se encontraron en el este de África. Pero las estimaciones sobre el número de personas que poblaron la Tierra fueron muy poco fiables hasta el siglo XIX. 

Lo que sí sabemos es que nuestros antepasados eran cazadores-recolectores, que tenían pocos hijos en comparación con las poblaciones asentadas posteriores para poder mantener su estilo de vida nómada. 

La población del planeta era escasa también en parte porque los cazadores-recolectores necesitaban mucha tierra para alimentarse: unos 10 kilómetros cuadrados por persona, según Herve Le Bras, investigador del Instituto Francés de Estudios Demográficos (INED). 

La población del planeta aumentó con el tiempo, pero muy, muy lentamente

La introducción de la agricultura en el Neolítico, hacia el 10.000 a.C., supuso el primer gran salto demográfico conocido. Con la agricultura llegó la sedentarización y la capacidad de almacenar alimentos, lo que hizo que las tasas de natalidad se dispararan. 

“Las madres pudieron alimentar a los niños con gachas, lo que aceleró el proceso de destete y redujo el tiempo entre partos, lo que supuso un mayor número de hijos por mujer”, explica Le Bras. 

Sin embargo, el desarrollo de los asentamientos permanentes también trajo consigo peligros, ya que la domesticación de animales hizo que los humanos contrajeran nuevas enfermedades mortales. Las tasas de mortalidad infantil eran especialmente elevadas: un tercio de los niños moría antes de cumplir un año y otro tercio antes de cumplir los 18. 

Lea también: ¿Hay plata para tanta tierra? Ocampo dice que compra de hectáreas no se hará con deuda

“Hubo una gran mortalidad, pero también un baby boom permanente”, explicó Eric Crubezy, antropólogo de la Universidad de Toulouse (Francia). 

De unos seis millones en el año 10.000 a.C., la población mundial pasó a 100 millones en el año 2.000 a.C. y a 250 millones en el siglo I d.C., según las estimaciones del INED. 

Fuerte descenso tras la peste negra

La peste negra frenó bruscamente la población en la Edad Media. La pandemia, que surgió en Asia Central, en el actual Kirguistán, llegó a Europa en 1346 en barcos que transportaban mercancías desde el Mar Negro. 

En tan solo ocho años, acabó con hasta el 60 % de la población de Europa, Oriente Medio y el norte de África. Como resultado de la Peste Negra, la población humana descendió entre 1300 y 1400, de 429 a 374 millones. 

Convierta a Forbes Colombia en su fuente de información de negocios.

Otros acontecimientos, como la peste de Justiniano, que azotó el Mediterráneo durante dos siglos, entre 541 y 767, y las guerras de la Alta Edad Media en Europa occidental, también provocaron descensos temporales en el número de seres humanos en la Tierra. 

El desarrollo de la medicina moderna y a la industrialización de la agricultura ayudó al crecimiento moderno de la población humana.

La era moderna y la llegada de las vacunas

A partir del siglo XIX, la población comenzó a estallar, debido en gran parte al desarrollo de la medicina moderna y a la industrialización de la agricultura, que impulsó el suministro mundial de alimentos. 

Desde 1800, la población mundial se ha multiplicado por ocho, pasando de unos mil millones a ocho mil millones. Para Crubezy, el desarrollo de las vacunas fue clave, sobre todo la vacuna contra la viruela, que ayudó a acabar con una de las principales causas de muerte de la historia.  

Los años 70 y 80 trajeron otra pequeña revolución, en forma de tratamiento para las enfermedades del corazón, que ayudó a reducir la mortalidad entre los mayores de 60 años.  

Publicidad
Publicidad