Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Actualidad

Las protestas sociales y su importancia para la supervivencia de la democracia

Garantizar las protestas pacíficas es una fuente necesaria para la supervivencia y la legitimación de los estados que se hacen llamar democráticos.

Publicado

on

Paro Nacional 2019 / Foto: Andrés Rodríguez
Foto: Andrés Rodríguez / Forbes Colombia

La economía política dominante en una buena parte del mundo ha sido subsumida por un modelo de economías neoliberales las cuales han terminado por promover la desigualdad, y por resaltar la fragilidad de las democracias, que hoy en día parecen cada vez más vulnerables en medio de estados con profundas crisis institucionales.

Desde hace algunos años entre las listas de los más vendidos se encuentran libros de ciencia política que cuestionan la democracia como régimen de gobierno, al ver como su funcionamiento produce corrupción, crisis de legitimidad y genera perdidas de confianza de los ciudadanos en las instituciones o los llevan a elegir gobiernos populistas con tendencias autoritarias que terminan por empeorar la situación o gobiernos altamente vulnerables a la corrupción lo cual suele empeorar las condiciones de toda la sociedad .

Lea también: Para la protesta social: empresas y gobierno de clase media

Brennan (2017) en su libro, formidable y demoledor, ‘Contra la democracia’, usando una gran cantidad de evidencia empírica considerable, muestra como este sistema de gobierno fractura las sociedades, produce desconfianza y vuelve vulnerable a las mayorías poco educadas y las minorías educadas frente a las élites que se benefician de la desigualdad y pobreza que producen las economías neoliberales.

En esta coyuntura crítica surgen lideres personalistas que usan recursos retóricos para promover discursos cargados de emociones, que fomentan el odio, incentivan la violencia, rompen la solidaridad e incentivan tribalismos los cuales sostienen, producen y reproducen sistemas corruptos que incrementan aún más la inequidad.

Usualmente los sistemas de gobierno bajo estas condiciones terminan por generar procesos de regulación del poder y de solución de conflictos que permiten controlar la acción violenta, no obstante, los datos de Brennan muestran que esto no ha sido posible y cada vez son más las acciones de polarización y de violencia sistemática como estrategia de gestión social.

Una de las formas en que esta defectuosa democracia sobrevive está asociada a permitir que los diferentes grupos perciban que pueden expresar su inconformidad de múltiples formas por ejemplo permitiendo la libertad prensa o las protestas sociales. En este sentido garantizar las protestas pacíficas es por tanto una fuente necesaria para la supervivencia y la legitimación de los estados que se hacen llamar democráticos.

Tal es la importancia que, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos ha emitido numerosas sentencias donde recalca y prioriza la libertad de expresión y los derechos de los manifestantes sobre otros. Las crecientes y numerosas protestas en la región y la inexistencia de cambios en las condiciones sociopolíticas y socioeconómicas hacen que resulte relevante entender e investigar las características y distintas dimensiones de las protestas sociales.

Lea también: Así sería la Bogotá competitiva de los empresarios

Desde la psicología, investigadores como Sabucedo y colaboradores, han investigado los motivos de las protestas. Estos han encontrado en primer lugar, que las emociones son un motivador principal de la movilización. Sentimientos de frustración, enojo e ira por las injusticias reales o percibidas, -que en general son atribuibles al estado o a grupos sociales con poder-, son una fuente que alimenta las protestas.

En segundo lugar, se ha encontrado que los manifestantes creen que pueden lograr cambiar las cosas con la protesta, es decir creen que es un método eficaz para lograr transformar el estado de cosas.

En tercer lugar, parece que una buena parte de los manifestantes se mueven por la identidad grupal es decir los individuos se mueven por que se sienten identificados con un grupo, por influencia de este. Por último, están los que no necesariamente están enojados, tampoco creen que puede lograrse algo con la protesta y además son poco influenciables por el grupo, pero están convencidos que es moralmente correcto expresar su inconformidad, es decir la obligación moral es la fuente.

Esto no quiere decir que sean mutuamente excluyentes, es probable que en las protestas se combinen todas estas fuentes, las emociones, la eficacia, la identidad grupal y la obligación moral. Es decir que en una manifestación puede haber individuos enojados que crean que es moralmente justificable la protesta y al mismo tiempo otros que crean que es posible lograr sus objetivos mientras hacen parte del grupo.

Lea también: La forma más efectiva de solucionar los problemas del país

La complejidad de las contingencias que mueven a cada individuo y a cada grupo son tan diversas que frecuentemente terminan por producir efectos acumulados que no necesariamente son predecibles, estas macroconductas son difíciles de controlar por cuanto cada individuo puede tener diversas contingencias, para moverse.

Por esta razón, es predecible que las protestas sociales multitudinarias en especial las que ocupan espacios públicos como las marchas puedan derivar en acciones violentas a pesar de los esfuerzos por orientarlas pacíficamente. Cuando lo logran, lo que debe hacer la sociedad es acogerlas y reforzarlas, más aún por que una parte de quienes marchan viven en condiciones de vulneración de derechos, no ven otra forma de buscar cambiar las condiciones en las que viven y los moviliza el enojo hacía las instituciones.

Es decir, las condiciones reales de desigualdad, de exclusión y de injusticia están en el trasfondo contingencial de todas estas condiciones psicológicas que mueven la protesta social.

En consecuencia, las decisiones de las elites que afectan las condiciones socioeconómicas y políticas de la vida de las sociedades son centrales para entender la emergencia y continuidad de las protestas. Las protestas y manifestaciones hacen parte del funcionamiento, del sostenimiento de este régimen imperfecto que llamamos democracia. 

Lea también: Debate por los páramos, metido en una botella

Los políticos que gobiernan nuestros países no deberían continuar ignorando las demandas estructurales o las condiciones psicopolíticas de las protestas de la población o dedicar sus declaraciones a asignar responsables individuales como si fueran mesías de la acción colectiva.

Pero igual buscar cambios de fondo implica procesos y transformaciones de largo plazo y como diría Piketti en su reciente libro Capital e ideología, transformar la ideología que sostiene una economía de la desigualdad; o como diría Brennan cambiar la democracia como sistema de gestión sociopolítica.

Ambas salidas parecen radicales y complejas, por esto en el corto y mediano plazo es nuestro deber hacer de la protesta social un escenario que hace parte de nuestra cotidianidad el cual debemos proteger para no dar espacio a la emergencia de salidas violentas como las que hemos vivido en el pasado y seguimos viviendo en nuestro continente.

Contacto:
LinkedIn: Wilson López López*, Alejandra López Aguilar** 
* Wilson López López es profesor titular Universidad Javeriana. Líder del grupo de investigación lazos sociales y culturas de paz.

**Alejandra López Aguilar es graduanda de Ciencias Políticas Universidad Javeriana. Correspondencia a: [email protected]

Actualidad

Y ahora, ¿quién podrá ayudarnos?

Luis Miguel González Ulloa, director de AutenTIC, expone la urgencia de implementar la tutela digital y digitalizar la justicia colombiana.

Publicado

on

En el marco de la crisis sanitaria y económica generada por el Covid-19, presenciamos la transformación de muchas prácticas. Me refiero en particular a una muy precisa y con enorme impacto en la cotidianidad de las personas: firmar un documento.

La necesidad de imponer el grafo en un papel como forma de hacer negocios, presentar una tutela, o hacer un trámite ante el Estado, supone importantes dificultades en términos de eficiencia y seguridad. Con la situación actual se suma una tercera implicaciones el riesgo de contagio.

Esta nueva dinámica exige a todos los sectores de la economía replantear cómo se deben firman acuerdos de confidencialidad, contratos de prestación de servicios, laborales, poderes, pagarés y un sinfín de documentos que permiten avanzar en la consolidación de todo tipo de actos y negocios jurídicos.

A pesar de contar con una extensa legislación en Colombia que busca la promoción de herramientas digitales, así como la racionalización de trámites, se seguía -o se sigue- exigiendo, por ejemplo, autenticar el poder a un tercero para hacer algunos trámites, dolor de cabeza para muchos.

Otro ejemplo es la acción de tutela, herramienta de primer orden para proteger nuestros Derechos Fundamentales. Múltiples foros, encuentros y estudios se han promovido durante los últimos años en la rama judicial para optimizar su presentación, sin embargo, fue hasta la llegada de la pandemia que el Consejo Superior de la Judicatura, por fin dio un pequeño, pero significativo paso hacia la transformación digital: adoptó la alternativa de permitir su presentación a través de correo electrónico.

¿A quién no le han pedido el poder debidamente autenticado ante notario? ¿Cuántas veces se le ha demorado la firma de un contrato por no estar presentes las partes que imponen el grafo? Estos obstaculos y la necesidad del distanciamiento social se solucionan con una firma electrónica.

De acuerdo con la Ley 527 de 1999 y con el Decreto 2364 de 2012, la firma electrónica permite garantizar la identidad de quien suscribe el documento, así como la integridad del mismo. Estos efectos no se logran en ningún caso con una firma escaneada, por ser ésta una mera imagen que no contiene, en rigor, ningún rasgo biométrico. Tampoco garantiza la integridad del documento firmado.

Existen herramientas en el mercado que permiten firmar documentos electrónicamente, con plena validez legal, que garantizan la identidad de quien firma, otorgan altos estándares de seguridad y auditabilidad tecnológica, cifrando el documento, a través de una llave privada resguardada en una bóveda segura, además del uso de una estampa de tiempo certificada que garantiza la fecha cierta de suscripción del documento.

Este tipo de herramientas promueven, mucho más ahora, la continuidad de los negocios. También fomentan el acceso seguro y eficiente a la administración de justicia. Son las que permiten impulsar la economía, acelerar los procesos y sumar en esta emergencia sanitaria.

Contacto:
Por: Luis Miguel González Ulloa*

*El autor es abogado y director de AutenTIC.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Seguir Leyendo

Actualidad

“Hay que prepararse para una cuarentena de tres meses”: Claudia López

La alcaldesa señaló que es preferible apagar la economía que tener miles de muertos.

Publicado

on

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, afirmó este lunes al periodista Yamid Amat, en el noticiero CM&, que la ciudad se debe preparar para una “cuarentena de tres meses”.

“¿Cuánto tiempo hay que estar en cuarentena? Los bogotanos y colombianos tenemos que mentalizarnos a una cuarentena de por lo menos tres meses. Sin pánico y en economía de contigencia”, dijo Claudia López en la entrevista.

Le puede interesar: #CharlasForbes: El rol de los empresarios en la crisis

La alcaldesa señaló también que hay que evitar los miles de muertos que se han registrado en países como España e Italia,

“Si lo que toca es ir apagando la economía, lo hacemos. No podemos tener 10.000 muertos como en Italia y España”, dijo López.

En Colombia hay registrados casi 800 pacientes con Covid-19 y se han registrado 14 muertes y 15 personas recuperadas. La mayoría de los pacientes con coronavirus están en Bogotá, donde hay 350 pacientes.

Por su parte, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, señaló que en este momento, el país está en la fase de mitigación del virus y que aún así, Colombia no ha llegado al pico de la enfermedad.

Igualmente, el ministro Ruiz señaló que, hasta el momento, el aislamiento de los niños va hasta el 20 de abril, mientras que el de adultos mayores será hasta el 30 de mayo. “Todo depende de cómo se presente la curva de contagios tomaremos decisiones más adelante”, le dijo el ministro a la revista Semana.

Seguir Leyendo

Actualidad

Nueva York activaría protocolo de emergencia para bloquear y paralizar la ciudad

La ciudad estadounidense sufre el aumento de casos y muertes por coronavirus, además del desabastecimiento de hospitales.

Publicado

on

Foto: Katya Soldak / Forbes.

Por: Katya Soldak

Mientras camino por el Brooklyn Bridge Park (uno de los parques más atractivos de Nueva York) y contemplo el magnífico horizonte de Manhattan en el East River, a primera vista aprecio un gran número de personas, algo usual. Sin embargo, al mirar más de cerca, no se trata de los grupos típicos de turistas con su cacofonía de idiomas extranjeros, fotógrafos con trípodes o adolescentes en patinetas.

El parque está lleno de corredores solitarios, padres que empujan carriolas dobles y monitorean cuidadosamente a los niños en scooters. Nadie juega voleibol en la arena junto al río; ni se hacen picnics en la zona de los asadores, todos mantienen una distancia amigable y educada, algunas personas incluso usan mascarillas. En realidad no parece un distanciamiento social, o el bloqueo que realmente es y que fue ordenado por el alcalde y el gobernador de Nueva York, en un esfuerzo por contener la propagación del coronavirus.

Lea también: Sarmiento Angulo anuncia donación de $ 80.000 millones para atender crisis del Covid-19

La imagen pacífica de corredores y niños jugando no debería engañar a nadie. Los cinco distritos de la ciudad de Nueva York: Brooklyn, Queens, Manhattan, Staten Island y el Bronx han sido seriamente afectados por la veloz propagación del coronavirus.

Con el aumento en el número de muertos: Para el 28 de marzo, se reportó la muerte de 678 pacientes, en los hacinados hospitales de la ciudad de Nueva York y el número de casos en el estado superó los 53.000. Esto posiciona a los cinco distritos de Nueva York como el epicentro de la pandemia.

El sistema de salud está colapsando. Hablé con cuatro médicos en la ciudad y todos confirman la inquietante realidad que aparece en las noticias. Los hospitales no tienen suficiente equipo de protección, se han reutilizado máscaras de un solo uso y tampoco cubren con la demanda de camas y respiradores.

El personal médico intubó a los pacientes sin ninguna pausa y los ayudó para que pudieran respirar. Los centros médicos de la ciudad han instalado tiendas de campaña improvisadas para clasificar a los pacientes con Covid-19 y posteriormente actuar como morgues. La respuesta tardía del gobierno a la propagación del coronavirus le está costando muchas vidas a Estados Unidos.

Una cosa sorprendente de los neoyorquinos, mi hogar por diecisiete años, es que muestran la unión de las personas y el apoyo mutuo. Esto se ha evidenciado luego del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001; durante el apagón en 2003, cuando toda la ciudad se oscureció durante horas; y tras el devastador huracán Sandy en 2012.

Lea también: Hospitales públicos recibirán $2,1 billones contra el coronavirus

En 2016, el día en que Donald Trump fue elegido presidente, los neoyorquinos, predominantemente los demócratas liberales, fueron especialmente sensibles entre sí, compartieron su tristeza y expresaron preocupación por el futuro de su país.

Hoy, cuando las escuelas, tiendas no esenciales, bares y restaurantes están cerrados y muchas personas se aíslan y tratan de seguir las pautas de distanciamiento social, los miembros de las comunidades se unen para ayudarse mutuamente: le compran comida a los vecinos mayores, ayudan a desinfectar las perillas de las puertas y botones de ascensor.

Además, los psiquiatras o especialistas en salud mental ofrecen sus servicios de forma gratuita a las personas ansiosas y asustadas. En los supermercados y farmacias únicamente se permite la entrada de pocas personas a la vez, mientras más gente espera afuera, manteniendo al menos dos metros de distancia, los porteros vierten desinfectante de manos en las palmas de todos.

Además de la solidaridad y el respeto, también hay miedo y ansiedad. Los trabajadores de la industria de servicios y alimentos se quedaron sin trabajo y enfrentan meses difíciles. De acuerdo con el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, durante los primeros días de cierre, hubo un aumento del 1.000%  en las solicitudes de desempleo, ya que 1,7 millones de personas llamaron para solicitar los beneficios.

Más de un millón de niños de familias con dificultades financieras dependían de los almuerzos escolares, por lo que actualmente se proporcionan en los sitios de comidas comunitarias. Sin embargo, eso también significa que la disparidad en los ingresos en Nueva York ha sido subrayada por el impacto del Covid-19 y la desigualdad entre los que tienen y los que no, continuarán siendo expuestos.

Lea también: Mayor fabricante de guantes del mundo anticipa escasez

La sede de Forbes en Nueva Jersey ha estado trabajando de forma remota desde la primera semana de marzo. Todos los trabajadores nos reorganizamos rápidamente: la compañía de 400 personas ha migrado a un lugar de trabajo virtual; con una sala de redacción web altamente movilizada. Además de celebrar reuniones diarias y video llamadas, los equipos se reúnen para pasar un rato en línea, con el fin mantener alto el ánimo de los demás.

Autoridades de la ciudad que nunca duerme tardaron en responder a la propagación de Covid-19. Durante semanas, ocho millones de neoyorquinos viajaron en trenes llenos de gente, visitaron restaurantes y bares repletos de personas, además viajaron hacia y desde aeropuertos internacionales con gran afluencia, respirando el aire del otro.

En ausencia del equipo para enfrentar una pandemia, despedido por Trump en 2018, la respuesta del gobierno federal fue lenta para responder a esta situación. El gobierno de Trump no pudo evitar esta crisis subestimando el peligro de. Covid-19: “Lo tenemos totalmente bajo control. Se trata una persona que viene de China”, declaró en enero, cuando el virus ya se estaba propagando.

El gobierno no evaluó a las personas de manera oportuna. En tanto, el alcalde de Nueva York, Bill De Blasio y el gobernador, Andew Cuomo intervinieron e intentaron ayudar a los hospitales para obtener los suministros y estaciones de prueba adicionales. Todavía lo están intentando.

Mientras tanto, la ciudad contempla el cierre de parques y otros lugares públicos. Además de aplicar el protocolo de emergencia Lockdown que le prohibiría a las personas abandonar sus hogares e impedir que salgan de Nueva York. Durante las próximas semanas, la Gran Manzana permanecerá confinada en interiores.

Quédate en casa, como medida para evitar la propagación y salvar vidas.

Seguir Leyendo

Actualidad

Presidente de Disney reducirá su salario por la crisis del coronavirus

La compañía también suspendió la producción de todas sus películas, a excepción de las animadas.

Publicado

on

EFE.- El presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger, anunció que renunciará a su salario a partir de abril para reducir el impacto que la crisis del coronavirus está teniendo sobre la compañía, que ha cerrado sus parques temáticos, cancelado estrenos de cine y pausado casi todos los rodajes.

Iger, que asumió el cargo en febrero tras abandonar su anterior puesto como consejero delegado (CEO) de la empresa, contó con un salario base de 3 millones de dólares según los datos del último año fiscal, aunque sus ingresos superaron los 45 millones por complementos, bonos y reparto de acciones.

Lea también: Sarmiento Angulo anuncia donación de $ 80.000 millones para atender crisis del Covid-19

Además, el nuevo consejero delegado de Disney, Bob Chapek, anunció que también reducirá su remuneración el 50 %, una medida que aplicará al resto de miembros de la junta directiva para “llevar la carga” de las drásticas medidas que el gigante del entretenimiento ha tenido que tomar para hacer frente a la pandemia del Covid-19.

En el último año, el salario base de Chapek fue de 2,5 millones de dólares con otros 20 más en forma de compensaciones e incentivos por su anterior puesto como presidente de la división de parques, experiencias y productos de Disney.

A pesar de que las películas son el referente de la compañía de Mickey Mouse, lo cierto es que sus parques temáticos y los productos asociados a la marca constituyen su principal fuente de ingresos y son los más afectados por la crisis del coronavirus.

Desde mediados de marzo y hasta nuevo aviso, los parques temáticos de Disney permanecen cerrados, una decisión que la compañía ha tomado en muy pocas ocasiones.

Lea también: Hospitales públicos recibirán $2,1 billones contra el coronavirus

Disney también suspendió la producción de todas sus películas, con la animación como excepción.

Entre los filmes afectados se encuentra la nueva versión con actores reales de “The Little Mermaid”, el thriller de Guillermo del Toro “Nightmare Alley”, el drama de Ridley Scott “The Last Duel” y la siguiente entrega de “Home Alone”.

Anteriormente, la empresa decidió aplazar indefinidamente el estreno en cines de la nueva versión de “Mulan”, que costó más de 200 millones de dólares.

Seguir Leyendo

Actualidad

Terpel donará combustible para llevar alimentos a zonas vulnerables

La compañía dotará a los vehículos encargados de llevar 108.000 toneladas de alimentos. También donará el combustible para aviones de la Fuerza Aérea.

Publicado

on

Este lunes, la distribuidora de combustibles Terpel anunció que donará todo el combustible requerido por la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco) para llevar más de 108.000 toneladas de alimentos a las poblaciones más vulnerables del país durante el aislamiento decretado por el presidente Iván Duque para frenar la propagación del coronavirus.

En total, serán cerca de 34.000 galones de Acpm, 5.000 galones de gasolina corriente y 6.000 m3 de gas natural vehicular (GNV), que se usarán para movilizar 1.800 toneladas de alimento diarias a poblaciones vulnerables de Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartago, Cúcuta, Ibagué, Manizales, Medellín, Montería, Neiva, Pasto, Pereira, Riohacha, Santa Marta, Sincelejo y Villavicencio.

Lea también: Estas marcas están ajustando sus logos al distanciamiento social

Para coordinar esta operación, Terpel instaló un sistema digital en el 100 % de  los vehículos de carga de Abaco, para que puedan tanquear de manera gratuita en las estaciones de servicio habilitadas.

“En momentos difíciles para todos, como este que jamás imaginamos que llegaría, necesitamos trabajar juntos y de forma coordinada para lograr acelerar el impacto de nuestras acciones. Como Aliado País, en Terpel impulsamos una serie de iniciativas que nos permiten ser parte de la solución al problema del Covid-19 movilizando programas que impactan poblaciones vulnerables”, señaló Sylvia Escovar, presidente de la Organización Terpel.

Esta iniciativa se suma a otras que adelanta la compañía para atender la crisis, como la adhesión a un programa de la Andi para entregar 2.000 ventiladores respiratorios para pacientes críticos.

Lea también: Hospitales públicos recibirán $2,1 billones contra el coronavirus

La compañía también donará el combustible para que los aviones de la Fuerza Aérea trasladen a Bogotá, muestras del diagnóstico de Covid-19, desde distintos puntos del país, para que sean procesadas.

Además del combustible para los vuelos que entregarán kits con elementos de protección (guantes, tapabocas, respiradores, entre otros) a médicos de 15 municipios del Pacífico.

Seguir Leyendo

Destacado