Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

Su primera idea fracasó, pero este ecuatoriano de 26 años convenció a sus inversionistas de respaldar su nueva idea

El nuevo intento crece a un ritmo del 70 % mes tras mes.

Publicado

on

Cuando Deepak Chhugani se dio cuenta que su negocio estaba fallando, decidió devolverles a sus inversores su dinero. Foto: Nuvocargo.

Por: Alexandra Wilson | Forbes Staff

En el otoño de 2018, Deepak Chhugani parecía que lo tenía todo. El inmigrante ecuatoriano de 26 años en los Estados Unidos, había pasado por la aceleradora Y Combinator y rápidamente recaudó US$ 1.2 millones para su startup The Lobby. La compañía tenía como objetivo ayudar a personas como él de orígenes atípicos y universidades no pertenecientes a la ‘Ivy League’ a conseguir empleos en las principales firmas financieras. Pero detrás de escena, los números no estaban sumando.

“Estábamos obteniendo tracción a escala micro con usuarios apasionados … Y seguimos todos los consejos que decían que si tienes un grupo central de usuarios felices, entonces puedes escalar”, dijo el ex banquero de inversiones de Merrill Lynch Chhugani a Forbes . “Pero el modelo de negocio no era recurrente y sentí que nuestra empresa se estaba convirtiendo en un zombi en proceso”.

Vea también: Tata Harper, la colombiana que conquista el mundo con sus cremas verdes

Chhugani se dio un ultimátum: si la compañía no alcanzaba los US$ 60.000 en ingresos mensuales para fin de año, abandonaría la idea. A medida que la caída se prolongaba y aún no habían alcanzado los US $ 10,000, quedó claro que la compañía pronto estaría muerta si no hacía algo. Tan solo un par de meses después de aparecer en las noticias por haber levantado capital, Chhugani decidió dejar ir a sus ocho empleados y volver a la mesa de creación.

Mientras consultaba a sus asesores sobre qué paso seguir, Chhugani se dio cuenta de que había estado en la industria equivocada todo el tiempo. De regreso en Ecuador, su padre tenía una larga carrera en logística, ayudando a los minoristas latinoamericanos a conectarse con proveedores asiáticos. La industria más natural para él sería la logística, un mercado de US$ 213.000 millones solo en los Estados Unidos, que facilita el transporte de bienes dentro y fuera de América Latina.

Entonces comenzó a sentar las bases para Nuvocargo, una startup de logística de carga que ayuda a las empresas a transportar mercancías entre los Estados Unidos, Canadá y México. Luego hizo algo que todos sus asesores le dijeron que no hiciera: le dijo a todos los inversores que estaba cambiando el negocio y les ofreció devolverles el dinero.

“Si los fundadores deciden dar un giro a su empresa, es raro que ofrezcan el dinero a los inversionistas y ciertamente no hay obligación legal”, dijo Jared Friedman, socio de Y Combinator, quien conoció a Chhugani en 2017 mientras se postulaba para la aceleradora. “Le tenía mucho respeto por hacer algo que podría haber matado a su compañía solo porque sentía que era lo correcto”.

Al igual que Friedman, la mayoría de los inversores rechazaron la oferta. Por la pérdida causada algunos se echaron para atrás, pero Chhugani pudo convencer a los inversionistas restantes para reemplazar esa inversión perdida (esto lo hizo recuperar hasta US$ 1.2 millones en fondos).

Resulta que los inversores restantes tenían razón. Menos de un año después de cerrar oficialmente su antiguo negocio, Nuvocargo se lanzó en agosto de 2019. Al mes siguiente ya había excedido los ingresos mensuales vistos en el apogeo de The Lobby y la compañía dice que ha seguido creciendo a un ritmo del 70% , mes tras mes.

“Los negocios en América Latina están muy motivados por las relaciones y ahí es donde está la superpotencia de Deepak; creció en Ecuador pero también conoce el mercado de Estados Unidos “, dijo el empresario e inversionista ángel Matt Mireles, quien fue uno de los inversionistas que eligió triplicar su inversión.

Nuvocargo se enfrentará a los competidores. Además de los agentes de carga tradicionales, empresas como Flexport y Transplace ya han ingresado al mercado y comenzaron a digitalizar el transporte transfronterizo de mercancías. Pero sus inversores confían en la capacidad del emprendedor bilingüe para enfocarse estrechamente en el comercio entre América del Norte y del Sur.

“Cuando estaba eligiendo en qué trabajar después, toda esta industria simplemente se sentía como en casa”, dijo Chhugani, señalando el negocio de su padre como inspiración. “Siempre quise hacer algo para cerrar algunas de las brechas entre Estados Unidos y América Latina. Esa es mi pasión “.

Lea además: Explosión de soluciones de emprendedores a la crisis del coronavirus

Publicidad
Publicidad