Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Capital Humano

Se requiere un nuevo concepto del liderazgo empresarial en Latinoamérica

La imagen del líder todo poderoso e infalible es cosa del pasado. Para salvar a las empresas hace falta el líder humano, vulnerable, solidario e integral.

Publicado

on

Foto: Pixabay

La crisis que actualmente estamos viviendo nos ha mostrado una sociedad que genuinamente se está cuestionando paradigmas fundamentales. Cuestionamientos tan relevantes y tan diversos, que necesitaríamos varias entregas para abordarlos. Por ahora, nos concentraremos en uno que consideramos muy relevante para Latinoamérica: ¿Cómo cambia el liderazgo empresarial en el amanecer de esta crisis?

Se ha hecho evidente que, salir delante de una crisis de esta naturaleza, no es una tarea de aquel líder todo poderoso e infalible que en algún momento se idealizó. Esta crisis ha retado todo y a todos; nos ha evidenciado la fragilidad del ecosistema social y económico y nos ha dicho claramente que, para salvar las partes, debemos salvar al todo y que debemos hacerlo juntos.

Lea también: Neuroliderazgo: la clave para sobrevivir al 2020

Esto ha implicado que el líder experimente su rol de una manera diferente, desde una perspectiva más humana, vulnerable, solidaria, integral. Consideramos relevante que el líder de empresa en Latinoamérica se replantee su rol y para ello ofrecemos cinco perspectivas.

De cara a los colaboradores:

  • Un nuevo concepto de comunicación y escucha: esta crisis ha bajado el telón de aquellos líderes lejanos y poco comunicativos. La comunicación ha necesitado ser constante, transparente e incluyente. Permite ver a un líder real, cercano, empático que tiene que cuidar a su equipo, que está al frente del barco frente a la tormenta, atento de todos y cada uno de los colaboradores; pero que es persona, que es vulnerable y que se tiene que cuidar también.
  • Empatía y diversidad integral: entender todas las audiencias que están representadas en sus colaboradores. Hablarle, atender e involucrar a todos ellos. Diversidad más profunda en cada grupo; por ejemplo, no basta con definir tareas de home office, es necesario saber las condiciones de cada individuo (hombre, mujer, edad, condición familiar, condición de la vivienda, entre otros), para saber realmente que tan factible y mutuamente conveniente será su trabajo en este formato. 

Lea también: Guía práctica para la reubicación laboral cuando hacer recortes es inevitable

De cara a los accionistas

  • Evolución permanente: Ya no es el plan estratégico de largo plazo; es la evolución permanente que asegura una lectura clara del presente, del mediano plazo y de los retos y oportunidades que se presentan o se pueden presentar. No solo las crisis, sino la tecnología avanza, literalmente, día a día. El líder debe preparar la empresa para transformarse continuamente, para ser resiliente, sortear las crisis y aprovechar las oportunidades.
  • Habilidad de transformación: Para preparar la empresa para esa evolución permanente, ya no basta con saber hacia dónde; se debe saber también cómo conducir la empresa como un todo hacia ese nuevo destino: debe saber transformar la empresa. No basta con saber “el qué”, es indispensable saber “el cómo”, que asegure que la Transformación de la empresa es oportuna, efectiva e integral.

De cara al sistema empresarial – gubernamental:

  • Liderazgo Solidario: Se acabaron los tiempos donde para salvar mi empresa, tengo que tomar decisiones independientes y egoístas. Esta crisis nos ha mostrado que realmente vivimos en un ecosistema interdependiente. El líder debe saber buscar las oportunidades de colaboración con competidores, con eslabones de su cadena de valor, con emprendedores y con sus colaboradores. Cito a Fernando Savater: “Lo que separa a la sociedad de la muchedumbre es la solidaridad”.

Lea también: Lo que nunca le dirán para ser un buen jefe

De cara al ecosistema social:

  • Generosidad. Muy cerca del liderazgo solidario, debe venir un enfoque auténtico de generosidad. Un concepto más amplio, sin duda, de la caridad y de la deducción de impuestos a través de donativos. Es abrazar causas de manera genuina, auténticas con el propósito y los principios de la empresa.
  • Faro de comunicación. Esta crisis reforzó el hecho de que la sociedad confía, en ciertos países, más en las marcas y las empresas, que en las fuentes oficiales de comunicación. Es una responsabilidad que el líder empresarial no puede abdicar. Es mucho el impacto que la empresa tiene en el ecosistema social, es su responsabilidad hacer escuchar su voz en pro del desarrollo adecuado del mismo.

De cara a sí mismo:

  • Congruente y consistente en sus principios y valores. Nada más fuerte que estos bastiones para mantenerse firme ante los embates de la crisis o la presión del devenir de la empresa. Nada pagará más en el largo plazo que esta congruencia.
  • Estar bien para ayudar a otros. Al final, pero no menos importante: el bienestar de uno mismo. La demanda para el líder de empresa es inmensa. La presión y la responsabilidad es 360º, el rol es 24/7, y, ante todo, “debe” estar siempre en óptimas condiciones. Por ello, es importante que el líder tenga una disciplina balanceada que construya cuerpo, mente y alma para continuamente poder no solo resistir, sino en lograr la mejor versión de sí mismo… porque esa es su responsabilidad.

Contacto
LinkedIn: Miguel Galván
*El autor es CEO de Business Transformation Consortium, un consorcio por membresía que se dedica a acompañar a los CEOs y CTOs en la transformación de las empresas.

Capital Humano

¿Cómo una empresa puede gestionar el riesgo?

César Molano, socio de Financial Services para Colombia, y Raúl Ricardo Sacanni, socio de Financial Services para Argentina, ambos de Deloitte, dan recomendaciones para empresas en dificultades.

Publicado

on

Trabajo

El coronavirus (Covid-19) ha expuesto a los negocios a condiciones comerciales inciertas y contingentes. Existe el riesgo potencial de sufrir interrupciones a lo largo de la cadena de valor, presiones en las relaciones comerciales y aumento del riesgo de incumplimiento de las obligaciones contractuales.

A medida que la situación tienda a normalizarse y se haya superado lo peor de la crisis, es probable que las empresas comiencen a buscar cómo resolver esos desafíos contractuales que generó el Covid-19 y cómo restaurar las relaciones comerciales más importantes, en el contexto de recesión pronunciada y una recuperación que se prolongará varios meses.

Claves para reestructurar y corregir el rumbo de una empresa en dificultades

Es importante contemplar diferentes aspectos y hacerse las preguntas pertinentes, con el fin de gestionar el riesgo de incumplimiento contractual derivado del Covid-19 y de igual forma la exposición a reclamos y resolución de litigios. Un enfoque cuidadosamente considerado en el sistema para gestionar los riesgos de la disrupción permitirá que las organizaciones aborden los desafíos de manera proactiva y empiecen de forma correcta a prever y controlar el impacto del Covid-19 en las obligaciones contractuales.

El reclutamiento de ejecutivos en la nueva normalidad

Las empresas logran limitar el daño a su negocio cuando cuentan con un sistema que les permite identificar, evaluar y gestionar los riesgos de la disrupción, lo cual implícitamente incluye implementar/contar con un mecanismo de reclamación estructurado, el cual, a su vez, contempla las siguientes acciones:

  • Establecer un equipo para identificar problemas críticos, planificar y evaluar resultados potenciales, y asignar recursos apropiados
  • Decidir cómo preservar y almacenar información y comunicaciones contractuales, tanto las actuales como las generadas posteriormente.
  • Distinguir los casos de incumplimiento que pueden negociarse de aquellos que llegarán a tribunales, y preparar la estrategia para cada caso.
  • Algunos preguntas al respecto que las organizaciones podrían hacerse frente a la gestión del riesgo de incumplimiento de obligaciones contractuales, por parte de contrapartes con las cuales se mantengan relaciones comerciales, asociados comerciales, proveedores, clientes, entre otros, podrían ser:

Contratos en incumplimiento o con rendimiento inadecuado

  • ¿El contrato establece métricas de desempeño específicas, que una parte ya está incumpliendo o que están en riesgo de incumplimiento?
  • ¿La legislación aplicable a mi contrato regula expresamente los efectos de una pandemia?
  • ¿Puedo tomar alguna acción legal desde este momento o debo esperar a que los juzgados regresen a su operación regular?
  • ¿La crisis derivada del coronavirus está siendo utilizada como una excusa para que una contraparte busque salir de la relación contractual, cuando en realidad existen otras razones subyacentes?
  • ¿Es posible evaluar, de manera preventiva, las implicaciones financieras directas e indirectas de la extinción del contrato?
  • ¿Puedo tomar medidas de mitigación e identificar con precisión los costos internos y externos asociados al incumplimiento de una relación contractual?
  • ¿Podrían existir incumplimientos contractuales que puedan resolverse rápidamente o existirán casos que requieran de una investigación exhaustiva y conlleven a una negociación con la contraparte?
  • ¿Qué planes o procedimientos existen para identificar, preservar, cotejar y analizar la evidencia y los datos (incluidos, por ejemplo, los correos electrónicos), que sean relevantes para evaluar el desempeño real y contrafáctico del contrato?

Afectación de un proceso de compraventa

  • El impacto financiero de la interrupción causada por el coronavirus, ¿tiene el potencial de interrumpir una fusión, adquisición o disposición?
  • El acuerdo por la operación de compra-venta, ¿permite tener en cuenta el impacto del coronavirus? ¿Sería beneficioso o potencialmente perjudicial para su negocio?
  • El impacto del coronavirus, ¿cambia el desempeño financiero del negocio durante un periodo? Si ese periodo aún no ha transcurrido, ¿se pueden tomar medidas que sean beneficiosas?
  • ¿Se han proporcionado garantías que puedan ser reclamadas como consecuencia de las circunstancias cambiantes generadas por el coronavirus?

No cumplir con las obligaciones contractuales

  • ¿Cuál es el impacto financiero en su negocio, así como en el resto de la cadena de valor, de no cumplir con las obligaciones de suministrar cantidades particulares de bienes o niveles de servicio dentro de plazos definidos?
  • ¿Puede resolverse la falla, o al menos mitigarse, incurriendo en costos adicionales o cambiando de proveedor, o hay un impacto más extenso y complejo en la operación o el entorno en el que opera el negocio?
  • ¿Podría haber daños a la reputación o a una marca en particular? Si es así, ¿cómo responderá a esto y cómo cuantificará cualquier pérdida?
  • ¿Su empresa tiene alguna cobertura de seguro que contemple expresamente dentro de su clausulado los efectos de una pandemia?

Por César Molano es socio de Financial Services para Colombia y Raúl Ricardo Sacanni, socio de Financial Services para Argentina, ambos de Deloitte.

Seguir Leyendo

Actualidad

El 80% de empresas en EE. UU. mantendrá el teletrabajo tras la pandemia

El sondeo de NABE se centró en el clima de negocios y da cuenta de los resultados del segundo trimestre y las perspectivas a corto plazo de la empresa o la industria consultadas.

Publicado

on

DW.- “Dos de cada tres encuestados están ‘totalmente de acuerdo’ o ‘de acuerdo’ en que la experiencia de su empresa con la pandemia de Covid-19 conducirá a acuerdos de contratación y trabajo más flexibles en su negocios“, señaló la Asociación Nacional de Economía de la Empresa (NABE por su sigla en inglés) en su informe trimestral.

Más del 80 % de los encuestados indicaron que su empresa mantendrá al menos “cierto grado” de teletrabajo (home office) después de la crisis.

Lea también: Zoom a Eric Yuan: la historia del millonario y fundador de la plataforma de videollamadas

El sondeo, realizado del 2 al 14 de julio, se centró en el clima de negocios y da cuenta de los resultados del segundo trimestre y las perspectivas a corto plazo de la empresa o la industria consultadas.

“Los resultados de la encuesta NABE (…) muestran cambios continuos en el clima de negocios pero con mejoras marcadas en la mayoría de los indicadores en comparación con la encuesta realizada en abril”, resumió la presidenta de NABE, Constance Hunter.

Una de cada tres de las empresas sondeadas ha retomado sus actividades normales, pero otro tanto piensa que la normalidad no se mantendrá más allá de seis meses.

Las empresas del sector financiero, de seguros e inmobiliario son las que más han vuelto a tener una actividad normal (42 %), seguidas de las del sector de servicios (35 %).

Pero el 29 % de las consultadas cree que el retorno a la normalidad no superará los seis meses, frente al 16 % en abril.

La investigación se llevó a cabo durante el resurgimiento de la pandemia de Covid-19 en Estados Unidos.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

Seguir Leyendo

Capital Humano

El ejercicio, el salvavidas para su salud mental en tiempos de Covid-19

El Minsalud reportó que las líneas de atención territoriales mostraron un aumento del 30 % en las llamadas por depresión y ansiedad.

Publicado

on

Foto: Pexels

El aislamiento obligatorio ha sido una manera de mitigar el Covid-19, y si bien ha aplacado el número de contagios, a su vez ha desatado un incremento significativo de otros problemas, dentro de esos, la salud mental de los colombianos.

Lo más preocupante es que nadie habla de salud mental, tema que sigue siendo un tabú que avergüenza a muchos. Existe aún el estereotipo que todos los que solicitan ayuda psicológica son “locos”, por eso, las personas no saben detectar síntomas, patrones, y mucho menos saben a dónde acudir si necesitan asistencia.

Lea también: Así puede cuidar su salud mental durante la cuarentena

Cifras en cuarentena

  • La revista The Lancet reportó en una reciente publicación que la cuarentena ha incrementado los niveles de malestar emocional, síntomas de estrés post trauma, depresión y en general niveles superiores de estrés.
  • Los trastornos alimenticios han aumentado en un 37 % y la aparición de síntomas ansiosos han aumentado en un 56,2 % (Vindegaard et.al., 2020).
  • Según el Ministerio de Salud colombiano, las líneas territoriales de atención mostraron un aumento de llamadas en un 30 % durante el Covid-19, siendo depresión, ansiedad y violencia los motivos más frecuentes.
  • Solo hasta el 5 de mayo la línea de atención 192 del gobierno había atendido 1.635 intervenciones, 60 % de mujeres, de las cuales 46 % eran procedentes de Bogotá, Antioquia y Valle. 45 % por síntomas de ansiedad y estrés, seguidos de distintas formas de violencia en el hogar.

Sí, es preocupante. Pero, como siempre, mi invitación es ver la situación con una mirada positiva.  Un aliado clave para hacerle frente a los retos que trae consigo la cuarentena es el ejercicio. Está demostrado que hacer ejercicios físicos trae una cantidad de beneficios, de los cuales quiero resaltar la generación de neurotransmisores como la serotonina que nos da sensación de bienestar.

Además, la actividad física nos ayuda a liberar el estrés, a reducir la ansiedad y a cambiar nuestros pensamientos.

Silvy Araujo y una rutina para todos

Para hacer esta columna mucho más práctica y aplicable, solicité ayuda de una persona que se ha convertido en un referente del ejercicio y de los hábitos saludables para todos, Silvy Araujo. Esta creadora de contenido, inspira a una comunidad de más de 1 millón de seguidores de toda América Latina en redes sociales y ha dedicado sus días a enseñarnos que con botellas, maletines y cosas sencillas que tenemos a la mano, podemos ejercitarnos de la mejor manera.

Lea también: Asesorías legales, de nutrición y de salud mental, las más solicitadas en cuarentena

Silvy fundó un movimiento en redes que se llama #NoMeRindo, con el que le ha demostrado a miles de mujeres y hombres que el único impedimento para ejercitarse está en la mente. Que no se necesita de grandes espacios, ni experiencia previa, simplemente necesitamos de la disposición para hacerlo.

A continuación quiero compartir con ustedes una rutina de Silvy, enfocada en activar nuestro cerebro, ejercitar el cuerpo y de paso, ayudarnos a mantener una salud mental adecuada.Esta rutina tiene dos circuitos, cada uno con 4 ejercicios. Esos 4 ejercicios deben completarse uno tras otro sin descanso entre cada uno. Se puede descansar 1 minuto después de completar una ronda de los cuatro, y repetir cada ronda dos veces más para completar la ejecución de tres rondas de cada circuito.

Circuito #1

Jumping jacks  con sentadilla – 3 sets de 20 repeticiones

Lunges – 3 sets de 20 repeticiones

Lea también: El impacto de la salud mental en la productividad

3. Sentadillas con elevación de piernas – 3 sets de 20 repeticiones

4. Sentadillas suspendidas con brazos extendidos – 3 sets de 10 repeticiones

Circuito # 2

1. Sentadillas con brazos elevados – 3 sets de 15 repeticiones

Lea también: Si en 21 días se construye un hábito…. ¿Qué hábito has creado en cuarentena?

2. Burpees – 3 sets de 10 repeticiones

3. Plank y toque de hombros – 3 sets de 10 repeticiones

4. Mountain climbers + salto – 3 sets de 10 repeticiones

Lea también: Reinventando negocios a prueba del Covid-19

Esta rutina es un ejemplo de lo práctico que es hacer ejercicio en casa. Hay rutinas más sencillas y otras más complejas, nuestra experta hace entrenamientos a través de su cuenta en Instagram como @Silvyaraujo, todos los días. Así como Silvy comparte sus rutinas, el internet está lleno de alternativas y seguro que tú te identificas con alguna, y si aún no, es momento de intentarlo.

Lo importante es entender que la actividad física es un aliado clave, que está a nuestro alcance y que nos ayuda a mantener  balanceada nuestra salud mental, mucho más cuando se hace de manera constante. Podemos verlo como un reto y salir de nuestra zona de confort, pero también, como un tratamiento preventivo que nos permitirá mantenernos mentalmente balanceados, y finalmente se puede convertir en un salvavidas para nuestra salud mental.

Contacto
LinkedIn: Karen Carvajalino
Twitter: @LasCarvajalino

*La autora es cofundadora The Biz Nation, una plataforma de educación virtual enfocada en emprendimiento, tecnología y habilidades para los trabajos del futuro. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Capital Humano

En EE.UU. mantendrán home office al menos en 80% de las empresas

El 80% de los encuestados mantendrá home office mientras que otros opinan la normalidad no se mantendrá más de seis meses.

Publicado

on

“Dos de cada tres encuestados están ‘totalmente de acuerdo’ o ‘de acuerdo’ en que la experiencia de su empresa con la pandemia de Covid-19 conducirá a acuerdos de contratación y trabajo más flexibles en su negocios“, señaló la Asociación Nacional de Economía de la Empresa (NABE por su sigla en inglés) en su informe trimestral.

Más del 80% de los encuestados indicaron que su empresa mantendrá al menos “cierto grado” de teletrabajo (home office) después de la crisis.

El sondeo, realizado del 2 al 14 de julio, se centró en el clima de negocios y da cuenta de los resultados del segundo trimestre y las perspectivas a corto plazo de la empresa o la industria consultadas.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Colombia

“Los resultados de la encuesta NABE (…) muestran cambios continuos en el clima de negocios pero con mejoras marcadas en la mayoría de los indicadores en comparación con la encuesta realizada en abril”, resumió la presidenta de NABE, Constance Hunter.

Una de cada tres de las empresas sondeadas ha retomado sus actividades normales, pero otro tanto piensa que la normalidad no se mantendrá más allá de seis meses.

Las empresas del sector financiero, de seguros e inmobiliario son las que más han vuelto a tener una actividad normal (42%), seguidas de las del sector de servicios (35%).

Pero el 29% de las consultadas cree que el retorno a la normalidad no superará los seis meses, frente al 16% en abril.

La investigación se llevó a cabo durante el resurgimiento de la pandemia de Covid-19 en Estados Unidos.

Seguir Leyendo

25 empresas

Claves para reestructurar y corregir el rumbo de una empresa en dificultades

Andrea Arnau y Felipe Santamaria, expertos en el mundo del emprendimiento, dan recomendaciones a los empresarios.

Publicado

on

En este panel del foro de Las 25 empresas resilientes, que se hizo con la alianza de Grupo Aval, se aborda el tema de cuáles son las claves para corregir el rumbo de una empresa que en estos momentos están en dificultes.

En el panel, integrado por Andrea Arnau, fundadora de CPT Investment, y de Felipe Santamaría, cofundador de Rockstart Latam, se detallan algunas estrategias de cómo los empresarios pueden analizar sus problemas y salir de ellos.

Vea acá más detalles del foro 25 empresas resilientes

Tanto Arnau como Santamaría son reconocidos en el ecosistema emprendedor, en el cual se vive constantemente experimentando y avanzando entre la incertidumbre de los negocios, por lo que sus recomendaciones hoy son de utilidad para cualquier empresa que prácticamente le tocó empezar de nuevo.

Las 25 empresas resilientes 2020 Archivos – Forbes Colombia

Santamaría, por ejemplo, en el momento de reestructurar hay que pensar en el talento humano, en pensar en innovar, en ser disruptivos y ser muy responsable con el gasto. Por su parte, Arnau habla sobre que las cabezas de las empresas deben, hoy más que nunca, ejercer un liderazgo positivo en su personal por pequeño que sea.

Vea acá el foro a la carta de las 25 empresas resilientes

Vea las recomendaciones de Arnau y Santamaría

También le puede interesar estos otros paneles

Las tendencias de consumo que ha dejado el Covid

Cómo ser una empresa y un líder resilientes

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado