Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Reinventando negocios a prueba del Covid-19

Con las medidas de aislamiento la palabra ‘reinventarse’ se puso de moda, pero lo hizo con razón, pues quienes más rápido se adapten serán quienes sobrevivan económicamente.

Publicado

on

Foto: Pexels

Crisis o creces

¿Crisis o creces? La primera pregunta que en mi opinión los emprendedores y empresarios del país debemos hacernos estos días en medio de una situación totalmente atípica para todos.

Dicen que el color del panorama depende del lente con el que se vea. Esta es una afirmación muy cierta, que encuentra su sustento científico en las funciones del Sistema Articulador Reticular (SAR) de nuestros cerebros, que actúa como un filtro que nos permite ver ciertas cosas con más atención que otras e inclusive algunas que no están en nuestro radar.

Lea también: ¿Cómo vive cada generación los cambios del Covid-19?

Para cualquier persona que no sea emprendedora, ver las noticias económicas debe ser desalentador y escalofriante.Y aunque con justas razones para muchos emprendedores y empresarios del país las noticias también transmitan estos sentimientos, espero que su filtro cerebral les haya permitido ver con particular interés el siguiente titular:  “el comercio electrónico creció un 300 % en medio de la pandemia”. Cómo emprendedora, ese titular no solo me da esperanza, sino que cambia radicalmente el lente con el que miro la situación que vivimos actualmente.

Que hablen los números

En todos los niveles y en muchos sectores, el comercio electrónico (formal e informal) ha registrado sus mejores indicadores durante esta coyuntura. El creador de Zoom, se hizo multimillonario desde que su aplicación se volvió indispensable, Netflix sumó más de 15 millones de usuarios en tiempo récord, Mercado Libre registró más de 1,7 millones de compradores nuevos en América Latina y Linio está registrando crecimiento a doble y triple dígito en plena cuarentena, inspirador.

Yo estoy facturando más que nunca antes a través de mi plataforma de educación virtual, y por eso precisamente me he motivado a llevar a más empresario y emprendedores a asumir esta cuarentena desde el lado de la gran oportunidad que representa.

Es fácil pensar que a esas empresas les está yendo magníficamente porque naturalmente tienen un fin tecnológico, pero eso no es necesariamente cierto.

Lea también: Guía práctica para la reubicación laboral cuando hacer recortes es inevitable

La semana pasada compré el mejor queso costeño (artesanal) de mi vida porque vi una pauta en Instagram de un emprendedor que luego de recibir mi mensaje hizo llegar mi pedido en menos de 1 hora a la puerta de mi casa. El emprendedor me dijo que ha vendido más queso que nunca y que lo único que había hecho era tomar unas fotos con su celular, tomar un curso de como hacer pautas en redes sociales e invertir 30.000 pesos en publicidad para sus productos.

Como el, son muchos los emprendedores que han logrado adaptarse de manera rápida a las dinámicas sociales que estamos viviendo. De manera económica, con herramientas caseras pero con mucha actitud, cualquier persona desde su hogar pudiera aprovechar herramientas gratuitas como redes sociales, páginas web sin costo, y hasta WhatsApp para generar ingresos.

Al fin y al cabo, esta cuarentena no la gana el que más dinero tenga, la empresa que más años lleve en el mercado, ni el que tenga más clientes fidelizados, la gana el que actúe con mayor rapidez para adaptarse.

Modelo de negocio Covid y Pos-Covid

La tecnología y las redes sociales son el salvavidas más eficiente que podemos utilizar, no solo para sobrellevar estos momentos de aislamiento, sino para ser competitivos en la nueva normalidad que se viene.

Lea también: Marketing en tiempos de Covid-19

Empresas grandes, pequeñas, medianas y micro, independientes y todo el que aspira a emprender, debe buscar la manera de cómo incluir tanto la tecnología como el marketing digital en sus procesos. Estas dos herramientas que no solamente son las más económicas para operar un negocio, sino que además ahora son las únicas que son factibles para muchos casos.

El reto no está en implementar las herramientas, hay maneras gratuitas, sencillas, prácticas y muy eficientes para aprender en internet. La primera barrera que se debe vencer es una netamente mental que hace que los emprendedores tengan miedo a intentarlo por una percepción de que es costoso, demorado y difícil de entender.

Actuar con rapidez es la única manera de ganar este partido al que nos enfrentamos, empezar por buscar información es un buen primer paso, que debe desenlazar en actuar y en materializar ideas en realidades rentables.

¿Sabemos que funcionará? No, pero podemos intentarlo y así apuntarle a una reinvención express que permite conquistar nuevos horizontes y oportunidades, al fin y al cabo, ningún mar en calma hizo experto a un marinero.

Adelante emprendedor, a reinventar y adaptar,  ¡no es fácil, pero es posible!

Contacto
LinkedIn: Karen Carvajalino
Twitter: @LasCarvajalino

*La autora es cofundadora The Biz Nation, una plataforma de educación virtual enfocada en emprendimiento, tecnología y habilidades para los trabajos del futuro. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Red Forbes

Adaptación de las empresas al cambio climático, ¡se hace mejor en comunidad!

El papel de las empresas es clave a la hora de actuar como sociedad contra el cambio climático. Pero, continuar con su operación en medio de esos nuevos lineamientos es un reto.

Publicado

on

Cada vez es más visible el papel de las empresas en asumir el cambio climático y en fomentar la acción climática.  Sin embargo, poco se ha explorado sobre la relación entre la estrategia y las respuestas a los desafíos del cambio climático. Es decir, sobre las opciones estratégicas que llevarían a la adaptación climática de las empresas o al reajuste continuo de los procesos estructurales de una empresa a las condiciones cambiantes del clima.

Cuando hablamos de adaptación nos referimos, por ejemplo, a la capacidad de una empresa para continuar con sus operaciones y cumplir con sus objetivos, pese a los retos que trae consigo el cambio climático.

Lea también: Un nuevo contrato social para una nueva era

Quienes han investigado está relación lo hacen principalmente enfocándose en las capacidades organizacionales que permiten a las empresas adaptarse. La investigadora Laura Canevari-Luzardo, de King’s College de Londres, explica que algunas de esas capacidades son, por ejemplo, la facultad de acceder a información en soluciones viables, la conciencia sobre los asuntos relacionados con el cambio climático, y los recursos internos para llevar a cabo acciones de adaptación.

Sin embargo, además de las capacidades internas de las empresas para potencialmente adaptarse al cambio climático, están las redes empresariales, relaciones y las alianzas de las que hace parte la empresa, que juegan un papel decisivo en el comportamiento adaptativo. Es decir, las empresas no se adaptan de manera aislada, sino que lo hacen en el contexto de las interconexiones, interacciones e interdependencias. De alguna manera, ninguna empresa es una isla entera por sí misma.

Las comunidades de práctica y redes empresariales no solamente facilitan los intercambios de información e iniciativas, sino que también aceleran la innovación, disminuyen las incertidumbres, promueven la co-creación de conocimiento y capacidades, se influencian entre si, y de esta manera aportan a la adaptación.

En Colombia existen diferentes comunidades de práctica empresariales en asuntos relacionados con el desarrollo sostenible y las dimensiones social y ambiental de la sostenibilidad. Algunas de estas comunidades son, entre otras, la Red del Pacto Global, Generación consciente, y la alianza de acción colectiva de contribución al desarrollo sostenible en la que participan Bancolombia, Postobón, Grupo Éxito, Grupo Nutresa, Bavaria, Terpel, Ecopetrol, Enel, Movistar, ISA, Grupo Argos y Grupo Sura (con la participación de Socya y la Universidad Eafit).

Lea también: Según Bill Gates, ¿qué necesitamos para evitar un desastre climático?

Estas alianzas para la acción colectiva, redes empresariales y comunidades de práctica son instruméntales para el mutuo aprendizaje, la socialización de experiencias, para influenciar y ser influenciados sobre oportunidades (y restricciones), para identificar e implementar en conjunto estrategias de mitigación, compensación y el superar los retos que supone llegar a cero emisiones netas de emisiones de gases de efecto invernadero, y potencialmente desarrollar mecanismos y capacidades de adaptación colectiva al cambio climático.

Contacto
LinkedIn: María Alejandra Gonzalez-Perez
Twitter:@alegp1
*La autora es profesora titular de la universidad Eafit. Es presidente para América Latina y El Caribe de la Academia de Negocios Internacionales (AIB). PhD en Negocios Internacionales y Responsabilidad Social Empresarial de la Universidad Nacional de Irlanda.

Seguir Leyendo

Capital Humano

¿Cómo pasar de dar buena impresión a ser un profesional impresionante?

¿Qué tipo de ego es el que ha construido como profesional? ¿Cómo esto puede marcar su carrera? Le contamos y damos herramientas para que pueda gestionare ste aspecto de su personalidad.

Publicado

on

Al comienzo de la vida profesional la preparación técnica ha de consolidarse con la práctica y con la ampliación y  profundización en lo estudiado. Suele haber  también  inseguridad en lo personal por lo que –con frecuencia- se tiende a  disimular ante los demás las  incompetencias o lagunas y demostrar la propia valía,  generando una tensión mayor o menor según el clima en el que se tenga la suerte de trabajar y el estilo de dirección de los líderes de la organización.

Pero esta situación no acaba con la obtención de mayor experiencia y éxito laboral, pues si no entrenamos y crecemos con un ego saludable, el resultado puede ser aún más tensionante.  Un “ego casposo” se jacta más o menos sutilmente de los  éxitos que ha tenido y que le confirman lo valioso que es;  un “ego anoréxico” no cree en sí y se repliega porque ha sufrido – sin encajarlos-, algunos fracasos. El ego anoréxico y el ego casposo tienen  baja tolerancia a los fracasos. Ambos egos relacionan directamente lo que tienen o lo que hacen con lo que son y eso es el mayor error que puede tener una persona en su vida personal y profesional.

Lea también: Estos son los perfiles laborales más demandados y mejor pagados en 2021

El ego casposo desarrolla actitudes de exigencia hacia los demás, con escasa empatía,  suele ser impositivo, acusa y genera poca confianza porque tampoco confía y tiende a ser perfeccionista cueste lo que cueste, en su salud y bienestar y en la de los demás. El ego anoréxico suele tomar un rol de víctima, espera que desde fuera le arreglen los temas y su actitud suele ser de queja, y culpa y critica a los demás o al entorno cuando no tiene los resultados.

Fuente: Elenco de herramientas de cartas del Global Program for human Resilience del libro ‘¡Aquí mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la ilusión’.
Fuente: Elenco de herramientas de cartas del Global Program for human Resilience del libro ‘¡Aquí mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la ilusión’.

La clave para ser impresionante está en desarrollar un ego saludable. Un ego con una base ancha que da equilibrio y a la vez que sólida, porque nace del autoconocimiento y de la aceptación de uno mismo. ¡Soy perfecto en mi imperfección! por lo que es capaz de reconocer sus puntos fuertes y dar gracias por ellos y ponerlos al servicio de y con la misma naturalidad acoge su vulnerabilidad y reconoce sus puntos débiles que trabaja de forma consciente para mejorarlos, aprendiendo de cada error, y lo hace  con paciencia, serenidad y compasión hacia sí mismo.  Soy arquitecto de mi cerebro así que, ¡aquí mando yo! y por tanto soy responsable de mi vida y de mis resultados -dice el ego saludable-.

Esta seguridad en uno mismo no necesita demostrar nada a nadie. Responde de sus actos y asume con sencillez tanto los éxitos como los fracasos con una actitud abierta y humilde. Se permite fracasar;  y en lugar de juzgar, criticar o  imponer, escucha, empatiza, reconoce el valor de los otros,  pide lo que necesita, y hace propuestas para mejorar las situaciones y  salir adelante, partiendo de la aceptación de sí mismo y de la realidad que le rodea.

Estas actitudes permiten moverse y mostrarse con libertad, generan confianza en el entorno. Son personas que cuando están al inicio de su actividad da gusto acompañarlas porque se dejan decir y tienen una actitud abierta y cuando son maduras en la tarea  y tienen personas a cargo saben enseñar a otros sin humillar, con una mirada apreciativa y agradecida hacia los demás. ¡Tienen poderío e influencia! Son ¡profesionales impresionantes!

Lea también: La fórmula ¡ehh! que convierte a un equipo sencillo en uno de alto rendimiento

Esta confianza y sano amor por uno mismo que acepta la propia vulnerabilidad y la de los demás genera confianza  en los otros y esta es la base para construir relaciones laborales saludables y crear climas psicológicos seguros donde la libertad para hablar y expresarse favorecen el aprendizaje continuado de todos y la superación de cualquier crisis o adversidad.

No es buenismo, son actitudes necesarias para -no solo hacer el trabajo y obtener resultados-, sino para ser personas que facilitan un engranaje productivo y sostenible en la organización porque fluyen y hacen fluir a los demás colaborando en generar un ambiente humano, saludable, resiliente y creativo que obtienen resultados para la empresa y para su propia vida. Howard Gardner, neurocientífico, profesor en Harvard y autor de la teoría de las inteligencias múltiples, señala que para ser un buen profesional es necesario ser buena persona.

Contacto:
Web:Reyes Rite*
*La autora es directora ejecutiva de la Consultora del Desarrollo del talento humano Integrando Excelencia y Presidenta de Iryde.  En la última década ha seguido el proceso de transformación y desarrollo de la resiliencia personal y organizacional aplicando la metodología GPR © con cientos de empresas y altos ejecutivos en Europa y Latinoamérica. Autora del libro ¡Aquí Mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la Ilusión  ha recibido distinguidos premios y reconocimientos por su aportación profesional en el ámbito empresarial como la Medalla Europea aql Mérito en el Trabajo otorgada por la AEDEEC.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Capital Humano

Los mandalas: una herramienta práctica para cuidar de tu salud mental

Andrea Agudelo, fundadora de ‘Mandalas para el alma’ explica cómo estos ayudan a combatir el estrés, la ansiedad y a mantener un estado mental positivo.

Publicado

on

Probablemente se te han atravesado un par de mandalas y los has visto sin saber que pueden tener una gran utilidad para tu vida, específicamente para cuidar de tu salud mental y para desarrollar tu inteligencia emocional. Sobre todo en estos momentos donde el Covid-19 sigue acechando y el encierro se vuelve intenso nuevamente, necesitamos ser conscientes de lo importante que es tener herramientas para combatir el estrés, la ansiedad, los nervios y mantener un estado mental positivo.

Me encanta brindarles herramientas prácticas y fáciles de utilizar para que cuidar de tu salud mental en casa sea sencillo. Para entender mejor cómo utilizar los mandalas, la meditación y otros recursos de bienestar, conversé con Andrea Agudelo, la fundadora de Mandalas para el Alma y una figura de inspiración que, a través de las redes sociales y de los movimientos que lidera, nos motiva a cuidarnos, a conectarnos de manera más directa con nosotros mismos y aprender a manejar situaciones con las que seguramente nos encontraremos en la vida de manera asertiva.

Lea también: El ejercicio, el salvavidas para su salud mental en tiempos de Covid-19

En este video podran encontrar mi conversación con Andrea, invité también a Daniela Carvajalino, mi hermana y cofundadora de The Biz Nation porque me interesa sobre manera darle un foco de emprendimiento a esta conversación.

Puntos clave sobre los mandalas:

  • Se pueden utilizar como una forma de meditación activa.
  • Ayudan a practicar la concentración.
  • Pueden llenarse utilizando cualquier color.
  • Hay miles de estilos, se supone que sean diferentes e incluso infinitos. 
  • Son representaciones de nosotros mismos y de lo que estamos viviendo.
  • Te desconectas del mundo para conectarte contigo.
  • Te permite drenar ciertas emociones para sanar momentos tristes y difíciles.
  • Te permiten darle rienda suelta a tu creatividad.
  • Son una buena manera de entrenar tu inteligencia emocional.

Tal como lo menciona Andrea en el video, diseñó una herramienta espectacular que podemos utilizar para conectarnos con nosotros mismos, reflexionar y meditar activamente. Esa herramienta podrán encontrarla gratuitamente AQUÍ

Es de mucho valor para emprendedores, profesionales, estudiantes, padres de familia, realmente para todos, sobre todo porque somos todos los que en estos momentos estamos viviendo en condiciones anormales, encerrados,  propensos a afectar nuestra salud mental.  Descarga esta herramienta, úsala con conciencia y descubre muchas más del trabajo maravilloso de Andrea en www.andreaagudelo.com.

Lea también: El impacto de la salud mental en la productividad

Un recordatorio final para todos mis emprendedores

El emprendedor hace a el emprendimiento y no hay emprendimiento sin emprendedores. Hacer pausas, dedicarnos tiempo, cuidarnos , no es premio, es una necesidad, que de hecho nos hace muy productivos. Seamos conscientes de que es importante aprender a dejar nuestras emociones para que no nos manejen a nosotros, además de ser clave para nuestro bienestar, es clave para tomar mejores decisiones de negocio y de vida.

Contacto
LinkedIn: Karen Carvajalino
Twitter: @LasCarvajalino

*La autora es cofundadora The Biz Nation, una plataforma de educación virtual enfocada en emprendimiento, tecnología y habilidades para los trabajos del futuro. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Lo que se espera del sistema financiero en Colombia

Para el segundo semestre de 2021 las entidades vigiladas deberán permitir retirar en su red de cajeros el monto máximo diario establecido por la entidad en una sola operación.

Publicado

on

Jorge Castaño, superintendente financiero de Colombia. Foto: Superfinanciera.

La pandemia por Covid-19 aceleró transformaciones previstas para los próximos años, como la digitalización de la banca. Aunque el escenario ha sido retador, el sistema financiero puso a prueba su resiliencia y solidez cimentadas desde la regulación y la supervisión, lo que ha facilitado esta reconstrucción enmarcada en la confianza.

Los objetivos de inclusión financiera y el aumento en el uso de canales digitales, en particular de apps, proyectados para tres años, se alcanzaron en el segundo trimestre de 2020. Los ajustes a los sistemas de información, los procesos de apoyo a los deudores y la distribución de subsidios a los más vulnerables y a las empresas afectadas se hicieron rápidamente.

Al tiempo, los delincuentes informáticos aumentaron el número de ataques para apoderarse de los datos de los usuarios y acceder a sus productos financieros o suplantarlos con vinculación digital en empresas de servicios.

Lea también: 7 de cada 10 operaciones del sistema financiero ya se hacen por canales virtuales

Para enfrentar a la ciberdelincuencia es fundamental la acción articulada de las entidades, los ciudadanos y las autoridades dentro de las responsabilidades de cada uno para identificar los riesgos y adoptar los controles y las mejores prácticas.

Desde la Superintendencia impartimos instrucciones a las entidades vigiladas para fortalecer sus estándares de ciberseguridad con la identificación de los clientes a través de factores biométricos, avanzando hacia la adopción de sistemas de biometría comportamental de los clientes y la portabilidad financiera.

Hoy, las entidades deben contar con mecanismos fuertes de autenticación (biometría más un segundo factor en operaciones no presentes, OTP con un segundo factor de autenticación, certificados de firma digital, etc) para la actualización de los datos en la notificación de operaciones y la realización de aquellas con mayor exposición al riesgo de fraude o suplantación.

Lea también: Conozca el top 5 de los bancos que más ganaron y perdieron a febrero

Las entidades del sistema financiero también deben establecer los procedimientos, controles y medidas para notificar al cliente la inscripción de pagos por parte de terceros con cargo a sus cuentas o tarjetas de crédito.

Para el segundo semestre de 2021 las entidades vigiladas deberán contar con mecanismos que permitan reversar automáticamente los retiros realizados en cajeros cuando el dinero no haya sido entregado por mal funcionamiento del mismo y deberán permitir retirar en su red de cajeros electrónicos el monto máximo diario establecido por la entidad en una sola operación.

En pagos no presenciales con tarjeta de crédito, además de la validación del número, la fecha de vencimiento y el código de verificación estático, se deberán tener mecanismos adicionales como autorización del consumidor financiero desde la app, CVV dinámico, tokenización y 3DSecure, entre otros.

Lea también: Soyyo, la fintech que crearon varios bancos para solucionar el lío de la identidad digital

Con el Sarlaft 4.0 fortalecimos el control de lavado de activos e incentivamos la inclusión financiera, facilitando el conocimiento de los clientes mediante el uso de canales digitales y la información de diferentes fuentes.

Un fortalecimiento balanceado de este ecosistema va más allá de la regulación y requiere del papel activo del ciudadano, quien debe salvaguardar su información evitando dar datos que posibilitan los delitos financieros. Así, se completa la estructura sobre la que se edifica el futuro del sistema financiero.

Contacto:
LinkedIn: Jorge Castaño*
*El autor es superintendente financiero de Colombia.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Regulación lenta para fintech rápidas

Mientras la innovación fintech en Colombia corre, los marcos legales que regulan su actividad gatean, desincentivando así el emprendimiento, la innovación y la inclusión financiera.

Publicado

on

Foto: Unsplash

Hace 10 años pedir un crédito en Colombia era una pequeña travesía. Madrugar, coger un bus, hacer una fila, esperar que abriera la oficina, tomar un turno, tomar un tinto, esperar un poco más y sortear los papeleos, daba lugar a una experiencia lenta, desgastante e inflexible, resumida en una afirmación tan común como frustrante: “perdí la mañana en el banco”. 

Con el paso del tiempo, y la aparición de tecnologías disruptivas e innovadoras en el sector financiero, ese escenario ha venido cambiando. En el país hoy es posible abrir una cuenta bancaria, hacer transferencias, hacer inversiones, recibir asesoría, y por supuesto, pedir un crédito, sin necesidad de salir de casa, gastar dinero y perder en el proceso tanto el tiempo como la paciencia. 

Lea también: Una banca a la medida: ¿pero de quién?

Sin embargo, las compañías fintech que lideran esta carrera de digitalización de los servicios financieros enfrentan un gran problema: hay un desfase entre la velocidad a la que avanza la innovación y la velocidad con la que se legisla y se regula, ocasionando choques, desconexiones y distanciamiento entre estas compañías y los entes reguladores. 

Mientras el ecosistema fintech se expande, avanza y opera pensando en el futuro, la Superintendencia Financiera y la Superintendencia de Industria y Comercio siguen en deuda en su capacidad de interpretar estos nuevos modelos de negocio, que deben convivir con un marco legal anticuado y propenso a frenar la innovación en servicios financieros en lugar de promoverla.

Es cierto que en el país ha habido avances en regulación para iniciativas de crowdfunding y criptoactivos, que existe la figura del sandbox regulatorio y que el Proyecto de Ley 197 de 2020, que actualmente cursa en el Congreso de la República, plantea aproximaciones novedosas y acertadas para la innovación en servicios y productos financieros en Colombia.

Pero hasta que ese proyecto sea sancionado, y las interpretaciones se adapten a los nuevos modelos de negocio, los vacíos legislativos y normativos van a persistir, dando lugar a zonas grises que impiden dar pasos más grandes y contundentes en materia de emprendimiento, innovación e inclusión financiera.

Un ejemplo claro es el del cobro por el uso de plataformas tecnológicas, cuya interpretación sigue siendo incongruente y poco adecuada. En lugar de entender la tecnología como un elemento complementario a la solicitud de crédito, que representa un valor agregado para la experiencia del usuario, en algunos casos se entiende como un cobro relacionado a los intereses, cuando en la práctica se trata de cosas totalmente distintas.

Lea también: El usuario infiel: la nueva lealtad en el sistema financiero

Esa imposibilidad de cobrar por el uso de una plataforma tecnológica tiene al menos dos consecuencias demoledoras. Por un lado, es una zancadilla al desarrollo de productos y servicios financieros digitales, lo cual desincentiva la actividad de las compañías fintech, que son jugadores fundamentales en términos de emprendimiento e innovación en el sistema financiero colombiano.

Y por otro, pone en duda la capacidad de los entes reguladores de adaptarse al cambio, lo cual es preocupante teniendo en cuenta el ritmo al que avanzan distintos sectores, que pretenden crear mejores experiencias para los usuarios a través del uso de aplicaciones y otras plataformas tecnológicas.

En ese sentido, seguir entendiendo la regulación de la banca a partir de las dinámicas de las entidades financieras tradicionales, y no de las fintech disruptivas, es como seguir pensando la movilidad en el contexto de las busetas, las telecomunicaciones desde el teléfono fijo o el turismo exclusivamente desde los hoteles. Todos ellos se están transformando. Y la regulación debe seguirles el ritmo.

Contacto:
LinkedIn: Tarek El Sherif
*El autor es cofundador y CEO de Zinobe, fintech colombiana enfocada en impulsar la inclusión financiera en el país, ampliando el acceso a servicios financieros 100 % digitales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado