Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

La transformación digital de las empresas con capacitación online

El Covid-19 puso a las empresas frente al reto de transformarse y ser más digitales que nunca. ¿Por qué? Acá le contamos.

Publicado

on

Foto: Pexels

La pandemia aceleró en meses la necesidad planeada de transformación digital en compañías para la próxima década. Cada día vemos desaparecer a empresas que no lo hicieron. Esa transformación digital no solo tiene que ver con la implementación de la tecnología: Las empresas son personas, cuando las personas crecen, la empresa crece.

El Covid-19 puso a prueba el liderazgo y el trabajo en equipo. Confirmó que muchos roles se pueden desempeñar de forma remota. Demostró que invertir en seguridad informática es primordial. Puso sobre la mesa que la velocidad de algunas empresas tradicionales no es compatible con la nueva realidad. 

Lea también: 2020: el año de la Inteligencia Artificial

Adaptarse al nuevo mundo significa aprender. Una empresa puede tener todas las herramientas y softwares, pero si su equipo mantiene viejos hábitos que desaceleran la productividad la compañía podría ver su deceso. 

Platzi ha capacitado a los colaboradores de 900 compañías en toda Latinoamérica. En nuestra experiencia con grandes y pequeñas empresas hemos aprendido que hoy es más importante que nunca que las personas tengan un sólido conocimiento de tecnología en una economía digitalizada y en constante crecimiento. Sin importar su cargo.

Las empresas buenas lo saben y frente la necesidad conectada a la pandemia: el interés por la capacitación online subió cuatro veces más entre nuestros suscriptores.

La necesidad se asoma principalmente para los líderes, quienes deben estar capacitados en comprender hacia dónde va el futuro inmediato de la tecnología para poder identificar riesgos y oportunidades. 

Por dónde empezar es la pregunta recurrente. Por las personas es mi respuesta. La apuesta más fuerte arranca por la alfabetización digital de todo el personal hasta construir una cultura de implacable curiosidad intelectual.

Lea también: Los empleos del futuro

En Platzi abrimos durante abril y mayo para todos los empresarios el curso de teletrabajo, formando a gerentes en liderazgo en remoto y a sus equipos en las herramientas de comunicación y colaboración más efectivas que la tecnología ofrece. 

Además, frente a la alta demanda y necesidades de los empresarios, creamos el curso de Tecnología para gerentes y directores no técnicos. 

El objetivo es que los líderes aprendan a gerenciar equipos de tecnología, comprar o crear software, contratar el talento correcto y hacer que cumplan. Implementar estrategias de seguridad informática, infraestructura y manejo de datos hasta inteligencia artificial en su modelo de negocio. Desde cero, sin conocimientos previos de tecnología.

La educación online en Platzi es educación efectiva. Aprender por Internet no es una cuestión de videollamadas y webcams. Sino de combinar profesionales de clase mundial, una metodología que aproveche realmente el medio online y una comunidad de personas que nunca paran de aprender. 

Lea también: La carrera del futuro (y cómo estamos fregando a nuestros jóvenes)

Es el momento de salvar a las empresas y de adoptar el aprendizaje como el ADN de la adopción de la tecnología para el futuro inmediato. 

Contacto
LinkedIn: Freddy Vega
Twitter: @freddier
*El autor es CEO y Cofounder de la plataforma de educación en línea Platzi.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Red Forbes

El auge del capitalismo regenerativo

Una economía que tiene como propósito producir vitalidad social y económica duradera para la civilización. ¿Le suena interesante? Le contamos de qué se trata.

Publicado

on

Foto: Pexels

Los cimientos detrás de la idea de la economía y el capitalismo regenerativos no son nuevos y hacen parte de la colección de perspectivas heterodoxas. Desde hace varias décadas vienen intentos de aplicación de conceptos y de métodos de otras ciencias para entender cómo crecen y se desarrollan, qué hace que permanezcan vibrantes por largos periodos de tiempo y cómo se mide la “salud” los sistemas sociales y económicos. 

Quienes propugnan por la regeneración como una alternativa más evolucionada de la sostenibilidad, argumentan porqué es necesario ir “más allá”.  

Lea también: Splinternet, la fragmentación del ciberespacio en múltiples internets

Es por esto que el concepto de desarrollo regenerativo se basa en la idea de que necesitamos desarrollar reglas integrales para llegar a una relación restauradora entre la humanidad y los ecosistemas de los que obtenemos recursos para nuestro sustento.

En la revista Global Transitions fue publicado en el año 2019 un trabajo de Brian D. Fath, del departamento de ciencias biologías de Towson University, y de seis colaboradores que hacen parte de la Research Alliance for Regenerative Economics (RARE). Para estos investigadores la inclusión de factores como la resiliencia, la eficiencia, la circulación, la adaptabilidad y el grado de regeneratividad permite que se amplíe el concepto de sostenibilidad.  

En este artículo hacen una revisión de los principios de la economía regenerativa desde la década de 1950, con el entendimiento de las redes de flujo de energía, sistemas abiertos y sistemas cerrados (que son el objeto de estudio de la termodinámica); también con el descubrimiento de fractales; y los patrones estructurales recurrentes (relacionados con secuencias de números Fibonacci) que se encuentran en mundo vivo e inerte.

Según este estudio de Fath y sus colegas, los aspectos regenerativos, es decir, la auto-alimentación, auto-renovación y el aprendizaje adaptativo, implican entender qué utilizan los sistemas naturales para nutrir su capacidad de prosperar durante largos períodos de tiempo.

La economía regenerativa se apoya en la ciencia de sistemas generales, que es un estudio transdisciplinario construido alrededor de dos pilares centrales: 1) la existencia de patrones universales; y 2) el papel de la energía en el surgimiento, crecimiento y desarrollo organizacional.

Lea también: Escenarios y futuros para la sostenibilidad

Para estos autores del artículo en Global Transitions , la economía regenerativa tiene los siguientes cuatro elementos:

  1. Circulación: circulación de energía, información, ideas, dinero, recursos. En términos Keysianos, la baja circulación económica hace que se reduzca la demanda agregada, y esto debilita la actividad económica. También la reinversión generativa (autoalimentación).
  2. Estructura organizacional: igual que en los fractales y ciencia de redes se requiere equilibrio e integración: grandes y pequeños; resilientes y eficientes; diversos y enfocados.
  3. Relaciones y valores: valores comunes (confianza, justicia, y reciprocidad) que facilitan la colaboración.
  4. Aprendizaje colectivo.

Quizás la obra más conocida de capitalismo regenerativo es el libro de John Fullerton titulado “Capitalismo Regenerativo”, publicado por el centro de pensamiento Capital Institute en el año 2015. En 2001 John Fullerton renunció a JP Morgan luego de 20 años de servicios y en el 2008 “descubrió” que la raíz de las crisis sistémicas estaba en el esquema moderno de economía y finanzas. Comenzó la búsqueda de un marco alternativo, razón por la cual decidió estudiar las bases científicas de los sistemas vivos, y entender cómo estos se sustentan o preservan, y cómo se regeneran.

Para esto se basó en aprendizajes de diferentes campos científicos como la física, la biología y la sociología, y comenzó a integrarlos con sabidurías ancestrales y creencias espirituales y se encontró con la “revelación” de que “¡podemos, y debemos, alinear nuestra teoría y práctica económicas con nuestro conocimiento más reciente de cómo funcionan realmente el universo y nuestra humanidad!”.

El pensamiento de Fullerton está influenciado por economistas como el alemán Ernst Friedrich Schumacher, quien después de la Segunda Guerra Mundial se trasladó a Inglaterra y ayudó al gobierno de J.M. Keynes a buscar la recuperación económica y financiera británica.  Luego trabajó como asesor económico del consejo nacional de carbón, y fue quien puso en evidencia que el petróleo era un recurso finito. Schumacher postuló los principios de la economía budista, que se centran en que las personas deben tener buenos trabajos para poder conseguir un adecuado desarrollo humano, y en donde hay una interdependencia entre la naturaleza y los seres humanos. 

Lea también: La urgencia de una nueva economía positiva con la naturaleza

Schumacher, bajo la influencia de las ideas de Keynes fue el autor de la colección de ensayos Lo pequeño es hermoso: Economía como si la gente importara, que se publicó durante la crisis energética de 1973. La obra de Schumacher se considera como una declaración histórica en contra de la industrialización “entre más grande mejor”. 

La obra de Schumacher también inspiró a otros autores como Jeffrey Sachs’s The End of Poverty, Paul Hawken’s Natural Capitalism, Mohammad Yunis’s Banker to the Poor, and Bill McKibben’s Deep Economy.

Otra de las influencias de Fullerton es el economista y ecologista Herman Edward Daly, de la Universidad de Maryland, y uno de los pioneros de la economía ecológica en la que se integran la ética, la calidad de vida, el medio ambiente y la comunidad, y quien en 1999 formuló el Índice de Bienestar Económico Sostenible (ISEW) como una media alternativa al PIB.

El capitalismo regenerativo se inspira en las ideas de la biomimética o biomímesis en las que los modelos, sistemas y elementos de la naturaleza son emulados para resolver problemas humanos, y por lo tanto los sistemas vivos tendrían el potencial de ser sostenibles y regenerativos en el largo plazo.

El propósito de una economía regenerativa es desarrollar “una forma de capitalismo regenerativo que se auto organicé, que se mantenga naturalmente a sí mismo y que sea altamente adaptativo, que produzca una vitalidad social y económica duradera para la civilización global en su conjunto”.

Lea también: No hay alternativa: hay que resetear el sistema

Para esto Fullerton postula ocho principios:

  1. En la dirección correcta: La vida económica importa con relación a la biosfera de la cual hace parte.
  2. Miradas holísticas de la riqueza y la prosperidad: Lo cual implica armonía de diferentes tipos de riqueza o capital: social, cultural, viviente y experiencial.
  3. Innovador, adaptativo y capaz de responder a los entornos cambiantes.
  4. Participación empoderada: todas las partes están conectadas con un todo mayor.
  5. Honrar a las comunidades y a los lugares: reconocer que cada comunidad humana está formada por elementos, historia y contextos que crean su esencia propia.
  6. El efecto abundancia de las orillas de los sistemas en donde ocurren los intercambios profundos y las oportunidades de transformación.
  7. Flujos circulatorios robustos: igual que la salud humana requiere de circulación de oxígeno y de nutrientes, la salud económica depende de la circulación de dinero, información, recursos, bienes y servicios.
  8. Búsqueda de equilibrio: Para esto se requiere armonizar múltiples variables en lugar de optimizarlas de forma individual.

Otro de los autores asociados al capitalismo regenerativo es John Elkington validado en algunos círculos como uno de los pioneros de la responsabilidad empresarial y de la sostenibilidad corporativa. A Elkington se le atribuyen los conceptos de crecimiento verde, personas, planeta y ganancias, y en creó 1994 el concepto de “triple bottom line”, de la inversión de impacto. Elkington es autor de obras influyentes como Cannibals with Forks, y “Cisnes verdes: el auge venidero del capitalismo regenerativo”.

John Elkington aclara que, aunque para muchos la “regeneración” es lo mismo que sostenibilidad, la sostenibilidad es de alguna manera estática y no propone una regeneración de la economía, de la sociedad y, sobretodo, de la biosfera.

Contacto
LinkedIn: María Alejandra Gonzalez-Perez
Twitter:@alegp1
*La autora es profesora titular de la universidad Eafit. Es presidente para América Latina y El Caribe de la Academia de Negocios Internacionales (AIB). PhD en Negocios Internacionales y Responsabilidad Social Empresarial de la Universidad Nacional de Irlanda.

Seguir Leyendo

Red Forbes

¿Por qué en 2021 las startups deberían participar en más DemoDays?

Platzi cierra este viernes su convocatoria para su primer DemoDay del 2021. ¿Por qué estas iniciativas son una gran oportunidad para las startups? Le contamos.

Publicado

on

Foto: Pexels

Si la pandemia nos ha enseñado algo, es que la tecnología no solo es un motor de crecimiento, sino también el emancipador que ha permitido que millones de personas en todo el mundo sigan trabajando, estudiando y construyendo para el futuro. 

El mundo está más abierto al uso de la tecnología: las compras por internet aumentaron y se hicieron más familiares para aquellos que aún no la usaban, se transformó el concepto de las reuniones, de las conferencias y del networking, nos obligó a encontrar soluciones con internet. La infraestructura del e-commerce en Latinoamérica empezó a perfilarse y a mejorar la experiencia del usuario. 

Lea también: Platzi se vuelve una compañía remota “para siempre”

La pandemia moldeó el ambiente correcto para el uso de la tecnología y, con ello, creó una oportunidad para que nuevas startups se funden en esta era. Es un momento determinante, un indicador a favor para que las startups se lancen y se fortalezcan en 2021. 

Según los expertos, se prevé que para este año la inversión aumentará en las etapas tempranas. Las oportunidades se abren, pero las startups necesitarán mentorías y guías para llegar con el pitch correcto y aprovechar los momentos clave.  

Las rondas pre-seed de hoy ya no son solo una recaudación de fondos; sino que se trata de un par de rondas que se logran en el transcurso de uno o dos años. Uno de los obstáculos suele ser que no todos los fundadores logran reunir fácilmente cientos de miles de dólares de amigos, familiares e inversores ángel para despegar. Para quienes no tienen esas redes privilegiadas, la ronda previa a la semilla puede llevar más tiempo y ser mucho más difícil de recaudar.

Por esas y otras razones, el DemoDay de Platzi se ha convertido en un un impulso clave para los nuevos negocios tecnológicos. Tanto que, en los últimos 5 años, pasó de ser un evento anual a convertirse, desde este 2021, en un evento semestral. 

El DemoDay tiene tres fases. En la primera, un grupo de 70 startups seleccionadas inician un programa de entrenamiento de seis semanas. Para la segunda fase, se hace una una nueva preselección de emprendimientos que realizarán una capacitación intensa con Google for Startups por tres semanas adicionales. En la última fase, el jurado y la comunidad escogen a las tres startups finalistas, quienes presentarán su pitch frente a más de un millón de estudiantes de la plataforma, inversionistas y corporativos.

Lea también: CEO de Platzi, ¿cuál es el futuro de las universidades y de sus diplomas?

Algunos de nuestros socios inversores incluyen a Foundation Capital, ALLVP, Magma Partners, Amador, May Capital y Monashees.

El año pasado, 16 startups creadas por estudiantes de Platzi hicieron más de un millón de dólares en ingresos anuales. Diez empresas fueron aceptadas en Y Combinator y 500 Startups, dos de los programas de aceleración más reconocidos a nivel mundial. Y dos empresas ganaron más de 40 millones de dólares al año. 

Si en 2020 se creó un ecosistema ideal para la creación de compañías que integran tecnología y que son escalables, en 2021 veremos startups con la ventaja de estar diseñadas para un mundo posterior al Covid-19. 

La pandemia, sin duda, aceleró la adopción tecnológica y creará a las empresas emblemáticas de la próxima década. Este es el año de lanzarse a iniciativas que apoyen ese camino. La convocatoria para el primer DemoDay de este año de Platzi cierra el 22 de enero. 

Contacto
LinkedIn: Íngrid Zúñiga
*La autora es Public relations & Communications manager en Platzi.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Recuperación económica de la mano de la tecnología

Hay tres áreas donde los empresarios y tomadores de decisiones deberían enfocar sus esfuerzos para ayudar a una pronta recuperación, que además tenga éxito a largo plazo.

Publicado

on

Economía

Por: *Vicky Garzón

El 2020 ya quedó atrás, pero muchos de los desafíos que nos planteó aún continúan vigentes. Según el Fondo Monetario Internacional, el PIB mundial en 2021 estaría apenas 0.6% por encima del de 2019, lo que implica altas tasas de desempleo, tanto para las economías avanzadas como para las emergentes. Frente a este panorama, es preciso decir que los esfuerzos por acelerar la recuperación económica de los distintos sectores deben ser una prioridad y que la tecnología, como motor de esta reactivación, será fundamental.

Observando los retos propios de este año, hay tres áreas donde los empresarios y tomadores de decisiones deberían enfocar sus esfuerzos para ayudar a una pronta recuperación, que además tenga éxito a largo plazo:

  1. Una puerta de entrada digital

Además de repensar la experiencia que le ofrecen a sus clientes y de darles opciones digitales más allá de las físicas con las que puedan interactuar, las empresas deben repensar la manera en que utilizan sus datos para comprender mejor a sus consumidores. Esto es cierto para todo tipo de negocios, organizaciones e instituciones. Por ejemplo, como nunca antes, los proveedores de atención en salud necesitan plataformas digitales seguras que les permitan atender un mayor número de pacientes a través de la telemedicina. De la misma forma, el sector retail puede valerse de la inteligencia artificial para ofrecer una mejor atención en línea, más biosegura y más precisa. Y por supuesto, también los gobiernos requieren de infraestructuras en la nube que les permitan, por ejemplo, distribuir los subsidios para los más necesitados.

La forma en que las empresas avancen en términos de digitalización hoy, determinará en gran parte las oportunidades y el crecimiento que tengan mañana.

  1. Reducción de costos y remodelación de sistemas

Una de las mejores maneras de optimizar las distintas áreas de una empresa y de reducir costos, es actualizando los sistemas tecnológicos necesarios para administrar el negocio, pues cada vez son más las opciones para hacerlo de manera más eficiente. Este es el caso de la nube. Cuando una empresa reemplaza su infraestructura fija, que debe costear sea que la use o no, por modelos más flexibles como la infraestructura cloud, puede reinvertir el capital que ahorra en crear experiencias de cliente que le otorguen a sus servicios mayor valor.

De hecho, hoy en día, las empresas más innovadoras están trasladando toda su infraestructura TI a la nube y están adoptando estrategias multinube; es decir, puede aprovechar más de un proveedor al mismo tiempo.

  1. Nuevas formas de trabajar

En tercer lugar, ha sido evidente que debido a la pandemia las empresas han tenido que encontrar nuevas formas de trabajar y de mantener a sus empleados comunicados. El teletrabajo, el trabajo remoto, las reuniones virtuales, entre otros conceptos que antes sólo se usaban en ocasiones excepcionales, hoy son parte del día a día y, muy seguramente, debido a sus beneficios han llegado para quedarse. Por esta razón es importante que las empresas empiecen a diseñar nuevos entornos laborales híbridos con espacios digitales y físicos de trabajo, en los que las herramientas digitales colaborativas faciliten las labores de todos y les permitan realizarlas de manera más eficiente.

En este nuevo año que apenas comienza, pero que desde ya nos deja ver los múltiples retos con los que llega, estas áreas de decisión serán sumamente importantes para lograr una verdadera reactivación y para desafiar las cifras y pronósticos negativos que hayamos recibido en 2020.

*La autora es gerente de Google Cloud Colombia.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Rappi es crucial para América Latina: aquí el por qué

El inversionista colombiano Pablo Navarro expone en Forbes cuatro variantes que enmarcan la contribución de Rappi al ecosistema emprendedor.

Publicado

on

Rappi
Foto: Archivo.

Rappi es crítico para el ecosistema de emprendimiento de América Latina. Solo para empezar, vale mencionar que este unicornio originado en Colombia está entre las 10 empresas más valiosas de YCombinator, la aceleradora de compañías tecnológicas más relevante en el mundo y está apalancando el ecosistema emprendedor de la región. Explico el por qué:

Inversión:

Rappi ha levantado hasta el momento más de US$1.700 millones en capital de riesgo. Cuando inversionistas de la talla de Sequoia, Andresseen Horowitz y DST invierten en Rappi, le están diciendo al mundo del Venture Capital que vale la pena invertir en Latinoamérica. 

Digitalización:

  1. Creación de ecosistema: Rappi ha aportado a la expansión del mercado de domicilios en la región. Esto fomenta la creación de más startups de delivery así como empresas enfocadas a atender las necesidades de estas.
  2. Negocios digitales – Emprendedoras y emprendedores en la región ahora lanzan cocinas ocultas y marcas digitales que venden por medio de Rappi y otros canales de venta online. 
  3. COVID – Rappi (y las empresas que salieron para competir con Rappi) han permitido que muchas personas puedan comprar de manera segura sin salir de sus casas.

Cultura de emprendimiento:

  1. Referente – Como latinos crecimos creyendo que lo gringo era bueno y lo local malo. Rappi es una (de las muchas) pruebas de que esto no es cierto. Glovo y UberEats han tenido que salir de varios países de Latinoamérica incluyendo Brasil, Colombia y Argentina porque no han podido competir con Rappi. Para emprender de manera exitosa tienes que creer en ti misma y en tu equipo. Rappi nos demuestra que grandes multinacionales de tecnología pueden nacer y crecer en Latinoamérica.
  1. Talento – Rappi contrata miles de personas de muy alto calibre y las empodera para que resuelvan los retos más grandes que encuentren. En Rappi personas de menos de 27 años tienen la oportunidad de lanzar nuevos países y crear productos que impactan a cientos de miles de consumidores. Esto atrae al mejor talento a nivel global incluyendo cerebros fugados que dejan empresas como Google, Amazon, Uber y McKinsey para unirse a Rappi.
  2. Rappi Mafia – En Silicon Valley se habla de la “Mafia de Paypal”. Esto se refiere a los fundadores y empleados iniciales de PayPal que han fundado más de 120 empresas incluyendo LinkedIn, YouTube, Tesla y Palantir. En Marathon (el fondo de inversión del que hago parte) vemos a las startups como universidades y sus founders como profesores. De estas startups salen muchos emprendimientos exitosos. Rappi es el unicornio latino con más ex-alumnos fundadores. 

Creación de riqueza:

En Latinoamérica solía haber tres maneras de ser accionista en una empresa. 

  1. Tener el capital suficiente para comprar tu participación en la empresa
  2. Crear tu propia empresa
  3. Ser pariente de empresarios que te den una participación en su empresa

Con la llegada de las startups, se agrega una cuarta posibilidad: trabajar para una startup que incluya un programa de compensación por acciones para sus empleadas y empleados. 

Rappi es una de esas empresas cuyo plan de compensación incluye acciones. El día que Rappi tenga un exit (ya sea una adquisición o un IPO), muchos de los empleados de Rappi van a recibir una cantidad de dinero considerable por sus acciones. Estos van a seguir aportando al ecosistema como inversionistas o emprendedoras.

Rappi es crítico para nuestro ecosistema de emprendimiento. El éxito de la empresa no solo va a impactar a sus actuales empleados e inversionistas, si no a las futuras generaciones de emprendedoras y emprendedores que pasarán por Rappi y van a seguir aportando al ecosistema de nuestra región.

Contacto:

Linkedin

*El autor es operating partner de Marathon, un fondo de Venture Capital que invierte en startups en América Latina. Ha ejercido cargos ejecutivos en varias startups de Estados Unidos y Latinoamérica, incluyendo OmniLatam (adquirida por Greensill), Bunny Studio y Cheetah. También trabajó en Amazon, donde lanzó y manejó nuevas unidades de negocio. Es mentor de Endeavor y Rockstart, y como ángel inversionista ha invertido en Frubana, Ubits y Tributi.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Seguir Leyendo

Red Forbes

La vacuna contra la procrastinación

Procrastinar hace que no seamos tan efectivos como queremos y no logremos nuestros objetivos. Acá algunos consejos sobre cómo superarla.

Publicado

on

Foto: Unsplash

Empezó el 2021 y con él llegan las muy famosas listas de propósitos de año nuevo. Bajar de peso, leer más de un libro, hacer más actividad física y ahorrar son algunas de las más comunes. Sin embargo, 80 % de estos propósitos nunca se cumplen, de acuerdo con un estudio reciente de U.S. News & World.

Entrado el mes de febrero, la mayoría de las personas se dan por vencidas en la persecución de sus nuevos hábitos. ¿La razón? Un virus más peligroso que el Covid, la procrastinación, el hábito maldito de retrasar actividades o situaciones importantes, sustituyéndolas por otras menos relevantes, por miedo o pereza de afrontarlas.

Lea también: Startups para la prosperidad en Latinoamérica en 2021

Somos especialmente buenos llenándonos de argumentos para convencernos de que empezaremos la famosa dieta el siguiente mes, o que en marzo sí empezaré a meditar.  Incluso yo, que constantemente me siento orgulloso de mi disciplina y poder de voluntad, procrastiné la escritura de este artículo por dos días.

Y lo peor de todo es que la procrastinación no afecta solamente nuestros propósitos de año nuevo, sino que permea nuestra vida laboral también. Movemos reuniones, cancelamos compromisos, terminamos jugando con nuestro calendario como construyendo un rompecabezas, y claro está, aunque algunas veces lo hacemos porque no tenemos más remedio, me atrevería a decir que un 70 % de las veces es porque hemos sido víctimas de este grave virus.

Procrastinar hace que no seamos tan efectivos como queremos, no logremos nuestros objetivos y sintamos remordimiento y culpa por no estar haciendo lo que en un momento dado estábamos tan determinados a hacer.

Ahora que estamos todos trabajando remotamente, el reto de no procrastinar se ha vuelto aun mayor. Antes teníamos que ir a la oficina y estábamos en contacto físico con el espacio laboral, haciendo más fácil mantener ese enganche con las tareas del día a día. Luego llegaron las redes sociales, que comenzaron a truncar nuestra capacidad de ejecutar en el momento al generar distracciones y por último, llegó el trabajo remoto, en el cual se combina nuestra vida personal, laboral y la tecnología para generar un el reto de disciplina más grande que ha tenido que enfrentar la humanidad.

Hay varias razones por las cuales procrastinamos, pero en términos generales, se debe a estas tres grandes categorías:

Lea también: Honra tu tiempo: la virtud más importante que necesitan las empresas

  • Falta de descanso – Los expertos en descanso recomiendan tener entre 7 y 8 horas de sueño. Si no descansamos bien tenemos menos poder de voluntad y somos mas propensos a reaccionar a las situaciones sin poder ejercer autocontrol.
  • Sobrecarga mental – Algunas veces tenemos demasiado que hacer y un sinnúmero de tareas que sobreponen lo personal y laboral. Al no tener “tiempos muertos” de descanso y reposo, sentimos que el día no nos alcanza y que estamos abrumados todo el tiempo, incrementando la probabilidad de empujar ciertas cosas hacia adelante porque no tenemos el espacio mental para hacerlo.
  • Niveles altos de Incertidumbre – Cuando nos enfrentamos a situaciones de alta incertidumbre, por ejemplo, una pandemia mundial que pone en riesgo nuestra estabilidad económica y social, salen a relucir viejos miedos e inseguridades que tenemos guardados. Cuando nuestro cuerpo opera en este estado de “pelea o huida”, nuestra mente automáticamente hace una re-priorización de tareas y nos obliga a posponer lo que sea que no considere de vida o muerte.

A todos nos pasa. No deberíamos juzgarnos o sentirnos mal. Incluso las personas más comprometidas y disciplinadas sufrimos de eso. Ya es el segundo día seguido que empujo este articulo hacia adelante. ¿Por qué? Estoy expuesto a altos niveles de incertidumbre construyendo Ontop.ai, tengo una sobre carga mental alta como es natural de los emprendedores de etapa temprana (no tenemos ni un minuto para para y replantear) y me falta descansar ya que estoy manejando unos horarios extendidos y unas madrugadas titánicas para poder cumplir con todo lo que hay que hacer.

Sin embargo, aunque no debemos juzgarnos ni sentirnos mal, si me gustaría ofrecerles una vacuna que he visto me ha funcionado, y que podemos tener a la mano para evitar llegar a niveles muy altos de procrastinación. Porque si le damos rienda suelta, se puede volver un hábito negativo difícil de deshacer y que se traslada a diferentes aspectos de nuestra vida. Al final del día, queremos lograr nuestras metas, cumplir sueños y sacar adelante proyectos para sentirnos auto realizados y satisfechos.

Lea también: Experiencias de hiperproductividad y bienestar

El paso a paso para vacunarse

  • 20 minutos de cuidado personal – Pregúntense primero si están cuidando de su cuerpo lo suficiente. ¿Están agendando horas de descanso y autocuidado? Pasamos nuestros días agendando sagradamente llamadas de Zoom y encuentros laborales virtuales, pero, ¿cuándo fue la última vez que pusieron en su calendario una hora de descanso, ejercicio, meditación o juego y la cumplieron religiosamente? Basta con 20 minutos.

    He encontrado que los 20 minutos es un tiempo milagroso. 20 minutos es el tiempo exacto que debe durar un power nap (la siesta milagrosa), para ser considerado un power nap y tener todos los beneficios asociados. Meditar 20 minutos diarios es lo que recomiendan los expertos de mindfulness. Salir a caminar a respirar 20 minutos sin tener notificaciones de celular ni tecnología, nos recarga de una manera impresionante. 
  • Hagan un compromiso pequeño público – Si están luchando con una actividad o tarea que llevan moviendo y postergando, los investigadores de la Universidad de Yale encontraron que al hacer un compromiso y contárselo a sus amigos o familiares, incremental sustancialmente la probabilidad de cumplirla. El truco es empezar con compromisos pequeños, nada muy ambicioso o grande, e ir incrementando.

    Una buena aplicación web que les puede ayudar con esto, como Stickk, en ella hacen un compromiso, designan un juez que puede ser una persona cercana y quien estará encargada de asegurarse y reportar que ustedes cumplan lo que dicen. Si reportan que no cumplieron, la aplicación automáticamente les hace un cobro a la tarjeta de crédito.
  • Ajusten su ambiente – Uno de los aspectos clave para adoptar cualquier hábito nuevo es rediseñar nuestro ambiente para que el nuevo hábito sea obvio y fácil de lograr. Es imposible dejar de fumar en una casa que tiene siempre los cigarrillos a la mano. Es más fácil hacer ejercicio por la mañana si alisto la ropa por la noche y la dejo encima de la mesa de noche. Así que lo más importante es crear un espacio sagrado para lo que sea que quieran lograr: apaguen el wifi, bloqueen aplicaciones o notificaciones o simplemente cambien de espacio físico para lograr concentrarse mucho mejor. Unos de los periodos de escritura más prolíficos que he tenido ha sido en una finca, sin acceso a wifi, con una cerveza en la mano y dejando el celular apagado en el cuarto.

    Ajusten el espacio. Limpien, ordenen, reorganicen. Simplifiquen su vida y comiencen a trabajar en lo que necesitan lograr.

Lea también: Bienvenidos a la era de las distracciones

  • Establezcan una recompensa – La investigación detrás de la formación de hábitos, como se muestra en el libro Atomic Habits, nos muestra que al emparejar la actividad que queremos hacer o lo que queremos lograr con una recompensa clara, hace que incrementemos la probabilidad de lograrla y repetirla en el futuro. Si han pasado varios meses y aún no han empezado con las clases de inglés que se prometieron comenzar a tomar, así como tienen que hacer el compromiso público, hagan la recompensa pública y escríbanla en algún lado. Si tomo mi primera clase de inglés, pediré mi comida favorita como recompensa.

La clave es empezar con cosas pequeñas. Paso a paso. Y cada día ir incrementando un poco más. Con disciplina y consistencia, comenzarán a disfrutar de las actividades que antes les generaban pereza o miedo, y habrán creado un sistema replicable en su mente para lograr grandes cosas.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado