Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

Fintech colombiana Addi levanta US$15 millones y alista su expansión

El fundador y CEO Santiago Suárez encabezó el recaudo. Aquí la explicación de por qué poderosos inversionistas de Silicon Valley estaban ansiosos por respaldar a la fintech con sede en Bogotá.

Publicado

on

Santiago Suárez, CEO de Addi. Foto: Addi.

Cuando el CEO de Addi, Santiago Suárez, decidió que estaba listo para recaudar una nueva ronda de inversión, no había indicios de una recesión global. Ahora, en medio de la turbulencia del Covid-19, tras atraer más recursos a su operación, se sienten preparados no solo para respaldar el financiamiento a consumidores en comercios, con créditos que aprueban en menos de cuatro minutos, sino para abrir operaciones en los más grandes mercados de América Latina.

La compañía basada en Bogotá, anunció este jueves que recaudó US$15 millones en una ronda de inversión encabezada por Quona Capital, que tiene en su portafolio a otras fintech latinas como Konfío y Créditas; Foundation Capital, que ha invertido en LendingClub y Rappi, y S7 Ventures. Los prestigiosos fondos Andreessen Horowitz y Monashees ratificaron su interés con nuevos aportes, para un consolidado de US$31 millones en el capital de riesgo obtenido.

La valoración de la empresa no fue revelada, pero con este registro, Addi se convierte en la fintech colombiana que más capital de riesgo ha recibido.

La nueva ronda le da a Addi los recursos suficientes para seguir otorgando créditos en punto de venta, aumentar su capacidad digital y mejorar su desarrollo de producto. Pero con este soporte, Addi planea expandirse -si la pandemia lo permite- antes que acabe el año a Brasil y México, sumando más talento a su equipo, que en la actualidad son 75 personas, repartidas entre la capital colombiana, Medellín, Cali, Barranquilla y Londres, dijo a Forbes su CEO Santiago Suárez.

“Somos conscientes que vienen meses difíciles, pero en el largo plazo vemos la oportunidad muy grande”, expresó Suárez, quien antes de fundar Addi, fue vicepresidente de estrategia de la fintech norteamericana LendingClub, líder del equipo global de innovación de J.P. Morgan en Nueva York y Londres, así como socio de la aceleradora Y Combinator de Silicon Valley. “Nosotros tenemos un nuevo aliado que nos dijo que en abril logró las ventas en línea que esperaba para el 2026. La oportunidad está en que en nuestros países tenemos la costumbre de financiar y el sistema es más restrictivo”.

Fundada en 2018, Addi ha estado entregando créditos al momento del pago de un producto o servicio y ha consolidado una lista de aliados que incluye tiendas de ropa, insumos o electrodomésticos como Koaj, Corona, Pintuco y Haceb. La firma funciona con un servicio que le apunta a la omnicanalidad, tratando de garantizar la misma oportunidad para quienes compran en puntos físicos o desde el comercio electrónico.

“Es algo que le permite comprar lo que usted sueña y necesita pagar a plazos”, describe Suárez sobre Addi, que afirma haber colocado cerca de $100.000 millones en créditos a más de 70.000 clientes.

La manera en que Addi es diferente a jugadores establecidos en el mercado como Brilla -un vehículo de financiamiento que tienen varias distribuidoras de gas-, comienza por su plataforma, que es la única de su tipo en el mercado local.  Para el caso de las compras en línea, que se han disparado en medio del bloqueo Covid-19, Addi funciona como un botón de pago. Desde enero este año, hicieron una integración con V-Tex que les permite ofrecer un ‘onboarding’ inmediato a comercios que usen esa plataforma para vender.

Cuando el consumidor está en una tienda física, el vendedor tiene acceso a un software en el que registra la cédula, el correo electrónico y el celular, que son datos “suficientes” para el análisis de riesgo crediticio que Addi hace en menos de cuatro minutos. Vía Whatsapp envía la oferta, el contrato y cierra la transacción del pago. En total, dicen tener presencia en 1.200 tiendas de 85 municipios de Colombia.

“El cliente solo necesita Whatsapp, porque por ahí hacemos la cobranza y el cierre del contrato. Estamos trabajando en cómo ser más rápidos, pero en el primer trimestre el 25% de nuestros clientes fueron reincidentes”, comenta el CEO de Addi. En la experiencia, los pagos de los créditos, que llegan hasta montos de $20 millones, se hacen en distintos plazos a través de internet, pero también en sucursales o corresponsales bancarios y cajeros.

Como alivio a la emergencia económica del Covid-19, Addi eliminó los cobros de intereses de mora y gastos de cobranza, e indica haber apoyado a más de 600 familias de los vendedores de comercios aliados. Aquellos clientes que han visto una disminución en su ingreso podrán bajar la cuota hasta solo el interés, sin ninguna penalidad hasta por 90 días. A quienes han perdido su ingreso, Addi dijo que les permitirá aplazar tres cuotas sin penalidad.

A pesar de la incertidumbre global, de continuar la senda correcta, Addi podría seguir los pasos de poderosas fintech del mundo que funcionan con modelos similares, como Afterpay y Klarna.  Entre tanto, el ecosistema fintech de Colombia se mantiene como el tercero más grande de América Latina, con un incremento de 26% en nuevas compañías de este tipo en el último año, que según el Fintech Radar de Finnovista, están generando más de 7.000 empleos.

Emprendedores

Producen sensores y quieren tener el primer hospital digital de Colombia

Sergio Marín y Juan Pablo Velásquez han construido con capital propio Netux, una compañía que usa internet de las cosas para monitorear pacientes y medicamentos. Su sistema podría ser de ayuda para rastrear las vacunas en contra del covid-19.

Publicado

on

Sergio Marín, CEO de Netux. Foto: Netux.

Irrumpiendo en el sector salud con internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), Netux está demostrando que tener una empresa de hardware en Colombia es posible.

“Los dispositivos son en su totalidad diseñados por nosotros y la manufactura se hace en Asia”, dijo a Forbes Sergio Marín, el CEO y cofundador de Netux, compañía basada en Medellín, que además de equipos, también ha desplegado un software en la nube que ofrece como servicio. “Consiste en hacer monitoreo remoto de pacientes y esquemas de salud para reducir costos”.

El sistema para el sector salud que ideó junto a su socio Juan Pablo Velásquez tiene más de 30.000 unidades activas en ciudades como Bogotá, Pereira, Barranquilla y Bucaramanga, monitoreando variables fisiológicas para hacer seguimiento a pacientes de manera remota y haciendo seguimiento en tiempo real de la cadena de frío de medicamentos.

Esta última variante funciona ubicando sensores en las neveras para monitorear temperaturas y alertar cuando haya suspensión del servicio de energía eléctrica. En una nevera sin energía se pueden llegar a perder $100 millones en medicamentos.

Por ello, consideran que su empresa puede llegar a tener un impulso en el monitoreo de las vacunas de covid-19. “Llevamos más de una década monitoreando cadenas de frío de las vacunas, ahora nuestros sensores están en cerca de 1.500 neveras de medicamentos”, apunta Marín, quien recientemente fue nombrado por MIT Technology Review como uno de los innovadores menores de 35 años de América Latina.

Marín y Velásquez se conocieron en un grupo de investigación de ingeniería biomédica de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, de donde salieron a crear esta healthtech que en sus orígenes era más amplia, atendiendo asuntos industriales, ambientales y agrícolas.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Desde entonces han ido creciendo con capital propio, pero solo hasta hace cinco años encontraron el ajuste de producto enfocándose solo en el sector salud, integrando a su negocio los sensores y el software en la nube, con un equipo de 60 personas, cuya mayoría corresponde al área de tecnología.
Sensor usado, sensor pagado. Así es el modelo de negocio con el que están funcionando, teniendo entre sus clientes a entidades gubernamentales y cerca de 150 prestadoras de salud.

Las prestadoras de salud usan la tecnología para ampliar su cobertura y su capacidad de atención sin necesidad de infraestructura adicional. Solo usando los sensores conectados y software en la nube pueden atender, diagnosticar y hacer seguimiento a pacientes de forma remota desde sus casas.
Las aseguradoras hacen monitoreo y seguimiento a pacientes crónicos, evitando su deterioro, realizando un diagnóstico oportuno, y por tanto reduciendo readmisiones. Según Netux, esto supone una reducción de cerca del 80 % en costos de hospitalización.

Con el Gobierno trabajan en la dimensión de salud pública, principalmente en los sistemas de atención emergencias médicas de las ciudades, los que se denominan SEM. Las ciudades, municipios y departamentos digitalizan sus Centros Reguladores de Urgencias y Emergencias, reduciendo, según Netux, los tiempos de atención de pacientes en la dimensión de salud pública en cerca del 50 %.

Seguir Leyendo

Editors' Picks

Llegó a Colombia sin nada y fundó una compañía que vendió en US$550 millones

Brian Requarth es el cofundador de la aceleradora Latitud y de VivaReal, una compañía de la que fue CEO y presidente de la junta directiva hasta su venta, que empezó en Colombia, pero se volvió grande en Brasil. Hizo de su historia un libro, que llegó a ocupar el puesto del más vendido en Amazon.

Publicado

on

Brian Requarth, cofundador de Latitud y VivaReal. Foto: Screenshot.

Con un español enredado y de traje negro, Brian Requarth se parqueó una vez en la entrada del edificio Los Venados de Bogotá, que queda al frente de la Bolsa de Valores, insinuando que tenía una cita, hasta que los porteros lo dejaron ingresar.  Acto seguido, pasó de oficina en oficina ofreciendo clases de inglés que había preparado con un libro que había conseguido en una feria.

Casualmente una directora de recursos humanos estaba buscando un profesor y lo contrató para que ofreciera clases de inglés de negocios a varios ejecutivos de una firma comisionista de bolsa, lo cual hizo por un año para poder mantenerse en la ciudad.

Él, californiano, había aterrizado en Colombia luego de manejar hasta Costa Rica, donde vendió su carro para comprar el tiquete aéreo que lo llevaría a reencontrarse con una colombiana que había conocido en San Diego (Estados Unidos) y que hoy es su esposa y madre de sus hijos. “En esa época decían el riesgo es que te quieras quedar”, recuerda Brian. “Así pagué las cuentas”.

Como en Estados Unidos un motel es un hotel barato característico de carretera, el primer lugar en el que se alojó fue un motel en la Avenida Caracas de Bogotá. “Los papás de mi esposa la regañaron por dejarme quedar en ese sitio, pero era lo que podía pagar”, dice.

Más adelante, estando más ubicado, tuvo una mala experiencia buscando un apartamento. “No había casi información en línea, así que cuadramos una visita con un agente inmobiliario, le expliqué lo que quería, sacó una lista de propiedades y me cobró por ver esa información. Pagué el dinero y visité todos los inmuebles, gastando mucha energía en eso”, apunta.

Sentado en un café internet, buscando ideas de negocio, se encontró un caso de negocio de la Universidad de Stanford que mostraba lo que estaba pasando con Mercado Libre. Retomando lo de aquella experiencia con el agente inmobiliario, se le ocurrió crear en 2009 VivaReal, un portal de clasificados para la compra, venta y renta de inmuebles.

La cofundó junto al alemán Thomas Floracks, a quien conoció en la fila para pagar la multa por haber permanecido en Colombia más tiempo del que les habían permitido y a quién quería conectar con unos ejecutivos que querían aprender alemán. Pero con Floracks empezó a desarrollar varios sitios web, siendo uno de esos VivaReal.

Sin embargo, con un respaldo limitado de inversionistas y la apertura de mercado, tuvieron que tomar la difícil decisión de concentrarse solo en el mercado de Brasil y cerrar la operación de Colombia, donde todo comenzó. “Todo estaba hecho en Colombia, pero lanzamos en varios países para probar y Brasil fue un cohete”, explica Requarth. “Cuando decidimos cerrar la oficina de Bogotá, nos dio mucha pena. Aunque el tiempo demostró que fue la decisión comercial correcta, tuvimos que despedir a parte del equipo que era de 20 personas, de los cuales cuatro aceptaron mudarse a Brasil con nosotros. A todos los demás los vimos saltar a buenos trabajos en los que ganaban mucho más dinero, fuimos una plataforma para ellos. Hoy tienen carreras tecnológicas brillantes”.

Brian como CEO de VivaReal en los inicios de la compañía en Colombia. Foto: Archivo.

Toda la travesía que vino después, Requarth la expone en el libro Viva the Entrepreneur, un título en que, con base a su historia, presenta una guía para emprendedores que quieran escalar negocios en América Latina y a aprender a interactuar con el capital de riesgo para conseguir un crecimiento exponencial. Esta pieza de 209 páginas consiguió ubicarse por varias semanas como el libro más vendido en Amazon en el segmento de emprendedores.

Las entrevistas a los nuevos empleados en Brasil las hacían en un café de Starbucks e inicialmente vivían apiñados en el apartamento del que habían contratado como gerente para el país.

Para 2019, no solo habían acaparado el 25% del mercado inmobiliario de Brasil, sino que habían recaudado US$74 millones de fondos de capital de riesgo en un camino que los indujo a fusionarse con Zap Imóveis para crear el Grupo ZAP, que, en últimas, fue vendido a OLX en una transacción de US$550 millones.

“Me siento en un gran deber en reinvertir en América Latina porque en los mejores ecosistemas tienen a personas exitosas reinvirtiendo en otra generación”, confiesa Brian quien como ángel inversionista ha puesto no solo de sus recursos, sino su mentoría en varias prometedoras startups que se han originado en Colombia como La Haus, Liftit, Chiper, Ontop, Neivor y Aptuno -de la cual es cofundador-. “Siempre he sentido una gran gratitud por todo lo que he podido lograr”.

Ese es el propósito que lo mueve y que ha materializado en Latitud, una aceleradora que cofundó en 2020 con Yuri Danilchenko y Gina Gotthilf, que ofrece a los emprendedores tutorías prácticas con expertos de la región y de Silicon Valley. “Formamos un grupo con nuestra red de contactos para elevar el ecosistema”, sostiene. Ya tuvieron la primera cohorte y están próximos a iniciar la segunda. Con esto, Brian ahora tiene mucho trabajo por delante.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Seguir Leyendo

Emprendedores

Hermanos colombianos desarrollan una caja para convertir “cualquier televisor en un computador”

Sebastián y Aura María Salazar, cofundadores de Qinaya, levantaron US$200.000 en una ronda de inversión semilla para aportar una nueva solución a la brecha digital.

Publicado

on

Aura y Sebastián Salazar, cofundadores de Qinaya.

Usar el poder de la nube para poner en los hogares una especie de computador de bajo costo es lo que pretende hacer Qinaya, una startup basada en Bogotá que acaba de recaudar US$200.000 en una ronda de inversión semilla.

La inyección de capital ha sido liderada por Breakthrough Capital, firma que ha venido incubando la idea, para intentar masificar Qinaya 3 Play, una caja inteligente que según dicen, puede conectarse hasta en los televisores más viejos, convirtiéndose en un computador cuyo servicio cuesta menos de US$5 al mes.

“Sobre todo para mantener nuestros servidores, el desarrollo inicial del producto y el equipo de desarrollo”, explicó a Forbes Sebastián Salazar, el CGO de Qinaya, quien cofundó la firma junto a su hermana melliza Aura María Salazar, la COO. “Hacia adelante vamos a invertir cada vez más en adquisición de usuarios, en la segunda versión del dispositivo, así como en hacer de Qinaya una plataforma cada vez más potente, confiable y asequible. Tenemos por ejemplo que invertir cada vez más en nuestra tecnología de compresión”.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Señalan que el dispositivo fue desarrollado en Colombia y se fabrica en China, con la capacidad de conectarse a internet vía inalámbrica o con cable ethernet, como se conectaría cualquier otro computador. La caja inteligente funciona con Qinaya Compu, un servicio de computador que permite navegar, reproducir formatos multimedia y crear documentos, conectándose al sistema operativo Android y a internet.

Dicen haber vendido más de 5.000 dispositivos principalmente a través de Mercado Libre y otros proveedores independientes, aunque están incursionando en un canal institucional para entidades de educación superior y compañías de telecomunicaciones.

“Más del 50% de las ventas han sido por fuera de las grandes ciudades, demostrando que se está abriendo el mercado y masificando”, comenta Aura, una exRappi y exUber convencida que este hardware podría cambiarle la vida a muchas personas. “Estamos creciendo aceleradamente, nos gusta movernos rápido, y estamos trabajando tras ese gran propósito de servir a más familias colombianas”.

Qinaya, que significa nube en quechua, contrasta que mientras que solo el 35% de los hogares latinoamericanos tiene acceso a internet, al menos el 90% tiene un televisor. Al vincularse a Android, la caja inteligente funciona como Android TV con funciones de televisor inteligente y como decodificador de la televisión digital.

Seguir Leyendo

Emprendedores

Neivor recauda US$600.000 para su plataforma para edificios y conjuntos residenciales

Tienen la meta de llegar a 10.000 conjuntos residenciales, contó a Forbes la CEO de Neivor Caterine Castillo.

Publicado

on

Caterine Castillo, Oscar Garzón y Paola Fuertes, cofundadores de Neivor. Foto: Diana Rey Melo / Forbes.

Digitalizar las administraciones de los condominios residenciales, sean edificios o conjuntos. Esa es la propuesta de Neivor, una ‘fintech’ y ‘proptech’ nacida en Bogotá, que acaba de conseguir una inyección de capital de US$600.000 para empezar en firme sus operaciones.

La ronda de inversión semilla ha sido liderada por Magma Partners, complementada por una valerosa cuadrilla de ángeles inversionistas de la que hacen parte el fundador de Viva Real Brian Requarth; el cofundador y CEO de Merqueo, Miguel McCallister, el cofundador y CEO de Truora, Daniel Bilbao; el presidente de La Haus, Rodrigo Sánchez-Ríos; el fundador de Digital Bank Latam Ramón Heredia y entre otros, Kai Schmitz.

En los conjuntos que usan la plataforma, los residentes tienen acceso a una variedad de medios de pago para pagar las tarifas de administración y los administradores cuentan con una herramienta en la que reciben pagos, pueden crear reportes contables y administrar cobros de forma remota, para dejar a un lado las reconciliaciones manuales y las transacciones en efectivo.

“Vamos a consolidar nuestra operación en Colombia y nos expandiremos a México, donde vemos una oportunidad de mercado enorme”, indicó a Forbes Caterine Castillo, cofundadora y CEO de Neivor, quien pasó por compañías como Movii y Novopayment antes de lanzarse a emprender. “Para 2021 esperamos multiplicar por tres nuestra operación, llegando a 10.000 conjuntos y a 1.5 millones de hogares en América Latina”.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Cofundada también por los ingenieros Paola Fuertes y Oscar Garzón, que dirigen al equipo de tecnología, Neivor también se está volviendo una comunidad virtual, en la que los residentes pueden interactuar entre sí y los administradores pueden hacer encuestas y enviar notificaciones.

“Están solucionando un problema grande en la industria proptech en América Latina con un enfoque único al adicionar un componente de pagos a su negocio SaaaS, lo cual hace la vida más fácil a sus usuarios”, refirió a Forbes Nathan Lustig, managing partner de Magma Partners. “Tienen un equipo extraordinario con posibilidad de crear una empresa regional desde su base en Colombia”.

El ecosistema de vivienda que han desarrollado intenta abordar la limitada infraestructura de pagos, la desconexión entre vecinos y la falta de herramientas para la administración de los conjuntos, integrando también alianzas con bancos y aseguradoras

Seguir Leyendo

Emprendedores

Backstartup consigue US$1,2 millones para su “súper despacho” de contadores en línea

Este software corporativo creado en Colombia está buscando nuevos mercados y según contó a Forbes su CEO, Juana Barco, aspiran a triplicar este año sus ventas mensuales recurrentes en un 300%.

Publicado

on

De izquierda a derecha: Diego Peñuela, CTO; Juana Barco, CEO; Adriana Villamizar, COO y Cristian Villamizar, CFO de Bakcstartup.

Juana Barco sabe que probablemente estés cansado de escuchar que los ‘bots’ son la gran innovación corporativa y que quizás conoces muchos softwares contables. Pero Backstartup, la plataforma de la que es CEO, está proponiendo una novedosa forma con la  que pequeñas y medianas empresas están gestionando su backoffice.

“Las pymes están muy solas a la hora de administrar sus empresas, la contabilidad es altamente complicada, la Dian da terror y los honorarios legales son muy costosos”, le dijo Barco a Forbes. “Tenemos un súper despacho de contadores en línea que combina asesoría personalizada de parte de nuestro equipo de contadores y tecnología que hemos desarrollado para ser más eficientes y escalables”.

Basada en Bogotá, Backstartup acaba de recaudar US$1,2 millones en una ronda de inversión Semilla y Pre-Serie A, liderada por Alaya Capital Partners, en su primera inversión en Colombia y en una startup liderada por una mujer, con la participación de otros fondos de México y Chile, como Life is Too Short Capital, LabCap y 0B, entre otros. De esta manera se eleva a US$2 millones el capital conseguido por la compañía desde sus orígenes.

Invertirán en tecnología para incrementar la automatización de procesos manuales para aumentar la eficiencia, en marketing y en la apertura de Chile, su tercer mercado después de Colombia y México, buscando triplicar sus ingresos mensuales recurrentes este año.

Siga toda la información de emprendedores en nuestra sección especializada

Cofundada en 2014 por Juana, junto a sus socios, el CTO Diego Peñuela, la COO Adriana Villamizar y el CFO Cristian Villamizar, ha ido evolucionando para ofrecer lo que llaman una gestión contable integral porque, según cuentan, un software contable no resuelve todo el problema contable de las empresas porque siempre se necesita para un experto para sortear la complejidad normativa. “No somos un software contable”, aclara la CEO.

Integrar en un solo punto cuentas bancarias, softwares de facturación o de contabilidad, subir fotos de recibos y facturas digitales, son algunas de las funciones de la plataforma, que procesa la información a través de ‘bots’ automatizados, que acompañan a contadores certificados para calcular impuestos, retenciones, generar estados financieros y verificar el cumplimiento de obligaciones tributarias, con soporte vía Whatsapp, videollamadas y correo electrónico.

“La mayoría de los softwares de contabilidad están hechos para contadores, Backstartup digitaliza los procesos e involucra a la empresa en su propia contabilidad”, refiere el managing partner de Alaya Capital Claudio Barahona. “Es un proceso de software como servicio que automatiza procesos repetitivos, pero mantiene el contacto humano en el asesoramiento de un contador”.

Al trabajar directamente de las pymes, Juana cuenta que el año pasado con el golpe de la pandemia, vieron cerrar a 108 de sus clientes que tuvieron que llevar sus empresas a liquidación o suspender sus actividades. Aún con este nublado panorama, Backstartup adquirió cerca de 300 clientes nuevos y alcanzó ingresos por encima de US$1 millón, con ritmos de crecimiento de 250% en 2019 y 15% mes contra mes en 2020.

“El valor que le damos a nuestros clientes es simple: Paz mental”, concreta la CEO de Backstartup. “Simplificamos la gestión contable al darles toda la información que necesitan a través de nuestra plataforma y adicionalmente les damos asesoría personalizada en idioma emprendedor”.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado