Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

‘Los empleos bien pagos y de por vida son un concepto obsoleto’: Robert Kiyosaki

Los consejos gerenciales de Robert Kiyosaki para emprender y armar equipos en su libro ‘Más importante que el dinero: …El equipo de un emprendedor’.

Publicado

on

Consejos de Robert Kiyosaki para armar equipo. Foto: Cortesía.

En 1907 Harry N. Alien, emprendedor y fundador de la Taxicab Company de Nueva York, importó 600 taxis de gas de Francia.

Él fue quien acuñó la palabra taxicab con la que millones de personas se convirtieron en empresarios llamados taxistas. Hoy Uber remplaza a la palabra taxi. Muchos emprendedores independientes se convierten en conductores de Uber.

La pregunta es, ¿cuánto tiempo pasará antes de que los conductores de taxis y los conductores de Uber se vuelvan obsoletos?

¿Cuánto antes de que las innovaciones como el auto sin chofer de Google, un carro que no requiere un conductor humano, remplace tanto a conductores Uber como a taxistas?

Éstos son algunos ejemplos de por qué más y más personas se convierten en emprendedores. La tecnología y la competencia extranjera están haciendo obsoleta a la gente. La idea de un empleo bien pagado y un cheque de por vida es un concepto muy viejo… y obsoleto.

Lea todas las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Hoy, millones de personas empiezan a darse cuenta de que ser un emprendedor puede ser más seguro que ser un empleado. Andy Grove, uno de los fundadores y ceo de Intel Corporation, es conocido por su frase guía “sólo los paranoicos sobreviven”.

Este libro está escrito para aquellos que están paranoicos, aquellos que se dedican a volverse más inteligentes y aquellos que quieren ser más ricos siendo emprendedores.

Durante la era industrial los emprendedores eran conocidos por crear empleos y negocios. En la era de la información los emprendedores son conocidos por destruir trabajos y negocios.

Un ejemplo es la industria de los libros. Cuando Padre Rico, Padre Pobre se publicó por primera vez en 1997, el negocio de las librerías físicas estaba en auge. Después llegó Amazon y muchas librerías de la era industrial, como Borders, desaparecieron.

Hace unos días me encontraba en el supermercado cuando una de las personas en la tienda me detuvo y me preguntó: “¿Me recuerda?” Cuando fue obvio que no lo recordaba, dijo: “Yo era el gerente de Borders cerca de su casa. Solía programar todas sus pláticas y firmas de libros”.

La conversación me rompió el corazón. Hice todo lo posible para mantenerme alegre y darle las gracias por todo lo que hizo por mis libros, mi negocio y por mí. Mientras hablábamos de los viejos tiempos, el mantra de Andy Grove —“sólo los paranoicos sobreviven”— resonaba en mi cabeza.

De nuevo, los emprendedores no crean trabajos. Hoy los emprendedores destruyen trabajos y negocios a gran velocidad.

El problema es que nuestras escuelas aún entrenan a estudiantes para ser empleados en busca de seguridad laboral en lugar de emprendedores en busca de seguridad financiera.

La buena noticia es que las escuelas ya ofrecen cursos en emprendimiento. Aunque aplaudo sus esfuerzos, me temo que las escuelas aún tienen empleados que tratan de enseñar a los estudiantes a ser emprendedores.

Eso sería como aprender a surfear o jugar golf leyendo un libro. Si nunca has sido revolcado por una ola gigante, ¿cómo puedes saber lo que se siente cuando, como emprendedor, tu negocio es revolcado por la competencia?

En términos simples, los empleados ven el mundo con la mentalidad de empleados. Los emprendedores ven el mundo con un par de ojos distintos. Este libro habla sobre ver el mundo con los ojos de verdaderos empresarios.

Una de mis frases favoritas de Steve Jobs fue presentada al inicio de este libro. Es una idea poderosa que merece ser repetida:

No puedes conectar los puntos viendo hacia adelante; sólo puedes conectarlos viendo hacia atrás. Por eso tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna manera en tu futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, destino, vida, karma, lo que sea. Este enfoque nunca me ha decepcionado y ha hecho toda la diferencia en mi vida“.

steve jobs

La mayoría no logra convertirse en emprendedor porque fue a la escuela y aprendió a manejar por la vida observando el retrovisor. Los emprendedores pueden ver el futuro.

Emprendedores reales

Kim, mi esposa y compañera de negocios, realmente es una emprendedora en bienes raíces. Ella y nuestros asesores han contribuido a este libro, porque el equipo que hemos creado en The Rich Dad Company y nuestras inversiones personales han sido la base de nuestro éxito.

Nuestros asesores son emprendedores reales que están en las trincheras. Son experimentados, exitosos y apasionados al enseñar lo que han aprendido. Kim y yo les agradecemos por su contribución a este libro. Los emprendedores en este libro comparten sus éxitos y, quizá más importante, sus errores, y cómo esos errores se convirtieron en lecciones invaluables.

Si bien una educación universitaria puede ser importante, no hay mejor maestro que la experiencia empresarial en el mundo real. Uno de los problemas con la educación tradicional es que nuestras escuelas aún creen que cometer errores es malo.

Los maestros tradicionales castigan a sus estudiantes por cometer errores, lo cual significa que la persona que comete la menor cantidad de errores es etiquetada como el estudiante más inteligente. En el mundo real del emprendimiento, el empresario que comete más errores y aprende de sus errores gana. Por ejemplo, Thomas Edison fracasó más de 1.000 veces antes de inventar la bombilla eléctrica. Henry Ford se declaró en bancarrota cinco veces antes de que Ford Motor Company tuviera éxito.

Steve Jobs fue despedido de su propia empresa, Apple, antes de regresar y rescatarla de la bancarrota. Hoy Apple es una de las compañías más ricas del mundo. Bill Gates fue acusado por el gobierno estadounidense por prácticas monopólicas y ganó. Mark Zuckerberg fue demandado por los gemelos Winklevoss, quienes afirmaban haber creado Facebook. Menciono las pruebas y tribulaciones de estos grandes emprendedores porque por eso pasan los emprendedores reales.

Pueden ser lecciones que determinen el futuro de un negocio, si buscamos la lección en cada error o fracaso. En este libro aprenderás qué es importante, qué es valioso y qué necesitas aprender para ser un emprendedor exitoso. Y lo más importante, aprenderás que tener una “gran idea” sólo es el comienzo.

Código de honor del equipo

Blair Singer

Lo vemos cada domingo por la tarde. Leemos sobre ello en historias increíbles de logros y valor. Nos ponemos la playera de nuestros favoritos. Es la dinámica mágica de un grupo de individuos comprometidos que se reúnen para producir algo extraordinario e incluso impredecible un día cualquiera. Lo llamamos juego de equipo de campeonato.

Para muchos es algo que sólo escuchan, pero nunca experimentan. Sin embargo, para cualquier emprendedor exitoso la habilidad de reclutar y construir un equipo de campeonato es —después de las ventas— la habilidad más importante a dominar para que su idea o sueño tenga vida y éxito.

¿Por qué es crítico? Por el mero hecho de que sólo tienes una cantidad limitada de tiempo, energía y recursos para hacer las cosas por tu cuenta. Necesitas un equipo capaz de cumplir una promesa a un público ansioso. Pero más que eso, hay una sinergia mágica que sucede en los grandes equipos cuando se da más de lo prometido y se crean resultados que exceden las expectativas una y otra vez. El doctor Buckminster Fuller definió la sinergia como sistemas enteros que son “impredecibles” por la suma de sus partes.

Construir un gran equipo de negocios no es algo que sucede por suerte. No sólo se limita a la mezcla “perfecta” de talento y química personal. Herb Brooks, el legendario entrenador del equipo olímpico de hockey de 1980, dijo a sus jóvenes jugadores que no tenían suficiente talento para ganar sólo con talento. Pese a ello vencieron a los mejores del mundo en Lake Placid ese año.

Es algo que se puede crear con un liderazgo inspirado y algunos pasos muy definitivos.

Durante los últimos 25 años he construido mis propios equipos de negocio en las industrias de camiones, educación, franquicias y licencias. También he pertenecido a varios grandes equipos.

He entrenado a miles de organizaciones para que construyan sus equipos. Desde compañías tan grandes como Singapore Airlines, L’Oreal, HSBC e IBM a pequeños negocios de cinco a 10 personas.

En todos los casos, los principios de los equipos exitosos siguen siendo los mismos.

El primer paso es asegurarte de tener clara tu definición de “equipo”. Para algunos, la familia es un equipo; para otros, es un grupo que asume un objetivo en común; para otros implica un nivel de transparencia y honestidad que muchos ni siquiera experimentan en sus relaciones primarias. No hay una definición correcta o incorrecta. Sin embargo, es importante que todos los miembros estén en la misma página.

Para simplificar esto, reduzcámoslo a algunos pasos clave:

Reclutamiento

El reclutamiento es la promesa que atrae a los jugadores al equipo. Para hacer eso hay un primer paso importante: ser claro con la misión. ¿Qué es lo que tratas de lograr… y por qué?

Probablemente el porqué es lo más importante. Hace años Robert me presentó a uno de sus amigos, un general retirado del Cuerpo de Marines.

Era fascinante hablar con él, especialmente porque había estado a cargo del reclutamiento de marines.

Hizo hincapié en una de las cosas más importante sobre la construcción de equipos. Dijo que la escala salarial del Cuerpo de Marines era muy baja. Claramente los reclutas no llegaban por dinero. Dijo que la gente se enlista por quienes esperan llegar a ser en el proceso de convertirse en marines. Dijo que los jóvenes reclutas quieren ser parte de algo más grande que ellos mismos.

Ahora piensa en eso por un momento. No hay promesas de dinero, sólo el deseo de crecer y ser parte de algo significativo.

Como dueño de negocio, ¿puedo hacer la misma oferta? Por eso digo que tu habilidad número uno es la habilidad de vender.

Sin eso te será difícil inspirar a personas para que trabajen contigo o para ti por las razones correctas. Piensa en una franquicia. Los franquiciados de hecho pagan por ser parte de un equipo.

Cuando era estudiante de la Universidad Estatal de Ohio tuve el privilegio de ser alumno administrador del equipo de futbol americano —los Ohio State Buckeyes— bajo el liderazgo del legendario entrenador Woody Hayes. Fue ahí donde aprendí la importancia de la disciplina, el trabajo duro, trabajar desinteresadamente por el equipo y jugar por algo más grande que un trofeo. La mayoría de los jugadores en el equipo sabían que no llegarían a jugar a nivel profesional, pero querían ser “parte de algo”.

En mi primero negocio de camiones no éramos los empleadores que mejor pagaban, pero tuvimos baja rotación de personal y un gran equipo que sacaba al negocio de desastres inminentes una y otra vez. Nos ayudaron a convertirnos, en ese entonces, en una de las operaciones camioneras para transporte de carga aérea de mayor crecimiento.

Cuando era capitán del equipo de campo traviesa de una preparatoria que competía por un campeonato estatal, nuestro mantra era “permanezcamos juntos e impulsémonos entre nosotros”. Si conoces algo sobre el campo traviesa, sabes que una o dos superestrellas no te harán ganar. Nos enorgullecíamos de correr juntos cerca de la delantera. Así es como ganamos. Cada día nos preguntábamos: “¿Qué clase de equipo tendríamos que ser para correr en campeonatos estatales?”

Aprendí hace mucho tiempo tras ver al coach Hayes que todos los grandes equipos tienen una cosa en común. De hecho, esto es cierto en cualquier negocio, religión, civilización o familia.

Los que duran y tienen éxito tienen reglas. Una serie de reglas simples y entendibles que llamamos un código de honor.

Son una serie de reglas que toman los valores centrales de cualquier grupo, como el trabajo duro, la honestidad, la rendición de cuentas, el trabajo en equipo… y los protegen con estas reglas.

Piensa en los Diez Mandamientos. Ése es un código de honor clásico. Fue diseñado para tomar a un grupo de israelíes vagabundos y mantenerlos unidos y fuertes como cultura.

En un negocio o matrimonio, cuando las reglas son ignoradas o no se aplican, el caos y el desorden no tardan en aparecen.

El coach Hayes explotaba de coraje si un jugador rompía el toque de queda, llegaba tarde a prácticas, decía groserías en el campo de práctica, faltaba el respeto a un entrenador o reprobaba una clase.

El código los mantenía unidos. Cada jugador quería ser su mejor versión y el coach Hayes prometía que si seguías sus reglas te convertirías en tu mejor versión.

Lo primero que hacemos cuando iniciamos o entrenamos a una compañía es establecer un código de honor. ¿Por qué? Porque ante la falta de reglas, la gente inventa las propias.

Cuando el calor sube, las personas regresan a sus patrones de comportamiento instintivos… y eso rara vez es bueno para el equipo. No es porque sean malas personas, sino porque todos tienen sus propias experiencias, antecedentes y condicionamiento.

En la escuela nos enseñaron a hacer las cosas por nuestra cuenta. Esto no es bueno para el trabajo en equipo. La cooperación en la escuela se considera trampa, pero la colaboración empresarial suele ser la clave del éxito. Se me enseñó a ser un individuo fuerte y alguien que no tenía que pedir ayuda o apoyo. Eso no funcionará si intentas que todo un grupo trabaje junto. Es por eso que debes tener reglas.

En el equipo de asesores de Padre Rico, tenemos un código de honor al que nos suscribimos todos. En nuestros negocios individuales tenemos reglas diferentes porque tenemos equipos diferentes. Mi esposa y yo tenemos un código. Tenemos un código para nuestros hijos y familia. Tengo un código conmigo mismo.

¿Por qué?

En 2012 mi hijo de 12 años y yo fuimos a Tanzania para escalar el monte Kilimanjaro. La primera noche en la montaña mi hijo se enfermó mucho. Al día siguiente, aunque trató de moverse, empeoró. Ya no podía retener alimentos en su sistema. Estaba claro que tenía que descender y encontrar un doctor. Me enfrenté a una decisión. Bajar o dejar que uno de los porteadores lo bajara. ¡Me moría por escalar esa montaña! El oxígeno era bajo, mi emoción era alta y mi inteligencia es baja. Ésa es una mala combinación, pero no es diferente a muchas situaciones que enfrentamos en los negocios y en las relaciones.

Sin embargo, en medio de esa decisión, un pensamiento se cruzó por mi mente. Fue: “¡Escribí un libro sobre esto!” Se llama Código de honor del equipo. La primera regla que él y yo creamos antes de emprender el viaje fue: “Empezamos juntos, terminamos juntos”.

Nuestro código era claro: nunca abandones a un compañero que necesite ayuda. Decisión tomada; bajé con él.

Sin esas reglas, podría haber tomado una decisión catastróficamente mala a 10 000 pies de altura. ¡Actúo conforme a un código para protegerme de mí mismo! Tras un descenso de ocho horas, estuve a su lado en una dudosa clínica de tercer mundo hasta que se recuperó. Cimentó nuestra relación padre-hijo para siempre.

Tan fue así que decidimos regresar al año siguiente y el 3 de julio de 2013, a las 11:27 de una mañana gloriosa, él y yo llegamos a la cima del Kili juntos. Le entregué un llavero con un colgante que había cargado conmigo todo ese tiempo, el cual decía:

Empezamos juntos, terminamos juntos. Cuenta conmigo siempre“.

Aprendí que hay algo más grande y más poderoso que una montaña. Se llama amor. Por fortuna creamos una regla para protegerlo. Lo creas o no, otras familias en otras expediciones no tomaron esas decisiones y las llevó a separarse

Desempeño

Una de las reglas de los equipos es ésta: mientras más rendimiento haya, más estrictas son las tolerancias… y las reglas. Los equipos de campeonato son de disciplina fuerte. Dejan poco margen para evadir responsabilidades. Una vez que se establecen las reglas, todos en el equipo las cumplen y todos tienen la obligación de hacerlas cumplir.

 No siempre es fácil. Puede ser incómodo. Por eso tenemos que trabajar en dominar la vocecita, esa pequeña voz en nuestra cabeza que constantemente cuestiona y opina sobre qué podemos y no podemos hacer. He visto muchos equipos que querían resultados de alto nivel pero operaban con tolerancias relajadas. Se preguntaban por qué no cumplían con sus expectativas.

Es como tratar de modificar un Lamborghini de la misma manera en que modificarías una Vespa. Puedo contarte incontables historias de negocios y equipo donde el verdadero acto de valor no era asumir la tarea en turno, sino ser vulnerable y abierto hacia los demás miembros del equipo. Ser capaz de decir la verdad con compasión y recibir retroalimentación para mejorar al equipo es clave para el éxito de un equipo.

Este fragmento que publica Forbes cuenta con la autorización de cortesía de Penguin Random House Grupo Editorial (Aguilar) en Colombia.

Emprendedores

OLX evoluciona del clasificado a la venta de carros, tras fusión con FCG

FCG venía manejando en Colombia la marca Carro123, que se integra a OLX Autos, unidad que está operando en 12 países.

Publicado

on

Ricardo Donoso, cofundador de FCG.

OLX Autos es la más reciente compañía valorada en más de US$1.000 millones dentro del Grupo OLX, tras fusionarse con la tecnológica Frontier Car Group (FCG), con lo que da un nuevo paso contundente hacia la comercialización de vehículos en línea.

FCG fue fundada en 2016 en Berlín por Sujay Tyle, Peter Lindholm, Andre Kussmann, el chileno Ricardo Donoso y el colombiano Felipe García. Entre 2018 y 2019 OLX Group invirtió casi US$500 millones, para apoyar y permitir una rápida expansión, definiendo un nuevo estándar para la industria de compra-venta de vehículos usados. 

“Nuestro modelo de negocio es un poco más alto que el de otras plataformas en el mercado, porque también integramos a los concesionarios dentro del ecosistema, damos financiamiento y llegamos al consumidor final con inventario”, dijo a Forbes el cofundador de FCG Ricardo Donoso.

Siga toda la información de economía y negocios en Forbes Colombia

En Colombia venían manejando la marca Carro123, que se integra a OLX Autos, unidad que está operando en 12 países, aunque no necesariamente en todos con la misma marca.

“OLX tiene una plataforma de clasificados de clase mundial, con una una alta capacidad de demanda y oferta de autos usados, un tráfico mensual de 300 millones de personas, vemos que hay muchas posibilidades de poder transformarlos”, indica Donoso, sobre la unión con OLX, al explicar que algunos de los fundadores se quedan en la compañía y con los mismos derechos que tenían con FCG.

El proceso de compra de vehículo inicia haciendo la búsqueda para para obtener el precio preliminar por la venta del carro, se agenda una revisión del automóvil en los centros de atención, o de manera remota y la plataforma presenta una oferta para la venta del vehículo y realizará el pago a la cuenta bancaria del cliente. Además, libera al propietario de trámites complejos y gestión de deudas de impuestos, financieras y multas.

En Colombia tienen 20 centros de atención, de los cuales 19 son en Bogotá y alrededores (Chía y Mosquera), con el plan de expandirse pronto a nuevas ciudades.

La nueva compañía  tiene presencia Colombia, México, Chile, Argentina, India, Indonesia, Nigeria, Pakistán y Estados Unidos, con transacciones de más de 130.000 autos por año y creciendo “exponencialmente”. OLX Autos aceleró recientemente  la apertura de nuevos servicios en Ecuador y Perú, y potenciando el negocio de Financiamiento que recientemente lanzó en Chile y en Colombia.

Seguir Leyendo

Actualidad

La empresa colombiana detrás de los nuevos carritos inteligentes del Éxito

Travvis empezó esta semana una prueba piloto en un almacén del grupo ubicado en Medellín. La meta es llegar a 800 tiendas y 40.000 carritos.

Publicado

on

Foto: Travis

El Grupo Éxito inició esta semana en Medellín una prueba piloto con 18 carritos inteligentes, que les permiten a los usuarios, a través de unas tabletas, tener a la mano un mapa del supermercado (estilo Waze), llevar las cuentas de lo que gastan en tiempo real y conocer las promociones que aplican para cada uno, entre muchas otras funciones.

Travvis es la empresa colombiana que está detrás del desarrollo de esa tecnología que, de ser exitosa, se replicaría en al menos 800 almacenes Éxito de todo el país, con la adquisición de parte del grupo de hasta 40.000 carritos en los próximos tres años.

Lea también: Los otros colombianos que están detrás de los robots de Rappi

Antes de que llegara la pandemia del coronavirus al país, Travvis se dedicaba al uso de la tecnología y la inteligencia artificial a favor de las marcas, quienes recurrían a ellos para obtener estudios de percepción sobre campañas publicitarias. Su modelo de negocio tenía como protagonistas a los vehículos de transporte colaborativo, en donde instalaban pantallas para que los pasajeros realizaran dichas evaluaciones a cambio de descuentos en el valor del trayecto.

Con el país entero encerrado y las actividades económicas paradas por cuenta del virus, la empresa migró al sector retail, en donde vio oportunidad en los carritos de compra. “Nos dimos cuenta de que nuestra tecnología podría resultar útil de cara a las nuevas condiciones de distanciamiento y bioseguridad, en donde se privilegia todo lo que evite al máximo el contacto”, explica Lorraine Sandoval, COO de Travvis.

Kevin Ospina, CEO de Travvis y Lorraine Sandoval, COO de la compañía

“Empezamos a acercarnos a los grandes jugadores de ese sector y coincidimos con que el Grupo Éxito está apostándole fuerte a la transformación digital a través de su nuevo formato de tiendas omnicanal ‘Éxito WOW’. Aunque inicialmente su oferta contemplaba el uso de la inteligencia artificial en góndolas y estantes para evaluar la reacción de los clientes a la publicidad expuesta en esos puntos, rápidamente la descartaron “porque el tapabocas evitaba que pudiéramos desarrollarlo”, dice la COO.

“Terminamos enfocándonos en el potencial de monetización que tienen los retailers con los carritos”, explica, “se trata de un gana gana, pues así como nosotros crecemos, también crece la empresa que finalmente gana un nuevo canal para venderles a los anunciantes y mejora la experiencia de los usuarios”, agrega Sandoval.

Lea también: DHL integra robots que hacen aseo a su operación en todo el mundo

Las novedades

Además de presentar un mapa de navegación de la tienda -que en su mayoría tienen al rededor de 8.000 metros cuadrados-, la tableta instalada en los carritos ofrece herramientas como una calculadora, información sobre las promociones vigentes para cada cliente, recetarios y notificaciones push con las novedades en productos de todo tipo.

En una segunda fase de desarrollo Travis espera agregar funciones como el escaneo de productos y hacer pagos con tarjetas débito o crédito, con el objetivo de eliminar las filas y facilitar la experiencia del usuario.

Seguir Leyendo

Emprendedores

¿Cómo conquistar México, un mercado soñado para los emprendedores?

Por su tamaño e idioma, México es el principal destino de expansión al que los emprendedores colombianos quieren llegar ¿qué se necesita para conquistarlo?

Publicado

on

Foto: Fernando Luna Arce / Forbes.

Es normal ver por el Paseo de la Reforma, la más emblemática de las avenidas de ciudad de Ciudad de México -que incluyendo su área metropolitana alberga más de 20 millones de habitantes-, una motocicleta de algún repartidor con la maleta naranja con la que se identifican a los ‘rappitenderos’, aquellos repartidores que usan la plataforma de Rappi.

Rappi, es la startup colombiana más exitosa en ese país. A la capital mexicana, arribaron en 2016, cuatro meses después de activar su plataforma en Bogotá. “Nos decían que nos enfocáramos solo en el mercado local colombiano, pero nunca fuimos buenos escuchando ese tipo de consejos”, le dijo a Forbes Sebastián Mejía, cofundador y presidente de Rappi.

“México es donde Platzi empezó a ser empresa de verdad”, comenta Christian Van Der Henst, el cofundador y COO de la plataforma de educación en línea con sede principal en Colombia, quien cuenta que es un error pensarlo como un solo mercado. “Tienes que pensar en Nuevo León y Ciudad de México como piensas entre Texas y Nueva York. Están un mismo país, pero son audiencias muy diferentes y hay que generar servicios que les ayuden a sus diferentes desafíos”.

En un sondeo hecho por Forbes a 150 compañías emergentes de base tecnológica basadas en Colombia, el 63% dijo tener operaciones en México o planes para abrirlas en el corto plazo. Al anunciar sus recientes rondas de inversión, startups como Frubana, Liftit y Laika hicieron énfasis en el uso de gran parte de los recursos para consolidar sus operaciones en el mercado mexicano.

Recientemente ALLVP Research ratificó el hallazgo, indicando en una investigación, que México es el país de América Latina al que más llegan startups de otros países latinoamericanos.

René Lomelí, socio de 500 Startups para América Latina, explica que este fenómeno se da porque se trata del mercado en español más grande del mundo, lo que facilita un acceso menos complejo que a Brasil, el otro mercado latinoamericano que todos quisieran conquistar, pero en el que el portugués es indispensable. “Ciudad de México es extremadamente atractiva como para probar un negocio, una ciudad de 20 millones de habitantes en la que tener un negocio implica una carga operativa grande que te hace pensar en el equipo y en la expansión por la ciudad”, indicó.

Siga todas las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

Hace unos años, recuerda Lomelí, abrir México era un requisito para poder acceder al capital de riesgo, que era más limitado en países como Colombia, Chile, Perú y Argentina. “Tenemos un ecosistema de Venture Capital en el que, al ver una lista de fondos disponibles, te vas a topar con una más larga que en otros países. Muchas veces los fondos decían, muy buena tu idea, pero cuando vienes a México, quiero verte aquí”.

Federico Antoni, socio de ALLVP, considera que grandes éxitos como PayU, Domicilios.com y más recientemente Rappi, son muestra que desde Colombia se pueden crear grandes empresas tecnológicas, creando “una muy buena percepción” del talento emprendedor colombiano en México. “De esos éxitos ha surgido una nueva generación de emprendedoras y emprendedores con experiencia escalando regionalmente y sobre todo la ambición de construir grandes empresas”.

A su vez, Eduardo Clave, director general de Dila Capital, cree que “hay bastante química entre mexicanos y colombianos, los emprendedores colombianos lanzan sus productos en Colombia y lo que ven en México es un mercad mucho más grande, con mayor acceso a capital y que les permite acceder a sus negocios”.

Para Lomelí, de 500 Startups, hay que entender que, si bien ambos mercados hablan español, son culturalmente diferentes. “Se hace necesario tener rápido un equipo local que entienda la cultura, es un aspecto que a veces se menosprecia, pero que es un reto para entender las diferencias”.

Cuando Clave va a invertir en una compañía, le pide a uno de los fundadores de las empresas, que más allá de contratar gerente para el país, se quede viviendo físicamente en México para que tenga la capacidad de crear equipo.

“Tienen que tener esas capacidades de la cultura, de tener conversaciones serias y avanzadas y, sobre todo, demostrar que son diferenciadores a lo que existe en el mercado. Vemos muchas startups irrumpiendo de manera flexible, a través de tecnología, aprovechando el tamaño del mercado”, indica el cofundador del fondo Dila Capital. “El mercado mexicano arropa muy bien a los emprendedores latinoamericanos, hay desafíos regulatorios y de mercado, y se debe poder establecer muy bien los tiempos de lanzamiento, porque eso puede afectar las necesidades de capital”.

Por su parte, Antoni dice que se necesita de convicción, porque, aunque existe una enorme afinidad culturar, económica y emprendedora, y conquistar México y Colombia es la combinación más lógica antes de escalar al resto de la región, México es un mercado extremadamente competido y diverso.

Es necesario encontrar un nuevo product-market fit para ganarle a los locales y al resto del mundo”, advierte el socio de ALLVP. Un caso es que la foodtech colombiana Muy, liderada por José Calderón, tardó meses para poder adaptar su producto al sabor mexicano. “Uno de los mejores moles, platillo muy mexicano, para oficinistas lo crearon colombianos y parte de ese éxito de Muy es que nos tienen a nosotros, sus inversionistas en México”.

Christian Van Der Henst de Platzi, expresa que México es un país que no cuenta con sus propios unicornios, sin embargo tiene una gran apertura a ideas y soluciones que llegan de otros países de Latinoamérica, tanto que, cuando conquistan México, se vuelven unicornios. “Es un país bastante generoso, pero de la misma forma demandante. Lo más importante para conquistar México es ofrecer algo que las personas en México realmente quieran y necesiten”.

Federico Antoni refiere a una nueva generación de fundadores, entre ellos, Martha Forero de Ubits, Miguel McAllister de Merqueo, María Echeverri de Muni o Diego Villegas de Slang como que están “listos para ganar México y escribir la próxima gran historia del ecosistema colombiano”.

Seguir Leyendo

Emprendedores

Las 15 compañías colombianas que han logrado entrar a YCombinator

Estos emprendedores que tienen su sede principal en Colombia hacen parte del selecto ‘club’ de la prestigiosa aceleradora de Silicon Valley.

Publicado

on

Fundadores de algunas de las compañías con sede en Colombia que han pasado por YC. Foto: Composición FORBES.

Son muchos los emprendedores en la industria tecnológica que consideran a YCombinator como una punta de lanza y ese empujón necesario para incrementar la velocidad del crecimiento de sus compañías.

Sin embargo, la tasa de aceptación a la aceleradora de startups más relevante del mundo, basada en Mountain View, California (Estados Unidos), en pleno corazón de Silicon Valley, es apenas del 1,5% de los que aplican.

Por eso Forbes presenta a continuación a las 15 compañías colombianas que han logrado ser seleccionados y recibir una inversión por parte de esta aceleradora. En este grupo de empresas, se destaca que la mayoría están desarrollando software para negocios y productos de consumo.

El primer fundador colombiano en entrar fue Daniel Palacio, con la plataforma de autenticación Authy, en invierno de 2012. Sin embargo, la compañía, que tiene su sede principal en San Francisco, dejó de ser colombiana cuando la vendió a Twilio en 2015, por lo que ahora es californiana.

La más valiosa de todas es Rappi, el único ‘unicornio’ en este conjunto. Se destaca que de las 15 colombianas, 11 tienen su sede principal en Bogotá, 2 en Medellín y 2 en Cali.

“Creo que los fundadores de startups en Colombia serán una gran parte del desarrollo continuo del país, tal como lo hemos visto con Rappi, Truora y Frubana”, dice Dalton Caldwell, socio de YCombinator. “Otra pieza importante de este crecimiento es que los fundadores colombianos no solo están desarrollando talento en su ciudad capital, sino también en muchas ciudades emergentes, lo que permite una base de talentos más grande, además de brindar más oportunidades a lo largo del ecosistema”,

Para Caldwell, desde esa aceleradora ven muy bien al país, con la intención de ayudar a los emprendedores colombianos que están contribuyendo al creciente mercado móvil. “Hay fundadores locales ambiciosos e innovadores, gracias al gobierno que respalda los esfuerzos para fomentar el espíritu empresarial y a escuelas como la Universidad de los Andes y la Universidad del Valle. Queremos fondearlos”.

Varias de ellas, como Frubana, Platzi, Truora, Laika y Hogaru, aparecieron este año en el listado de Las 30 Promesas de los Negocios de Colombia, según Forbes y Rappi fue reseñada recientemente en la historia de portada de Forbes México, la edición hispanohablante de Forbes más importante en el mundo.

1. Platzi (Invierno de 2015)

Freddy Vega, CEO de Platzi. Foto: Andrés Rodrígez / Forbes.

Fundadores: Freddy Vega y Christian Van Der Henst.

La plataforma de educación en línea imparte cursos de diseño, marketing y programación con una tasa de finalización del 70% a más de un millón de estudiantes en todo el mundo.

HQ: Bogotá

2. Rappi (Verano de 2016)

Simón Borrero, CEO de Rappi. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Fundadores: Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín.

La ‘superapp’ conecta a usuarios con restaurantes, supermercados o tiendas de ropa, cuyos productos son transportados por domiciliarios denominados ‘rappitenderos’. También ofrece, entre otros, servicios financieros.

HQ: Bogotá

3. Hogaru (Invierno de 2017)

Óscar Peña, Matteo Cera y Gonzalo Ucar, fundadores de Hogaru. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Fundadores: Matteo Cera, Oscar Pena y Gonzalo Ucar.

Hogaru brinda servicios profesionales de limpieza y mantenimiento a pymes y hogares.

HQ: Bogotá

4. TPaga (Verano de 2017)

Andrés Gutiérrez, cofundador de Tpaga. Foto: Forbes.

Fundadores: Andrés Gutiérez, Sebastián Ortiz y Juan Salcedo

A través de su billetera móvil, permiten a los consumidores recibir, almacenar y enviar dinero a través de sus teléfonos.

HQ: Bogotá

5. Tributi (Invierno de 2018)

Andrés Vélez y Simón González, fundadores de Tributi. Foto: Cortesía.

Fundadores: Andrés Vélez y Simón González.

Esta plataforma automatiza la presentación de impuestos para personas y ofrece servicios financieros seleccionados a esos usuarios en función de sus datos financieros.

HQ: Medellín

6. Simetrik (Invierno de 2018)

Santiago Gómez, CEO de Simetrik. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Fundadores: Santiago Gómez y Alejandro Casas.

Con su software, agrupan datos financieros externos como los de los bancos y las pasarelas de pago, para la conciliación, trazabilidad y el flujo de caja.

HQ: Bogotá

7. Ubits (Verano de 2018)

Julián Melo y Marta Forero, fundadores de Ubits. Foto: Ubits.

Fundadores: Marta Forero y Julián Melo.

Con su plataforma de entrenamiento corporativo han entregado capacitación a más de 40.000 profesionales, a través de cursos en línea.

HQ: Bogotá

8. Truora (Invierno de 2019)

César Pino, Daniel Bilbao y David Cuadrado, cofundadores de Truora. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Fundadores: Daniel Bilbao, David Cuadrado, Maite Muniz y Cesar Pino.

Truora ofrece verificación de antecedentes y servicios de prevención de fraude seguros y confiables para América Latina, a través de API y soluciones de servicios web.

HQ: Cali

9. Frubana (Invierno de 2019)

Fabián Gómez, CEO de Frubana. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Fundador: Fabián Gómez

Plataforma de abastecimiento, desde frutas y verduras, hasta abarrotes, para restaurantes y pequeños negocios.

HQ: Bogotá

10. Laika (Verano de 2019)

Camilo Sánchez, Andrea Gonzalez, Tulio Jiménez y Manuela Sánchez, de Laika. Foto: Andrés Rodríguez / Forbes.

Fundadores: Manuela Sánchez, Camilo Sánchez y Tulio Jiménez.

Tienda en línea de productos y servicios para mascotas.

HQ: Bogotá

11.Treble.ai (Verano de 2019)

Fundadores: Wilson Martínez, Felipe Otálora y Sebastián Valencia

Solución de automatización para Whatsapp.

HQ: Bogotá

12. Valiu (Verano de 2019)

Simón Chamorro, CEO de Valiu. Foto: Cortesía.

Fundadores: Simón Chamorro y David Barinas.

Plataforma que usa blockchain para transferir dinero entre Venezuela y otros países de América Latina.

HQ: Bogotá.

13. Tranqui Finanzas (Verano de 2019)

Fundadores de Tranquifinanzas. Foto: Cortesía.

Fundadores: Juan Camilo González, Jorge Gallego y Andrés Buitrago.

La plataforma entrega asesoría financiera a sus usuarios, permitiéndoles planear su plan de ahorro y resolver dudas sobre el manejo del dinero.
HQ: Cali

14. Valienta (Invierno de 2020)

Foto: Cortesía.

Fundadores: Juan Botero, Jose Tamura y Juan Camilo Vallejo.

Con su plataforma, facilitan la venta directa a través de catálogos en línea.

HQ: Medellín

15. TodosComemos (Verano de 2020)

Equipo de TodosComemos.

Fundadores: Mateo Cardenas y Santiago Espinosa.

Es una plataforma en la que se pueden comprar ingredientes de comidas prefabricadas y cocinarlas de manera sencilla.

HQ: Bogotá.

Recientemente, YCombinator lanzó un directorio clasificando a todos los fundadores de startups latinoamericanas, estimando que todas juntas tienen una valoración combinada de US$8.300 millones y han levantado en conjunto US$2.200 millones.

Seguir Leyendo

Emprendedores

La empresa pereirana que exporta 4 contenedores de patacones congelados

Con su marca Sabroso, la firma colombiana Delikrunch está conquistando nuevos paladares en Estados Unidos desde marzo pasado. Actualmente está despachando al mes más de 60.000 paquetes del producto listo para freír y espera superar los 300.000 este año.

Publicado

on

Foto cortesía Delikrunch

No todos los caminos de la pandemia conducen a una crisis, la empresa pereirana Delikrunch que se dedica a procesar productos derivados del plátano: snacks y congelados, es ejemplo de ello y ha tenido la suerte de estar entre los sectores que más se han beneficiado del ‘Gran confinamiento’ con el que se tropezó el 2020 debido al coronavirus.

Hace 4 años, la idea de Delikrunch surgió de “una receta muy buena dentro de la familia para hacer patacones. Decidimos venderlo y ofrecerlo al mercado, así empezamos en Pereira”, cuenta a Forbes Carlos Elizalde, socio fundador de la compañía que este mes comenzó a exportar 4 contenedores de patacones congelados a Estados Unidos.

Dado que la idea surgió como algo artesanal, producción que aún se mantiene así a pesar de estar más industrializada, su foco siempre estuvo en el Eje Cafetero, pero desde un año atrás empezaron el proceso de preparación y capacitación de la mano de ProColombia para conquistar paladares extranjeros con sus tostones hawaianos.

Fue la pandemia la que aceleró su proceso de despacho al exterior en marzo y desde entonces la demanda no baja, para fortuna de la firma. Desde julio, la compañía comenzó a exportar directamente, los cuatro meses anteriores a ello lo hacía mediante terceros, explicó el socio fundador a Forbes.

Lea también: Colombia exportará su primer cargamento de piña a Canadá

Elizalde contó que les ha servido que el confinamiento haya hecho que en Estados Unidos, y quizás muchas partes del mundo, el consumo en supermercados aumentara 30% haciendo apetecidos los productos nuevos, entre los que han encajado perfectamente los paquetes de tostones que envía Delikrunch todos los meses a EE.UU. desde el tercer mes de este año.

Con 41 empleados entre directos e indirectos, la firma pereirana despacha a EE. UU. 61.050 paquetes de patacones congelados y precocidos listos para meter en el horno, freidora tradicional o la ‘air fryer’ y al cierre de año espera haber despachado más de 300.000.

El sociofundador de Delikrunch le explicó a Forbes que en cada bolsa, que tiene un costo cercano a los 5 dólares, vienen aproximadamente 16 patacones de 8 a 10 centímetros de diámetro.

Además, resaltó que la marca que están despachando al exterior se llama Sabroso y la que se distribuye en el mercado nacional se llama Platanitas que llega a consumidor final a través de snacks y al canal institucional con los productos precocidos.

La firma espera el próximo año lanzar para el consumidor final colombiano su producto estrella en el exterior, los tostones congelados. Entre las presentaciones que se podrán conseguir en Colombia están los plátanos en forma de ‘bowl’ y delgados.

Imagen de referencia del producto en forma de ‘bowl’.

De un procesamiento de 9 toneladas de plátano semanal, tras la apertura del mercado estadounidense, la compañía pereirana pasó a procesar entre 35 y 40 toneladas. Entre sus metas está generar más empleos, en medio de la crisis del coronavirus, hacia noviembre espera lograrlo creando 20 nuevas plazas de trabajo cuando estrenen su planta.

Lea también: Puerto Rico degustará mandarinas colombianas por primera vez

Con una inversión cercana a los $2.000 millones, Delikruch pasará de una planta de 800 metros a una de 2.600 metros, ampliación con la que esperan poder producir las cantidades necesarias para llenar 10 contenedores mensuales entre EE. UU. y Canadá hacia junio de 2021. España y Alemania también está en el radar de nuevos mercados que esperan materializar el otro año junto a Canadá.

Para Flavia Santoro, presidenta de ProColombia, son de celebrar “las primeras exportaciones de Delikrunch a Estados Unidos de los últimos meses, que han contado con la asesoría de ProColombia en su proceso de internacionalización. Queremos que cada vez más compañías de agroalimentos puedan diversificar sus líneas de producto con propuestas con valor agregado, con el fin de conquistar nuevos mercados”.

La firma continúa innovando, así lo expresó Elizalde al comentar que en su portafolio tienen “tostones de diversos diámetros y grosores y próximamente los estaremos sacando saborizados, inicialmente mojo cubano y chili y limón, también diversificaremos con tostones pintones y cocktail“.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado