Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Agilidad estratégica, la clave para lograr ser efectivos

En momentos de crisis aplicar estrategias que funcionaron antes es poco efectivo, por eso es necesario actualizar la mentalidad y estimular el potencial creativo.

Publicado

on

Para que una empresa sea ágil necesita desarrollar el cerebro de sus colaboradores y actualizar su mentalidad, porque los dinosaurios no toman buenas decisiones cuando se enfrentan a escenarios complejos.

Las últimas décadas las hemos transitado guiados por el pensamiento empresarial (newtoniano) el cual supone que las corporaciones y los mercados son como máquinas, capaces de operar con certeza y previsibilidad, apegándonos a lo estable y controlable, buscando eliminar el riesgo y asegurando el equilibrio.

Lea también: El reto de mantener la empatía y la productividad en épocas de crisis

Ese pensamiento ya no es efectivo en la nueva normalidad, aquí y ahora la tendencia es la incertidumbre y para actuar de manera efectiva es necesario desarrollar la agilidad estratégica, entendida como la capacidad de responder de manera rápida y apropiada a los retos o impulsar el cambio mientras se mantiene la flexibilidad y el enfoque.

Para lograr esto es esencial que las personas cuenten con las estructuras cerebrales y mentales que les permitan afrontar los retos con la claridad de propósito que requiere un futuro que no se puede predecir.

El desafío de los lideres actuales es lograr navegar a través de una crisis repentina, profunda y generalizada, con un ojo en el presente y otro interpretando las tendencias del futuro cercano, que les exige “reprogramar” sus cerebros y reinventarse a sí mismos como neurolideres.

La agilidad estratégica es la base del neuroliderazgo y se desarrolla a partir de tres elementos claves:

1. Aprender a aprender

Necesitamos actualizar nuestra mentalidad si queremos permanecer vigentes. El cerebro no desaprende, el reemplaza los patrones de comportamiento por otros que considera más efectivos y desactiva con el tiempo los anteriores. Las empresas no pueden mantenerse sostenibles si conservan en sus equipos los hábitos y esquemas mentales del pasado. Volver a cablear el cerebro, tanto individual como corporativo ya no es una opción, es una necesidad.

Lea también: El impacto de la salud mental en la productividad

Desarrollar la capacidad de aprendizaje autodirigido es fundamental para cada miembro de la empresa “learning by doing” es el nuevo mantra de los ejecutivos ágiles. Es el momento de que cada miembro del equipo active la curiosidad para identificar su necesidad de aprendizaje y se oriente a resolverla mientras implementa los conocimientos que va adquiriendo.

Para lograr un aprendizaje más rápido puede implementar estas estrategias:

  • Lectura enfocada: Defina un espacio de tiempo de máximo 15 minutos para leer (única y exclusivamente, sin interrupciones, ni saltos a otras actividades) respire profundamente mientras lo hace para estar plenamente consciente de la lectura, si se distrae tome aire nuevamente y retome en el lugar en el que se dispersó. También puede emplear el ver un video totalmente enfocado. Con esto logra mejorar la atención sostenida una competencia clave para tener pensamiento estratégico.
  • Escriba a mano: haga un resumen de lo que entendió de la lectura o el video, no es significativo el tema en los primeros momentos (una semana). Después busque temas que le ayuden a desarrollar sus competencias y en el resumen incluya como puede aplicar lo aprendido en su trabajo, puede dibujar, hacer mapas conceptuales o lo que quiera. Este ejercicio activa nuevas áreas cerebrales relacionadas con la creatividad y la lógica entre otras.
  • Comparta: “El que enseña aprende dos veces” dice el refrán, comparta con alguien el tema que estudio así lo reforzara en su memoria y consolidará el conocimiento en su cerebro al resolver las dudas.

2. Agilidad emocional

En el mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) tener una gran experiencia o brillantez intelectual no serán ingredientes suficientes para el éxito. Es necesario saber gestionar las emociones, pues en ultimas todas las decisiones dependen de ellas. Lograr identificar lo que siente rápidamente y la forma como esta emoción, sensación o creencia limitante puede impactar en su desempeño (y en su vida) es un súper poder, para lograrlo pruebe las siguientes estrategias y practique frecuentemente hasta convertirlas en parte de sus respuestas automáticas.

Lea también: Cómo activar la creatividad y adaptarse a la nueva normalidad

  • Reconozca patrones: piense en situaciones incomodas del pasado en las que no actuó de la manera más inteligente emocionalmente y encuentre patrones que se repiten, tal vez antes de enfurecerse su pulso se agita o siente tensión en el cuello cuando sus ideas son cuestionadas, esas son señales interoceptivas que le envía su cuerpo ante diferentes situaciones, reconozca las suyas en las principales emociones (ira, miedo, tristeza) y ya tendrá el 50 % del control de ellas.
  • Analice: una vez identificada la emoción pregúntese ¿qué ventaja tiene quedarse atrapado en ella? o ¿qué ganaría si vuelve al equilibrio? Respire y deje que la emoción pase, por lo general no necesitara más de cinco minutos al comienzo y con la practica en treinta segundos habrá avanzado.
  • Saque una lección: siempre que tenga una experiencia negativa aprenda algo de ella, así programa a su cerebro para grabar lecciones que le ayudan a crecer y no señales de alerta que le paralicen o desborden cuando enfrente un momento similar.

Adaptación al cambio

El cambio no se detendrá. Aplicar estrategias que funcionaron en otros momentos es poco efectivo, por eso es necesario actualizar la mentalidad y estimular el potencial creativo que acompaña la incertidumbre.  

El cerebro esta clasificando todo el tiempo las situaciones entre amenaza o recompensa, mostrar el cambio como una oportunidad reduce la incertidumbre y con esto la resistencia, pero tenga cuidado de hacerlo de manera genuina o elevara la dificultad de incorporarlo. Mientras el cerebro procesa la información nueva las personas atraviesan por cuatro etapas, la mayoría sin darse cuenta.

  • Negación: Los colaboradores pueden negar que sea necesario un cambio y pueden tratar de demostrar que la forma antigua de hacer las cosas es mejor. Esto se debe a que el cerebro no quiere gastar energía y prefiere lo conocido.

Lea también: 80 % de los colombianos quiere seguir teletrabajando después del aislamiento

  • Inconformidad: Las personas se quejarán de los cambios y buscarán culpables. Si logra mantener el cambio y promover las ventajas de las nuevas formas esta irá disminuyendo.
  • Exploración: Una vez se den cuenta que el cambio es inevitable, los colaboradores pueden buscar formas de incorporarlos a sus anteriores formas de trabajo. Cultive la curiosidad, genere grupos para hablar del tema y comparta información de manera frecuente.
  • Aceptación: Una vez han probado y superado algunas dificultades las personas comienzan a ver las ventajas del cambio y aceleran el proceso. Este es el momento de ser claros en los tiempos en los que se deben asumir las nuevas prácticas y como los beneficia a todos.

Siempre han existido sujetos a los que la rueda les giro antes, este es el momento de hacer de la neurociencia la aliada para acelerar el desarrollo, estar a la vanguardia y ser de los pioneros en administrar de manera efectiva el órgano más sofisticado del universo, nuestro cerebro y con esto alcanzar la metas sin perder la cordura en el intento.

La invitación es a probar estas y otras herramientas divergentes en la manera de autogestionarnos y ver como es posible transformar un cerebro de dinosaurio en uno 4.0.

Contacto
LinkedIn: Blanca Mery Sánchez

*La autora es máster en neurociencia aplicada al alto rendimiento y la felicidad y directora de la compañía Mente Sana

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Publicidad

Red Forbes

La vacuna contra la procrastinación

Procrastinar hace que no seamos tan efectivos como queremos y no logremos nuestros objetivos. Acá algunos consejos sobre cómo superarla.

Publicado

on

Foto: Unsplash

Empezó el 2021 y con él llegan las muy famosas listas de propósitos de año nuevo. Bajar de peso, leer más de un libro, hacer más actividad física y ahorrar son algunas de las más comunes. Sin embargo, 80 % de estos propósitos nunca se cumplen, de acuerdo con un estudio reciente de U.S. News & World.

Entrado el mes de febrero, la mayoría de las personas se dan por vencidas en la persecución de sus nuevos hábitos. ¿La razón? Un virus más peligroso que el Covid, la procrastinación, el hábito maldito de retrasar actividades o situaciones importantes, sustituyéndolas por otras menos relevantes, por miedo o pereza de afrontarlas.

Lea también: Startups para la prosperidad en Latinoamérica en 2021

Somos especialmente buenos llenándonos de argumentos para convencernos de que empezaremos la famosa dieta el siguiente mes, o que en marzo sí empezaré a meditar.  Incluso yo, que constantemente me siento orgulloso de mi disciplina y poder de voluntad, procrastiné la escritura de este artículo por dos días.

Y lo peor de todo es que la procrastinación no afecta solamente nuestros propósitos de año nuevo, sino que permea nuestra vida laboral también. Movemos reuniones, cancelamos compromisos, terminamos jugando con nuestro calendario como construyendo un rompecabezas, y claro está, aunque algunas veces lo hacemos porque no tenemos más remedio, me atrevería a decir que un 70 % de las veces es porque hemos sido víctimas de este grave virus.

Procrastinar hace que no seamos tan efectivos como queremos, no logremos nuestros objetivos y sintamos remordimiento y culpa por no estar haciendo lo que en un momento dado estábamos tan determinados a hacer.

Ahora que estamos todos trabajando remotamente, el reto de no procrastinar se ha vuelto aun mayor. Antes teníamos que ir a la oficina y estábamos en contacto físico con el espacio laboral, haciendo más fácil mantener ese enganche con las tareas del día a día. Luego llegaron las redes sociales, que comenzaron a truncar nuestra capacidad de ejecutar en el momento al generar distracciones y por último, llegó el trabajo remoto, en el cual se combina nuestra vida personal, laboral y la tecnología para generar un el reto de disciplina más grande que ha tenido que enfrentar la humanidad.

Hay varias razones por las cuales procrastinamos, pero en términos generales, se debe a estas tres grandes categorías:

Lea también: Honra tu tiempo: la virtud más importante que necesitan las empresas

  • Falta de descanso – Los expertos en descanso recomiendan tener entre 7 y 8 horas de sueño. Si no descansamos bien tenemos menos poder de voluntad y somos mas propensos a reaccionar a las situaciones sin poder ejercer autocontrol.
  • Sobrecarga mental – Algunas veces tenemos demasiado que hacer y un sinnúmero de tareas que sobreponen lo personal y laboral. Al no tener “tiempos muertos” de descanso y reposo, sentimos que el día no nos alcanza y que estamos abrumados todo el tiempo, incrementando la probabilidad de empujar ciertas cosas hacia adelante porque no tenemos el espacio mental para hacerlo.
  • Niveles altos de Incertidumbre – Cuando nos enfrentamos a situaciones de alta incertidumbre, por ejemplo, una pandemia mundial que pone en riesgo nuestra estabilidad económica y social, salen a relucir viejos miedos e inseguridades que tenemos guardados. Cuando nuestro cuerpo opera en este estado de “pelea o huida”, nuestra mente automáticamente hace una re-priorización de tareas y nos obliga a posponer lo que sea que no considere de vida o muerte.

A todos nos pasa. No deberíamos juzgarnos o sentirnos mal. Incluso las personas más comprometidas y disciplinadas sufrimos de eso. Ya es el segundo día seguido que empujo este articulo hacia adelante. ¿Por qué? Estoy expuesto a altos niveles de incertidumbre construyendo Ontop.ai, tengo una sobre carga mental alta como es natural de los emprendedores de etapa temprana (no tenemos ni un minuto para para y replantear) y me falta descansar ya que estoy manejando unos horarios extendidos y unas madrugadas titánicas para poder cumplir con todo lo que hay que hacer.

Sin embargo, aunque no debemos juzgarnos ni sentirnos mal, si me gustaría ofrecerles una vacuna que he visto me ha funcionado, y que podemos tener a la mano para evitar llegar a niveles muy altos de procrastinación. Porque si le damos rienda suelta, se puede volver un hábito negativo difícil de deshacer y que se traslada a diferentes aspectos de nuestra vida. Al final del día, queremos lograr nuestras metas, cumplir sueños y sacar adelante proyectos para sentirnos auto realizados y satisfechos.

Lea también: Experiencias de hiperproductividad y bienestar

El paso a paso para vacunarse

  • 20 minutos de cuidado personal – Pregúntense primero si están cuidando de su cuerpo lo suficiente. ¿Están agendando horas de descanso y autocuidado? Pasamos nuestros días agendando sagradamente llamadas de Zoom y encuentros laborales virtuales, pero, ¿cuándo fue la última vez que pusieron en su calendario una hora de descanso, ejercicio, meditación o juego y la cumplieron religiosamente? Basta con 20 minutos.

    He encontrado que los 20 minutos es un tiempo milagroso. 20 minutos es el tiempo exacto que debe durar un power nap (la siesta milagrosa), para ser considerado un power nap y tener todos los beneficios asociados. Meditar 20 minutos diarios es lo que recomiendan los expertos de mindfulness. Salir a caminar a respirar 20 minutos sin tener notificaciones de celular ni tecnología, nos recarga de una manera impresionante. 
  • Hagan un compromiso pequeño público – Si están luchando con una actividad o tarea que llevan moviendo y postergando, los investigadores de la Universidad de Yale encontraron que al hacer un compromiso y contárselo a sus amigos o familiares, incremental sustancialmente la probabilidad de cumplirla. El truco es empezar con compromisos pequeños, nada muy ambicioso o grande, e ir incrementando.

    Una buena aplicación web que les puede ayudar con esto, como Stickk, en ella hacen un compromiso, designan un juez que puede ser una persona cercana y quien estará encargada de asegurarse y reportar que ustedes cumplan lo que dicen. Si reportan que no cumplieron, la aplicación automáticamente les hace un cobro a la tarjeta de crédito.
  • Ajusten su ambiente – Uno de los aspectos clave para adoptar cualquier hábito nuevo es rediseñar nuestro ambiente para que el nuevo hábito sea obvio y fácil de lograr. Es imposible dejar de fumar en una casa que tiene siempre los cigarrillos a la mano. Es más fácil hacer ejercicio por la mañana si alisto la ropa por la noche y la dejo encima de la mesa de noche. Así que lo más importante es crear un espacio sagrado para lo que sea que quieran lograr: apaguen el wifi, bloqueen aplicaciones o notificaciones o simplemente cambien de espacio físico para lograr concentrarse mucho mejor. Unos de los periodos de escritura más prolíficos que he tenido ha sido en una finca, sin acceso a wifi, con una cerveza en la mano y dejando el celular apagado en el cuarto.

    Ajusten el espacio. Limpien, ordenen, reorganicen. Simplifiquen su vida y comiencen a trabajar en lo que necesitan lograr.

Lea también: Bienvenidos a la era de las distracciones

  • Establezcan una recompensa – La investigación detrás de la formación de hábitos, como se muestra en el libro Atomic Habits, nos muestra que al emparejar la actividad que queremos hacer o lo que queremos lograr con una recompensa clara, hace que incrementemos la probabilidad de lograrla y repetirla en el futuro. Si han pasado varios meses y aún no han empezado con las clases de inglés que se prometieron comenzar a tomar, así como tienen que hacer el compromiso público, hagan la recompensa pública y escríbanla en algún lado. Si tomo mi primera clase de inglés, pediré mi comida favorita como recompensa.

La clave es empezar con cosas pequeñas. Paso a paso. Y cada día ir incrementando un poco más. Con disciplina y consistencia, comenzarán a disfrutar de las actividades que antes les generaban pereza o miedo, y habrán creado un sistema replicable en su mente para lograr grandes cosas.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Dos colombianos fundaron una de las plataformas para bebés más grandes del mundo

Gustavo Rodríguez y Juan Pablo Mejía fundaron BabySparks, una app que ha levantado más de 2 millones de dólares en capital de inversión y tiene usuarios en 180 países.

Publicado

on

Gustavo Rodríguez, CEO y cofundador de BabySparks. Foto: BabySparks.

Gustavo Rodríguez es un colombiano que durante años trabajó como banquero de inversión para JPMorgan (NY) y Merrill Lynch (Londres). Durante ese tiempo con JPM y ML se enfocó en los sectores de consumo y retail, brindando asesoría a clientes clave como Nestlé, Danone, Unilever y General Mills entre otros.

No obstante todo cambió cuando tuvo un hijo. ¿Cómo podría brindar apoyo adicional para el habla de su bebé, obtener ideas para actividades y juegos o alentar los esfuerzos para aprender a gatear? Las soluciones parecían bastante costosas, profesionales especializados y pocos recursos eficientes, económicos y con comunidades a su alrededor.

Lea también: Latitud: el Y Combinator latinoamericano

En la búsqueda de esas respuestas, conoció a Juan Pablo Mejía, otro colombiano pero con un perfil bastante diferente, con 20 años de experiencia en tecnología y startups y fundador de Intellecting, una empresa especializada en la creación e implementación de soluciones de TI habilitadas para la web para startups en Silicon Valley.

El click entre los dos fue inmediato, juntos se dieron a la tarea de construir BabySparks una app que les permite a padres y cuidadores apoyar el desarrollo temprano de sus hijos pequeños cuando y donde les resulte más conveniente. 15 minutos o 1 hora, en su sala de estar o durante un viaje largo, después del trabajo o temprano en la mañana, usted decide.

La plataforma ofrece un es programa completo con videos que explican a los padres qué tipo de actividades hacer con sus hijos gracias a algoritmos inteligentes que se adaptan al perfil y al desarrollo de cada uno de los niños.

Además, cuenta con un programa que incluye más de 1.300 actividades de las cuales cada familia recibe entre 8 y 10 diarias seleccionadas específicamente de acuerdo con sus necesidades.

Lea también: Conozca a la madre de tres hijos que hizo casi US$200 millones horneando pan de McDonald’s

A la fecha, BabySparks se ha posicionado como una herramienta para ayudar a bebés en todo el mundo a desarrollar todo su potencial, pero adaptándose a sus limitaciones de tiempo y preferencias.

Hoy en día cuenta con varios millones de usuarios y es una de las plataformas más grandes en su categoría. Dentro de sus logros está haber levantado poco más de 2 millones de dólares y su crecimiento es imparable pues cuentan con usuarios en más de 180 países.

Contacto
LinkedIn: Santiago Aparicio
*El autor es cofundador de Fitpal,TOP.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Por qué Stefan busca (desesperado) la clave de su billetera con 7.002 bitcoins

Aldo Riot, inversionista profesional y entusiasta de nuevas tecnologías, hace una reflexión sobre lo que está viviendo el ‘rally’ de la valorización de las criptomonedas en el mercado internacional.

Publicado

on

Stefan Thomas es alemán, vive en San Francisco y trabaja como programador. Es el creador de este famoso video sobre Bitcoin. El video fue publicado en marzo de 2011 y tiene más de 9 millones de vistas. Stefan recibió un total de 7.002 BTC como remuneración por su trabajo de parte de un entusiasta de la criptomoneda.

Esta historia podría pasar desapercibida, pero no ha sido así. Cuenta The New York Times que a Stefan le quedan dos intentos para descifrar la contraseña del disco duro donde almacena la dirección de su billetera de Bitcoins. De no acertar el disco se encriptará y perderá el acceso a sus Bitcoins para siempre. Al momento de escribir este texto el valor de mercado de un Bitcoin es de US$ 37.843, es decir, la fortuna que Stefan está a punto de perder asciende a US$ 265 millones. Leyeron bien.

Lea también: El multimillonario Elon Musk quiere que le paguen en bitcoin
 
La historia de Stefan nos sirve para agregar contexto a algunas de las preguntas que recibo sobre Bitcoin en los últimos días. Estás preguntas, aunque no son nuevas, reaparecen cada vez que la criptomoneda goza de un ‘rally’ de valorización en el mercado internacional. Para saber qué es Bitcoin, pueden volver a ver el video de Stefan. Me voy a centrar en dos preguntas quizás más interesantes: ¿por qué Stefan no puede recuperar su fortuna? Y ¿cómo es posible que su fortuna valga tanto?
 
Stefan necesita recordar la contraseña de su disco duro para desbloquear el acceso a su billetera digital de Bitcoins. Si se tratase de un banco tradicional, Stefan podría comunicarse con servicio al cliente, comprobar su identidad y recuperar el acceso a su billetera. Pero Bitcoin no es un banco ni una empresa, no hay un número al que llamar. La concepción detrás de la criptomoneda es que cualquier persona pueda tener una billetera digital en la cual la pueda almacenar su ‘dinero’, sin identidades, sin instituciones centrales, sin regulación.

Las únicas reglas del Bitcoin están codificadas en su algoritmo: sé tu propio banco, sé anónimo, el sistema debe ser inquebrantable. Es por lo que solo quién tenga la información de una billetera puede acceder a ella. Las transacciones que esta billetera realiza quedarán registradas para auditoria de todos los usuarios en el “Blockchain” (la tecnología subyacente del Bitcoin). Pero la ejecución de una transacción es única y solo puede ser realizada por quien tenga su control.

Lea también: El reciente aumento de Bitcoin crea nuevos multimillonarios
 
En marzo del 2011, cuando Stefan recibió 7.002 BTC, estos apenas valían unos cuantos dólares. Pero en los 10 años que han transcurrido desde entonces su valor se ha disparado, y ha experimentado su crecimiento más acelerado desde el inicio de la pandemia. Como todas las demás monedas, su valor proviene del consenso entre sus usuarios, que han decidido que Bitcoin sea unidad una transaccional y una unidad de acumulación de riqueza.

Este último atributo es quizás el de mayor aceptación en la actualidad. Bitcoin se transa 24/7 y es usado por más de treinta millones de personas. El valor de todas las criptomonedas en circulación es superior al de varias economías, muchas de las cuales son, paradójicamente, incapaces de controlar el valor de sus propias monedas. Este valor se encuentra hoy, día tras día, alcanzando máximos históricos.  
 
Bitcoin (y otras criptomonedas) está alcanzando el estatus de ‘mainstream’.  Muchos, particularmente en países con lenta adopción de innovaciones, aún ven la moneda con incredulidad, y es normal, hay casi que hacer una maestría para medio entender de que va todo el tema. Otros apuntan a que se trata de otra burbuja de especulación y también es posible que el mercado de Bitcoin esté lleno de especuladores. ¿Pero si se equivocan?

PD: No tomen consejos de inversión en Bitcoin de nadie que no tenga inversiones en Bitcoin.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Los secretos del branding personal de Mariano Osorio, el rey de la radio en México

Osorio es el máximo referente masculino de la radio en México. ¿Cuál fue el camino que siguió hasta lograrlo? El poder de su marca personal fue la clave. Le contamos por qué.

Publicado

on

Foto: Facebook Mariano Osorio

La mejor manera de aprender un concepto es a través de la historia de alguien que lo haya aplicado en su vida. Partiendo de esa lógica, te traigo hoy la historia de cómo Mariano Osorio, el máximo referente masculino de la radio en México fue construyendo su marca personal a través del tiempo. Hace algunos días tuve el gusto de conversar con él en mi podcast y aquí te comparto algunos de los puntos más importantes que me compartió.

Mariano nació en un pueblo relativamente remoto del estado mexicano de Veracruz, donde a muy temprana edad, le nació el gusto por la radio. Más tarde él y su familia migraron a una población semi-rural llamada Tula, Hidalgo, donde comenzó su formación académica. Es en esta etapa de su vida donde decide que quiere formar parte de un mundo hasta entonces desconocido, el de la radio.

Lea también: Cómo la gente más exitosa del mundo construye su branding personal

Mariano me comentó que no tenía parientes ni amigos que fuesen parte de dicha industria, y que la única conexión que en ese momento tenía con su nueva pasión, era un radio viejo que le había dejado su papá. Es en esta parte de su historia donde Mariano cumple con el primer paso de desarrollar un branding personal: la definición de cómo quería vivir.

Es importante señalar el hecho de que muchas de las personas más cercanas a Mariano le dijeron en ese momento que era un error dedicarse a la radio y le aconsejaron buscar otra profesión más establecida. Él hizo caso omiso, escuchó su corazón y siguió su camino. Esto marca un momento determinante. Si analizas las biografías de muchos de los personajes más importantes de la historia, se presenta este momento, donde un miembro del clan decide seguir su propio camino, rompiendo tradiciones y creencias fuertemente limitantes, para luego brillar, e incluso, sin pensarlo, irónicamente elevar fuertemente el estatus del mismo clan.

Luego de graduarse como Comunicador, Mariano entró al mundo de la radio donde fue creciendo hasta convertirse en el titular de noticieros de una importante estación. Los años pasaron y, si bien tenía buen rating, recibe una oferta para moverse a otro formato: el de presentador musical. Existían muy pocos casos que mostraran que ese cambio podía ser exitoso, aún así, decide tomar el riesgo.

Es en esta etapa de su vida donde ejecuta otra de las herramientas clave del branding personal: la diferenciación. Si bien presentaba música como lo hacían sus contrapartes, Mariano comienza a incluir reflexiones y contenidos de desarrollo personal, un formato que sigue utilizando hoy. Eso lo ha separado drásticamente de cualquier otro presentador musical. Hoy en día tiene más de 20 años presentando su programa diariamente, además de dirigir una de las estaciones más grandes y exitosas de habla hispana en el mundo.

Desde mi perspectiva, de todas las decisiones acertadas que ha tomado en su vida profesional, el haberse diferenciado fuertemente es la que lo separa completamente de los otros cientos de presentadores que existen, y le permite, con el tiempo, incluso crear un nicho único, en el cual en se combina la música con contenidos de motivación y crecimiento personal. Varios han intentado copiar su estilo a través de los años, manteniéndose él siempre como el ícono.

Lea también: 8 consejos para lograr que tus conferencias fortalezcan tu branding personal

Al escuchar cómo se diferenció fuertemente de otros presentadores, me vino a la mente uno de los libros que más han impactado mi vida y que ampliamente recomiendo: La estrategia del océano azul, de W. Chan Kim y Renée Mauborgne. Este magnífico libro habla de que lo más valioso que existe en una industria es crear un nicho nuevo y convertirse en su referente incuestionable. Señala que competir en precio es el error más letal que puede existir en los negocios.

Ejemplos de personajes modernos que han aplicado bien el concepto de crear nichos y liderarlos, son Elon Musk liderando el nicho de las empresas privadas de la industria aeroespacial, Tony Robbins liderando el nicho de life coaching, o Russell Brunson liderando el nicho de los funnels de venta por internet.

Incluso en Estados Unidos existe la frase “the riches are in the niches (“los ricos están en los nichos”), en referencia a que las grandes oportunidades de negocio no se encuentran en los mercados saturados, maduros y altamente competitivos, sino en los nichos donde se puede vender un servicio o experiencia altamente especializado y con precios de venta elevados.

Desde el punto de vista del desarrollo de un branding personal fuerte, existen tres elementos clave de una persona:

  1. La capacidad que el personaje tiene de conectar con su audiencia mediante el carisma.
  2. Que pueda presentar una causa, muchas veces más grande que si mismo.
  3. Que pueda ofrecer una oportunidad a su seguidor de una vida mejor.

Lea también: Paso 1 para construir tu branding personal: diseñar el estilo de vida que quieres

En el caso de Mariano se cumplen los tres elementos. Primero, él siempre presenta un tono de voz pacífico y alegre, sin importar que las modas con otros estilos de locución y presentación van y vienen. Con respecto al segundo elemento, de promover una causa, mientras los noticieros siempre están presentando perspectivas alarmantes y sanguinarias, él siempre presenta un mensaje positivo y de esperanza. Es decir, le ofrece un refugio a su oyente. Finalmente, con respecto al tercer elemento, es alguien que presenta una oportunidad de una vida con mayor estatus a sus seguidores, es decir una vida con mayor dignidad.

No es coincidencia que cientos de miles de autos en Ciudad de México desde hace más de 10 años porten calcomanías que hacen referencia a Mariano, las cuales reflejan la fuerte conexión emocional que genera con su audiencia.

Con más de 30 años de carrera como comunicador, Mariano ha seguido experimentando con otros formatos, sin dejar su consolidada posición en la radio. Ha generado contenidos para YouTube y redes sociales, ha ganado tres discos de oro y dos de platino, con más de 500 mil unidades vendidas de sus cinco álbumes de reflexiones sobre la vida, e incluso durante un tiempo experimentó con la televisión.

Con respecto a los grandes aprendizajes de su historia, es de resaltarse: que decidió vivir la vida que él quería vivir y no la que los demás esperaban de él, que tomó riesgos importantes durante su carrera profesional, sin esperar a ver si las cosas mejoraban y logró diferenciarse lo suficiente como para crear un nicho único y eventualmente una comunidad fuertemente fidelizada que lo sigue día con día.

Me despido con unas preguntas para ti: ¿Cómo puedes tu implementar estos principios en tu vida profesional? ¿Qué cambios puedes hacer hoy que contribuyan a transformar tu vida y diferenciarte completamente de los demás? ¿Cómo puedes crear un nicho diferente en el que tu seas el referente?

Por: Humberto Herrera Rincón*
Instagram: @humbertoherreraoficial
*El autor es especialista en branding personal. En la última década ha asesorado a cientos de personajes de alto perfil en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Su trabajo ha sido objeto de entrevistas por parte de la ONU y de reportajes en Estados Unidos, México y otros países.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Mi experiencia recibiendo la vacuna del Covid-19

Javier Mejía Cubillos, columnista de Forbes, cuenta desde Emiratos Árabes cómo fue recibir la vacuna en ese país.

Publicado

on

La última semana de diciembre me apliqué la vacuna contra el Covid-19. Recibí muchas preguntas al respecto de parte de mi círculo social en Colombia. Confío que contar mi experiencia aquí pueda resolver dudas similares a un grupo más grande de personas.

Primero que todo, no recibí la vacuna por ser una persona en alto riesgo o un trabajador esencial. Soy un académico saludable de 29 años. Recibí la vacuna como parte del programa de vacunación de los Emiratos Árabes Unidos, país donde resido. Este programa se inició a comienzos de diciembre, inmediatamente después de aprobado el uso de emergencia de la primera vacuna.

Lea también: La siguiente catástrofe no será una pandemia, será una guerra

El programa ofrece la vacunación voluntaria de todos los residentes y nacionales de los Emiratos; los costos de la vacunación son cubiertos por el Estado, al igual que cualquier complicación asociada con su aplicación.

La primera vacuna aprobada fue la desarrollada por Sinopharm y actualmente está disponible en todos los emiratos. Es una vacuna que contiene una versión débil del virus, a partir de la cual el organismo receptor genera las defensas apropiadas para enfrentar el virus real. La vacuna desarrollada por Pfizer-BioNTech, que provee material genético del virus (y no el virus como tal), ya fue aprobada y también está disponible en todos los emiratos.

La vacuna se ofrece en varias decenas de hospitales, tanto de la red pública como de la red privada. En la mayoría de casos, basta con acercarse al hospital para recibirla el mismo día. En mi caso particular, llamé al hospital más cercano a mi casa y me dieron una cita para dos semanas después.

El proceso de vacunación es tremendamente sencillo. En lo esencial, no difiere en nada de cualquier otra vacuna que yo haya recibido en el pasado: una toma inicial de signos vitales y preguntas básicas sobre el historial médico, una rápida inyección indolora en el brazo, y una segunda toma de signos vitales 10 minutos después de la inyección.

Lo único a resaltar del procedimiento fue un protocolo previo donde me reuní con un doctor cuya única función era responder mis preguntas acerca de la vacuna y garantizar que me sintiera cómodo dando mi consentimiento para recibirla. Un mensaje claro de él, y del resto del equipo médico, fue que la efectividad apropiada de la vacuna solo se logra luego de unas semanas después de recibida la segunda dosis, por lo que es importante mantener los cuidados convencionales.

Lea también: Las cosas buenas que la pandemia trajo

Han pasado algo más de 2 semanas desde la aplicación de la vacuna y no he presentado ningún síntoma de algún efecto secundario. La próxima semana tengo la cita para recibir la segunda dosis de la vacuna. 

Debo confesar que me tomé un par de semanas, luego de disponibles las vacunas, antes de decidir aplicármela. En este momento, creo que mis dudas tenían poco sentido. En primer lugar, la información disponible sobre las vacunas es limitada. Más allá de los resultados de la fase III, y el conocimiento general sobre vacunas similares, no se sabe nada más acerca de sus implicaciones.

En segundo lugar, mi conocimiento sobre medicina y epidemiología son minúsculos. Por tanto, incluso en un escenario de información más extensa, mi capacidad para interpretar y evaluar “la ciencia” detrás de la vacuna son insuficientes.

En esa medida, toda la información necesaria para tomar la decisión siempre estuvo disponible. Las pruebas de todas las vacunas aprobadas han seguido los protocolos convencionales y la comunidad de expertos parece coincidir en que la magnitud y probabilidad de los beneficios exceden, por mucho, la magnitud y probabilidad de los perjuicios.

Eso debió haber sido suficiente para mí desde un principio. Realmente, no existe otra manera razonable de navegar un mundo con incertidumbre; uno en el que no se tienen las herramientas para estimar correctamente la probabilidad de suceso de los eventos. Nadie puede garantizarle a uno que eventos trágicos producto de cierta actividad no puedan suceder, pero tampoco es posible vivir una vida funcional evitando comportamientos donde hay cierto consenso alrededor de que son poco probables los eventos trágicos. Esto es especialmente cierto para actividades con potenciales beneficios tan grandes, como aplicarse esta vacuna.

Lea también: Lo que no se dice sobre la desigualdad en Colombia

En ese sentido, hoy estoy convencido de que mis dudas iniciales acerca de la conveniencia de la vacuna no eran más que una expresión de mi ignorancia y de un inapropiado deseo por comprender y controlar algo que está por fuera de mi compresión y control.

Quisiera terminar invitando a las personas a apoyar los esfuerzos de vacunación. Por supuesto, la mejor forma de hacerlo es recibiendo la vacuna. Sin embargo, también se puede contribuir invitando a otros a recibirla. Aunque aún se desconoce la capacidad de las vacunas existentes para reducir la probabilidad de transmisión del virus, es de esperarse que sean la mejor herramienta disponible para ello. Así, los beneficios sociales de la aplicación de la vacuna serán mucho mayores que los individuales.

Invitar a otras personas a recibir la vacuna implica algo de tolerancia y paciencia. Un gran número de personas tienen miedos y dudas. Yo no creo que estas personas sean tontas o mal intencionadas. Muchos de ellos, como era mi caso, seguramente son motivados por un natural deseo de certidumbre y control. Muchos otros, simplemente, están pobremente informados. Entender esto es importante para evitar ideologizar este tema. Se trata de un problema práctico que involucra la participación de todos y así es que debemos enfrentarlo.

Contacto
LinkedIn: Javier Mejía Cubillos
*El autor es Asociado postdoctoral en la división de Ciencias Sociales de la Universidad de Nueva York- Abu Dhabi. Ph.D. en Economía de la Universidad de Los Andes. Investigador de la Universidad de Burdeos e investigador visitante en la Universidad de Standford.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado