Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Emprendedores

Canva alcanza una valoración de US$6.000 millones al levantar US$60 millones en pleno Covid-19

Canva casi ha duplicado su valoración a US$6.000 millones, mientras que este negocio del software de diseño supera los 30 millones de usuarios mensuales y ha experimentado un auge comercial durante Covid-19.

Publicado

on

Cofundadores de Canva. Foto: Canva.

Al tiempo que su negocio de software de diseño está en auge en un entorno de pandemia de trabajo desde el hogar, Canva ha recaudado nuevos fondos que valoran la compañía en US$6.000 millones.

Canva anunció que recaudo US$60 millones en nuevos fondos liderados por Blackbird y Sequoia China, con la participación de otros inversores que habían estado en rondas anteriores; Bond, Felicis y General Catalyst. La inversión valora a Canva casi el doble de su valuación anterior de US$3.200 millones establecida en octubre de 2019.

Siga las historias de emprendedores en nuestra sección especializada

En una entrevista, el cofundador Cliff Obrecht dijo que el financiamiento permitiría a Canva continuar expandiendo sus herramientas de colaboración, lanzar una oficina en Austin, Texas, para servir como su centro empresarial en los Estados Unidos y considerar posibles adquisiciones. La financiación también está destinada a proporcionar a Canva más reservas de efectivo en medio de la incertidumbre de la pandemia de Covid-19.

Con sede en Sydney, Australia, Canva decidió recaudar fondos de inversores anteriores debido a la confianza de la compañía en esas relaciones, dice Obrecht, porque el unicornio podría haber enfrentado peores términos si buscara nuevos. “Con la cantidad de capital que aportamos, estábamos más de diez veces por encima de los suscriptores”, dice Obrecht. “Podríamos haber recaudado US$2.000 millones, pero creo que eso hubiera sido algo realmente estúpido”.

La compañía dice que sigue siendo rentable y está duplicando su base de usuarios pagos, superan 500.000 organizaciones y 1,5 millones de suscriptores pagos al tipo de cuenta premiyum de Canva, Canva Pro. Cada mes, más de 30 millones de personas usan Canva en general, que opera en un modelo “freemium” que permite a muchos usuarios acceder a su software de forma gratuita. Canva dice que también lo usan hoy 90.000 escuelas y universidades, 55.000 organizaciones sin fines de lucro, y cuenta con cuentas de mayor tamaño, incluidas American Airlines, Hubspot y Warner Music.

Los orígenes de Canva datan de 2007, cuando la CEO Melanie Perkins y su novio (ahora prometido) Obrecht comenzaron un negocio de diseño de anuarios en su Perth natal en la costa occidental de Australia. Un tercer cofundador, Cameron Adams, se unió a la pareja en 2012 cuando cambiaron su enfoque a un nuevo negocio centrado en el uso de software para hacer que las herramientas de diseño gráfico y digital sean accesibles para los no diseñadores y propietarios de negocios, proporcionando plantillas para producir productos físicos como menús y volantes, pero también piezas digitales para Instagram, Facebook y otras campañas de redes sociales. Forbes describió el ascenso consiguiente e improbable de Canva a las compañías más prometedoras y de mayor valor de una tecnología en una historia de portada de diciembre de 2019.

Si bien Canva continúa invirtiendo en productos de diseño físico, recientemente anunció una asociación con FedEx. Obrecht dice que Canva ha visto que el cambio hacia una mayor creación de activos de diseño digital continúa acelerándose en medio de la propagación del coronavirus. La creación y el intercambio de diseños en Canva han aumentado más del 50% desde el comienzo de Covid-19, según la compañía.

A medida que la pandemia se extendió a nivel mundial y las oficinas cerraron a principios de 2020, Canva inicialmente no estaba segura de si su software vería un impulso o una caída. “Para usar la analogía de un barco, no teníamos idea de qué tormenta se avecinaba”, dice Obrecht. La compañía cerró sus oficinas, pero continuó pagando a los contratistas y comenzó a entregar almuerzos en caja para llevar al personal; aunque ralentizó la contratación, Canva no realizó despidos. Algunos clientes solicitaron descuentos o pausar sus suscripciones, dice Obrecht, y los productos de impresión cayeron temporalmente en ventas en un 75%.

Pero el negocio general de Canva se mantuvo en un entorno de trabajo desde el hogar, particularmente a medida que el uso de sus herramientas de colaboración y video se disparó, y las pequeñas empresas recurrieron a hacer diseños para llegar a los clientes a través de las redes sociales. “Eso nos llevó a decir: Hey, la colaboración es algo real”, dice Obrecht. “Deberíamos apoyarnos un poco en esto”.

Con US$6.000 millones, Canva tiene una valoración de casi el doble de la capitalización de mercado de Box y cercana a la de Dropbox, aunque tiene un largo camino por recorrer para comparar en tamaño con Adobe, el líder del mercado de software de diseño. Todo eso sobre los ingresos que se esperaba en diciembre alcanzarían los US$200 millones para 2019 y continúa duplicándose en 2020. Obrecht dice que, dada la cantidad de crecimiento y la rentabilidad de la compañía, la nueva valoración de Canva es modesta en comparación con los múltiplos que actualmente disfrutan las empresas de computación en la nube en el país. Mercados públicos. “Es una valoración que probablemente ya hemos superado”, dice. “Me preocuparía más tener un precio bajo”.

Los fundadores de Canva probablemente no estén demasiado preocupados. En diciembre, Forbes estimó que Perkins poseía un 15% de Canva y Obrecht un poco menos. Suponiendo una ligera dilución de esta nueva recaudación de fondos, la participación de Perkins en Canva valdría más de us$800 millones, y las participaciones de Perkins y Obrecht en Canva juntas valen al menos US$1.500 millones. La pareja se comprometió el año pasado con un anillo que le costó a Obrecht apenas US$30.

“Nunca sentimos que estamos donde necesitamos estar”, dice Obrecht. “El logro desbloquea más ambición y siempre hay mucho más que puedes hacer. No creo que alguna vez dejemos de intentar ofrecer el mayor valor posible a nuestros clientes”.

Por: Alex Konrad | Forbes Staff

Publicidad
Publicidad