Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

El neoliberalismo renacerá

En los últimos 40 años, no ha habido un momento de mayor escepticismo acerca de las virtudes de los mercados que el actual. ¿Por qué ocurre esto?

Publicado

on

Foto: Pexels

En los últimos 40 años, no ha habido un momento de mayor escepticismo acerca de las virtudes de los mercados que el actual. También es el momento con mayor confianza en la bondad de la intervención estatal en, al menos, una generación. Esto es cierto a lo largo y ancho del mundo, tanto en la opinión pública, como en los círculos de académicos y hacedores de política.

Se trata de un cambio profundo que, sin embargo, no debería sorprender a nadie. En realidad, coincide con la regularidad empírica más robusta de la historia intelectual: el carácter cíclico de la popularidad de las ideas. Ningún conjunto de ideas ha sido dominante por siempre. Las ideas dominantes, eventualmente, pasan de moda y son reemplazadas por ideas previamente marginales.

Lea también: ¿Y si esta es una crisis con forma de W y no de V?

Este proceso, que se ha articulado de muchas formas en diferentes tradicionales filosóficas, tiene una lógica relativamente sencilla. Su principio fundamental es que, una vez populares, las ideas se hacen difíciles de cuestionar. Esto lleva a un creciente malestar en círculos que se marginalizan, los cuales, con el tiempo, van consolidando ideas alternativas.

Paralelamente, la falta de cuestionamientos restringe la capacidad de las ideas dominantes para adaptarse a nuevos contextos. En cierto momento, la brecha entre la coyuntura y las ideas dominantes es tan grande que la opinión pública pasa a rechazarlas. Las ideas alternativas son acogidas, se vuelven dominantes y, eventualmente, entran en un proceso de decadencia equivalente al de las ideas que reemplazaron.  

De esta forma, las ideas pro-mercado, luego de dominar por varias décadas, están hoy en de decadencia. No parecen muy convenientes en un mundo con creciente desigualdad y retos globales como el cambio climático. Sin embargo, esta no es la primera vez que las ideas pro-mercado han decaído. Procesos muy similares se vivieron en el mundo occidental en las décadas de 1950, 1910 y 1880 (por no ir más atrás).

Así, quizá más interesante que pensar por qué han decaído, es preguntarse cómo es que han resurgido luego de parecer destruidas una y otra vez. La respuesta es simple, hay mucha verdad en que los mercados son útiles para coordinar la sociedad y en que la intervención estatal tiene profundos riesgos y limitaciones.

Lea también: Es el choque externo, no la cuarentena, lo que hace de esta la Gran Crisis

Esta última es una afirmación polémica en la actualidad. Ha hecho carrera la idea de que la más reciente expansión de las ideas pro-mercado en los 80’s y 90’s (neoliberalismo, como algunos prefieren llamarla) fue producto de los intereses de las grandes corporaciones y que se sostuvo a pesar de la oposición de las masas. Esto parece olvidar que el ascenso del neoliberalismo tuvo mucho que ver con el deterioro de las políticas intervencionistas en los 70’s y comienzos de los 80’s.

La reducción en las tasas de crecimiento, los altos niveles de inflación y desempleo, la ineficiencia de burocracias oficiales gigantes, los privilegios de ciertos de grupos sindicales, y la baja calidad de los servicios controlados por los Estados no fueron inventos de grupos de millonarios que querían expandir sus áreas de influencia.

Fueron problemas reales y prevalentes en buena parte del mundo. Problemas que afectaban predominantemente a las masas y que estaban en la cima de las preocupaciones de la opinión pública. El “invierno del descontento” en el Reino Unido y la muy baja popularidad del gobierno Carter en EE. UU. fueron claras señales de este inconformismo.

Lea también: El teletrabajo llevará a una sociedad más segregada y polarizada

Tener en cuenta esto es fundamental para evitar entrar en un eterno retorno, en el que volvamos a vivir una y otra vez los mismos problemas del pasado. Las revoluciones intelectuales no deben ser en vano.

Debemos afrontar estos aíres de cambio, no como una oportunidad para destruir por completo las ideas existentes, sino para identificar los avances y reflexionar sobre el tipo de reformas que garanticen evitar los problemas a los que buscaba responder la revolución previa. Si esto no sucede, con toda seguridad el neoliberalismo retornará más fuerte y radical que nunca.

Contacto
LinkedIn: Javier Mejía Cubillos
*El autor es Asociado postdoctoral en la división de Ciencias Sociales de la Universidad de Nueva York- Abu Dhabi. Ph.D. en Economía de la Universidad de Los Andes. Investigador de la Universidad de Burdeos e investigador visitante en la Universidad de Standford.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Deportes

Diego, inmortal e infinito

Con la muerte de Diego Armando Maradona muere el fútbol, muere un pedazo de la Argentina, Diego es, para muchos y en su país, eterno, inmortal e infinito.

Publicado

on

Foto: Getty Images

“No me importa que hizo Diego con su vida, me importa lo que hizo con la mía”, esa frase atribuida al escritor argentino Roberto Fontanarrosa resume en pocas palabras lo que Diego Maradona fue y es para Argentina, más allá del fútbol, más allá de las canchas y de las redes sociales, trascendiendo la historia.

Con la muerte de Diego muere el fútbol, muere un pedazo de la Argentina, Diego es, para muchos y en su país, eterno, inmortal e infinito… como la imagen en la pantalla gigante que apareció a las afueras de la Casa Rosada durante su velación donde más de un millón de personas pasaron para despedirse del ídolo, que decía Diego Armando Maradona 1960 – ∞.

Lea también: Todos los huevos en la misma canasta

Diego puso en el mapa mundial a un país clavado en todo el sur del continente americano, una nación debilitada y herida por una cruel y macabra dictadura que acabó en 1983, solo tres años antes de que “el barrilete cósmico” les diera el título de campeones del mundo. Maradona devolvió el orgullo y la esperanza, después de años oscuros de madres desesperadas, muertes ocultas y cientos de miles de desaparecidos.

Argentina volvió a sí misma, su bandera volvió a ondear hinchada de alegría. Y hay pocos países en el mundo tan arraigados a sí mismos, tan orgullosos y presumidos como el pueblo argentino, e igualmente hay pocos lugares tan futboleros, apasionados y hasta desquiciados por un balón de fútbol. Pasión y amor desbordado. Como lo escribió Jorge Valdano en su homenaje a su compañero y eterno capitán Maradona en el diario El País de España: “El fútbol, en Argentina, es un juego que solo llega a la mente después de pasar por el corazón…”.

Esa es la argentinidad, tan propia, tan única y tan fuerte, que en otras latitudes puede llegar a ser hasta antipática y pedante. El Diego logró calar en el alma de la gente, de su pueblo, de su país, de su gente, en vida consiguió lo que solo tras muertos pudieron ser el Che Guevara, Evita o Gardel… por mencionar otras figuras idolatradas en aquel país de fútbol, tangos y vino.

Su figura, sin embargo, trasciende las fronteras de Argentina, y es hoy más que nunca un símbolo universal, como pocos. El mundo entero está llorando su muerte, los medios en todo el planeta han abierto sus transmisiones y publicaciones con la imagen del eterno “10”; amigos, rivales, deportistas de todas las disciplinas sin distinción de país, edad o procedencia se han manifestado con admiración y respeto tras su muerte.

Al escribir de Maradona no se trata de justificar lo injustificable, sino quizás de entender la vulnerabilidad del ser humano, la complejidad de la fama y la debilidad, que puede terminar apabullando la vida misma. Nadie pudo describirlo como el gran escritor uruguayo, futbolero y maestro de las letras, Eduardo Galeano: “Cualquiera podía reconocer en él una síntesis ambulante de las debilidades humanas, o al menos masculinas: mujeriego, tragón, borrachín, tramposo, mentiroso, fanfarrón, irresponsable. Pero los dioses no se jubilan, por muy humanos que sean. Él nunca pudo regresar a la anónima multitud de donde venía. La fama, que lo había salvado de la miseria, lo hizo prisionero”.

Lea también: ¿Quién manda a quién?

Y es que cuestionar al de al lado siempre es más fácil, y quizás por eso su vida genera tantas pasiones, controversias y contradicciones. Su imagen y lo que representa no pasan desapercibidas para nadie, todos de alguna manera opinan y tienen su posición sobre él y la forma en que vivió… y así fue su trasegar, una constante revisión minuciosa del público, que nunca entendió su compleja condición humana, o si la entendió la negó por su propia necesidad de tener hacia donde mirar y hacia donde disparar.

Diego, le devolvió la esperanza a un país entero, con su talento descomunal, su picardía singular, su descaro pueblerino y su autenticidad. Maradona resucitó al sur de Italia y los puso a soñar cuando con su maestría el humilde Napoli osó desafiar la supremacía del ultra poderoso Milan de Sacchi. Era una época de mafia, de drogas, de excesos, de mujeres, de descontrol… y él, desde luego, fue gran protagonista.

Subió a lo más alto y tocó fondo rozando la muerte una y otra vez. Fue homenajeado por jeques, papas, presidentes y líderes mundiales y, a su vez, repudiado y condenado igual cantidad de veces. Sus pecados nunca los pudo redimir, sus honores nunca los pudo disfrutar sin escrutinio y juicio. Muchos dicen y con toda la razón: “Descansa en paz Diego, lo que no pudiste nunca hacer en la tierra”.

Contacto
LinkedIn: Carolina Jaramillo Seligmann
Twitter: @carosports
Instagram: @scoresportsmkt

*La autora es fundadora de Score Sports, compañía consultora de marketing deportivo.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

¿Cómo blindar sus finanzas para este 2021?

Moris Dieck, experto en el tema, explica cuáles son esas acciones que usted puede tomar para salvar sus finanzas incluso a pesar de la crisis. Le contamos.

Publicado

on

Foto: Pexels

Y así dejamos atrás un 2020 turbulento lleno de sorpresas e incertidumbre. Si bien el panorama sigue siendo algo incierto, con algunas noticias de una posible vacuna, conocemos bien las cartas que hay en la mesa y nuestra situación personal con la que le haremos frente al 2021. A mi perspectiva, pasamos de una neblina completa a tener claridad por lo menos de en dónde estamos parados, especialmente cuando hablamos de nuestro dinero.

El tema de nuestras finanzas personales siempre cobra mayor relevancia de lo habitual en tiempos de incertidumbre económica como los que vivimos actualmente. Esto nos ha permitido ser más conscientes de la forma en que ganamos y administramos nuestro dinero; en el mejor de los casos, hemos podido identificar qué hemos hecho bien, mal y qué deberíamos de cambiar.

Lea también: Cambiando el juego: las fichas del ecosistema financiero

Para mí, las finanzas personales cumplen dos objetivos principales: darnos estabilidad financiera y ayudarnos a alcanzar nuestras aspiraciones. De esto es que digo que las finanzas son de espada y escudo.

Hoy quiero ayudarle a hacer un ejercicio de planeación financiera para el 2021 que le ayude a alcanzar estos dos objetivos, aún en un 2021 bastante incierto:

Estabilidad financiera (su escudo para este 2021):

  • Proyección de flujo: Quiero que proyecte cómo se verá su año en términos de ingresos
    y gastos. Divida tus fuentes de ingreso que son fijas (seguras) y variables (no tan seguras). Sus gastos divídalos en 100 % necesarios y aquellos que no tanto. Esto te dará claridad de si se quedarás corto de liquidez en algún mes y si hay gastos que puede eliminar sin problema.

    • Ahorro de emergencias: Viene un año de cambios, eso es cierto. Cuando se emprende un
    viaje en auto en el cual no conoce su destino final, algo sabio de hacer es llevar gasolina de sobra o un tanque extra por si sucede alguna emergencia. Con sus finanzas es igual. Calcule su gasto mínimo indispensable (ese monto que necesita sí o sí para cubrir sus necesidades más básicas) y multiplíquelo por tres. Si llega a salir algo inesperado, tendrá tres meses para definir un nuevo rumbo. Ahora sí, véngase ese 2021.

Aspiraciones financieras (su espada para este 2021):

  • Metas financieras: ¿En dónde tiene puesta su mirada este año? ¿Tiene algún evento
    importante? El pago de su maestría, el enganche de una casa o quizás alguna inversión. Tener definido qué quiere, para cuándo lo quiere y cuánto dinero necesita le dará claridad de las cosas que tiene que hacer para alcanzarlas. Recuerde, primero los QUÉs y luego los CÓMOs. Divida después sus metas anuales en métricas u objetivos semanales o mensuales que le ayuden a darle seguimiento a su avance.

Lea también: Recuperación del empleo y negociación del salario mínimo en la pandemia

  • Oportunidades: Tiempo de crisis es tiempo de cambios… y con los cambios vienen las oportunidades. Para esto necesita tener los ojos bien abiertos. Identifico oportunidades en dos rubros, el personal y el financiero. Estos tiempos son para que nos renovemos hacia seres más conscientes de nuestro entorno y las necesidades que este tiene. ¿Cómo puede aportar? ¿Qué están requiriendo las empresas hoy en día? ¿Ve alguna oportunidad de negocios? ¿Cómo yo, con lo que sé hacer, el conocimiento que tengo y mi experiencia puedo generar una nueva fuente de ingreso?

    El tener una sola forma de ganar dinero, especialmente en estos tiempos, representa un riesgo importante. Me da mucho gusto ver como profesionistas de todo tipo han aprovechado estos tiempos para ganar dinero en sus ratos libres, ya sea monetizando algún hobby o emprendiendo un negocio digital.

Termine el ejercicio recapitulando su año financiero: ¿Qué hizo bien financieramente?, ¿Qué le funcionó? También piense en lo que no le ayudó o lo alejó de alcanzar sus metas. Por último defina qué se compromete a cambiar.

Hacer estos ejercicios le ayudará a entrar al 2021 con una mejor visibilidad financiera. Si en el 2020 fue importante entrar en nuestro “rol financiero”, en el 2021 lo seguirá siendo. Recuerde que el significado de “incertidumbre” es el desconocimiento del resultado final; no se sabe si éste será positivo o negativo, simplemente se desconoce. Está en sus manos el sacar algo positivo de esta neblina. Pero eso sí, no espere obtener resultados diferentes haciendo lo que siempre ha hecho.

Contacto:
LinkedIn: Moris Dieck*
Twitter: @MorisDieck
*El autor es escritor, conferencista y consultor en estrategia de negocios. Ha asesorado a empresas de distintos tamaños e industrias en temas de planeación estratégica, crecimiento comercial e institucionalización financiera y corporativa.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Paso 1 para construir tu branding personal: diseñar el estilo de vida que quieres

Para iniciar el proceso de construcción de su marca personal es importante que tenga claro qué tipo de vida es la que quiere vivir. Acá unas preguntas que le ayudarán a dar el primer paso.

Publicado

on

Foto: Pexels

El acto de diseñar el estilo de vida que quieres, es una de las más grandes revelaciones y liberaciones que tendrás en tu paso por este mundo. El hacerlo bien, te apartará del 97 %, al colocarte en el exclusivo grupo de personas que realmente sabe lo que quiere.

Una vez que determinas eso, la ejecución táctica de tu estrategia de branding personal, la cual cubriré en artículos subsecuentes, será mucho más sencilla, enfocada y poderosa. Estoy convencido completamente de que el éxito es vivir la vida a tu manera, mi misión es mostrarte cómo hacerlo.

Lea también: Cómo la gente más exitosa del mundo construye su branding personal

La mayoría de la literatura de negocios que fue creada entre 1970 y 2010, se enfoca primordialmente en el concepto de lograr metas. Crecimos escuchando frases como “para cuando tenga 30 años quiero tener un millón de dólares” y otras ideas similares. Si bien el tener metas es un avance importante con respecto a estructurar tu crecimiento profesional, dicha mentalidad conlleva un dramático error fundamental: no considera el concepto de calidad de vida.

En los 10 años que llevo asesorando cientos de mujeres y hombres increíbles, he logrado ver lo común y dañina que es es la creencia de que el fin justifica los medios. Hombres y mujeres que a los 50 años han logrado acumular varios millones de dólares y reconocimiento, a la par de generarse fuertes enfermedades crónicas, depresión y falta de sentido en la vida.

Nunca se sentaron a reflexionar qué realmente era importante en la vida para ellos. Parte de mi misión de vida es poder ayudarte a que tu no cometas ese error y realmente vivas la vida que quieres, no la que se espera de ti.

Uno de los mayores cambios en esta mentalidad se da cuando en el siglo presente, una serie de autores, particularmente Tim Ferriss, comienzan a promover el concepto de lifestyle design, es decir el poder diseñar el estilo de vida que quieres tener. Su libro, La Semana Laboral de 4 Horas, publicado en 2007, es un parteaguas al brindar ejemplos reales de cómo él mismo y muchas otras personas, comenzaron a implementar metodologías y tomar decisiones encaminadas a realmente vivir la vida de sus sueños, dejando atrás vidas corporativas sin sentido.

Al leer ese libro en 2008, comencé a cambiar radicalmente mi vida y, al ver cómo mi nivel de satisfacción personal y de paz continúan incrementándose constantemente desde que comencé a vivir una vida con propósito, decidí incorporar dentro de nuestras consultorías este taller para que nuestros clientes puedan diseñar el estilo de vida que quieren.

Lea también: ¿Cómo innovar para permanecer vigentes en el trabajo del futuro?

El proceso requiere de una introspección profunda. Consiste en hacerte una serie de preguntas que te irán, una a una, marcando la ruta de tu propósito. Te comparto algunas de las más importantes que diario le hacemos a nuestros clientes:

  • ¿Cuál es el tema que más te apasiona en la vida?
  • ¿Te gustaría encontrar una manera de dedicar tiempo completo o parcial a lo que realmente te apasiona?
  • ¿Te interesa ser empresario o prefieres ser empleado en una organización?
  • ¿Quieres participar en la política?
  • ¿Te gustaría dar conferencias y compartir tu conocimiento?
  • ¿Te gustaría inspirar y empoderar a los jóvenes?
  • ¿Te gustaría rodearte de la gente que más admiras?
  • ¿Te gustaría eventualmente escribir un libro?
  • ¿Te gustaría tener movilidad y trabajar mientras viajas, o prefieres estar basado en una oficina?
  • Finalmente la pregunta más importante: ¿Cómo podrías servir a los demás? ¿Qué sabes hacer mucho mejor que la gran mayoría dentro de tu industria y que podrías capitalizarlo eventualmente?

Lea también: Agilidad estratégica, la clave para lograr ser efectivos

Existen muchas otras preguntas que forman parte de nuestra metodología. Las únicas respuestas correctas que existen a dichas preguntas, son las tuyas, aquí no importa la opinión de tu familia, de tus amigos ni de tus colaboradores. Escucha tu voz interior.

Por ejemplo, en mi caso, me interesa escribir un libro y me apasiona enormemente ayudar los demás a que puedan vivir la vida que quieren. Por otra parte, no tengo interés en participar en la política, ni tampoco quiero que alguien más sea dueño de mi tiempo.

Una vez que reflexiones y respondas dichas preguntas, apúntalas en una hoja y utilízalas como tu mapa de ruta para pasar al paso dos del proceso de creación de tu branding personal. En el siguiente artículo te compartiré la metodología de esa segunda etapa, en la cual podrás crear tu posicionamiento estratégico.

Por: Humberto Herrera Rincón*
Instagram: @humbertoherreraoficial
*El autor es especialista en branding personal. En la última década ha asesorado a cientos de personajes de alto perfil en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Su trabajo ha sido objeto de entrevistas por parte de la ONU y de reportajes en Estados Unidos, México y otros países.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

La gente no compra productos, compra mejores versiones de sí mismos

El teorema del sánduche, ¿cómo hacer que su comunicación sea atractiva y logre negocios reales? Julián Torres, cofundador de Fitpal y TOP le cuenta.

Publicado

on

Foto: Pexels

Recientemente participé en un Platzi Live en el cual tenía que contarles a los asistentes sobre un experimento que hubiese tenido resultados sobresalientes en alguno de mis startups. El experimento que expuse causó una reacción inesperada y recibí más de 50 correos en la semana siguiente, preguntándome más sobre dicha estrategia que concebimos con Santiago Aparicio, mi socio, hace más de tres años en Fitpal.

Su nombre: El teorema del sánduche.

Su origen: el almuerzo que pedimos esa lluviosa tarde planeando la estrategia para poder hacer de las ventas B2B el nuevo foco de la empresa.

Lea también: Los 3 principios clave de cualquier gran iniciativa

Su premisa principal: las ventas tienen que ver muy poco con qué tan inteligente o calculador se es, nuestra capacidad de hacer presupuestos o construir pipelines, y más con cómo nos comportamos con los demás y las acciones que decidimos tomar para influenciar su percepción del mundo.

Lo mismo aplica para varios aspectos de la vida, inversiones, relaciones y salud. Para llegar a los resultados que queremos no importa que tanto calculemos, prospectemos, analicemos o nos documentemos, lo importante es las acciones que tomamos cuando efectivamente decidimos ejecutar y lo alineadas que estén con las necesidades de nuestra contraparte.

Un punto importante que encontramos: la gente odia sentir que le están vendiendo.

El teorema del sánduche está basado en el hecho de que para cerrar una venta o convencer a alguien de algo, no debemos enfocarnos en lo que nosotros queremos, sino en lo que la otra persona necesita oír. La mayoría de gente no cierra ventas y logra lo que quiere, no por falta de capacidad o inteligencia, sino por la incapacidad de reconocer y actuar sobre lo que la otra persona está pensando; qué los motiva, mueve y empuja a reaccionar. Nuestra capacidad de hacer sentir a la otra persona importante, determina el resultado del ejercicio.

Con Santiago estábamos tratando de descifrar un acertijo: ¿Cómo hacemos para que las personas respondan más a nuestros mensajes de LinkedIn y conseguir reuniones que resulten en cierres?

Lea también: Trabajar desde cualquier lugar del mundo: el glamour y la realidad del trabajo remoto

Nadie nos ponía atención. Llevábamos semanas escribiéndole a nuestros clientes ideales, cuyo perfil habíamos diagramado en un canvas perfectamente hecho a la mejor manera de la academia de negocios, y de los 249 mensajes que habíamos mandado, solo habíamos recibido respuesta de 3. Una tasa de conversión del 1,2 %.

Frustrados por estos resultados, miramos el delicioso sánduche de Subway que nos estábamos comiendo y llegamos a una extraña epifanía: el sánduche es de las comidas más populares del mundo, junto a la hamburguesa, por una sencilla razón: Está construido por capas, una después de la otra de forma elegante, simple y que al morder genera una sensación de bienestar increíble mientras uno atraviesa diferentes capas de sabor. Y es esta sensación de descubrir estas capas una a una, la que nos atrae tanto a este tipo de comida.  

¿Qué pasa si hacemos lo mismo con nuestros emails y nuestros mensajes de LinkedIn? ¿Qué pasa si dejamos de embutirle calentado a las personas con nuestros mensajes, y les presentamos un elegante sánduche?

En promedio, los mensajes de prospección de LinkedIn tienen 613 caracteres y 9 líneas. El Lead Generating Agent (la persona haciendo la aproximación) escribe un saludo robotizado, se presenta formalmente, describe lo que hace su compañía y procede a contar lo que quieren de nosotros. Léanlo bien: lo que ellos quieren, contrario a lo que la otra parte quiere y necesita oír.  

En un mundo donde el email promedio pasa 6 segundos sin leer, y tenemos interrupciones constantes en nuestra vida, al ver un mensaje de 9 líneas en las cuales no tenemos ningún estimulo en las primeras 3, aquel mensaje tiene pocas probabilidades de sobrevivir porque no despierta ningún interés en su receptor.

Lea también: Remote-first vs Remote-friendly ¿Cuál es la diferencia?

Así que decidimos hacer un experimento y mandar mensajes sánduche, con una estructura diseñada para estimular, intrigar y querer más, lo que Subway hace perfectamente con su producto. La fórmula mágica es:

  1. Longitud:  Así como un sánduche no puede ser de 1 metro y pesar 3 kilos porque se vuelve pesado, burdo e incomible, el mensaje no puede pasar de los 240 caracteres, es decir, tiene que ser igual de largo a un Tweet.
  2. El pan de arriba es fundamental, le da la textura y marca esa primera sensación al morder. Siempre empezar con el nombre y no equivocarse. En palabras de Dale Carnegie, el nombre de una persona es la palabra más dulce que jamás oirán. Empiecen con un saludo casual y amigable, nada muy formal seguido de su primer nombre. Y justo después, encuentren algo genuino por lo cual felicitar, realizar un cumplido o emparejarse emocionalmente con esa persona. Por ejemplo: felicitaciones por X o Y, admiro lo que estás haciendo en Z o vi tu publicación de la semana pasada.
  3. El centro es donde está la sustancia y el placer: para algunos es jamón y queso, para otro atún o verduras – En esta sección asegúrate de incluir algo que sea lo suficientemente atractivo para la persona y que resulte irresistible de responder pero que tenga tu intención y objetivo detrás. Por ejemplo: Tengo una propuesta que te puede servir para alcanzar el objetivo de este mes de tu compañía o quiero ayudarte de forma gratuita revisar la optimización de tu página.
  4. El pan de abajo es el que da cierre al morder y encapsula el resto de sabores. No deja escapar ninguna salsa. En esta sección es fundamental conseguir abrir otra forma de comunicación con la persona. Por favor ¡no manden links para agendar reuniones de una vez! Suelen ser ofensivos. Algo más sutil como por favor regálame tu WhatsApp para poder agendar una llamada funciona mucho mejor. 

Lea también: Cómo capitalizar la oportunidad del trabajo remoto en esta pandemia

De los 100 mensajes que mandamos en la semana siguiente, 80 respondieron y 20 de ellos resultaron en negocios. ¿Qué había cambiado?

  • Le hicimos fácil a las personas leer nuestro mensaje, ¡no les pusimos trabajo extra!
  • Estimulamos la producción de dopamina en su cerebro, al hacerlos sentir bien sobre algo en su vida. Y acá no se vale la lambonería. Tiene que ser genuino.
  • Abrimos un canal de comunicación directo donde podemos conocernos y hablar con menos formalidad.

Un ejemplo de un mensaje empleando el teorema del sánduche es el siguiente:

Hola Andrés,

Me parece muy valioso lo que estás haciendo en (nombre empresa). Tengo una propuesta para hacerte, a qué numero te puedo llamar para contarte más?

Caracteres: 133. No me crean nada, salgan y lo prueba y me comparten sus resultados.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y TOP, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Soñar no cuesta nada

Algunos dicen que quienes juegan son los jugadores y no el técnico, lo que es cierto es que el grupo está fracturado y la comunión con el entrenador es escasa.

Publicado

on

Ya han pasado un par de días que han permitido digerir la humillante derrota de Colombia ante Ecuador, derrota que más allá del análisis nos deja decepcionados por la actitud del equipo y porque vemos ahora sí muy lejana la posibilidad de ir a Qatar. Para que se hagan una idea, a la selección cafetera no le habían anotado 6 goles en un partido de eliminatorias mundialistas desde 1977. Eso habla por sí solo.

Ahora lo más preocupante, si nos metemos en el tema económico es que cuando se mira hombre por hombre la selección Colombia tiene demasiados quilates encima como para haber tenido esa presentación tan vergonzosa. Vámonos a los números, la plantilla de Colombia está avaluada por el portal Transfermarkt en 298 millones de euros, con pesos pesados como Dávinson Sánchez, Duván Zapata y James Rodríguez, que más allá de la fluctuación del mercado oscilan cada uno en los 40 millones de euros. Si se trata de nombres, de clubes donde están o de jerarquía los nuestros están muy por encima de lo que sucedió en Quito. Sin embargo, no todo es dinero, millones y títulos. Lo maravilloso del fútbol es ese componente humano e impredecible donde las estadísticas y los números no son exactos y en el campo de juego lo que pesa son otros factores. Hoy en Colombia estamos ante un Ferrari que no tiene gasolina.

Lea también: Salida de Queiroz de la Selección costaría 2 millones de dólares

Y el tema en el que debemos hoy profundizar es acerca de la continuidad o del papel del piloto de ese alta gama, el que lo dirige, le hace mantenimiento y elige los repuestos. Hablamos del portugués Carlos Queiroz, quien llegó hace dos años a dirigir a nuestro país y no ha podido encontrar el mapa de ruta. No ha descifrado la manera de poner a jugar correcta y coherentemente a una nómina de lujo entre los que están la revelación de la Premierleague, una de las figuras de la Juventus de Italia, y uno de los goleadores top de la Serie A, ni equilibrar un mediocampo que cualquier equipo envidiaría en cualquier parte del mundo. Algunos dicen que quienes juegan son los jugadores y no el técnico, lo que es cierto es que el grupo está fracturado y la comunión con el entrenador es escasa. Estos días, posteriores a la tormenta, hemos recibido todo tipo de noticias y rumores sobre peleas, mentiras y comportamientos erráticos dentro del vestuario y el cuerpo técnico. Nada nos consta ni tenemos cómo saber qué es verdad y qué no, y entre tanto… o nos quedamos pegados a los números, al recuerdo y a los chismes o tomamos decisiones… o toman, los señores de la Federación Colombiana de Fútbol.

¿Y cuál es la decisión? Claramente lograr negociar a Queiroz y cambiar de técnico. Suena fácil, pero vienen dos cuestiones bien complejas. La primera, en tiempos de vacas no muy gordas, sacar al portugués le puede costar a la FCF una buena suma de dinero, su contrato va hasta después del Mundial de 2022 y su cláusula de recisión está alrededor de los 2 millones de dólares. Y la segunda es ¿a quién traer para que tome una selección fracturada, y que ocupa la casilla número 7 en la eliminatoria con tan solo 4 puntos en 4 partidos y 11 goles en contra? Soñar no cuesta nada pero yo quisiera que llegara Mauricio Pochettino, quien tras salir de Tottenham ha sonado para el PSG, Real Madrid, Manchester United y Barcelona,,, y sin embargo, hoy sigue sin equipo. Otro de los que me hacen soñar es Marcelo Gallardo, cercano a los jugadores colombianos, conocedor de nuestro fútbol, carismático y ganador. Los técnicos colombianos que más suenan son Juan Carlos Osorio, Luis Fernando Suárez y Reynaldo Rueda. Y los nostálgicos añoran que vuelva Pékerman. ¿Cuánto va a costar traer un técnico nuevo? ¿Qué pueda liderar el candente vestuario colombiano? ¿Qué nos regrese la esperanza? Soñar con recomponer el camino, sin reventar la caja, no cuesta nada.

Twitter: @carosports | Instagram: @scoresportsmkt

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado