Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Paso 2 para construir tu branding personal: Crear tu posicionamiento estratégico

¿Cómo posicionarse exitosamente como experto en algo? Para empezar, tenga claro qué quiere dar u ofrecer. Le contamos más sobre cómo lograrlo.

Publicado

on

El posicionamiento estratégico es la herramienta más importante con la que contamos para que nuestros clientes potenciales entiendan, de manera clara y rápida, cómo podemos resolverles el problema que tienen.

En el Paso 1 de Cómo construir tu branding personal hablamos sobre lo importante que es definir el estilo de vida que queremos tener. Una vez terminada esa etapa, pasamos a crear nuestro posicionamiento estratégico. Para lo cual es importante que definas los dos componentes básicos que formarán el tuyo.

Lea también: Paso 1 para construir tu branding personal: diseñar el estilo de vida que quieres

El primer componente es tener claro el servicio que vas a proveer, por ejemplo, en mi caso es “consultoría en branding personal”. El segundo componente es la definición del target al que va dirigido dicho servicio que queremos proveer, es decir, definir quién es tu cliente. Por ejemplo, mi target son las y los empresarios y figuras públicas que lideran industrias a nivel global y nacional. No es absolutamente necesario mencionar el target en tu posicionamiento, pero es fundamental que entiendas quién si es tu cliente. Recuerda que no existen productos y servicios “para todos”.

Dicho de otra manera, un posicionamiento estratégico permite decir qué problema resuelves y a quién se lo pretendes resolver. En el camino podrás ayudar a muchas personas que no necesariamente van a contratar tus servicios, de hecho, la mayoría de la gente que te siga en tus redes y vaya a tus conferencias, posiblemente no se vuelvan clientes de tu negocio, eso está bien. Un branding personal también nos permite el inmenso privilegio de beneficiar las vidas de miles de personas sin necesidad de que paguen por ello.

Existen tres características inevitables de un posicionamiento estratégico bien hecho. Inclúyelas en el tuyo y te aseguro que tu éxito profesional se verá incrementado de manera muy importante:

1. Debe de ser breve:

Debes de poder reducirlo a un solo enunciado. Hay gente que tarda 5 minutos en explicar cuál es su especialidad o de qué manera te puede ayudar, eso es demasiado tiempo. El lapso de atención cada día se hace más corto. Los humanos queremos soluciones rápidas y con mínima fricción, a los problemas y necesidades que tenemos. Por eso el éxito de Uber, de las tiendas de conveniencia y de Amazon. 

2. Debe de explicarle a tus clientes potenciales qué van a ganar contigo:

Posicionamientos ambiguos y genéricos como “soy una apasionada de ayudar a los demás”, “me dedico a solucionar problemas”, “soy un buen administrador”, “soy sumamente creativo”, no sirven de nada, e incluso confunden a los reclutadores y clientes.

Lea también: Cómo la gente más exitosa del mundo construye su branding personal

Cuando el posicionamiento estratégico está bien hecho, tu cliente potencial entiende de inmediato qué puede ganar contigo. Te comparto dos ejemplos reales de posicionamientos estratégicos que cumplen con este segundo requisito:

  • “Soy experto en incrementar participación de mercado para grandes entidades financieras, a través de la inteligencia artificial”. Fíjate cómo queda claro a) el valor que trae a su cliente potencial, y b) a quién va dirigido el servicio. Este empresario resuelve un problema que las y los CEO’s de entidades financieras tienen: crecer participación de mercado en un ambiente ultra competido. Además, al ser tan específico, te deja claro que no va a brindarle asesorías a pequeñas fintechs u otras empresas que no pertenezcan al sector de “grandes entidades financieras”. Esto se traduce en mayores posibilidades de cerrar un cliente y en un mejor filtrado del prospecto. Más negocio y menos tiempo perdido.
  • “Desarrollador inmobiliario de vivienda, especializado en proyectos con terrenos aportados como inversión” Este otro ejemplo de un cliente nuestro me encanta porque deja super claro lo que hace y el tipo de clientes (inversionistas) con los que puede trabajar. Hay miles de desarrolladores inmobiliarios, pero poquísimos especializados en proyectos con terrenos en donde el propietario lo aporta como inversión. Eso hace que, de entrada, los interesados que no quieran aportar su terreno como inversión entiendan que este desarrollador no es buen fit para ellos, de esa manera, este empresario deja de perder su tiempo con alguien que no es cliente potencial suyo.

3. Debe de ser altamente diferenciado:

A mis clientes siempre les digo lo mismo: conviértete en el rey de un nicho, aunque ese nicho sea menor en tamaño, aparentemente que otros. Evita ser uno de los cientos de competidores en nichos de mercado más saturados. Siempre insisto lo mismo: aléjate del 97 %.

Si te ves como la mayoría, te presentas como la mayoría, y te vendes como la mayoría, no tendrás acceso a las mejores oportunidades. Estarás perdiendo tu tiempo y tu dinero.

Lea también: ¿Cómo innovar para permanecer vigentes en el trabajo del futuro?

¿Cómo se si mi posicionamiento estratégico está bien hecho?

La manera más fácil de saberlo es llamarle a 10 o 20 de tus clientes potenciales y a) preguntarles si realmente tienen el problema que buscas resolver, b) preguntarles si te contratarían a ti para resolverlo y c) si conocen a alguien que haga lo mismo. Si más del 75 % de ellos te confirman que realmente tienen el problema, que te contratarían a ti para resolverlo, y finalmente, que eres el único con ese posicionamiento, entonces vas por buen camino.

¿Qué hago una vez que ya tengo mi posicionamiento estratégico definido?

Tu posicionamiento estratégico será el sol, de manera que todo el resto de tu proyecto de branding personal va a girar a su alrededor. Agrega tu posicionamiento como la primera frase en tu bio en cada una de tus redes sociales. Menciónalo en tu website, en tus tarjetas de presentación, menciónalo en tu semblanza, en tus conferencias, en los medios cuando te entrevisten y en cualquier otra oportunidad que tengas.

En la siguiente entrega de esta serie, te compartiré cómo armar tus redes sociales para que proyecten fuerte credibilidad y, por tanto, un branding personal sólido. Redes sociales armadas de esa manera, pueden generar negocios serios y de largo plazo.

Por: Humberto Herrera Rincón*
Instagram: @humbertoherreraoficial
*El autor es especialista en branding personal. En la última década ha asesorado a cientos de personajes de alto perfil en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Su trabajo ha sido objeto de entrevistas por parte de la ONU y de reportajes en Estados Unidos, México y otros países.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Publicidad
Publicidad