Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Capital Humano

‘Las empresas nos vimos obligadas a ser más productivas’

Carlos Alberto Santana, cofundador y CEO de Acsendo, reflexiona que las presiones del 2020 derivaron en eficiencias y aumentaron la productividad de los equipos de trabajo.

Publicado

on

Carlos Alberto Santana, cofundador y CEO de Acsendo. Foto: Acsendo.

Recortes de personal, implementar trabajo remoto o cambio de funciones fueron algunas de las decisiones que líderes empresariales tuvieron que tomar en términos de recursos humanos para mantener a flote las operaciones de las organizaciones durante el surgimiento de la pandemia del COVID-19.

Carlos Alberto Santana, cofundador y CEO de Acsendo, una plataforma que ayuda a optimizar la gestión y evaluación del talento humano sostiene que se trató de un año de aprendizajes que incidió en la productividad. “La gran enseñanza es que las empresas nos vimos obligadas a ser más productivas. Aún cuando se consolide la recuperación económica, esa es una gran ventaja, porque los nuevos colaboradores que se integran lo harán de una forma más productiva”.

Siga los temas de Capital Humano en nuestra sección especializada

Sin importar la industria, la mayoría de las compañías acuden a indicadores financieros, dividiendo sus ingresos entre el número de empleados y comparándolo con otras empresas del mismo sector para identificar si se está mejor o peor que la media en el mercado.

Lo que se empezó a ver es que, las empresas que se vieron obligadas a reducir su nómina al ver disminución en sus ingresos, observaron que el aporte por empleado a la facturación total aumentó. “En términos generales hemos visto que la productividad mejoró”, cuenta Santana.

Una tendencia es la creciente implementación de los OKR, que son las siglas en inglés de Objectives and Key Results, el método que popularizó Google para medir el desempeño de sus empleados.

“Son una versión más simple de los indicadores tradicionales, alineando los objetivos de toda la empresa y cada área entiende cuál es su función para lograr esos objetivos”, refiere Santana.

Capital Humano

2021: ¿cómo avanzar en el trabajo fuera de las oficinas?

La seguridad, la productividad y el trabajo remoto continuarán siendo los temas de este año. ¿Qué esperar?

Publicado

on

Foto: Getty Images

Lo que va del 2021 ha demostrado que la “normalidad” está lejos de volver a ser la que el mundo vivía antes de la pandemia. En lo que respecta al trabajo, la movilidad empresarial y el trabajo descentralizado, que venía avanzando de a poco, tuvo que implementarse de manera acelerada y no siempre con las mejores estrategias. Una lección a aprender de cara al nuevo año.

En el marco de esa “nueva normalidad” que se construye y a la que las empresas de todo el mundo se adaptan, la multinacional tecnológica Citrix estableció las que son sus predicciones para el 2021, que ayudarán a las empresas a organizar sus prioridades en el nuevo año.

Lea también: 72 % de los CEOs en la región aumentarán su inversión en tecnología tras la pandemia: estudio

1. ¿Regresar o no a la oficina?

De a poco el regreso a las oficinas comienza a verse más cercano, pero ¿cómo será? Ese espacio tal como lo conocíamos no parece ser la que veremos en 2021. En ese sentido, los expertos consideran que se verán esquemas híbridos de trabajo que combinarán actividades en la oficina y trabajo remoto. La oficina se convertirá en un espacio de colaboración donde se aprovecharán las instancias de reunión para crear con otros, innovar, beneficiarse del pensamiento grupal, socializar, evaluar dónde estamos y definir cursos de acción.

En definitiva, el 2020 dejó claro que la oficina ya no es el único lugar desde el cual se puede trabajar.

2. UX y bienestar digital como áreas clave para TI

La experiencia del usuario (UX) y el bienestar digital tuvieron varios obstáculos que sortear a lo largo del 2020. La tecnología puede ser uno de ellos, o puede convertirse en un habilitador. Para los expertos, en 2021 las empresas se enfocarán en mejorar la forma en que sus empleados trabajan para liberar todo su potencial y mejorar también su relación con la tecnología.

“Las tecnologías que realmente podrán contribuir a evitar el burn out y potenciar la productividad serán aquellas que trabajen a favor de los empleados ayudándolos en su jornada diaria, eliminado el ruido, promoviendo un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral y guiándolos para cumplir sus objetivos”, explican.

3. Talento sin fronteras

Al confirmar que las personas no necesitan estar en la oficina corporativa para ser productivas, las estimaciones indican que comenzará a ampliarse y hacerse efectiva la posibilidad de contratar empleados de otras ciudades. El talento dejará, cada vez más, de restringirse a una locación física específica a medida que el trabajo remoto siga creciendo y se incorporen nuevas formas de medir y planificar el trabajo de los empleados.

Lea también: ‘Las empresas nos vimos obligadas a ser más productivas’

4. Las tecnologías inteligentes se volverán clave en los espacios de trabajo

El espacio de trabajo digital ya no es suficiente. Para los expertos, la vida laboral actual requiere sumarle inteligencia y si bien se habla desde hace tiempo de la incorporación de tecnologías inteligentes en el trabajo, ahora es real. La inteligencia artificial y las técnicas de machine learning permitirán aprender la forma en que cada empleado trabaja y customizar tanto el espacio como su experiencia de trabajo.

“Será posible automatizar tareas repetitivas y guiar a los empleados dentro de un flujo de trabajo organizado”, indican.

5. El foco de la seguridad (más que nunca) tiene que ser el usuario

Con esquemas de trabajo donde los empleados están distribuidos en diferentes lugares la superficie de ataque se amplió, las redes y dispositivos utilizados se diversificaron y las vulnerabilidades aumentaron. Crear un perímetro de seguridad alrededor del usuario sin entorpecer la forma en que trabaja es muy importante. También, contar con una arquitectura Zero Trust permitirá validar constantemente que el perímetro de seguridad continúe íntegro; esto lo logra al analizar y comprobar la identidad de las personas, analizar su contexto y sus comportamientos.

***

No hay dudas de que en 2020 se aceleró la llegada de una mayor movilidad empresarial y flexibilidad laboral a las empresas de Latinoamérica. Sin embargo, los expertos coinciden en que los niveles de trabajo remoto aún son muy precarios.

“Lo que veremos a partir de 2021, es incorporar tecnologías donde se verá un  impacto real en la productividad y en la experiencia de usuario llevando a la movilidad que hoy tenemos a nuevos y mejores niveles”. Este proceso de mejoras incrementales traerá mayor automatización, organización, personalización y grandes contribuciones al bienestar digital.

Seguir Leyendo

Capital Humano

72 % de los CEOs en la región aumentarán su inversión en tecnología tras la pandemia: estudio

Un estudio realizado por la firma internacional BDO reveló que los empresarios de la región se están enfocando en temas que ates no eran prioritarios como la ciberseguridad y la tecnología.

Publicado

on

Foto: Pexels

La firma de servicios profesionales BDO realizó una encuesta a 320 altos ejecutivos de 36 países de Norte, Centro y Suramérica con el fin de conocer cómo se preparan para el 2021 y cómo planean contribuir en la recuperación económica de la región luego de un año de pandemia.

El estudio, según informó BDO, reveló que para el 72 % de los empresarios destinarán sus inversiones a nueva tecnologías y soluciones digitales, principalmente motivados por la necesidad de ser más productivos.

Lea también: Éxodo en Wall Street y Silicon Valley: ¿Por qué huyen tantos de Nueva York y California?

El 46 % de los encuestados coinciden en que invertir en el desarrollo y la capacitación del personal será una forma de lograr que los miembros del equipo sigan comprometidos, mientras que el 62 % coincide en que buscará reducir costos de “back office” (personal que no atiende clientes) al menos en un 10 %.

Así mismo, se destaca que el control de costos y la reducción de gastos generales será sumamente prioritario para 63 % de los ejecutivos encuestados.

¿Qué hicieron los empresarios para mitigar el impacto?

Los ejecutivos de la región se vieron obligados a tomar decisiones audaces y ágiles para mitigar los efectos negativos para sus negocios. Una de las medidas más destacadas fue la del teletrabajo, modalidad ampliamente adoptada por los negocios de toda la región y que ahora se ha convertido en la norma de muchas industrias.

En América Latina, 83 % de los negocios afirman haber cambiado a trabajar desde casa, lo que representó una serie de desafíos que los ejecutivos han tenido que superar, desde las dificultades de supervisar y contratar una fuerza laboral remota hasta navegar por las regulaciones laborales locales.

A pesar de estas decisiones, solo un poco menos de la mitad de los líderes empresariales (44 %) describen el impacto de la pandemia como grave o importante.

Diego Fernando Quijano, Chief Operating Officer de BDO Colombia, reveló que el estudio permitió destacar aspectos que otrora no eran el foco de los empresarios “como la seguridad cibernética, la cadena de suministro, la inversión en tecnología y fuerza laboral, entre otros. Estos serán fundamentales para para capitalizar nuevas oportunidades de cara a su resurgimiento”, indicó.

Lea también: El problema no es el teletrabajo, sino cómo se practica: CEO de GitLab

¿Cuáles son las proyecciones de los empresarios?

Si bien aún persiste el nerviosismo, dos tercios de los negocios encuestados (68 %) afirman estar seguros de que su negocio resistirá otra recesión global causada por la pandemia, y reconocen que para ello la capacidad de adaptación y agilidad, además de la planificación en vista de nuevos escenarios, serán imperativas.

Seguir Leyendo

Capital Humano

Los libros que Harvard recomienda a los ejecutivos para recibir el 2021

Durante el 2020 la Universidad de Harvard publicó 14 libros que dan herramientas a los ejecutivos para el año que viene. Acá algunos de los más relevantes.

Publicado

on

Durante  2020, la Universidad de Harvard publicó 14 libros donde el capitalismo, la gestión del tiempo, la tecnología y el liderazgo, entre otros son las temáticas fundamentales que ningún ejecutivo debe dejar de lado en el nuevo año que comienza. Aquí las recomendaciones:

1. Competir en la era de la Inteligencia Artificial

Marco Iansiti Karim R. Lakhani muestran cómo la reinvención de la empresa en torno a los datos, el análisis y la IA elimina las limitaciones tradicionales de escala, alcance y aprendizaje que restringieron el crecimiento empresarial durante cientos de años.

Lea también: Al estilo Harvard, la Nacional obtuvo patente para marcar sus ‘souvenirs’

Desde Airbnb hasta Ant Financial, desde Microsoft hasta Amazon, la investigación muestra cómo los procesos impulsados por la IA son mucho más escalables que los procesos tradicionales, permiten un aumento masivo del alcance, permitiendo a las empresas traspasar los límites de la industria, y crear poderosas oportunidades de aprendizaje. Repleto de ejemplos -incluyendo muchos de los más poderosos e innovadores competidores globales impulsados por la IA- y basado en la investigación de cientos de empresas de muchos sectores, esta es su guía esencial para repensar cómo su empresa compite y opera en la era de la IA.

2. La experimentación funciona: el sorprendente poder de los experimentos comerciales

El profesor Stefan Thomke de la Escuela de Negocios de Harvard enseña cómo la ejecución de experimentos empresariales disciplinados son la clave para mejorar la experiencia de los clientes, probar nuevos modelos comerciales y desarrollar nuevos productos sin morir en el intento. ¿Y si las empresas lanzan nuevos productos, experiencias de clientes o modelos de negocio sin disciplina? Sin dudas, vuelan a ciegas. Un libro revelador y de investigación rigurosa.

3. En forma para competir: por qué las conversaciones honestas sobre las capacidades de su empresa son la clave para una estrategia ganadora

El profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, Michael Beer, revela su experiencia de más de 30 años en corporaciones dando ejemplos concretos sobre cómo el silencio de una organización puede desviarla de sus objetivos fundamentales. La obra de Beer presenta un remedio contra el silencio a través de una serie de principios y un proceso innovador probado por el tiempo para mantener conversaciones honestas con todos en su organización.

Lea también: Harvard y MIT van contra suspensión de visa a estudiantes por clases online

4. Enseñar de memoria: el viaje de un profesor para inspirar

El profesor de Harvard Business School, Thomas J. DeLong, lleva al lector a un viaje introspectivo. Teaching by Heart resume las ideas más preponderantes que aprendió durante 40 años de enseñanza. En él se cuenta -y se muestra- cómo la figura del profesor puede llevar al alumno a lo más alto o, contrariamente, destruir su autoestima. Casi como lema, propone que los mejores maestros también son líderes y los mejores líderes también son maestros.

Seguir Leyendo

Capital Humano

Éxodo en Wall Street y Silicon Valley: ¿Por qué huyen tantos de Nueva York y California?

Ahora que trabajar desde casa se ha afianzado, la tendencia ofrece opciones a los directores ejecutivos. Ya no tienen que pagar costosas propiedades inmobiliarias en la ciudad de Nueva York o San Francisco. Pueden hacer que las personas trabajen de forma remota o trasladar los trabajos a ubicaciones que sean menos costosas.

Publicado

on

Foto: EFE.

Hay un éxodo constante de empresas que se están mudando de Nueva York y California y la pandemia puede haber cambiado por completo la forma en que operan las empresas. Ahora que trabajar desde casa se ha afianzado, la tendencia ofrece opciones a los directores ejecutivos. Ya no tienen que pagar costosas propiedades inmobiliarias en la ciudad de Nueva York o San Francisco. Pueden hacer que las personas trabajen de forma remota o trasladar los trabajos a ubicaciones que sean menos costosas.

Las principales ciudades de Estados unidos como Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, tienen tasas impositivas extremadamente altas y carecen de políticas favorables a los negocios. Con presiones para desfinanciar a la policía y recortes a la justicia, las ciudades han estado plagadas de crimen, violencia, saqueos y desorden.

La huida de Nueva York ha estado en proceso antes de la pandemia. Los ejecutivos de Wall Street anteriormente trasladaron miles de puestos de trabajo a estados fuera de Nueva York, en un esfuerzo por reducir costos. Credit Suisse, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Barclays, UBS, Citigroup, Alliance Bernstein y una variedad de otras instituciones financieras han establecido y dotado de personal agresivo en Florida, Carolina del Norte, Salt Lake City, Dallas, Nashville y otras ubicaciones menos costosas en comparación con Nueva York.

Una combinación de impuestos altos, mala gobernanza por parte del alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, crimen cada vez mayor, cierres caprichosos de negocios y escuelas y un resurgimiento de casos de Covid-19 contribuyeron a la reciente decisión de Goldman Sachs de mover su gran cantidad de dinero. división de gestión a Florida.

La ausencia de un impuesto sobre la renta estatal, además de un clima cálido y una mentalidad favorable a los negocios, ya ha llevado a los multimillonarios de los fondos de cobertura y a los neoyorquinos Paul Singer y Carl Icahn a trasladar sus respectivos negocios a Florida. Leon Cooperman, el multimillonario ex administrador de fondos de cobertura y director ejecutivo de Goldman Sachs Asset Management, se mudó anteriormente a Florida. Dijo sobre su decisión: “Sospecho que Florida pronto rivalizará con Nueva York como centro financiero”, debido en parte a las políticas de “Impuestos y gastos” de Nueva York.

Varios banqueros le dijeron a su jefe, Ken Moelis, director ejecutivo de su banco de inversión homónimo, Moelis, que querían irse de la ciudad de Nueva York a Florida. En respuesta a su solicitud, Moelis respondió: “Somos una empresa de talento. Quiero atraer, quiero motivar y quiero retener al mayor talento del mundo. Y si ese talento quiere hacerlo en Florida, ahí es donde los apoyaremos “. Moelis, según una entrevista de Bloomberg, considerará abrir o ampliar oficinas, ya que sus empleados deciden trasladarse a ciudades donde las tasas impositivas son más bajas, el clima es más cálido y el gobierno es amigable con las empresas.

Charles Gasparino, el cronista de Wall Street desde hace mucho tiempo, escribió en el New York Post: “Muchos otros bancos y empresas financieras ahora están tratando de salir de los confines que alguna vez fueron amigables de la ciudad de Nueva York, que ya no es tan amigable. Añadió: “La tendencia ha sido lenta en las últimas dos décadas, pero ahora se ha acelerado gracias a [Covid-19], los costos en espiral y una clase política irresponsable que dirige esta ciudad y estado”. Gaparino dijo sobre el CEO de JPMorgan: “Me dijeron que [Jamie] Dimon vetó un plan hace varios años para trasladar una parte del banco al sur de Florida porque no creía que las escuelas fueran lo suficientemente buenas. Ahora, parece haber cambiado de opinión y está considerando mudarse fuera de la ciudad de Nueva York “.

No son solo las empresas de Wall Street. Si bien los bancos se están trasladando principalmente a Florida y otras ubicaciones del sureste, las empresas de tecnología se van a Texas.

Elon Musk, después de haber luchado contra los funcionarios en California, dijo que se mudará a Texas. Musk le dijo al Wall Street Journal: “Para mí, sí, me he mudado a Texas”. Continuó: “Tenemos el desarrollo de Starship aquí en el sur de Texas, donde estoy ahora. Tenemos grandes desarrollos de fábricas en las afueras de Austin para Giga Texas también”.

El New York Times informó: “California, con sus altos costos de vivienda, incendios forestales devastadores y regulaciones comerciales estrictas, ha estado perdiendo residentes en otros estados, con Texas como el destino de éxodo más popular. De más de 653,000 personas que dejaron California el año pasado, aproximadamente 82,000 fueron a Texas, más que cualquier otro estado, según cifras del censo ”.

Hewlett-Packard, con sus cofundadores como dos de los abuelos originales de Silicon Valley, que iniciaron su empresa en un garaje de Palo Alto en 1939, trasladará su sede de San José, California a Houston.

Drew Houston, director ejecutivo de Dropbox, dijo que la compañía se mudará a Austin y que el trabajo remoto será la nueva práctica estándar. Ofrecerá “Dropbox Studios” en varias ciudades para los trabajadores que quieran ir a una oficina.

Oracle, dirigida por el multimillonario Larry Ellison, trasladó su sede a Austin debido a la alta tasa impositiva de California, los costos de vida exorbitantes y la capacidad de tener trabajadores remotos. El gigante tecnológico ofrece a los empleados la opción de trabajar de forma remota o seleccionar en qué oficina prefieren trabajar.

A menos que los políticos electos de la ciudad y el estado hagan cambios, continuará la huida de las ciudades caras y con altos impuestos. A medida que las corporaciones y los trabajadores de cuello blanco bien pagados se vayan, las ciudades sufrirán la peor parte de la caída de los ingresos fiscales. La disminución obligará a los alcaldes a reducir drásticamente los costos. Esto incluirá despidos masivos de maestros, policías, bomberos, recolectores de basura y otros trabajadores municipales.

Con menos servicios, las ciudades se vuelven más sucias, la delincuencia aumenta y las condiciones de vida empeoran. Esto provocará que aún más personas se muevan. Podría producirse una espiral descendente en cascada, haciendo que lugares como Nueva York sean peligrosos e inhóspitos. Podría llegar a ser como en los oscuros días de Nueva York en los años 70. Se necesitaron más de una década para cambiar las cosas.

Seguir Leyendo

Capital Humano

El problema no es el teletrabajo, sino cómo se practica: CEO de GitLab

Sid Sijbrandij construyó un negocio de herramientas para desarrolladores valorado en casi US$3.000 milllones sin mantener ninguna oficina.

Publicado

on

FOTO: TIMOTHY ARCHIBALD PARA FORBES.

Sid Sijbrandij conoce los peligros de trabajar desde casa. En 2018, después de años de trabajar exclusivamente desde una pequeña habitación en su apartamento del piso 47 en un rascacielos de San Francisco, el empresario desarrolló problemas en los pies. Así que se mudó a un escritorio de cinta junto a su pantalla verde compatible con Zoom y tres monitores.

Pero el CEO de GitLab dice que el problema no es el trabajo remoto, sino cómo se practica. A menos que seas empleado por una de las pocas empresas que han acogido plenamente la nueva realidad laboral, Sijbrandij (pronunciado ‘see brandy’) piensa que probablemente estás haciéndolo mal. Su visión radical del trabajo remoto: es efectivo solo si se hace todo lo posible.

Las medidas parciales crearán niveles de empleados que dividirán la fuerza laboral con el tiempo, alejando a los trabajadores remotos de alto rendimiento que no quieren competir con los de menor rendimiento (colegas de base). “Veremos algunas empresas… volver [a la oficina] y tratar de sacar el máximo provecho, y creo que tendrán dificultades”, dice. Cómo lo hace GitLab: la única vez que el personal se reúne en persona es para las reuniones anuales de la compañía, que se llevan a cabo (en tiempos anteriores al Covid) en lugares animados y relativamente baratos como Grecia.

Otro pilar del absolutismo del trabajo remoto de GitLab: la transparencia radical. Publica un manual, de acceso libre, en línea que detalla cómo aborda prácticamente cualquier tema. No encontrará los salarios de los empleados individuales, pero encontrará los objetivos estratégicos de sus ejecutivos para el trimestre actual y la fórmula exacta para calcular los salarios en los 67 países en los que vive el personal de GitLab, desde Kenia hasta Marruecos y Serbia. (También hay una sección sobre cómo y cuándo hablar con Sijbrandij, y otra sobre su gato). Todo lo que no esté en el manual, que ocuparía 8.400 páginas si se imprimiera, probablemente se encuentre en un documento interno de Google. Cada reunión en GitLab tiene al menos un documento complementario en línea.

Sijbrandij también se basa en gran medida en la documentación para permitir que el personal de GitLab trabaje sin problemas. Los empleados actualizan los documentos y toman notas, o comparten información de forma asincrónica en los canales y mensajes de video de Slack. Las decisiones o planes resueltos se fusionan en el manual, que lo rastrea todo. “Cada vez que tienes que esperar el permiso o la aprobación para que alguien más haga algo, eso es un problema”, dice.

Ha construido una de las startups más valiosas del mundo, valorada en 2.800 millones de dólares (mdd) en 2019, sin mantener oficinas para ninguno de sus 1.300 empleados remotos. Ayuda a que GitLab, que proporciona un conjunto de herramientas de software que apoyan a los desarrolladores a crear, administrar y proteger sus aplicaciones, juegue en una categoría de alta tecnología que es aún más importante a medida que las empresas impulsan las ventas y las interacciones con los clientes en línea.

Sijbrandij se ha destacado durante mucho tiempo, incluso entre otros grandes jugadores, sin oficina prepandemia, en particular Automattic, la compañía detrás de WordPress. “Probablemente no seamos tan extremos como Sid”, dice Dave McJannet, director ejecutivo de la startup de infraestructura de nube remota HashiCorp, valorada en 5.000 mdd. Hoy, sin embargo, el radicalismo de Sijbrandij está atrayendo a muchos seguidores. Las descargas del libro electrónico gratuito de GitLab sobre trabajo remoto han superado las 70.000 desde su lanzamiento en marzo; los empleados tienen una gran demanda de seminarios web.

La propia configuración de GitLab para trotamundos comenzó en Europa. Sijbrandij había trabajado en una empresa de submarinos y ayudó a ejecutar una puesta en marcha de revisión de aplicaciones en línea cuando, mientras administraba proyectos web para el Ministerio de Justicia holandés, se encontró con un proyecto de código abierto de Ucrania llamado GitLab con cientos de colaboradores voluntarios.
En 2012, se acercó a sus creadores, Dmitriy Zaporozhets y Valery Sizov, y les dijo que iba a construir un negocio sobre su proyecto. Un año después, Zaporozhets se incorporó como cofundador y director de tecnología; ahora es un becario de ingeniería.

Sizov se incorporó en 2014 y es desarrollador senior. Sijbrandij se propuso construir GitLab, la compañía, que lleva el nombre de Git, un sistema popular para rastrear cambios en el código fuente, para vender suscripciones a herramientas de software que ayudan a administrar proyectos basados en tecnología de código abierto. Sijbrandij, Zaporozhets, Sizov y otros seis se reunieron temporalmente en California a principios de 2015 para participar en la prestigiosa aceleradora de empresas emergentes Y Combinator, los únicos tres meses que han pasado trabajando en el mismo espacio.

La mayor parte de GitLab volvió a Europa después. Sijbrandij, enamorado de la escena de las startups y con miras a la recaudación de fondos, se quedó atrás. Hoy, GitLab ha recaudado 476 mdd, la mayoría de los cuales todavía están en su balance; vende un conjunto de 10 herramientas de aplicaciones diferentes, desde el desarrollo hasta la seguridad, por hasta 99 dólares por usuario por mes, generando más de 75 mdd en ingresos el año pasado de más de 15.000 clientes, incluidos Nvidia, Siemens y Goldman Sachs, que luego invirtieron.

La tendencia de las empresas a mover sus operaciones en línea, especialmente desde el inicio de la pandemia, ha impulsado aún más el desarrollo más hacia la nube, lo que significa que el negocio está en auge. Pero es cada vez más probable que los clientes no soliciten soporte de software, sino más bien un curso intensivo sobre cómo GitLab administra su negocio.

“Del 10 % al 15 % de nuestro compromiso con los socios les ayuda a ver cómo hacemos las cosas”, dice Michelle Woodward Hodges, vicepresidente de asociaciones de canal de GitLab.

No todo es color de rosa sobre el trabajo remoto, especialmente ahora. Sijbrandij se apresura a notar que ha luchado por no poder viajar; los padres de su personal se han enfrentado a demandas adicionales de cuidado infantil. GitLab ha tratado de solucionar este problema durante los viernes festivos y ha fomentado las vacaciones. “Es importante que todos recuerden que esto no es trabajar desde cualquier lugar, es trabajar desde casa durante una pandemia”, dice Sijbrandij. “Estos no son tiempos normales”.

Una ironía de difundir el evangelio del trabajo remoto: más empresas que sigan a GitLab significa que su secreto está fuera. “Tuvimos la ventaja de que, si se encontraba fuera de un área metropolitana, había pocas opciones para unirse a una empresa de rápido crecimiento. Vamos a tener mucha más competencia ahora, y eso hará que los salarios suban”, dice Sijbrandij. “Creo que eso es algo grandioso para el mundo. Estoy muy ansioso por eso”.

CÓMO INVERTIR

Por Jon D. Markman

Microsoft es la mejor manera de aprovechar el auge de las herramientas de desarrollo de software. El gigante del software empresarial compró en 2018 GitHub, un competidor de plataforma abierta de GitLab. La adquisición de acciones por valor de 7.500 mdd dio a Microsoft acceso a la comunidad de Linux, un escaparate para sus propias herramientas y servicios para desarrolladores y una forma de monetizar a esta comunidad. En el año fiscal que terminó el 30 de junio de 2019, su división Intelligent Cloud, donde aterrizó GitHub, reportó 39.000 mdd en ingresos y 13.900 mdd en ingresos operativos, aumentos del 21 % y 20,9 %, respectivamente. Aunque las acciones de Microsoft han subido aproximadamente un 28 % en 2020, el alcance de la empresa a los desarrolladores y el crecimiento de su negocio en la nube podrían elevar las acciones a 290 dólares en un año, una ganancia del 41 % con respecto a los niveles actuales.

Por: Alex Konrad | Forbes Staff

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado