Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Rappi es crucial para América Latina: aquí el por qué

El inversionista colombiano Pablo Navarro expone en Forbes cuatro variantes que enmarcan la contribución de Rappi al ecosistema emprendedor.

Publicado

on

Rappi
Foto: Archivo.

Rappi es crítico para el ecosistema de emprendimiento de América Latina. Solo para empezar, vale mencionar que este unicornio originado en Colombia está entre las 10 empresas más valiosas de YCombinator, la aceleradora de compañías tecnológicas más relevante en el mundo y está apalancando el ecosistema emprendedor de la región. Explico el por qué:

Inversión:

Rappi ha levantado hasta el momento más de US$1.700 millones en capital de riesgo. Cuando inversionistas de la talla de Sequoia, Andresseen Horowitz y DST invierten en Rappi, le están diciendo al mundo del Venture Capital que vale la pena invertir en Latinoamérica. 

Digitalización:

  1. Creación de ecosistema: Rappi ha aportado a la expansión del mercado de domicilios en la región. Esto fomenta la creación de más startups de delivery así como empresas enfocadas a atender las necesidades de estas.
  2. Negocios digitales – Emprendedoras y emprendedores en la región ahora lanzan cocinas ocultas y marcas digitales que venden por medio de Rappi y otros canales de venta online. 
  3. COVID – Rappi (y las empresas que salieron para competir con Rappi) han permitido que muchas personas puedan comprar de manera segura sin salir de sus casas.

Cultura de emprendimiento:

  1. Referente – Como latinos crecimos creyendo que lo gringo era bueno y lo local malo. Rappi es una (de las muchas) pruebas de que esto no es cierto. Glovo y UberEats han tenido que salir de varios países de Latinoamérica incluyendo Brasil, Colombia y Argentina porque no han podido competir con Rappi. Para emprender de manera exitosa tienes que creer en ti misma y en tu equipo. Rappi nos demuestra que grandes multinacionales de tecnología pueden nacer y crecer en Latinoamérica.
  1. Talento – Rappi contrata miles de personas de muy alto calibre y las empodera para que resuelvan los retos más grandes que encuentren. En Rappi personas de menos de 27 años tienen la oportunidad de lanzar nuevos países y crear productos que impactan a cientos de miles de consumidores. Esto atrae al mejor talento a nivel global incluyendo cerebros fugados que dejan empresas como Google, Amazon, Uber y McKinsey para unirse a Rappi.
  2. Rappi Mafia – En Silicon Valley se habla de la “Mafia de Paypal”. Esto se refiere a los fundadores y empleados iniciales de PayPal que han fundado más de 120 empresas incluyendo LinkedIn, YouTube, Tesla y Palantir. En Marathon (el fondo de inversión del que hago parte) vemos a las startups como universidades y sus founders como profesores. De estas startups salen muchos emprendimientos exitosos. Rappi es el unicornio latino con más ex-alumnos fundadores. 

Creación de riqueza:

En Latinoamérica solía haber tres maneras de ser accionista en una empresa. 

  1. Tener el capital suficiente para comprar tu participación en la empresa
  2. Crear tu propia empresa
  3. Ser pariente de empresarios que te den una participación en su empresa

Con la llegada de las startups, se agrega una cuarta posibilidad: trabajar para una startup que incluya un programa de compensación por acciones para sus empleadas y empleados. 

Rappi es una de esas empresas cuyo plan de compensación incluye acciones. El día que Rappi tenga un exit (ya sea una adquisición o un IPO), muchos de los empleados de Rappi van a recibir una cantidad de dinero considerable por sus acciones. Estos van a seguir aportando al ecosistema como inversionistas o emprendedoras.

Rappi es crítico para nuestro ecosistema de emprendimiento. El éxito de la empresa no solo va a impactar a sus actuales empleados e inversionistas, si no a las futuras generaciones de emprendedoras y emprendedores que pasarán por Rappi y van a seguir aportando al ecosistema de nuestra región.

Contacto:

Linkedin

*El autor es operating partner de Marathon, un fondo de Venture Capital que invierte en startups en América Latina. Ha ejercido cargos ejecutivos en varias startups de Estados Unidos y Latinoamérica, incluyendo OmniLatam (adquirida por Greensill), Bunny Studio y Cheetah. También trabajó en Amazon, donde lanzó y manejó nuevas unidades de negocio. Es mentor de Endeavor y Rockstart, y como ángel inversionista ha invertido en Frubana, Ubits y Tributi.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Red Forbes

Tres revoluciones que están por venir luego de la pandemia

Con la pandemia también cambió la velocidad con la que cambian las cosas. Productos, servicios y modelos de negocio se están desarrollando aún más rápido. Con ese panorama se abre un nuevo reto para la educación. ¿Cuál?

Publicado

on

Creatividad

Quien sienta que últimamente los cambios han ocurrido muy rápidamente, que se siente a ver lo que está por venir. 

Es cierto que la pandemia aceleró los cambios, que muchos llegaron para quedarse, y también que cambió para siempre la velocidad del cambio.  Seguirán creándose más rápidamente nuevos productos y servicios, nuevos modelos de negocios, nuevas soluciones tecnológicas, nuevas expectativas de los clientes, y nuevas reorganizaciones de las empresas para adaptarse y mantenerse vigentes.

Lea también: ¿Qué hacen los colombianos cuando se pensionan?

La progresiva automatización de las tareas, que pasan a ser ejecutadas por algoritmos y máquinas en remplazo de los humanos, está yendo a la par de un requerimiento mayor de las habilidades más “humanas” de parte de los trabajadores, como la creatividad, la iniciativa, el pensamiento crítico, la negociación, la resolución de problemas complejos, y la orientación al servicio.

¿Excitante? Esas no son las únicas presiones de cambio sobre la fuerza laboral.  El trabajo remoto que trajo la pandemia está requiriendo del trabajador (y permitiéndole) mayores autonomía e iniciativa, y mayores responsabilidad y capacidad para decidir, lo que supone reportar a un líder “empoderador”, persuasivo y aglutinador, a cambio del supervisor autoritario.

Primera revolución

Toda una transformación para la gente que trabaja y para quienes la dirigen.

Por todo esto, veremos pronto grandes cambios “revolucionarios” en el sistema educativo, en el sistema legal, y en la “mentalidad” de empresarios, gerentes y empleados colombianos.

¿Por qué lo podemos afirmar? Porque no hay opción. El Foro Económico Mundial informó que el 59% de las grandes empresas harán cambios en su cadena de valor, o ya los están haciendo, y que el 70% de los trabajos verán una automatización parcial o total de sus tareas. 

Y así lo ilustraron cinco expertos panelistas de primer nivel en el foro “Esquemas de Trabajo, Desarrollo del Talento y Empleo en época de Postpandemia” que este columnista tuvo la oportunidad de moderar, en el marco del congreso Andicom 2021, el más importante del país en el campo de la tecnología, realizado en noviembre pasado en Cartagena.

Es inevitable, en primer lugar, el deterioro de la sincronía entre el sistema educativo colombiano y las necesidades de la industria, y la necesidad de implementar medidas creativas que lleven a superar, primero, la falta 150.000 técnicos y profesionales en el país, relacionados con el área de Informática y, segundo, a insertar en el mundo digital a la fuerza laboral colombiana, hoy poco educada, lejana a los sistemas tecnológicos y sin conocimiento funcional del idioma inglés.  Así lo comentó Ximena Duque, presidente ejecutivo de Fedesoft, quien ha trabajado por más de 10 años en organizaciones de fortalecimiento empresarial y en el ecosistema digital de Colombia.  Una transformación revolucionaria del sistema educativo en Colombia tendrá que llegar, y mejor pronto que tarde.

Segunda revolución

La segunda revolución tendrá que ocurrir en legislación laboral colombiana.  Carlos Hernán Godoy, quien es una autoridad en Derecho Laboral en el país, hizo ver de qué manera nuestro Código Sustantivo del Trabajo, que fue creado hace 70 años y para las grandes empresas, hoy día es abiertamente retardatario frente a las realidades modernas de las relaciones de los trabajadores con las empresas, es una carga pesada para las Mipymes -que son el 90% de las empresas del país y casi todas las TIC- y un obstáculo para los trabajadores que anhelan prestar servicios personales bajo esquemas nuevos, en los que las plataformas y los clientes ocupan un lugar de primer orden en esa relación, actores que no considera el código laboral.

Tercera revolución

Y la tercera revolución inevitable se dará en la “mentalidad” de los empresarios y los ejecutivos.  Antonio José Sánchez y Felipe Delgado, de las firmas cazatalentos Boyden y Michael Page, respectivamente, y Xavier García, ejecutivo corporativo de la petrolera canadiense Frontera Energy, hablaron sobre los nuevos perfiles de liderazgo que requieren las empresas, mucho más orientados hoy a canalizar el potencial creativo de la gente, a facilitarles espacios de participación y a focalizar la gestión de los equipos sobre los resultados finales, otorgando a los trabajadores niveles de participación y de autonomía sustancialmente superiores. 

Esto, como factor clave para poder contar con el mejor talento y obtener su cooperación en épocas de turbulencia constante, donde la “tranquilidad laboral” es un concepto que suena ya poco menos que atávico. 

***

Tres revoluciones que veremos, porque no tenemos opción. Las elecciones de 2022 definirán el futuro del país en muchos frentes, y uno de ellos será en las posibilidades del país de avanzar a la velocidad a la que el mundo va. 

Contacto
LinkedIn:Camilo Vásquez*
El autor es consultor en desarrollo de carrera, con más de 25 años de experiencia. Es gerente de  Vásquez Kennedy, empresa que ha apoyado el desarrollo profesional de más de 10.000 gerentes y profesionales; coach de desarrollo de carrera, especialista en Comunicación Organizacional y Psicólogo. Fue elegido en 2021 en el Top 5 de los HR Influencers de Colombia.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

La verdad detrás de los Workations

¿Trabajar mientras está de vacaciones? El mundo del trabajo remoto ha puesto sobre la mesa un montón de conceptos y flexibilidades para los empleados que hoy son una realidad. Pero es necesario evaluar cómo realizarlos con éxito.

Publicado

on

El mundo del trabajo remoto se ha venido nutriendo de una serie de palabras, conceptos y terminologías nuevas para describir prácticas y actividades que nacen a raíz de estar trabajando en lugares diferentes a la oficina convencional. Muchas de estas, son el resultado de combinaciones de palabras existentes para referirse a las nuevas modalidades de trabajo.

Tal es el caso de “Workation”, el resultado de Work + Vacation, o, “Woliday”, el resultado de Work + Holiday. Estas dos se utilizan para referirse a una nueva modalidad de trabajo en la cual los trabajadores pueden realizar sus labores usuales, desde cualquier parte del mundo, y combinarlo con “vacaciones”. Transformar la vida laboral en vacaciones. ¿Qué tal trabajar en esa hoja de cálculo densa viendo la Torre Eiffel? O ¿Por qué no tomar esa reunión con un cliente mientras recorremos El Camino de Santiago? Esto suena de maravilla, ¿A quién no le encantaría poder realizar el mismo trabajo que hace en su casa, desde La Patagonia, o recorriendo Barcelona?

Lea también: Guía para entender los Stock Options (Acciones para empleados)

El término se viene popularizando desde antes de la pandemia y nació en Estados Unidos. Inclusive hay una terminología para describir a aquellos viajeros trabajadores que recorren el mundo haciendo ambas cosas, los nómadas digitales.

Comencé a leer en internet de esto hace un tiempo cuando fundé Ontop. Quería sumergirme en el mundo del trabajo remoto y volverme un experto en el tema. Cuando leí sobre los workations vi ante mis ojos un cuento de hadas, lleno de nómadas digitales, lugares exóticos, risas y fiestas. Fantaseé con este nuevo estilo de vida y me pregunté cómo la humanidad podía haber vivido sin esto por tanto tiempo. Pero tanta belleza no podía ser verdad. ¿Será que si era cómo lo mostraban en los artículos y videos de YouTube? ¿Qué tan sostenible era? Así que decidí embarcarme en una aventura. Crearía mi propio workation y probaría de primera mano si todo lo que leía en internet era tan bonito como lo pintaban.

El itinerario

Viajaría durante 2 meses, visitando lugares que me gustaran, intentando tomar vuelos largos y cortos, buses, trenes, inclusive barcos, y actuaría como si estuviera en vacaciones, pero no me tomaría vacaciones, es decir, estaría disponible para mi día normal en Ontop, como si estuviera sentado en la oficina de mi casa. La idea era probar varias zonas horarias y lugares del mundo para ver qué tan fácil sería trabajar mientras se está de “vacaciones”.

  • Miami – Iría a una junta directiva, varias reuniones y lo combinaría con noches de fiesta, salidas de compras y turismo general.
  • Nueva York – Reuniones varias y turismo general.
  • Cartagena – Iría a un paseo en catamarán hasta cholón, tour por la ciudad vieja y visita a varios restaurantes.
  • Anapoima – Tendría tres días de descanso en una finca campestre con piscina.
  • Barcelona – Haría todos los planes turísticos para hacer en la ciudad. Sería mi primera vez en esta ciudad y por lo tanto sería un verdadero workation.
  • Sant Cugat – Iría a una boda.
  • Berlin – Caminar por la ciudad y vivirla como un local. Ya conocía todos los lugares turísticos, pero me enfocaría en vivir la ciudad desde una perspectiva local y cambiaría de hotel tres veces.
  • Madrid – Turismo general y caminar por la ciudad.

Los implementos

Llevaría solo lo básico, pues en mi oficina casera normalmente tengo una cámara HD externa, un micrófono de podcasting BlueYeti, teclado inalámbrico, mouse y adaptador para conexión a ethernet. Sin embargo, para optimizar el peso de mi maleta llevaría:

  • Computador
  • iPad
  • Airpods

El resultado

La realidad es que no funciona tan bien como lo pintan y no hay tal cosa como un workation. Aunque soy un promotor y evangelista del trabajo remoto / flexible, me parece que hay quienes todavía no han entendido que, como cualquier actividad, esta nueva modalidad de trabajo se debe abordar con disciplina y metodología. No se puede tomar a la ligera, fantaseando con tener todo a la misma vez- visitar y conocer la hermosa acrópolis de Atenas, mientras respondemos correos, mandamos mensajes por Slack y tratamos de conectarnos a video llamadas importantes desde el celular, con conectividad y datos limitados.

Los conceptos de trabajo y vacaciones son opuestos y no se pueden combinar, pues una cosa es trabajar y estar enfocado en la tarea que tenemos en frente nuestra, otra es desconectarse y disfrutar por un periodo de tiempo prolongado para no pensar en nada más sino en el lugar en el que estamos. La esencia de las vacaciones consiste en darle un descanso a nuestra mente de temas laborales. Si seguimos conectados a nuestro trabajo mentalmente, no importa si estamos en un catamarán en el caribe o en La Sagrada Familia en Barcelona, el estrés laboral nos va a dar igual de duro, y, es más, nos daña la experiencia de visitar estos lugares increíbles.

Una de las cosas que me pasó a mi fue que el hecho de tener a todo mi equipo trabajando conectado en un momento dado y yo haciendo turismo en lugares increíbles mientras tenía que responderles a sus dudas, problemas o peticiones, me hacía no hacer ninguna de las dos cosas bien. Me perdí de vivir la magia de los lugares que visité y tener una inmersión real en la cultura, y adicional, no estaba pudiendo atender bien a lo que me pedían porque algunas de las cosas no las podía realizar en el celular. Y a esto sumarle los problemas de conectividad, que tal vez es lo más importante en todo este concepto.

Aún así, descubrí que hay algo que si se puede hacer y es trabajar remoto desde cualquier parte del mundo, pero eliminando el concepto de vacaciones y turismo. Lo importante a tener en cuenta es lo siguiente:

  1. La diferencia horaria importa – Lo óptimo para trabajar remoto es no tener una diferencia horaria de más de 3 horas con el equipo principal con el que realizamos tareas diarias. En mi caso, cuando estaba en Europa y mi equipo estaba sentado en la zona horaria de Miami, me daba mucha ansiedad no tener con quién comunicarme en mis mañanas, pues todos estaban durmiendo. Yo soy una persona que opera mejor por las mañanas y todas las ideas se me ocurren en ese momento. ¡No tener con quién hablar me estresaba mucho y cuando llegaba la tarde, ya estaba drenado energéticamente y el día apenas empezaba para mi equipo!
  2. Una buena conexión a WiFi no es negociable – Una de las cosas que he debido empacar en mi kit de viaje era algún sistema de WiFi global, pues los datos del celular muchas veces no me funcionaron y se me cortaban las llamadas, cosa que hacia que las comunicaciones fueran lentas y nos retrasáramos en las reuniones. Muchas veces el WiFi de los cafés, restaurantes o lugares públicos en los que estaba no era suficiente para poder mostrar mi video en las llamadas y compartir pantalla. Asegúrense de tener la mejor conexión a WiFi posible o va a convertirse en un infierno intentar comunicarse con su equipo.
  3. Una estación de trabajo adecuada es necesaria – Creemos que en cualquier café o restaurante vamos a poder trabajar de una manera adecuada, pero esto no es cierto. El efecto que tiene sobre nuestra mente tener una buena estación de trabajo, con una buena silla y mesa de apoyo es impresionante. Nos hace sentir en control y listos para abordar los problemas. Intentar tener una reunión con el computador en las rodillas mientras estamos en la playa no es sostenible. Se podrá hacer una vez, pero definitivamente nos trae muchos inconvenientes a la hora de pensar, analizar y poder transmitir bien las ideas. No se tiene el mismo nivel de concentración y no se logra la misma productividad. Sea donde sea que elijan trabajar, asegúrense de tener una estación de trabajo adecuada con el mínimo de cosas: Silla cómoda, mesa grande, conexión eléctrica y no mucho ruido.
  4. La disciplina y lo horarios importan – Lo más importante cuando trabajamos remoto es tener una rutina y ser disciplinados con nuestros horarios. El workation asume que podemos trabajar y tener vacaciones al tiempo, sin embargo, el concepto de vacaciones implica dejar la rutina y la disciplina que tenemos todo el año cuando trabajamos, por ende, es imposible combinar las dos. Cumplir con las reuniones, estar a tiempo, estar preparados es lo más importante que podemos hacer por respeto a nuestro equipo y la cultura organizacional. Por más que estemos en Las Bahamas, en un escenario exótico, eso no es excusa para cambiar los horarios de levantada, inicio de labores o jornada laboral.
  5. No combinar con turismo, cuando se trabaja, se trabaja, punto – La última regla es no pretender hacer turismo mientras trabajamos. Intenté hacer turismo mientras no tenía reuniones y apenas tuviera la primera conectarme desde el celular con airpods y no funciona. Cuando hacemos turismo, no deberíamos estar pensando en nada más, de lo contrario es perder nuestro dinero. Cuando visitamos lugares nuevos debemos poder tener una inmersión total en la experiencia, sintiendo el lugar, disfrutando el momento y estando en el momento presente. Cuando estamos trabajando deberíamos estar enfocados en lo que estamos haciendo, y no pensando en la boleta de la siguiente atracción, en el siguiente museo o en el almuerzo en el restaurante que nos recomienda la guía.

El trabajo remoto es real. Los workations no lo son. El trabajo siempre será trabajo y requiere de cierta disciplina y dedicación. Las vacaciones siempre serán ese momento sagrado en el que descansamos de toda nuestra rutina cotidiana. Por favor, no mezclemos las dos. Si queremos ser productivos, eficientes y exitosos, no es viable pretender serlo en las llamadas Workations.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Colombia: recuperarnos, para seguir recuperándonos

Recuperar la economía colombiana, como dijimos, pasa por ir más allá del 2019. Como señala el director del Banco Mundial para Latam, volver a 2019 no corregirá las debilidades que presenta el país.

Publicado

on

Monedas colombianas, dinero, economìa, moneda, dinero en efectivo foto: Diana Rey Melo
Foto: Diana Rey Melo / Forbes Colombia

Es curioso que hace un par de semanas habláramos sobre la recuperación de la economía colombiana y los objetivos que esta economía persigue y, a escasos días, el director del Banco Mundial para Colombia, México y Venezuela hablara sobre las exclusiones económicas que, siendo muy preocupantes, no se resuelven, y como ya dijimos, con la recuperación y el crecimiento que hoy registra la economía colombiana. Pues la recuperación, como señalamos en nuestra columna anterior, pasa por ir más allá de la pandemia y, por supuesto, del año 2019.

Hoy, todos los mandatarios en el mundo hablan de recuperación y de crecimiento económico. Atendiendo a los principales pronósticos que ofrece el Fondo Monetario Internacional (FMI), el 100% de las economías desarrolladas prevé recuperar su nivel de PIB previo a la pandemia en 2022, de la misma forma que prevén recuperarlo, aproximadamente, el 80% de las economías emergentes. Y es que basta mirar las previsiones de crecimiento que presentan las distintas economías para darnos cuenta de que hablamos de un claro rebote y, por ende, de una recuperación.

Lea también: El futuro de Colombia no depende de la pandemia

En lo que respecta a la economía colombiana, esta es, por detrás de Chile, la economía que más crecerá de la región latinoamericana este 2021. Atendiendo a los informes que se han ido publicando hasta la fecha, estos nos muestran que la economía colombiana crece favorablemente y que se recupera. Por esta razón, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señala que la economía colombiana podría crecer este año a un ritmo cercano al 8%.

Pero estas previsiones, a la luz de los datos que ofrecen otras entidades como BBVA Research o Banrepública, se quedan, incluso, cortas. Observando las que ofrecen las citadas corporaciones bancarias, lo que vemos es que estas se han revisado al alza, situando la tasa de crecimiento prevista para este año, en lugar de en el 8%, en el 9,2% y el 8,6%, respectivamente. Por lo que hablamos de unas previsiones que invitan a confiar en una economía que, para mayor inri, también se posiciona como la economía de América Latina que más prevé crecer el próximo ejercicio.

Y es que esto mismo lo resaltaba el propio director del organismo multilateral, del Banco Mundial, Mark Thomas. En este sentido, el doctor en Economía por la Universidad de Princeton consideró que, tras la caída, el país registrará un crecimiento alentador que debería animar a los Gobiernos no solo a recuperar el nivel que mostraba la economía colombiana en 2019, sino a continuar y seguir trabajando en la aplicación de reformas que, habiéndose postergado a lo largo de la historia, deben aplicarse para corregir las numerosas debilidades que presenta esta economía y que le impiden desarrollarse plenamente.

Pues, como ya dijimos en nuestro artículo, podemos volver a 2019, pero volver a 2019 no significa que la economía se ha recuperado plenamente y que el trabajo ha acabado. Volver a 2019 significa volver a los niveles de PIB que mostraba el país durante el año previo a la pandemia, pero, de igual manera, significa volver a ser el país de América Latina, o al menos uno de ellos, que mayor desigualdad presenta en la región. Significa volver a unas cifras de informalidad económica que llevan al 40% de los ciudadanos a trabajar en la economía informal.

En esencia, volver a 2019 significa recuperarnos del Covid, pero no recuperarnos de todas esas debilidades citadas que, como vemos, seguían muy presentes– algunas más que nunca– en la economía colombiana durante dicho ejercicio.

Es por esta razón por la que la semana anterior señalábamos esta situación en nuestra columna, de la misma manera que lo hace el mandatario del Banco Mundial en su entrevista. Pues, precisamente, el presente ejercicio es un año en el que los ciudadanos mexicanos deben depositar su voto en las urnas para seleccionar al que será el próximo presidente de Colombia. Por esta razón, es conveniente que no solo nos centremos en el corto plazo y en combatir la pandemia, sino también en aquellas debilidades que, a la luz de los datos, hacen que la situación que mostraba la economía en 2019 no fuese la idílica.

Por ello, pese a que seguimos hablando de recuperación y crecimiento económico, y no nos equivocamos al hacerlo, es preciso analizar la situación que mostraba Colombia antes del COVID, pues únicamente de esta manera podemos darnos cuenta de lo que significa recuperar la economía, así como del parecido que tiene una economía desarrollada con la economía colombiana de 2019. Pues, como digo, no podemos decir que el objetivo es recuperar una economía en la que la desigualdad, la informalidad económica, la corrupción, entre otros fenómenos, siguen siendo el pan de cada día.

En definitiva, seamos conscientes de estas palabras, así como de las palabras del reputado economista Mark Thomas, pues, como señala, las exclusiones económicas de las que hablamos no prevén superarse con la pandemia, ni mucho menos. Para combatir esas exclusiones y superarlas hace falta mucho más. Además de que debemos señalar que, para más inri, la pandemia ha agudizado notablemente estas exclusiones, siendo, incluso, hoy más presentes y dañinas que en los años previos a la pandemia. Por lo que no podemos caer en la autocomplacencia, creyendo que el trabajo finaliza volviendo al año 2019.

Por: Francisco Coll Morales*
*El autor es economista, Redactor jefe y jefe de análisis de Economipedia. Analista económico en más de 40 medios, nacionales e internacionales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Inflación 2021: expectativa y realidad

Con una inflación de 5,62% en 2021 el país enfrenta un panorama económico retador este 2022. El precio del dólar, el aumento del salario mínimo y la tasa de cambio serán algunos de los factores determinantes.

Publicado

on

Alimentos

El pasado 5 de enero, el Dane publicó el dato de inflación de diciembre de 2021 con una tasa anual de 5,62%, superando de nuevo las expectativas del mercado, que de acuerdo a la Encuesta de Opinión Financiera de Fedesarrollo esperaba 5,26% y cerrando por encima de la meta del Banco de la República.

Como se puede ver en el gráfico este dato es el máximo desde el 5,75% de diciembre de 2016 que fue un año particularmente alto en términos de precios por la particular combinación de fenómenos climáticos y problemas de transporte que encarecieron los alimentos.

Lea también: La jugada de los Gillinski con Nutresa

En la parte derecha del grafico se puede notar el aporte por grupo de gasto, donde los alimentos que presentaron un aumento de 17,23% anual impulsaron la inflación con 2,73 puntos porcentuales del 5,62% total, es decir que el 48% de la variación correspondió a este grupo en particular. Si se analiza específicamente, la carne de res continúa siendo un importante foco del aumento con una tasa de 33% anual y un aporte al total de 0,64 puntos porcentuales.  Esto se complementa de los productos asociados como carne preparada y charcutería que aumentaron 26,35% anual y aportaron 0,33 puntos porcentuales. Así mismo, las papas, otro elemento básico en la alimentación presentó aumentos de 111% anual y lo llevó a aportar 0,25%.

Lo importante aquí no solo es que estos tres grupos representan alrededor del 45% del total del aporte a la inflación de los alimentos, sino que son componentes estratégicos en la alimentación de los hogares, tanto dentro como fuera de casa. Es por eso que el grupo de restaurantes y hoteles ocupa el tercer puesto en aporte con 0,85 puntos básicos equivalente al 15%, no solo respondiendo a un aumento en la demanda originado por la época de vacaciones, sino también a su relación con el costo de los alimentos.

Gráfico: Elaboración propia.
Datos: Dane

Mucho se ha hablado respecto al análisis de los precios, pero me gustaría sugerir algunos elementos a tener en cuenta para este año:

– Aumento de salario mínimo:

El ejercicio del ajuste del salario mínimo es algo que involucra fuerzas más allá del carácter técnico y por eso siempre hay tensiones políticas al respecto. Sin lugar a dudas, se está hablando de una decisión de carácter prospectivo ya que rige para 2022 y la información que tenemos es del 2021, lo que implica el uso de algunos supuestos.

Ahora bien, teniendo en cuenta que el aumento para el 2022 es 10,7%, estando casi al doble de la inflación de diciembre de 2021, la preocupación es, si estos mayores ingresos de los hogares podrían acelerar el crecimiento de precios al aumentar la demanda de bienes y servicios. Por supuesto esta discusión no es tan sencilla ya que hay que tener en cuenta que también hay un componente social detrás de este aumento, estos solo por mencionar alguno de los temas adicionales asociados al salario mínimo.

– Aumento de tasa del Banco de la República

Para que no quedara ninguna duda sobre la preocupación del Banco de la República frente al aumento de los precios, su Junta Directiva cerró el año con un aumento de tasa de 50 puntos básicos y la dejó en 3%. A lo largo de 2022 los aumentos de tasas de 2021 empezarán a sentirse en las tasas de los bancos comerciales y esto tiene varias implicaciones a revisar, entre las cuales vale destacar, si efectivamente se reduce el préstamo para consumo y cómo se afectarán los esfuerzos del gobierno por promover la compra de vivienda.

– Alto nivel en la tasa de cambio

Otro elemento que afectará el comportamiento del nivel de precios, es el dólar en Colombia ya que, de seguir manteniéndose en los altos niveles que mostró el 2021 aumentará el precio de los bienes importados, no solo finales sino también los necesarios para la producción de otros.

– Efecto sobre la demanda

Finalmente, cuando se publiquen las cifras de crecimiento para 2021, el componente a seguir de cerca es el consumo de los hogares ya que se ha venido enfrentando a una inflación por encima de la meta del Banco desde agosto y es posible empezar a notar algún deterioro.

***

Para terminar, quiero dejarlos con esto y es que la inflación es sin lugar a dudas una de las fuerzas determinantes en la economía y su velocidad de cambio no debe ser subestimada por eso si el año pasado se habló del aumento de las expectativas de inflación, en 2022 esa expectativa se convirtió en realidad.

Por: Gregorio Gandini*
*El autor es fundador de Gandini Análisis, plataforma donde crea contenido de análisis sobre mercados financieros y economía. También es el creador del podcast Gandini Análisis y se desempeña como profesor en diferentes universidades en temas asociados a finanzas y economía.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Recomendaciones para evolucionar de empresas sostenibles a empresas regenerativas

¿Cómo acelerar una movilización que lleve a las empresas a transitar de un modelo de business as usual, hacia uno de regeneración? Tres alternativas que podrían impulsar ese camino.

Publicado

on

Empresas

Hoy por hoy el medio ambiente es un tema relevante para todos y no única y exclusivamente de los ambientalistas. Gracias a la ciencia, los líderes del planeta reconocieron en el año 2021 la necesidad de generar acciones público-privadas para reducir los gases de efecto invernadero (GEI) y con ello, procurar que la temperatura global no aumente en 1.5 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, a lo largo del siglo XXI.

En este orden de ideas, el reto consiste en encaminar al sistema productivo hacia la construcción de un nuevo mercado que responda a los retos que demandan las generaciones que serán adultas en los años 2050, 2070 y 2100. Dichas demandas se resumen en recrear dinámicas de producción, innovación y acceso a los productos y servicios en donde las empresas no solamente hagan las cosas bien (enfoque de sostenibilidad), sino que contribuyan a regenerar y restaurar el entorno natural, reparando los daños causados por los seres humanos desde el inicio de la era industrial (enfoque de regeneración).

Lea también: El Salvador como producto mínimo viable del mundo cripto con la primera ciudad financiada por criptomonedas

En este orden de ideas, la pregunta es: ¿cómo acelerar una movilización que lleve a las empresas a transitar de un modelo de business as usual, hacia uno de regeneración? A continuación expongo tres alternativas.

1. Acelerar la curiosidad y el interés

La meta de este Gobierno es lograr una reducción de emisiones de GEI del 51% para el año 2030, tomando como año de referencia el 2010. Es decir, pasar de emitir 267 millones de toneladas de GEI anualmente a 169 millones de toneladas en 2030. Esto no solamente significa que empiezan a generarse una serie de políticas e incentivos para que los diferentes sectores reduzcan y gestionen sus emisiones, sino también, abre un mapa de oportunidades para empresas y emprendedores que puedan proveer sistemas de innovación que le permitan a los sectores productivos y a la política pública lograr dicha meta.

Lo anterior, en el argot técnico, se conoce como Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN). Según el International Union for Conservation of Nature (IUCN), las SbN son “acciones que se apoyan en los ecosistemas y los servicios que estos proveen, para responder a diversos desafíos de la sociedad como el cambio climático, la seguridad alimentaria, el riesgo de desastres”. Ellas representan una oportunidad de unir las dinámicas de innovación actuales, con retos ambientales que tienen las ciudades y las zonas rurales ante su exposición de vulnerabilidad ante el cambio climático.

Recomendaciones:

  • Intensificar el uso de instrumentos pedagógicos para que los empresarios  y emprendedores conozcan los riesgos que conllevan el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y el deterioro de los servicios ecosistémicos para el sistema productivo nacional. Esto puede ser liderado por las entidades públicas, la academia y los medios de comunicación.
  • Promover SbN, por medio de retos de innovación en economía circular, agricultura resiliente al cambio climático, construcción sostenible y otras medidas de adaptación ante el cambio climático. Esto puede ser liderado por las entidades públicas y los gremios empresariales.

2. Materializar una visión de impacto

Lograr que las empresas y los emprendimientos desarrollen SbN, es un ejercicio que demanda la articulación de talentos que traigan a la mesa de innovación un conocimiento especializado en diferentes temas: cambio climático, descarbonización de los procesos productivos, compensación de huella de carbono, comprensión del impacto sobre los servicios ecosistémicos, tecnología, logística y gestión de procesos, pero sobre todo, un gran entendimiento de la manera cómo dichas SbN serán elaboradas, interactuarán y serán apropiadas por parte de los usuarios y las comunidades.

Estas plataformas de innovación deben ir acompañadas con actividades que fortalezcan la gestión del modelo de negocio de las empresas. Lograr que ellas evolucionen hacia modelos regenerativos implica que los liderazgos organizacionales se fortalezcan, a partir de la generación y apropiación de un conocimiento y una cultura holística y no lineal (extraer- producir-vender), y del desarrollo de valores como la empatía hacia los dolores de la sociedad y de los ecosistemas.

Recomendaciones:

  • Articular los retos medioambientales con otras esferas de innovación que tienen mayor evolución: fintech, edutech, blockchain, inteligencia artificial, entre otras. Esto significa acercar a los talentos-expertos en estos ámbitos con las realidades de las problemáticas medioambientales y los retos ecosistémicos más relevantes del país. Estos talentos, en unión con expertos ambientales y las comunidades, pueden resolver retos de innovación que promuevan el surgimiento de SbN. Esto puede ser liderado por entidades públicas como iNNpulsa, Sena, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y los centros de investigación de las universidades.
  • Acompañar a las empresas y emprendimientos en procesos de aprendizaje en la práctica. Por ejemplo, aprender a medir su huella de carbono, comprender cuál es el mapa de impactos ambientales, sociales y económicos del mapa de SbN que pueden abordar retos ambientales específicos como la deforestación, la restauración de ecosistemas, la generación de residuos o la pérdida de fertilidad de los suelos. El liderazgo para hacer realidad estas acciones puede estar abanderado por las universidades, en alianza con los gremios.
  • Motivarlos a transitar hacia modelos de regeneración, por medio de instrumentos y esquemas de gestión que reconocen la institucionalidad y el mercado. Por ejemplo, replantear el enfoque estratégico que ofrece el modelo de empresas BIC (beneficio de interés colectivo), desarrollar la estrategia dentro de los parámetros que establecen sistemas como el de las Empresas B, el GRI o el Down Jones Sustainability Index.

3. Transformar el mercado

Las empresas son la segunda institución más grande en el mundo, después de las familias. Esto, en otras palabras, significa que tienen el poder de influenciar a la ciudadanía global a hacerlos partícipes de la lucha contra el cambio climático y a contribuir a materializar modelos de regeneración y restauración de nuestro capital natural, a través de sus propias elecciones y hábitos de consumo.

Las empresas y emprendimientos deben no solamente ser (orientadas hacia la generación de impactos positivos), sino también parecer (mostrar evidencia fidedigna y edificante que le permita a los consumidores reconocer los esfuerzos realizados por la empresa, elegir sus productos y aprender de ella, cómo mejorar la eficiencia de su hábito de consumo). Esto en agregado, posibilitará reducir la huella de carbono y ecológica global que se genera en el planeta.

Recomendaciones:

  • Orientar a las empresas y emprendimientos a desarrollar estrategias de marketing verde y educación para el consumo responsable y eficiente. Esto puede desarrollarse entre los gremios y las universidades.
  • Capacitar a los consumidores con un solo objetivo: lograr en ellos un mayor conocimiento y capacidad de elección y consumo de productos y servicios desarrollados por parte de empresas y emprendimientos que aplican la filosofía de la regeneración. El liderazgo para abordar este reto  es y debe ser constante y compartido por parte de todas las instituciones que influencian los mercados de consumo.

En conclusión, visualizar una generación de empresas y emprendimientos que practiquen la visión de regeneración y restauración, es un reto que demanda de un trabajo articulado entre instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil. El momento oportuno para hacerlo es ahora dado que el planeta se ha volcado a promover SbN y estrategias de lucha contra el cambio climático. Asimismo, los mercados se están ajustando y preparando para demandar productos y servicios coherentes con las metas de conservación y restauración del medio ambiente.

Contacto:
Por:Julio Andrés Rozo*
*El autor es director de Amazonía Emprende: Escuela Bosque, ubicada en Florencia, Caquetá. Este proyecto académico se enfoca en fortalecer las capacidades de empresas y comunidades en  restauración de ecosistemas y compensación de huella de carbono.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado