Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Diez consejos prácticos que me hubiese gustado recibir antes de emprender

Julián Torres, cofundador de Ontop, explica los que para él han sido los aprendizajes más grandes de sus 12 años de trayectoria como emprendedor.

Publicado

on

Foto: Unsplash

En este artículo quiero compartir con ustedes los diez aprendizajes más grandes que he tenido en los 12 años que llevo emprendiendo, construyendo, desde negocios tradicionales, como agencias de turismo y restaurantes, hasta startups digitales de alto potencial. Trataré de recopilar las lecciones más importantes no solo en aspectos de negocio sino en temas de salud mental, bienestar, y el verdadero significado del éxito que he llegado a construir.

1. La parte más importante del negocio eres tú

Ni los inversionistas, ni el dinero, ni el mercado potencial, ni tus empleados van a hacer que tu negocio crezca y funcione. Eso solo lo logras tú. Invierte en tu salud mental y física, wellness y seguridad financiera, y evita el burnout a toda costa. Si tú no estás bien, tu negocio nunca va a estar bien, por más que las métricas digan lo contrario.

Lea también: Haz que tu celular trabaje para ti, no contra a ti

2. Encuentra personas con las que disfrutes trabajar

Contratar personas en el equipo solo por su hoja de vida o calificaciones es un error. Contrata para tener fit cultural, el resto de las habilidades se pueden aprender con tiempo y la actitud correcta. Tu equipo será con quien compartes largas horas del día, meses difíciles y años de lucha, más vale que disfrutes trabajar con ellos. De nada sirve tener a los mejores, si no puedes darles feedback, direccionarlos e inspirarlos y si te generan estrés y ansiedad innecesaria.

3. Págale bien a tu equipo

Una vez encuentres personas que hagan fit con la cultura y las virtudes de tu empresa, asegúrate de pagarles bien. No solo en salario monetario, sino salario emocional. Pagarle bien a la gente no es darle más dinero necesariamente. Flexibilidad, apoyo, transparencia, bienestar y la posibilidad de autorealizarse, componen el salario emocional, o lo que con Santiago Aparicio hemos denominado Equity o Capital Emocional.

4. Construye una red (network) agregando valor, no pidiendo favores

Conocer a otros emprendedores, empresarios, inversionistas y mentores es esencial. No hay que pasar todo el día haciendo esto, pero si invertir una buena parte del tiempo en hacerlo. Es este network que he formado el que me ha permitido llegar a mis proyectos mas ambiciosos y salir de situaciones complejas. Sin embargo, no hagas esto con el mero propósito de pedir favores. Llega a ellos agregando valor, buscando ayuda y poniéndote a tu servicio. El efecto de reciprocación hará la magia más adelante.

5. Construye tu producto o servicio basándote en información de usuarios y clientes, no en tus propias hipótesis y análisis

Todos vivimos realidades diferentes en nuestra mente. En tú mente, tu idea es la mejor idea del mundo y lo que tu te imaginas es la fórmula ganadora. Sin embargo, no vas a ser tu quién compra tus servicios. Ni siquiera tu familia y amigos, que de alguna manera son una extensión de tu mente y tus creencias. Tu familia siempre te va a decir que tu producto es maravilloso, que no tiene ningún error y que seguramente va a ser un éxito. Hablan desde el amor y el cariño, no desde la objetividad de un cliente.

Sal a la calle y habla con usuarios reales, clientes reales, personas que tengan el dolor que identificaste y que te den un indicio real de qué es lo que necesitan. La gente no sabe lo que quiere, hasta que le toca pagar por ello. No construyas basándote en tu análisis. Desarrolla solamente lo que los clientes quieren y así evitarás reprocesos y gastar dinero de más.

Lea también: La vacuna contra la procrastinación

6. Aprende a recibir retroalimentación negativa

En palabras más coloquiales, aprende a que te den palo. El error más común que he visto es creer que sabemos todo, que lo que tenemos es perfecto y que somos los dueños de la verdad. Emprender es un camino en el cual hay que aprender a caer. Caerás muchas veces, demasiadas tal vez, por lo tanto, aprende a recibir estos comentarios negativos, no como críticas, sino como oportunidades para seguir mejorando.

7. Ten mentalidad de abundancia

Como seres humanos siempre vamos a sentir que nos hace falta más. El estado natural del ser humano es desear más. Como dice en Budismo, el sufrimiento es, está ahí siempre y es algo que nos va a hacer sentir como si nos faltara algo siempre. Agradece por lo que has logrado, por cada cliente que tienes, cada empleado que tienes y ten una perspectiva de vaso medio lleno. No te compares. Siempre va a haber gente más adelante y más atrás que tu. El camino es único y no se puede replicar. Asegúrate de recorrerlo agradeciendo siempre por cada cosa que ya tienes.

8. Haz boot strapping por el mayor tiempo posible

El bootstrapping es el arte de hacer las cosas y ejecutar con el menor numero de recursos posibles. Hacer cosas manualmente, cosas que no escalen y que necesiten de toda tu atención. Apenas comenzamos a hacer outsourcing de las tareas más importantes, como hablar todos los días con nuestros usuarios, empezamos a perder visibilidad de lo que realmente tenemos que estar construyendo y las señales de mercado reales. Deberías ser el agente de servicio al cliente por bastante tiempo y así marcar la pauta y el ejemplo para los futuros agentes de servicio al cliente. Educa con ejemplo, no con manuales.

Lea también: Startups para la prosperidad en Latinoamérica en 2021

9. La retención es la clave

No creas que adquirir usuarios es lo más importante. No esperes pagar para adquirir usuarios siempre. La adquisición paga, via anuncios, no es sostenible. Enfócate en servir bien a tus clientes, darles más que un servicio premium y haz que regresen a ti. Con esta estrategia de retención en un punto tendrás miles de anuncios andates que estarán hablando de por qué aman tu producto. No tendrás que pagar un solo dólar más para que alguien te use.

10. Audita tu energía

Borra de tu calendario las cosas que no te generen valor y no te inspiren. Mira tu calendario cada semana y audita cuántas reuniones y actividades te quitaron energía y cuáles te dieron energía. Si el número de actividades que te quitan energía es mayor a las que te recargan de energía, tienes un problema y necesitas un cambio urgente. Acuérdate, eres el activo más valioso de tu compañía.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Publicidad
Publicidad