Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Mercado inmobiliario: ¿vendrá otro año récord después de 2020?

Pese a la incertidumbre, factores como el alza en el uso de la tecnología, la baja en las tasas de interés y la concepción de la vivienda como un activo imprescindible dan para pensar que la bonanza continuará. ¿Serán suficientes?

Publicado

on

Paradójicamente, el escenario que impuso la pandemia durante el 2020 incidió positivamente en la disposición de las familias a nivel global para adquirir vivienda; Colombia, particularmente, no fue la excepción y logró registrar un año récord en la venta de inmuebles.

La noticia, que la confirmó el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, a inicios de año, marcó un auténtico hito en la trayectoria del mercado inmobiliario nacional: más de 176.000 viviendas comercializadas, con un crecimiento cercano al 8% en relación al 2019. Tal fue el desempeño del sector, que la cartera logró superar en el segundo semestre del 2020 el número anual que venía registrando en el otorgamiento de subsidios -se entregaron 44.000, frente a la media por año que estaba por el orden de los 30.000-.

El hecho de que la vivienda pasara de ser un mero lugar de residencia a ser un espacio en el que también confluyen el trabajo, la educación, el ocio y, hasta, la atención médica, no es solo una anécdota. Con esta hegemonía del hogar, su posesión, que ya era considerada una de las inversiones más seguras, se ratificó como uno de los activos esenciales en contextos de emergencia.

Adicional a esto, aspectos como el rápido despliegue de subsidios para la compra de vivienda, que incluyó grandes estímulos para el segmento No VIS; la baja generalizada en las tasas de interés, que, en el caso de los créditos de vivienda, llegaron a niveles mínimos durante la última década; el incremento en el uso de la tecnología, que se extendió hacia las generaciones más antiguas; y la consolidación del comercio electrónico, que en cuestión de meses logró la transformación prevista para los próximos 3 años, terminaron de constituir el escenario ideal para la adquisición de inmuebles.

Sin embargo, pese a este panorama favorable, la incertidumbre que aún plantea la pandemia sigue generando un gran obstáculo para que las intenciones de compra puedan materializarse en el corto plazo. Los inconvenientes en la producción masiva de las vacunas, las consecuencias de las nuevas medidas de confinamiento, la resistencia frente a la próxima reforma tributaria, la recuperación gradual de las tasas de interés e, incluso, la negativa de muchos a salir de casa para visitar proyectos residenciales, son serios condicionantes a tener en cuenta a la hora de prever el desempeño del mercado inmobiliario.

¿Logrará el país superar la marca de las 176.000 ventas de 2020?, ¿es suficiente la mediación de la tecnología para comprar vivienda?, ¿sobrevivirá el apetito del consumidor a una nueva cuarentena generalizada?, ¿los eventuales retrasos en el Plan Nacional de Vacunación podrían desestimular el impulso del mercado?, ¿existe suficiente demanda para utilizar los 160.000 subsidios restantes?

En primer lugar, lo primero que vale señalar es la concepción de activo imprescindible que seguirá teniendo el hogar. Si se tiene en cuenta que 8 de cada 10 colombianos optaría por seguir en un esquema de teletrabajo una vez se supere la pandemia -según una medición realizada en varios países durante los primeros meses de aislamiento-, es evidente que la vivienda trascendió de manera definitiva su connotación de lugar para dormir.

Indistintamente de la rapidez que pueda tener la aplicación de la vacuna, lo cierto es que el grueso de los consumidores colombianos seguirá privilegiando el hogar como lugar de trabajo; lo que, en consecuencia, prolongará la disposición actual de los núcleos familiares a comprar inmuebles.

Sumado a esto, está el componente de los subsidios. Además del hecho de que de los 200.000 cupos que estableció el Ministerio de Vivienda, únicamente se han otorgado cerca del 25%, es de destacar que la cartera prevé aprobar alrededor de 80.000 subsidios para 2021, y una cantidad igual para el año siguiente; lo que crea una ventana de oportunidad de cerca de 2 años para todo el que tenga intención de adquirir un hogar.

A su vez, considerando que dichos subsidios están orientados a favorecer el pago de créditos hipotecarios y operaciones de leasing habitacional y, que, adicionalmente, las entidades financieras seguirán trasladando la disminución en las tasas de interés por parte del Banco de la República, es un hecho que se está ante un momento histórico para la financiación de la vivienda.

Por otro lado, vale la pena mencionar los alentadores cálculos que maneja el gremio líder del sector para el año en curso. De acuerdo con la entidad, se estima un incremento anual del 7,4% en las ventas de unidades, con un volumen de 209.000 transacciones; un alza del 28% en unidades iniciadas con respecto al 2020, lo que equivale a 149.700 viviendas; y la generación de 150.000 nuevos puestos de trabajo, con los que se alcanzarían los 1,1 millones de empleos que anticipa el ministro.

El papel de la tecnología

Ahora bien, no todo este buen momento del mercado inmobiliario se puede atribuir a las facilidades y estímulos en la financiación del consumidor. La finca raíz, al ser uno de los sectores más tradicionales, y tener basada su actividad comercial sobre un bien tangible y fijo, depende en gran medida del intercambio presencial. Por esta razón, contemplar el componente tecnológico en las proyecciones del mercado inmobiliario resulta indispensable.

Tecnologías como la realidad virtual, mejores redes de datos, los sistemas transaccionales en línea e inventarios en tiempo real permiten adquirir vivienda de manera remota. La transformación digital que experimentó el sector en la pandemia hace posible que, en este año, gran parte del sin sabor de comprar casa -especulación de precios, desplazamientos innecesarios, procesos de pago presenciales, ofertas con portafolios incompletos y anuncios vencidos, entre otros- sea cosa del pasado.

Además de poder aplicar al crédito hipotecario y al subsidio de vivienda de forma virtual, hoy en día, conocer el grueso de las características de una propiedad sin tener que visitarla es una realidad. La vista hacia el exterior, la perspectiva de las dimensiones, el detalle de los acabados, el vecindario del inmueble, las ventajas de la geolocalización de la propiedad e, incluso, experimentar los ruidos del entorno remotamente, son algunos de los desarrollos que se van a tener en el futuro. Un sistema único de registro de propiedades basado en blockchain ya es soportado en algunos países.

Todo esto, sin dejar de lado que la tecnología abre la puerta a una compra más informada que la se tenía por la vía tradicional. Las plataformas virtuales han venido migrando hacia modelos de asesoría personalizada en los que cada comprador cuenta con una opinión calificada desde el primer acercamiento hasta la decisión final. De esta forma, el músculo digital no solo simplifica el proceso de adquisición, también lo acerca a las expectativas únicas de cada usuario.

Así las cosas, existen razones suficientes para pensar que la ambiciosa proyección del ministro Malagón de vender 200.000 viviendas para 2021 es fiel a las condiciones actuales del mercado. Si se tiene en cuenta que el sector edificador, que ya está generando más de un millón de empleos, es de los que más incide en la reactivación del país, resulta esperanzador que este esté viviendo su principal bonanza en medio de los periodos más sensibles en materia social y económica para Colombia.

Aunque hay variables propias de la pandemia que escapan al control de los estímulos y la tecnología inmobiliaria, el razonable optimismo que existe en el sector y el resto de actividades productivas vinculadas a su operación permiten prever un año mejor que el anterior. El reto, al igual que en los meses pasados, es generar la suficiente confianza en el consumidor; en la medida en que este reconozca las facilidades digitales que tiene a su disposición, los colombianos podrán seguir accediendo a uno de los activos más esenciales: la vivienda.

Contacto:

Linkedin: Santiago García

*El autor es cofundador y CTO de la empresa La Haus, que tiene como misión transformar la industria residencial, para darle libertad geográfica y financiera a millones de latinoamericanos. Trabajó como programador y líder técnico en varias startups.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Capital Humano

Siete pasos para tomar decisiones acertadas

Estos siete pasos le pueden ayudar a la hora de tomar decisiones acertadas. Funcionan para personas y equipos.

Publicado

on

En el artículo anterior tratamos sobre algunos de los  recursos internos que necesitamos  para  aumentar los aciertos en la toma de decisiones. En el presente completamos la perspectiva aportando un método sencillo y asequible, a lo que no deja de ser un arte enriquecido con experiencia, valores y rectitud y aderezado con una  disposición de asumir los errores con naturalidad, serenidad y actitud de aprendizaje.

El arte combinado con el método favorece el promedio de aciertos de una persona y de un equipo y aunque no garantice el 100 % del éxito, sí hace el proceso más jugoso, y prudente. Equivocarse es humano, pero si no hay método y se acierta el riesgo de autoafirmarse y que en el futuro se pueda tener un fracaso mucho mayor es alto. Así que decidir bien y no acertar es posible, pero en este supuesto se aprende, decidir bien y acertar es de celebración. El método nos ayuda al aprendizaje.

Lea también: Recursos para aumentar los aciertos en la toma de decisiones

Pasos del proceso de la toma de decisiones:

  1. Reconocimiento y análisis del  problema y su contexto
  2. Identificación de criterios
  3. Generación creativa de alternativas para posibles  soluciones
  4. Análisis y ponderación de los riesgos de las opciones generadas y por las que nos inclinaríamos
  5. Decisión por la considerada mejor opción
  6. Plan de acción para ponerla en marcha
  7. Feedback y evaluación del  resultado

1. Reconocer y analizar el problema

Esta etapa consiste en comprender la condición del momento y estimar la deseada, es decir, encontrar el problema y reconocer que hay que tomar decisiones para solucionarlo. Puede ser actual o potencial, lo que el FODA señalaría como debilidad o como amenaza. En la identificación del problema es necesario tener una visión clara y objetiva, escuchar a los demás para ampliar la perspectiva.

Aunque parece evidente esta fase preliminar no es sencilla y en ocasiones se complica, pero a la vez para acertar con la solución hay que acertar con el problema real. La información que se obtenga para el análisis de la cuestión tiene que ser rica, variada y relevante, y provenir de diversas fuentes y a través de formas distintas (verbales, estadísticas, datos, etc.) Los métodos cuantitativos son herramientas confiables en este paso.

En este momento inicial también es relevante señalar la prioridad para atender el problema. El impacto y urgencia que se tiene para resolverlo condiciona el tiempo disponible con que se cuenta para poner remedio, aunque éste no sea el óptimo será el que al menos reduzca los daños por lo que quedará condicionado el tiempo que podemos dedicar  en el análisis y  proliferación o no de datos que recabar que supongan destinar el recurso tiempo, del que no se dispone. Menos es más en estas situaciones críticas.

Lea también: Colombia se ‘raja’ como destino preferido para trabajar entre 190 países

2. Identificar los criterios de decisión y ponderarlos

Para esto necesitamos considerar las variables observables, identificar los aspectos relevantes en el momento de tomar la decisión y ponderar las acciones a ejecutar teniendo en cuenta el valor relativo de importancia del criterio, según la decisión que se esté estimando afrontar. Por eso cuando se han de tomar en equipo decisiones complejas conviene  explicitar los criterios al momento de analizar las opciones, para ser objetivos al aplicarlos y encontrar la mejor solución evitando favorecer una u otra opción por sesgos personales.

3. Generar alternativas de solución con creatividad

En este paso desarrollaremos distintas soluciones al problema. Cuantas más opciones se tengan va a ser mucho más probable encontrar una que resulte satisfactoria. En este paso es útil utilizar recursos para fomentar el pensamiento creativo: permitirnos  ir de la divergencia a la convergencia, generando soluciones variadas. Según la urgencia y la importancia que hayamos dado al problema nos tomaremos más o menos tiempo en esta fase.

4. Analizar y ponderar los riesgos de las opciones generadas

Con cada una de las posibles soluciones que se generaron estudiaremos sus ventajas y desventajas con respecto a los criterios de decisión, y les asignaremos un valor ponderado; después valorándolas entre ellas determinaremos las más adecuadas. Hay métodos cuantitativos que pueden ayudar en esta fase cuando se trata de administración en empresas.

En esta etapa del proceso lo más importante es manejar un análisis crítico por parte de los que van a tomar la decisión, sin estar previamente enamorados de ninguna opción para ser de esta forma lo más objetivos posible.

Lea también: Hay que ponerse a trabajar: presidente de Filipinas elimina todos los festivos

5. Seleccionar  la mejor opción

Se opta por la opción que según la evaluación va a obtener mejores resultados para el problema que se está tratando en el contexto en el que nos encontramos. Quizá en otro momento sería otra la opción a tomar. El contexto es importante y  lógicamente condiciona. A veces no hay una mejor decisión posible y se opta por la que es mínimamente  aceptable o bien por la que genera el mejor equilibrio entre distintas metas.

6. Plan de Acción

Supone poner en marcha la decisión por la que se optó y para hacerlo se han de tomar nuevas decisiones pero estas ya son de menor importancia y en la mayoría de los temas, más operativas y técnicas.

7. Feedback y evaluación del resultado

Comprobar si se solucionó o no el problema y determinar si no  se ha logrado,  si es que falta tiempo y hay que esperar o si lo que hay que hacer es cambiar de opción lo que conlleva a tomar nuevas decisiones. En el nuevo proceso que se inicie en caso de que la solución no haya sido satisfactoria se contará con más información y aprendizaje.

Necesitamos parar, pensar, ser flexibles y adaptarnos. El continuo cambio lleva a que las decisiones que se toman tendrán que ser modificadas con frecuencia, por la evolución que tenga el sistema o por la aparición de nuevas variables que lo afecten. Esta flexibilidad y capacidad de adaptación son clave en los tomadores de decisiones.

Dentro de la metodología del agilismo la evaluación, feedback y recomienzo es todo uno. La ventaja es que si estamos entrenados de esta manera, además de sufrir menos, ahorraremos gastos ya que no llegar hasta el final en procesos costosos y comenzar antes a modificar lo que sea necesario para conseguir el resultado deseado, optimiza los recursos de tiempo y dinero.

Lea también: Siete de cada diez colombianos quieren cambiar de trabajo: estudio

En la toma de decisiones, al igual que en el pensamiento crítico se utilizan procesos cognitivos como laobservación, comparación, codificación, organización, clasificación resolución, evaluación y retroalimentación que necesitan como materia prima para activarse de la información necesaria. En el caso de empresas y organizaciones está accesible en sistemas  como por ejemplo el de contabilidad, que facilitan los datos para analizar; no obstante en cualquier otro sistema es necesario tener la información disponible al inicio del proceso de la toma de decisiones y para  todos los componentes.

Necesitamos entrenar estos hábitos  cognitivos para pensar antes de decidir pero además  es necesario saber  que en la realidad del día a día,  además hay que contar con un poco de ¡“suerte”! y eso os deseo a todos!

Contacto:
Web:Reyes Rite*
*La autora es directora ejecutiva de la Consultora del Desarrollo del talento humano Integrando Excelencia y Presidenta de Iryde.  En la última década ha seguido el proceso de transformación y desarrollo de la resiliencia personal y organizacional aplicando la metodología GPR © con cientos de empresas y altos ejecutivos en Europa y Latinoamérica. Autora del libro ¡Aquí Mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la Ilusión  ha recibido distinguidos premios y reconocimientos por su aportación profesional en el ámbito empresarial como la Medalla Europea aql Mérito en el Trabajo otorgada por la AEDEEC.

Seguir Leyendo

Deportes

¿Eliminatorias en Budapest?

La Fifa cambió por primera vez en la historia la fecha en la que se hará el mundial de fútbol. El de Catar será sin duda un mundial histórico. Le contamos por qué.

Publicado

on

Me costó creer (y aún me niego a aceptarlo) que la Fifa cambiara por primera vez en la historia la época del Mundial de fútbol para fin de año por aquello del calor insoportable de Catar en los meses de junio-julio. Se me hace absurdo que por conveniencias económicas vayan a poner patas arriba los calendarios futbolísticos de todas las Confederaciones; será sin duda un Mundial inédito en todos los sentidos.

Luego después de los desmanes ocurridos en Buenos Aires en la final de la Copa Libertadores de América de 2018, la solución para poder determinar un ganador fue lógica y muy obvia: jugarla en Europa, en el estadio Santiago Bernabéu de la ciudad de Madrid. ¿Acaso para definir al campeón sudamericano se pensaría en otro escenario?

Lea también: Todos los huevos en la misma canasta

Un año después en 2019 llegó otra decisión genial y coherente del mundo del fútbol cuando la Conmebol designó a Colombia y Argentina como sedes compartidas de la Copa América programada para el 2020. Acudiendo a la misma lógica de las Eurocopas que se han celebrado en las fronterizas Bélgica y Holanda en 2000; las cercanas Suiza y Austria, que organizaron la competición de 2008; y luego más al oriente cuando el torneo se jugó en Polonia y Ucrania en 2012. Era evidente, pues Colombia y Argentina comparten una frontera que los separa solo por 6.686 km aproximadamente.

La última genialidad llegó esta semana ante la preocupación de las federaciones de Conmebol por la imposibilidad de contar con los jugadores que están en Europa para enfrentar las fechas 5 y 6 de las eliminatorias al Mundial programadas para marzo, y en donde Colombia enfrentaría a Brasil en Barranquilla el próximo 26 y a Paraguay en Asunción el 30 del mismo mes. Concretamente el asunto se ha complicado por las restricciones que tienen para viajar en este momento los jugadores que proceden de la Premier League, la Bundesliga y La Liga de España, principalmente.

Algunas de las principales selecciones han pedido incluso que sean aplazadas estas fechas de eliminatorias entre las que se encuentran Uruguay, Ecuador, Paraguay, Perú, Brasil y Argentina. Colombia no se queda atrás pues de entrada estaríamos hablando de no contar ni con James, Davinson Sánchez ni Yerri Mina, a esto hay que sumarle las ausencias por lesión de David Ospina y de Cuadrado… complicado.

De lado de la Conmebol, el rompecabezas se complica pues el calendario se aprieta demasiado al posponer las fechas FIFA, con la celebración de la Copa América en los meses de junio y julio.

Lea también: El río revuelto que deja el 2020

Entonces ante la presión del tiempo, de definir las nóminas y de organizar los partidos, el presidente de la Fifa frotó la lámpara y encontró la solución ideal. Según lo publicado por ‘Ovación’ de Uruguay, propuso que las próximas jornadas de Eliminatorias se jueguen en las cercanas ciudades de Bucarest, Budapest o Atenas.

Así las cosas, y ante esta insólita propuesta, la última palabra la tienen los presidentes de las asociaciones Conmebol que se reunirán el próximo 8 de marzo para debatir y definir el tema. ¿Se aplazarán las fechas Fifa? ¿Se encontrarán una sedes ideales para los objetivos de todos? ¿Aceptarán la propuesta de Infantino? Vamos haciendo maletas.

Contacto
LinkedIn: Carolina Jaramillo Seligmann
Twitter: @carosports
Instagram: @scoresportsmkt

*La autora es fundadora de Score Sports, compañía consultora de marketing deportivo.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Fallas de CEO: Santiago Aparicio, de Ontop, habla de sus errores emprendiendo

Los grandes empresarios también se equivocan. La serie “Fallas de CEO”, de Daniel Bilbao habla de los desaciertos de algunos de los líderes de startups más importantes del país.

Publicado

on

Como líderes hemos cometido muchas fallas y me incluyo, porque en los 10 años que llevo emprendiendo, cada equivocación me ha costado, además de dinero, tiempo, talento humano, contactos y hasta salud.

Había hablado sobre errores en este artículo que publiqué el año pasado, y recibí buen feedback de muchos colegas que se sintieron identificados y respaldados con mi historia en medio de la crisis que nos trajo el Covid-19. Así que pensé, ¿qué tal si fuéramos más empáticos y nos contáramos nuestros errores emprendiendo? aprendemos del otro, y después de todo, admitir los errores nos hace crecer como personas.

Lea también: Las posibilidades que tienes de ser víctima de fraude mientras teletrabajas

Creé esta serie de cuatro entregas para eso, porque la colaboración debería ser un valor intrínseco entre los que lideramos startups, y queremos ver crecer al otro para seguir desarrollando nuestra región y país.

Los errores de Santiago Aparicio, CEO de Ontop

Para este primer capítulo entrevisté a Santiago, antiguo ejecutivo de Rappi y excofundador de Fitpal. Con Ontop ya pasó por la aceleradora de startups Y Combinator, ha logrado contratos en 20 países y recaudó en su primera ronda de inversiones hace seis meses, US$300.000.

En nuestra conversación, Santiago me compartió tres errores que experimentó como emprendedor, y estos son:

1. Pensar que ser famoso es igual a tener éxito

Y tiene razón, aparecer en los medios, tener miles de contactos en LinkedIn, ser llamado para entrevistas, webinars o cualquier otro evento corporativo no te va a garantizar leads. Si el público objetivo de alguna de tus estrategas no está atendiendo a la oportunidad de publicidad que te ofrecen, piensa así ¿de verdad vale la pena?

2. Centrarse en hacer crecer el negocio en lugar del ego

Este punto está muy relacionado con el anterior, y es que las acciones que estás realizando ¿de verdad están dando frutos a tu negocio o solo están dándoles a tus seguidores la sensación de éxito para hacerte sentir bien?

Lea también: ¿Cómo se define una valoración cuando una empresa tiene poca tracción?

3. Centrarse en recaudar dinero en vez de encontrar Product Market-Fit

Cuando emprendemos, hay varias formas de financiar tu empresa: con préstamos, inversión o ventas. A veces nos concentramos en las dos primeras opciones para iniciar la última. Gran error. ¿Por qué?

  • Nadie te va prestar sin garantía que podrás devolver su dinero. En caso que te preste, tienes intereses que se van acumulando sin retorno porque aún no hay plan de ventas.
  • Los inversionistas invierten en negocios con proyección de crecimiento acelerado. Para eso necesitas tener claro el grado en que tu producto satisface una fuerte demanda del mercado. Si comprendes eso, puedes demostrar tu potencial con la adquisición de nuevos clientes que te harán ganar tracción y eventualmente financiamiento

¿Qué errores ya cometiste en tus negocios? Envíame tu historia a este post que saqué en LinkedIn y charlamos sobre lo que hayas aprendido.

Contacto:
LinkedIn: Daniel Bilbao
Twitter: @ddbilbao
*El autor es fundador y CEO de la empresa Truora, que tiene como objetivo combatir el fraude en Latinoamérica. Trabajó en la banca de inversión en Wall Street, es consejero y miembro de juntas directivas de varias ‘startups’ y hace angel investing.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Tecnologías digitales, el motor para el desarrollo de bonos verdes

La integración de tecnologías digitales y sostenibilidad constituyen una gran oportunidad estratégica en el sector financiero y en otras industrias. Le contamos por qué.

Publicado

on

Las tecnologías digitales, así como la sostenibilidad, son hoy prioridades estratégicas para las empresas. Aunque estas estrategias son vistas usualmente por separado, la unión entre ellas crea una integración poderosa en oportunidades, fijación y cumplimiento de las metas de sostenibilidad, la eficiencia y el desarrollo de nuevos negocios.

El sector financiero que ha sido de los más innovadores y activos para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible, tiene una oportunidad transcendental para aprovechar estas nuevas tecnologías y alinearlas con sus metas de sostenibilidad. Un caso donde la tecnología y sostenibilidad juegan un rol esencial es en el desarrollo del mercado de los bonos verdes.

Lea también: Acciones ‘vs’ bonos: 5 claves a vigilar esta semana en los mercados

¿Qué son los bonos verdes y para qué sirven?

Los bonos verdes son títulos de deuda emitidos por un gobierno o una empresa, donde los recursos captados de la emisión deben ser utilizados exclusivamente en proyectos verdes. Estos proyectos que son clasificados por distintas taxonomías (incluyendo la taxonomía europea o china) incluyen proyectos de energía renovable, eficiencia energética, transporte, preservación de especies entre otros proyectos ambientales.

La transparencia, medición del impacto y manejo de recursos son esenciales en este mercado que se basan en los Principios de Bonos Verdes, desarrollados por ICMA y en el cual fijan las pautas de transparencia, reporte y validación.

Estos títulos normalmente cuentan con una segunda verificación y deben reportar no solo la utilización de recursos financieros en proyectos sino un reporte de medición de impacto, permitiéndole a los inversionistas de estos títulos validar que sus recursos han sido utilizados de manera correcta y que están generando el impacto deseado.

El desarrollo del mercado de bonos verdes en Colombia ha comenzado a tener un crecimiento interesante, impulsado por emisiones de los principales bancos del país (Bancolombia, Davivienda, Banco de Bogotá) así como instituciones como Bancoldex que han asumido un rol de liderazgo en estas emisiones. Sin embargo, el mercado todavía es pequeño, la demanda muy alta y nuestras metas de neutralidad de carbono ambiciosas, por lo que se requieren importantes inversiones y recursos.

Esto nos plantea un desafío para impulsar con más fuerza este mercado, obtener el capital que permita a las empresas y al país cumplir con las metas de desarrollo, lograr minimizar el riesgo de transición climático y permitir que más inversionistas puedan acceder a estos títulos.

Lea también: Bolsa de Valores de Colombia logra récord en emisiones de bonos

Tecnologías digitales y su rol en el desarrollo del mercado de bonos verdes

La utilización de las tecnologías digitales emergentes puede mejorar la eficiencia, la toma de decisiones y aumentar la competencia de las organizaciones.  Un ejemplo es blockchain, que puede tener un impacto en la estructuración, distribución, transferencia, pago y liquidación de bonos verdes, al simplificar procesos complejos, contar con verificación y mantenimiento de registros. De la misma manera, blockchain permite la reducción de tiempos, riesgos operativos, intermediarios, y costos, mediante la utilización de contratos inteligentes.

Según el informe ‘Blockchain: Gateway for sustainability linked bonds, del HSBC y Sustainable Digital Finance, la tecnología blockchain permitiría un ahorro potencial de 10 veces los costos de emisión de bonos, logrando que proyectos y compañías de todos los tamaños puedan emitir estos títulos, creando oportunidades a un portafolio amplio de proyectos verdes y sostenibles. Aunque este concepto suene futurista, El Banco Mundial, Banco Santander, BBVA/Mapfre entre otras instituciones globales han logrado emitir bonos verdes y tradicionales utilizando 100 % esta tecnología.

Por otro lado, integrando blockchain con otras tecnologías como el Internet de las Cosas (por ejemplo: sensores), Big data e Inteligencia Artificial (machine learning y/o natural language procesing) se logra aumentar la transparencia y credibilidad de los bonos verdes, al permitir monitorear en tiempo real la evolución de cada proyecto, validar y verificar la utilización de los recursos y el impacto que estos títulos están generando.

¿Cómo cambia blockchain la forma en la que se negocian los bonos verdes?

El uso del blockchain también genera beneficios de liquidez al minimizar los montos de negociación permitiendo ampliar significativamente el espectro de inversionistas. Por medio de la “tokenización” que permite fraccionar el monto de inversión de un bono, que normalmente es alto, se conseguiría que personas naturales interesadas puedan invertir según sus capacidades económicas y que una persona con un monto por ejemplo de 100.000 pesos pueda comprar un bono verde, con lo cual se logra que más actores entren al juego y que, en consecuencia, más ahorros y dinero se canalicen en el mercado.

Así mismo, se conseguiría democratizar los actores que pueden emitir estos títulos, captar mayores recursos e impulsar el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad para proyectos de distintos tamaños. Los proyectos pequeños y medianos podrían salir al mercado de valores mediante titularizaciones, o un ‘pool’ agregado de proyectos, que contarían con credibilidad, menores costos de emisión, automatización y transparencia gracias a la utilización de estas tecnologías.

En conclusión, la integración de tecnologías digitales y sostenibilidad constituyen una gran oportunidad estratégica en el sector financiero y en otras industrias. La fusión de estas dos tendencias permitirá impulsar los proyectos de carácter medioambiental, mitigar el riesgo de transición climática, apoyar el desarrollo del mercado de bonos verdes, contar con mayores participantes en emisión e inversión y canalizar mayores recursos para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible y una economía baja en carbono.

Por: Carlos Arcila Barrera*
*El autor es profesor de finanzas de la Facutad de Administración de la Universidad de Los Andes, investigador Asociado del Centro Finanzas Sostenibles de la Uniandes y Chief Investment Officer – Sigma Advanced Capital Management.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Tecnología que ayuda alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Las empresas tecnológicas también pueden ser respuesta a los retos que se han fijado en el planeta. Le contamos cómo.

Publicado

on

Desde Septiembre de 2000 los líderes de los países que conforman la ONU, se plantearon los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) donde pusieron en el radar los retos más relevantes para la humanidad con objetivos bien definidos y metas concretas. 20 años han pasado y en efecto se han generado avances importantes en cada uno de los objetivos propuestos, a pesar de esto aún nos queda un largo camino por recorrer.

Hoy más que nunca, somos concientes de que cualquier actividad del ser humano tiene un impacto importante sobre el planeta. En un mundo hiperconectado y de alta escalabilidad, existen soluciones tecnológicas que están acelerando el cumplimiento de dichos objetivos.

Lea también: Diez consejos prácticos que me hubiese gustado recibir antes de emprender

En el mundo vivimos 7.000 millones de personas y una de las industrias más importantes para nuestra supervivencia es la de la producción de alimentos. De acuerdo con el último informe de la FAO en promedio en el mundo se pierden por descomposición el 14 % de toda la producción mundial de alimentos. Si lográramos reducir este desperdicio podríamos mejorar los indicadores de erradicación del hambre, los cuales componen el ODM #1.

El porcentaje de alimentos restante llega a las personas a través de una cadena de procesamiento, almacenamiento y logística en la cual se garantiza su calidad para el consumo, algunos alimentos como carnes, lácteos, frutas, vegetales entre otros requieren un adecuado manejo de la cadena de frío, la cual utiliza equipos complementarios para garantizar su calidad y cuando no se realiza adecuadamente, se genera un impacto directo a la salud de las personas que los consumen.

El mismo estudio de la FAO, indica que al año se documentan alrededor de 135 millones de casos de intoxicación, de los cuales cerca de 450.000 resultan en muerte; y esto son solo los casos documentados. Mejorar estos procesos podría impactar significativamente el ODM #4 y ODM #5 reducir la mortalidad infantil y mejorar la salud de las personas.

Afortunadamente en la actualidad tecnologías como IoT, computación en la nube, analítica de datos y la combinación de hardware y software, permiten crear soluciones que apoyan a las empresas en una adecuada trazabilidad de la cadena de frío, sin importar en cuál parte del proceso se encuentre el producto.

Lea también: Cómo convertir a Latinoamérica en un superpoder

Aquí es donde iMometrics, una empresa colombiana fundada en 2016 por Felipe Calad y Andrés Aristizábal, quiere hacer la diferencia impactando positivamente a todos los actores involucrados en estos procesos, ya que han creado una solución tecnológica integral que combinada con un excelente servicio, están ayudando a cientos de empresas del sector alimentos a incrementar su productividad y a ser mucho más eficientes y competitivas en Colombia, próximamente Perú y Latinoamérica.

Actualmente las empresas que utilizan la tecnología iMometrics reportan enormes beneficios particularmente en la cantidad de toneladas de productos que hoy ya no se pierden, o en el impacto en la reducción de mermas de producto, en la eficiencia alcanzada en los procesos de trazabilidad del producto, los procesos de calidad y auditorías por parte de las entidades del gobierno encargadas de la vigilancia de la calidad de los productos, inclusive importantes reducciones en los costos de las pólizas de seguros todo riesgo que ahora cuentan con una tecnología aliada para minimizar los riesgos de pérdida de productos por fallas en los equipos o dificultades en la operación.

Por otro lado y no menos importante, según el informe realizado por la comisión de energía de los Estados Unidos en 2018, se estima que en el mundo existen cerca de 1,6 Billones de equipos HVAC, para refrigeración y congelación que requieren cerca de 2.000TW/h para soportar su operación (esta cantidad de energía equivale a 2,5 veces la energía de toda África), energía que conlleva una emisión estimada de 1.163 Millones de toneladas de CO2 que también impactan el ODM #7 la sostenibilidad del medio ambiente.

La situación podría ser más compleja cuando se proyectan los números al año 2050 donde se estima que seremos 10.000 millones de personas, y se estima en el mismo informe que se requerirán cerca de 6.200TW/h solo para brindar energía eléctrica para sostener la operación de los equipos HVAC que apoyarán la conservación de los alimentos a lo largo de la cadena de frío requerida para llevarlos desde las plantas de producción hasta la mesa de los consumidores.

Lea también: Haz que tu celular trabaje para ti, no contra a ti

Por esta misma razón iMometrics consciente del enorme impacto que genera la cadena de frío en el consumo y la demanda energética del planeta, desarrolló varios algoritmos de analítica con los cuales se están logrando ahorros entre el 10 % y el 35 % del consumo energético requeridos para soportar la operación de estos equipos.

Inclusive este incremento en la eficiencia al reducir la necesidad de energía y por ende sus costos en la operación de las empresas de alimentos, genera mayor competitividad y la posibilidad de reducir los costos de los alimentos sin sacrificar los márgenes de utilidad de las empresas.

iMometrics es una de las empresas que nace y crece como parte del sólido ecosistema de innovación colombiano, ha sido apoyada por Apps.Co del Mintic, por Aldea programa de Innpulsa y actualmente hace parte de Grupo Invertrónica, quien invirtió en iMometrics en 2019, desde entonces ha generando un crecimiento de 3X en 2020 y para 2021 tiene proyectado un crecimiento 10X.

Con su tecnología 100 % desarrollada en Colombia pretende transformar el mundo y apoyar el propósito de todos los países en alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, generando mayor bienestar y mejores condiciones para todos.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado