Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Red Forbes

Los cuatro mandamientos para emprender

“Resulta de vital importancia seguir avanzando en la consolidación de un ecosistema emprendedor, con instituciones sólidas que trabajen de manera articulada no solamente para ayudar a crear empresas cada vez de mejor calidad sino también en ayudar a las existentes a sofisticar sus productos y crecer de manera sostenible”.

Publicado

on

Por: Pablo Santos*

Los primeros diez años recorridos en la ruta del emprendimiento, me han permitido comprender la relevancia y pertinencia que tiene la creación y el crecimiento de las empresas como elementos de transformación de nuestro país. Desde la quinta iniciativa empresarial que he fundado, y que actualmente lidero, he tenido la fortuna de conocer miles de emprendimientos y pymes que han recurrido a Finaktiva en búsqueda de crédito, apoyo para entrenarse financieramente, conectarse con un inversionista o simplemente un consejo para tomar una decisión importante.

Además, como líder de mi compañía, he vivido la montaña rusa que significa emprender, sorteando los desafios que trae despegar y crecer una empresa. Desde idear una plataforma financiera que solucione la problemática de acceso al credito que sufren las pymes y probarla en el mercado, hasta atraer el mejor equipo de colaboradores que compartan el propósito de construir un mejor país y levantar mas de $ 400.000 millones entre un amplio número de inversionistas que creen en mi sueño de construir un banco digital para empresas con más futuro que historia.

Por esto, quiero compartir mi perspectiva sobre la importancia del emprendimiento y los retos que enfrentan los emprendedores para lograr crecer de manera sostenible. Para ello, abordaré esta columna de la misma forma como un emprendedor hace la primera aproximación a su idea: El ¿por qué?, ¿qué? ¿cómo? ¿cuándo? ¿quién?

¿Por qué? El problema

Colombia, al igual que el resto de países de América Latina, enfrenta grandes desafíos sociales, económicos y ambientales, como resultado de años de desigualdad, pobre crecimiento de nuestras economías y bajos niveles de educación. Esto ha generado que en nuestro pais sea “común” tener niveles de informalidad laboral superiores al 50% de la población. Es decir que 50 de cada 100 personas económicamente activas no tengan cobertura del sistema de seguridad social o que más del 30% de los jovenes en edad de trabajar se encuentren desempleados. Igualmente, con frecuencia nos enfrentamos en nuestras metrópolis a la grave contaminación del aire, los ríos y el caos en la movilidad.

Afrontar estos retos ha sido históricamente una tarea que, salvo algunas excepciones, hemos delegado en nuestros gobernantes, investigadores y hacedores de política pública, quienes a lo largo del tiempo han ensayado fórmulas de diferentes corrientes económicas para solucionarlos. Claramente no hay fórmula mágica y aunque hemos tenido grandes avances, aún el vaso se encuentra medio lleno.

¿Qué? La solución

En beneficio de todos, durante la última decada ha venido creciendo de manera significativa en América Latina el número de personas que intentan aportar a la solución de estos problemas desde la iniciativa privada. Estas personas son los emprendedores: Personas que se inspiran para crear soluciones potentes, que están dispuestos a arriesgar todo lo que tienen para transformar su entorno y alcanzar sus sueños; que estan acostumbrados a navegar en medio de la incertidumbre para crecer y sacar adelante sus proyectos; que se apalancan en su creatividad y disciplina para atraer clientes, colaboradores, aliados e inversionistas y que quieren aportar su granito de arena para construir un mundo mejor.

Sin entrar en categorías, segmentaciones o rankings, los emprendedores, independiente de su actividad económica o la etapa en la que se encuentren, siempre tendrán la capacidad de generar impacto positivo en nuestros países. Sin embargo, quiero concentrar estas líneas en un perfil particular de emprendedores, que por su capacidad de crecimiento sostenible tendrán la posibilidad de generar un mayor impacto en la sociedad o compartir un mayor valor en su entorno.

Según Confecámaras, en Colombia cada año se crean mas de 300.000 empresas de las cuales el 75% corresponden a personas naturales con establecimiento de comercio y el 25% a sociedades (personas jurídicas), lo cual muestra una fuerte preferencia por estructuras empresariales menos formales, en parte por las altas cargas tributarias, adminstrativas y legales que implica crear sociedades en el país. De ese 25%, representado en 75.000 sociedades que se crean cada año, según un estudio de Innpulsa Colombia y Corporación Ventures realizado en 2016, tan solo 7.000 empresas tendrian el potencial de convertirse en emprendimientos que crezcan de manera sostenida en el tiempo, creando empleos formales, aportando al sistema de seguridad social, jugando de manera competitiva en mercados regionales o globales y atrayendo inversión o financiación para apalancarse.

Sin duda, este tipo de emprendimientos representan una importante ruta de desarrollo para nuestro país, porque su capacidad para crecer de manera sistémica con productos o servicios de alto valor, les permite generar riqueza y compartirla con su entorno mediante el pago de impuestos, la creación de empleos bien remunerados, pago de seguridad social y distribución de dividendos.

Es por esto que resulta de vital importancia seguir avanzando en la consolidación de un ecosistema emprendedor, con instituciones sólidas que trabajen de manera articulada no solamente para ayudar a crear empresas cada vez de mejor calidad sino también en ayudar a las existentes a sofisticar sus productos y crecer de manera sostenible.

¿Cómo? Avanzando en la ruta del emprendimiento

Para avanzar en la construcción de más y mejores emprendimientos que ayuden a resolver los retos que tenemos en Colombia, es necesario que los emprendedores afiancemos nuestra confianza, reconozcamos el potencial que tenemos, fortalezcamos nuestra vision global y desarrollemos la disciplina para trabajar 24/7 en nuestro proyecto. Ayuda en esta tarea inspirarse en casos referentes de emprendedores que desde Colombia están transformando industrias en Latam como Rappi, LaHaus, Platzi y Liftit por solo hablar de algunos. Estos emprendedores han demostrado en corto tiempo, que, con talento local, fueron capaces de crear soluciones de vanguardia, conquistar mercados en diferentes países y atraer el capital necesario para asegurar el crecimiento en sus industrias.

La gran mayoría de emprendimientos fracasa en sus primeros años. Algunos por falta de financiación, otros porque no lograron enlazar su oferta con la necesidad del mercado o por falta de acceso a talento o tecnología. Sin duda, todas las causas anteriores representan desafíos importantes para despegar un emprendimiento, pero el contar con un propósito superior claro, lo suficientemente grande para que nos inspire a trabajar con pasión y resiliencia, será el motor que nos impulse a continuar corriendo la maratón, levantándonos cada vez que nos caigamos.

Otro aspecto importante es el acompañamiento. Si se quiere llegar rápido es mejor ir solo, pero si se quiere llegar lejos siempre será mejor ir acompañado. La ruta del emprendimiento siempre será más difícil si se recorre solo. La compañía de socios o coequiperos que complementen nuestras fortalezas y cubran nuestras debilidades nos ayudará a recorrer el camino de mejor forma. Asímismo, es recomendable acercarse al ecosistema de emprendimiento, donde se pueden encontrar instituciones como el Fondo Emprender, Innpulsa Colombia, Creame, Endeavor, Ruta N, Andi del Futuro, Camara de Comercio de Cali, Fundación Bolívar Davivienda, por solo mencionar algunos que tienen programas para apoyar a los emprendedores en diferentes etapas de crecimiento, aportando asesorías, recursos de fomento, capital semilla o capacitación. En mi caso, fueron fundamentales los recursos de capital semilla recibidos de Innpulsa y Ruta N para crear el prototipo de la plataforma financiera.

Cuando estamos empezando y tenemos una idea, lo importante es comentarla y siempre estar abiertos a recibir retroalimentación. Solemos creer que tener una idea es valioso, pero lo realmente valioso es ejecutarla. Para avanzar en la ideación existen varias metodologías que nos pueden ayudar a estructurarla como Canvas, 5W, lean startup, design thinking, entre otras. Luego avanzamos al prototipado, para lo cual debemos movernos rápido, creando productos mínimo viables de manera ágil y económica, nunca esperando tener el producto perfecto para salir al mercado a probar. Importante es recordar que debemos enamorarnos del problema, no del producto, ya que este puede evolucionar o iterar en el tiempo, según lo vaya indicando el mercado.

Un poco más adelante lanzamos al mercado y empezamos a probar, evaluando la reacción de los clientes, siempre escuchándolos para entender como ir adaptando el producto para conquistar a los clientes. Si nuestro producto hace clic con el mercado, lo que sigue es crecer rápido, asegurándonos de contar con una hoja de ruta clara, estimando los recursos requeridos para escalar como el capital, la financiación, el talento y los aliados.

En la ruta del emprendedor nada esta escrito en piedra. Habrá etapas que algunos recorreran más rapido que otros o a diferentes ritmos de crecimiento, lo importante es estar convencidos de lo que estamos construyendo, del impacto que generamos y el propósito que perseguimos, porque emprender es una maratón, no una carrera de 100 metros.

Por último, es importante contar siempre con las fuentes de capital adecuadas, según la etapa de crecimiento en la que nos encontremos: El capital vía patrimonio o deuda es la gasolina que requieren nuestras empresas para lograr ejecutar los planes de negocio. Para conseguir el capital, es fundamental contar con una buena preparación financiera, definiendo metas de crecimiento en horizontes de corto, mediano y largo plazo, detallando las necesidades de capital de trabajo o de inversión en equipos o productos que requiere el plan de negocio, tratando de encontrar siempre el balance y el timing adecuado para levantar capital de socios o financiación de fintech o bancos, de forma tal que no suframos diluciones accionarias anticipadas ni nos expongamos a sobreendeudamiento.

¿Quiénes? Algunos casos referentes

Finalmente, quiero compartir algunos casos de empresas que han logrado conquistar mercados, creciendo de manera acelerada mientras transforman sus industrias, lo cual redunda en beneficios para nuestro país, impactando sus diferentes grupos de interés. He tenido la oportunidad de ver estas empresas de cerca y acompañarlas en su proceso desde Finaktiva.

Mi Águila

Plataforma tecnológica creada inicialmente para transportar empleados de grandes empresas, que durante la pandemia transformó su modelo de negocio hacia una plataforma punta a punta que soluciona los retos de e-commerce para los retailers, logrando entregar mas de 15 millones de mercado en el 2020 y hoy con planes de expansión en Brasil y México. 120 empleados, 5 años en el mercado.

Azimut

Compañía que desarrolla modelos de eficiencia energética para las empresas, permitiéndoles mitigar el impacto ambiental. Ha logrado ahorrarle a sus clientes mas de $60.000 millones en consumo de energía. 75 empleados. 7 años en el mercado.

Solanco

Compañía de ingeniería que a través de nanotecnología logró desarrollar un aceite que limpia los derrames de crudo en las plataformas petroleras, permitiendo mitigar el impacto ambiental generado.

60 empleados. 5 años en el mercado.

OneOne

Compañía de moda que esta conquistando el mercado americano con su creatividad y diseño, logrando ser tendencia en vestidos de baño en 2020 lo cual les permitió crecer tres veces sus ventas.

130 empleados, 4 años en el mercado.

Imaginemos por un momento cómo sería nuestro país si contáramos con la fortuna de tener 100.000 empresas jóvenes como estas conquistando el mundo, transformando industrias, creando empleos calificados, aportando impuestos, generando impacto y resolviendo retos reales. Cuidemos y apoyemos a las empresas, son nuestro motor de desarrollo.

*El autor es fundador y CEO de Finaktiva.

Twitter: @PabloSantosRa

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Capital Humano

El poder del pensamiento creativo

El pensamiento creativo está directamente relacionado con el proceso de resiliencia personal y organizacional. Le contamos por qué y cómo perfeccionarlo.

Publicado

on

Dar sentido a lo que nos pasa y buscar soluciones es una actividad propiamente humana. Para encontrarlas es necesario poner en marcha el pensamiento creativo, que está íntimamente relacionado con el proceso de resiliencia personal y organizacional y al que toda persona tiene acceso.

“El pensamiento creativo es fundamental para las artes, las ciencias y la vida cotidiana. ¿Cómo produce el cerebro el pensamiento creativo? Los investigadores han cuestionado durante mucho tiempo si el pensamiento creativo implica más o menos control cognitivo. La investigación diferencia entre los subprocesos de la cognición creativa (por ejemplo, la generación de ideas y la evaluación) y los métodos de análisis de datos de imágenes neurológicas que evalúan las interacciones entre las regiones del cerebro”.

Lea también: ¿Cómo pasar de dar buena impresión a ser un profesional impresionante?

En general, las investigaciones apuntan a varios factores que favorecen el pensamiento creativo, como la relajación, el humor y la introspección, estos estados llevan a disminuir la frecuencia en hertzios de las ondas cerebrales. El lóbulo temporal derecho (que, entre muchas otras cosas, se encarga de asociar elementos alejados en el tiempo y el espacio) muestra una gran actividad cuando surge el pensamiento creativo. Precisamente, esa disposición asociativa se antoja fundamental, puesto que de esas conexiones con recuerdos del pasado surgen asociaciones con estímulos del presente que favorecen la aparición de nuevas ideas.

También se han observado ondas alfa que surgen en el hemisferio derecho, facilitando más asociaciones. Las ondas alfa aparecen cuando estamos relajados y son fundamentales en la aparición del pensamiento creativo. Así, para favorecer este tipo de pensamiento es importante aprender a mantenernos distendidos. Hay una frase famosa que dice que lo mejor es que la inspiración nos encuentre trabajando, pero no es del todo cierta: hay que combinar la concentración en el trabajo y el tiempo consciente dedicado a divagar con preguntas creativas que eliminen límites y nos lleven más allá de la lógica, precisamente para enriquecer el propio trabajo.

Disminuir nuestra actividad consciente y dar así rienda suelta a nuestro pensamiento creativo calibrando el momento y el contexto adecuados, puede mejorar el rendimiento y resultados generales del trabajo: ¡estar concentrado, converger y permitirse divergir es un ejercicio mental apropiado para que también aparezca la serendipia, pues ninguna idea brillante y “casual” llega sin que se haya abonado el terreno y nos encuentre preparados. Aparentemente esa idea nada tiene que ver con lo que estábamos haciendo, pero la realidad no es esa, aparece porque estábamos allí.

Estos poderes son la base para adquirir nuevos hábitos intelectuales que con la práctica ayudan a crecimiento y enriquecen el trabajo en equipo. Sirve tanto para afrontar problemas como para enfocar las situaciones con valentía, manejándose en la incertidumbre y siendo capaces de innovar. Para esto es necesario apoyarse en un recurso interno muy importante: la confianza en uno mismo y en los demás.

Lea también: La fórmula ¡ehh! que convierte a un equipo sencillo en uno de alto rendimiento

Herramientas del pensamiento creativo: las Preguntas poderosas, arquitectura y diseño

La calidad de las respuestas que obtenemos depende  de la calidad de las preguntas que formulamos. Las preguntas abren un proceso consciente en el que se encuentran respuestas gracias a que ponen en marcha la creatividad. Estas preguntas han de tener una arquitectura determinada para que sirvan en el proceso del pensamiento creativo: han de ser formuladas en positivo, orientadas al futuro y han de ser abiertas: qué, quién, cómo…si la pregunta es cerrada de sí o no,  el proceso se cierra también.

Otras características de la preguntas poderosas es que son más creativasy estimulan el pensamiento lateral cuando se formulan habiendo alcanzado ya el objetivo. “Ya he conseguido comunicarme con claridad en el equipo” (me imagino el logro y lo siento así, recreándolo en mi mente). A partir de ahí, el proceso es el siguiente: preguntarme ¿qué ha hecho que yo en este año haya pasado de comunicarme mal  a ser entendido? y escribir lo que me dicte la cabeza.

Para ponerme en acción, la motivación y el compromiso son más profundos desde este plano, porque al ver el resultado hecho realidad adquirimos más autoconfianza en el propio potencial y activamos además otro recurso interno como es la automotivación. Ya lo hemos visto hecho realidad y el cerebro nos dice cómo lo hemos alcanzado. Lo utilizamos como un simulador: no distingue ficción de realidad y nos da las coordenadas necesarias para pilotar con acierto y más seguros.

También ayuda a la construcción de preguntas creativas redescubrir los logros (de la familia, del equipo, los propios): ¿Qué hicimos/hice antes que si me haya dado resultado? ¿Cómo lo hicimos/ hice? ¿Cómo me sentí? ¿Qué podría aplicar ya de ese proceso exitoso en el abordaje de la situación actual? ¿Qué más? ¿Qué más? Ese “qué más” permite pensar con más libertad: es importantísimo para que el cerebro vuele y diverja y asocie. Después podría decirme: si no tuviera límites, ¿qué haría? O bien: ¿qué haría si no pudiera fracasar?

Lea también: Siete pasos para tomar decisiones acertadas

Es asombroso el resultado cuando confiamos en el poder del pensamiento creativo y positivo y lo ponemos en marcha. Con estos recursos puedes continuar entrenándolo. Te deseo muchos éxitos.

Contacto:
Web:Reyes Rite*
*La autora es directora ejecutiva de la Consultora del Desarrollo del talento humano Integrando Excelencia y Presidenta de Iryde.  En la última década ha seguido el proceso de transformación y desarrollo de la resiliencia personal y organizacional aplicando la metodología GPR © con cientos de empresas y altos ejecutivos en Europa y Latinoamérica. Autora del libro ¡Aquí Mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la Ilusión  ha recibido distinguidos premios y reconocimientos por su aportación profesional en el ámbito empresarial como la Medalla Europea aql Mérito en el Trabajo otorgada por la AEDEEC.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Así cambió la movilidad en tiempos de Covid-19

Hablar de movilidad es hablar de un antes y un después de la pandemia. Ya no se trata simplemente de trasladarse de un lugar a otro. La premisa es transportarse con seguridad.

Publicado

on

La pandemia ha marcado una serie de cambios significativos en nuestros hábitos de vida. Los patrones de movilidad se han modificado al ritmo de estrictas cuarentenas marcadas por la incertidumbre que genera la limitación para desplazarse con normalidad.

Aunque la Covid-19 ha puesto de manifiesto un peligro de contagio en los sistemas de transporte público colectivo, lo cierto es que el aislamiento ha generado otros problemas que resultan más letales para la sociedad como la pobreza y las afectaciones psicológicas, reflejadas en depresión, ansiedad, estrés e insomnio.

Lea también: La importancia de aprender a venderte a tí mismo

Hablar de movilidad es hablar de un antes y un después de la pandemia. Ya no se trata simplemente de trasladarse de un lugar a otro. La premisa es transportarse con seguridad, particularmente en el caso de aquellos usuarios que, impedidos de permanecer en sus hogares, deben salir a ejercer un papel activo en el sistema económico.

En ese sentido, un estudio realizado por la Asociación Colombiana de Infectología ACIN, en América Latina, demostró que el 68 % de los viajes se realiza en transporte público o en sistemas de transporte compartido. Incluso, el paradigma de “moverse” se rompe, y ahora las empresas, las instituciones y los empleados convergen en el diseño y adopción de soluciones de conectividad que permitan, de acuerdo con la naturaleza de las funciones, trabajar “sin estar”.

Ahora bien, para nadie es un secreto que la población de menores ingresos está más expuesta socialmente al contagio, al verse obligada a salir para encontrar su sustento diario. De hecho, una encuesta desarrollada por la Terminal de Transporte de Bogotá en abril de 2021 refleja que el 44 % de los usuarios, utiliza el transporte intermunicipal para dirigirse a su lugar de trabajo.

Aunque los patrones de movilidad tienden a privilegiar las modalidades de transporte individual, la población de menores ingresos seguirá utilizando el modelo colectivo. En 2019, en Colombia, 136 millones de personas se movilizaron a través del transporte intermunicipal, frente a los 30 millones movilizados en modo aéreo.

En la “nueva realidad” no es posible concebir una modalidad de transporte que no contemple la bioseguridad como uno de los factores elementales para brindar tranquilidad a los usuarios. En este escenario, el transporte intermunicipal ha tenido que circunscribirse a los más altos estándares de protección y cuidado de la salud, haciendo cuantiosas inversiones en protocolos para garantizar la cadena de bioseguridad tanto de usuarios como de transportadores y trabajadores, con todo lo que esto conlleva en infraestructura y la aplicación de tecnología para el control de aforo, automatización y pago sin contacto.

Lea también: Cómo encontrar buenos candidatos para trabajar en tu startup

No obstante, queda mucho camino por recorrer. La pandemia se ha convertido en un acelerador del cambio. Implementar aplicaciones móviles para planificación de viajes y optimizar la operación a partir de modelos de analítica de datos parece estar a la vuelta de la esquina. Seguramente la pospandemia marcará nuevas tendencias de movilidad sustentadas en modelos de transporte más sostenibles. El reto, procurar que estas nuevas tendencias sean desarrolladas en un momento en el que la resiliencia parece llegar a su punto de quiebre. 

Por: Ana María Zambrano Duque*
*La columnista es Gerente Terminal de Transporte de Bogotá.

Seguir Leyendo

Economía y Finanzas

Con la inflación de mayo, los más vulnerables son los que pagan los platos rotos

La inflación es el impuesto silencioso que todos pagamos pero que resulta más costoso para los más vulnerables. Por esto, preocupa mucho el dato de mayo y es indispensable encontrar salidas al paro.

Publicado

on

La inflación es el impuesto silencioso que todos pagamos pero que resulta más costoso para los más vulnerables.

Por esta razón, preocupa tanto el dato de inflación del pasado mayo, en donde se alcanzó una variación mensual de 1,0%, un registro que no se veía para este mes desde hace más de 20 años, cuando la inflación se ubicaba por encima del 10% en términos anuales frente al 3,3% que registró en mayo pasado, y que se explica en un 80% por el incremento en los precios de los alimentos, un golpe adicional para aquellos con menores ingresos.

El grupo de alimentos registró una variación mensual de 5,3% en mayo, un dato histórico, que no se registraba en este grupo desde el 98, cuando el país sufría un Fenómeno de El Niño. Ni siquiera en 2015-2016 cuando el país enfrentó simultáneamente otro Fenómeno de El Niño y unas extensas jornadas de paro, observamos incrementos mensuales en los alimentos de esta magnitud.

Lea también: Bloqueos en Colombia elevan a una cifra histórica la inflación de alimentos

La inflación para la población de menores ingresos, en donde los alimentos pesan tres veces más que para los de mayores ingresos, pasó de 2,1% en abril a 3,8% en mayo, mientras que para los ingresos más altos el incremento fue de menos de la mitad, pasando de 1,5% a 2,37%. Si además de la pérdida de poder adquisitivo por un mayor aumento de los precios para los vulnerables, analizamos la reducción en sus ingresos debido a la pandemia, la situación es especialmente dura para esta población.

La buena noticia es que este choque es temporal y fácil de controlar si se da una pronta solución a los bloqueos y cierres que redujeron de forma considerable el abastecimiento y la cadena logística del país. La capacidad productiva agrícola del país, aunque ha sufrido, no se ha visto tan afectada como en los períodos con condiciones climáticas adversas y lo que se ha visto es más un tema de movilidad de productos a los centros urbanos.

Siga aquí toda la información de economía y finanzas en nuestra sección especializada

En los últimos días de mayo, con el desbloqueo de algunas vías y la implementación de corredores humanitarios para el tráfico de bienes de primera necesidad, se observó un incremento importante en el abastecimiento de alimentos en la mayor parte del país, aunque aún con importantes retos en la zona suroccidental.

Esto ha generado una normalización de los precios de la mayoría de productos agrícolas, que aunque no se ha transmitido del todo al consumidor, si debería verse reflejado en los próximos días y de la misma manera como observamos un rápido crecimiento en precios veríamos un importante retroceso en los próximos meses.

Sin embargo, la incertidumbre frente a la extensión y magnitud del paro nacional sigue siendo alta. Con el paso de los días, el deterioro sobre el tejido empresarial y productivo es mayor, lo que a futuro, además de deteriorar la economía y los indicadores sociales, podría traer mayores presiones inflacionarias, diferentes a las relacionadas con el abastecimiento, que nuevamente tendrán un mayor impacto sobre los más vulnerables.

Con lo cual, es indispensable acelerar la construcción de consensos entre el Gobierno Nacional y la sociedad civil que sirvan para consolidar una recuperación económica y social sostenible en favor de aumentar el bienestar de toda la población.

Contacto de la autora:

LinkedIn: María Paula Castañeda*
Correo: [email protected]
*La autora es economista de la Universidad Javeriana y analista económica de Bbva Research para Colombia.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

Todas las compañías pueden ser una fintech

Hoy no hay que ser un banco para ofrecer productos financieros. El banking as a service está en Colombia. Y con ese modelo, compañías de todos los sectores pueden ser una fintech.

Publicado

on

Fintech

La digitalización de las compañías en distintos sectores es una necesidad de la que se viene hablando en Colombia por lo menos durante los últimos 10 años. Ágiles en algunos casos y traumáticos en otros, los procesos de transformación digital tuvieron en la pandemia su mayor prueba, en la que las compañías comprobaron que sus posibilidades estaban efectivamente ligadas a su estado de madurez digital.

Hoy esas compañías que pueden llamarse a sí mismas digitales, e incluso aquellas que todavía están adaptando sus modelos y migrando sus procesos hacia lo digital, tienen frente a ellas el reto de pensar cómo sacarle mayor provecho a sus plataformas tecnológicas, en un ejercicio que está menos relacionado a la supervivencia y más a las oportunidades de crecimiento.

Lea también: El usuario infiel: la nueva lealtad en el sistema financiero

El espectro de alternativas es amplio. A través de tecnología las compañías podrían expandir su alcance a nivel local, internacionalizar su operación, automatizar precios dinámicos, acelerar su capacidad de respuesta a tiempo real o dinamizar la experiencia de sus usuarios a través de personalización, por mencionar algunos ejemplos.

Si bien resulta evidente que todos ellos tienen el potencial para impulsar un negocio, una de las opciones más emocionantes que la digitalización pone sobre la mesa de compañías de distintos sectores y de distintos tamaños es la posibilidad de ofrecer productos y servicios financieros propios, actuando como un banco o una fintech sin necesidad de serlo. 

Tal vez el escenario más llamativo es el de diseñar mecanismos de crédito a la medida, que le permiten a estas compañías ofrecer modelos de financiación a sus usuarios, quienes de esa manera podrían acceder a facilidades de pago sin necesidad de salir del ecosistema de la marca con la que están haciendo una compra.

Desde la perspectiva de las compañías, hacerlo es como armar un rompecabezas, en el que pueden conectarse con empresas fintech que ya han recorrido el camino necesario para sacar al mercado productos financieros, que hoy en día ofrecen como una marca blanca a través de integraciones vía API, el desarrollo de apps o la construcción de plataformas en línea.

De esa manera, en lugar de crear desde ceros, la compañía interesada trabaja con una o varias fintech, quienes se encargan de los distintos procesos que hacen parte de un producto de crédito, como cumplir con los marcos regulatorios, evaluar perfiles de riesgo, hacer validaciones, implementar mecanismos antifraude y procesar las transacciones.

Lea también: Regulación lenta para fintech rápidas

El impacto que estas iniciativas pueden tener a nivel de negocio es contundente. Por un lado, integrar servicios bancarios a una oferta abre la puerta para que estas compañías de distintos sectores agranden sus bases de clientes potenciales, ampliando el acceso a sus productos o servicios a través de soluciones de crédito. Por otro, les permite recolectar y analizar datos sobre las preferencias de sus usuarios, que es el punto de partida para crear experiencias más personalizadas. Y finalmente, configuran una fuente de ingreso adicional en sí misma, por la propia naturaleza de los productos de crédito. 

De esa manera, si ayer todas las compañías debían ser digitales, hoy todas ellas pueden ser una fintech. Y en Colombia aliados no faltan: según el más reciente estudio de Finnovista, en el ecosistema colombiano hay más de 200 compañías fintech. Y muchas de ellas ya tienen modelos de banking as a service, en los que ofrecen su conocimiento y sus capacidades de desarrollo como una marca blanca para ser aprovechada por otros sectores.

Contacto:
LinkedIn: Tarek El Sherif
*El autor es cofundador y CEO de Zinobe, fintech colombiana enfocada en impulsar la inclusión financiera en el país, ampliando el acceso a servicios financieros 100 % digitales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Red Forbes

La importancia de aprender a venderte a tí mismo

Aunque no lo crea, aprender esta habilidad le dará sustento el resto de su vida. Conseguir trabajo, ganar inversionistas o relacionarse mejor tienen como base saber venderse. Acá algunos consejos.

Publicado

on

Foto: Unsplash

Hay un conocido proverbio chino que dice: “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enseñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”. Al leer este proverbio no puedo evitar pensar en la habilidad de venderse a sí mismo. Si bien es posible “alimentarse” o en este caso, tener éxito, sin saber venderse, aprender esta habilidad nos dará sustento para el resto de nuestras vidas.

Si lo pensamos bien nos vendemos todos los días sin saberlo. Salimos en una cita para conocer a alguien nuevo, y nos vendemos. Nos vendemos cuando vamos a una entrevista de trabajo. Vendemos cuando tratamos de convencer a nuestros amigos de nuestra visión política. Y por supuesto, vendemos, aún cuando queremos ser alguien que no vende y que no le “gusta eso” y no es bueno para hacerlo. Hasta el no vendedor vende cuando trata de argumentar por qué no es bueno vendiendo.

Lea también: Venture Capital explicado de una manera sencilla

De cierta, forma, siempre estamos vendiendo porque queremos proyectar y transmitir al mundo nuestra perspectiva y estado mental. El ser humano es vendedor por naturaleza y es una de las fuerzas poderosas que tenemos ya que es la forma no violenta de movernos por el mundo y buscar sustento.

Normalmente pensamos en la venta como algo no tan virtuoso. Asociamos el acto de vender con un mercachifle o un encantador de serpientes, que va por el mundo tratando de convencer a las personas de darles dinero y de llegar a engañarlos, solo por conseguir cerrar el trato. Pero las ventas, bien hechas, no implican engaño y estafa. Esa es una desafortunada consecuencia de la ambición y avaricia del ser humano.

Un buen vendedor es un maestro de la persuasión y la seducción. Sabe emparejarse emocionalmente con su cliente, entenderlo, para luego presentarle soluciones que le alivien su dolor. El buen vendedor enamora, no con fantasías, sino con promesas reales que puede cumplir y siempre hace sentir a su cliente que ganó. Si un cliente siente que gana, volverá a nosotros siempre para sentirse seguro y validado.

En el emprendimiento, cuando uno levanta capital, uno no debe vender a su compañía o su idea de negocio. Uno se debe vender a sí mismo. Si uno hace esto, tendrá inversionistas de por vida. La mayoría de los fondos de capital no invierten en las ideas de negocio porque una idea de negocio, por buena que sea, con un equipo mediocre, es lo mismo que nada. A fin de cuentas, la idea la puede tener cualquiera. Los fondos buscan equipos y personas sobresalientes. Si uno logra venderse a sí mismo como alguien excepcional, generará confianza que luego se transformará en credibilidad cuando uno pueda comenzar a ejecutar y mostrar resultados.

Habiéndonos ganado la confianza y la credibilidad tendremos “alimento para el resto de la vida”. No importa si nuestra idea falla, si algo no funciona, el inversionista estará ahí para seguirnos apoyando porque somos un buen elemento para transformar sus inversiones en grandes retornos.

Lea también: ¿Qué pasa después de que uno levanta capital?

Cómo vendernos sin sonar arrogantes

Hay una fina línea entre venderse a sí mismo y ser percibido como alguien valioso y capaz, y generar una sensación de arrogancia y fanfarronería. Hay que tener mucho cuidado porque es fácil desviarse en las conversaciones y proyectar la imagen equivocada. Tyler Weitzman, CEO de BlackSMS, encontró una estructura de cinco vertebras que debe tener nuestra historia, cuando estamos tratando de venderos, y no sonar arrogantes con nuestros logros y capacidades.

  • Dar crédito a los demás – Dar crédito a alguien más por las cosas que hemos logrado es la primera señal que no somos egocéntricos y reconocemos que nada en la vida se logra solo. Un excelente líder siempre le da crédito a su equipo. “No habría poder pasado sin [nombre de los otros involucrados]”.
  • Evidencia de trabajo duro– Hablar del esfuerzo que se le ha imprimido a algún proyectos. Más que lograr cosas por talento, lograr cosas por dedicación y disciplina tiene un valor enorme y no se ve como engreido. “Teniamos que trabajar día y noche para sacar adelante ese proyecto, por ejemplo, (describir el trabajo)”.
  • Mostrar Vulnerabilidad – Contrario a lo que uno puede pensar, mostrarse vulnerable no es una debilidad, sino es una señal de fortaleza. Nadie es un super héroe y logra cosas sin tener que caerse y ensuciarse. Es positivo hablar de estos impases y dificultades. EFue muy difícil para mi poder superar…(el obstáculo o contratiempo)”.

Lea también: Diez consejos prácticos que me hubiese gustado recibir antes de emprender

  1. Motivo noble – Importante mostrar cuáles son nuestras motivaciones y por qué hacemos las cosas. Mejor aún si ese motivo tiene un componente de nobleza.  “Nos levantamos cada día queriendo perseguir ese sueño de [motivo noble]”.
  2. Gratitud – Mostrar gratitud en la vida es una señal de estabilidad emocional y consciencia de que hay cosas en la vida que no pasan solo por nuestro trabajo. Poder mostrar que uno agradece por temas mundanos y que es consciente de que pasaron gracias a la interacción de varias partes, es poner los pies en la tierra y entender el correcto funcionamiento de la vida. “Estoy orgulloso y agradecido por…”

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado