Todos los Derechos reservados © 2004 - 2019, Forbes Colombia

Capital Humano

Siete pasos para tomar decisiones acertadas

Estos siete pasos le pueden ayudar a la hora de tomar decisiones acertadas. Funcionan para personas y equipos.

Publicado

on

En el artículo anterior tratamos sobre algunos de los  recursos internos que necesitamos  para  aumentar los aciertos en la toma de decisiones. En el presente completamos la perspectiva aportando un método sencillo y asequible, a lo que no deja de ser un arte enriquecido con experiencia, valores y rectitud y aderezado con una  disposición de asumir los errores con naturalidad, serenidad y actitud de aprendizaje.

El arte combinado con el método favorece el promedio de aciertos de una persona y de un equipo y aunque no garantice el 100 % del éxito, sí hace el proceso más jugoso, y prudente. Equivocarse es humano, pero si no hay método y se acierta el riesgo de autoafirmarse y que en el futuro se pueda tener un fracaso mucho mayor es alto. Así que decidir bien y no acertar es posible, pero en este supuesto se aprende, decidir bien y acertar es de celebración. El método nos ayuda al aprendizaje.

Lea también: Recursos para aumentar los aciertos en la toma de decisiones

Pasos del proceso de la toma de decisiones:

  1. Reconocimiento y análisis del  problema y su contexto
  2. Identificación de criterios
  3. Generación creativa de alternativas para posibles  soluciones
  4. Análisis y ponderación de los riesgos de las opciones generadas y por las que nos inclinaríamos
  5. Decisión por la considerada mejor opción
  6. Plan de acción para ponerla en marcha
  7. Feedback y evaluación del  resultado

1. Reconocer y analizar el problema

Esta etapa consiste en comprender la condición del momento y estimar la deseada, es decir, encontrar el problema y reconocer que hay que tomar decisiones para solucionarlo. Puede ser actual o potencial, lo que el FODA señalaría como debilidad o como amenaza. En la identificación del problema es necesario tener una visión clara y objetiva, escuchar a los demás para ampliar la perspectiva.

Aunque parece evidente esta fase preliminar no es sencilla y en ocasiones se complica, pero a la vez para acertar con la solución hay que acertar con el problema real. La información que se obtenga para el análisis de la cuestión tiene que ser rica, variada y relevante, y provenir de diversas fuentes y a través de formas distintas (verbales, estadísticas, datos, etc.) Los métodos cuantitativos son herramientas confiables en este paso.

En este momento inicial también es relevante señalar la prioridad para atender el problema. El impacto y urgencia que se tiene para resolverlo condiciona el tiempo disponible con que se cuenta para poner remedio, aunque éste no sea el óptimo será el que al menos reduzca los daños por lo que quedará condicionado el tiempo que podemos dedicar  en el análisis y  proliferación o no de datos que recabar que supongan destinar el recurso tiempo, del que no se dispone. Menos es más en estas situaciones críticas.

Lea también: Colombia se ‘raja’ como destino preferido para trabajar entre 190 países

2. Identificar los criterios de decisión y ponderarlos

Para esto necesitamos considerar las variables observables, identificar los aspectos relevantes en el momento de tomar la decisión y ponderar las acciones a ejecutar teniendo en cuenta el valor relativo de importancia del criterio, según la decisión que se esté estimando afrontar. Por eso cuando se han de tomar en equipo decisiones complejas conviene  explicitar los criterios al momento de analizar las opciones, para ser objetivos al aplicarlos y encontrar la mejor solución evitando favorecer una u otra opción por sesgos personales.

3. Generar alternativas de solución con creatividad

En este paso desarrollaremos distintas soluciones al problema. Cuantas más opciones se tengan va a ser mucho más probable encontrar una que resulte satisfactoria. En este paso es útil utilizar recursos para fomentar el pensamiento creativo: permitirnos  ir de la divergencia a la convergencia, generando soluciones variadas. Según la urgencia y la importancia que hayamos dado al problema nos tomaremos más o menos tiempo en esta fase.

4. Analizar y ponderar los riesgos de las opciones generadas

Con cada una de las posibles soluciones que se generaron estudiaremos sus ventajas y desventajas con respecto a los criterios de decisión, y les asignaremos un valor ponderado; después valorándolas entre ellas determinaremos las más adecuadas. Hay métodos cuantitativos que pueden ayudar en esta fase cuando se trata de administración en empresas.

En esta etapa del proceso lo más importante es manejar un análisis crítico por parte de los que van a tomar la decisión, sin estar previamente enamorados de ninguna opción para ser de esta forma lo más objetivos posible.

Lea también: Hay que ponerse a trabajar: presidente de Filipinas elimina todos los festivos

5. Seleccionar  la mejor opción

Se opta por la opción que según la evaluación va a obtener mejores resultados para el problema que se está tratando en el contexto en el que nos encontramos. Quizá en otro momento sería otra la opción a tomar. El contexto es importante y  lógicamente condiciona. A veces no hay una mejor decisión posible y se opta por la que es mínimamente  aceptable o bien por la que genera el mejor equilibrio entre distintas metas.

6. Plan de Acción

Supone poner en marcha la decisión por la que se optó y para hacerlo se han de tomar nuevas decisiones pero estas ya son de menor importancia y en la mayoría de los temas, más operativas y técnicas.

7. Feedback y evaluación del resultado

Comprobar si se solucionó o no el problema y determinar si no  se ha logrado,  si es que falta tiempo y hay que esperar o si lo que hay que hacer es cambiar de opción lo que conlleva a tomar nuevas decisiones. En el nuevo proceso que se inicie en caso de que la solución no haya sido satisfactoria se contará con más información y aprendizaje.

Necesitamos parar, pensar, ser flexibles y adaptarnos. El continuo cambio lleva a que las decisiones que se toman tendrán que ser modificadas con frecuencia, por la evolución que tenga el sistema o por la aparición de nuevas variables que lo afecten. Esta flexibilidad y capacidad de adaptación son clave en los tomadores de decisiones.

Dentro de la metodología del agilismo la evaluación, feedback y recomienzo es todo uno. La ventaja es que si estamos entrenados de esta manera, además de sufrir menos, ahorraremos gastos ya que no llegar hasta el final en procesos costosos y comenzar antes a modificar lo que sea necesario para conseguir el resultado deseado, optimiza los recursos de tiempo y dinero.

Lea también: Siete de cada diez colombianos quieren cambiar de trabajo: estudio

En la toma de decisiones, al igual que en el pensamiento crítico se utilizan procesos cognitivos como laobservación, comparación, codificación, organización, clasificación resolución, evaluación y retroalimentación que necesitan como materia prima para activarse de la información necesaria. En el caso de empresas y organizaciones está accesible en sistemas  como por ejemplo el de contabilidad, que facilitan los datos para analizar; no obstante en cualquier otro sistema es necesario tener la información disponible al inicio del proceso de la toma de decisiones y para  todos los componentes.

Necesitamos entrenar estos hábitos  cognitivos para pensar antes de decidir pero además  es necesario saber  que en la realidad del día a día,  además hay que contar con un poco de ¡“suerte”! y eso os deseo a todos!

Contacto:
Web:Reyes Rite*
*La autora es directora ejecutiva de la Consultora del Desarrollo del talento humano Integrando Excelencia y Presidenta de Iryde.  En la última década ha seguido el proceso de transformación y desarrollo de la resiliencia personal y organizacional aplicando la metodología GPR © con cientos de empresas y altos ejecutivos en Europa y Latinoamérica. Autora del libro ¡Aquí Mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la Ilusión  ha recibido distinguidos premios y reconocimientos por su aportación profesional en el ámbito empresarial como la Medalla Europea aql Mérito en el Trabajo otorgada por la AEDEEC.

Publicidad

Capital Humano

Casi $7 millones: el salario promedio de un arquitecto de software en Colombia

Desde Fedesoft le apuntan a que la industria TI logre llegar a ser el 5% del PIB en Colombia a partir del involucramiento de talento adecuado.

Publicado

on

Producción tecnología

El cargo más apetecido en el sector tecnológico colombiano es el de arquitecto de software estándar, con un salario promedio de $6.8 millones, seguido por el perfil de líder de desarrollo senior con $5.5 millones.

Así lo halló un estudio de salarios y profesionales del sector de software y TI 2020 en Colombia, una mirada radiológica de este importante sector en el que se busca detallar cuáles son los principales perfiles que trabajan y se necesitan para el desarrollo de tecnologías en el país, que fue presentado por la Federación Colombiana de la Industria del Software y TI (Fedesoft), junto al Centro de Investigación de Software y Servicios Relacionados (Cenisoft)-

En la versión de este año se realizó un análisis del sector desde la perspectiva de empresas afiliadas y no afiliadas a Fedesoft. En ese sentido, más de 100 empresas participaron para la obtención de datos y, a diferencia de otras versiones, en esta se incluyó el análisis de nuevos cargos característicos de esta especialidad como el de ingeniero devops estándar, full stack estándar, especialista en inteligencia artificial, especialista en machine learning y scrum master.

Siga toda la información de economía y negocios en Forbes Colombia

En cuanto a las razones de rotación del talento digital, el estudio señaló que estas se relacionan en un 61.7%, con un mejor cargo y/o salario en otra empresa, mientras que las bajas remuneraciones constituyeron tan solo el sentir del 9.9% de los consultados. Los anteriores datos son muy reveladores al tener en cuenta que en Colombia hay una brecha actual de 30.000 profesionales en este sector.

“La industria de tecnología en nuestro país viene presentando un incremento anual del 17% y estamos convencidos que esta cifra seguirá creciendo. Nuestro objetivo es presentar a Colombia como país origen de software por lo que entender la realidad laboral del sector es fundamental si queremos tener el talento y las oportunidades para lograrlo”, indicó Ximena Duque Alzate, presidente ejecutiva de Fedesoft.

Por otro lado, en cuanto a la retención de los empleados en las compañías, el estudio muestra que en promedio el 47.7% de los colaboradores que ocupan cargos en grandes empresas tienen una experiencia superior a siete años, mientras que las medianas empresas resultan tener poca capacidad para retener a empleados con experiencia superior a dicho periodo de tiempo.

No obstante, el estudio indica que en el país aún hay un largo camino por recorrer en cuanto al involucramiento de mujeres en cargos decisorios de la industria TI ya que, si bien su participación porcentual es superior al 75% en algunos de los cargos, ellas son designadas en la mayoría de veces a cargos como Analista Especificador Funcional de negocios estándar, Gerente de Servicio al Cliente, Líder de Calidad Senior y Modelador de datos.

“Sabemos que las mujeres pueden llegar a jugar un rol muy importante en esta industria, pero es necesario que, primero ellas se interesen más por las carreras del sector y, segundo, dentro de la industria se faciliten mecanismos de promoción y ascenso para que tengamos más mujeres líderes especializadas en soluciones tecnológicas de vanguardia y gran relevancia para el desarrollo del país”, añade Duque Alzate.

Desde Fedesoft apuestan a que la industria TI logre llegar a ser el 5% del PIB en Colombia a partir del involucramiento de talento adecuado y bien capacitado dentro de las diferentes empresas. Apostarle al sector de la tecnología es fundamental teniendo en cuenta que el 55% de la industria se ha creado en los últimos siete años, genera alrededor de 120.000 empleos de calidad y tiene ventas aproximadas de 15 billones de pesos.

Seguir Leyendo

Capital Humano

LinkedIn dará una semana de receso a empleados para combatir la fatiga

La red social de trabajo dará una semana de descanso a 15.900 empleados. Según explicaron, se pagará y solamente se mantendrán algunos colaboradores activos para asegurar la operación.

Publicado

on

Linkedin, la red social del trabajo, dará esta semana de descanso para combatir la fatiga o lo que popularmente se llamar ‘burnout’. Se refiere a todos aquellos empleados que se sienten ‘quemados’ por las reuniones por videollamadas y la complejidad que ha traído la pandemia.

La medida se da para los 15.900 empleados. Dicha semana, explicó la cadena CNN, se dará y se pagará. Solamente algunos de los trabajadores se mantendrán activos para asegurar la operación. Estos últimos, sacarán su tiempo más adelante.

Teuila Hanson, Chief People Officer de LinkedIn, aseguró a la cadena que así lo decidió la compañía para darle una nueva energía a sus empleados tal como sucedió tras apagar todo en diciembre pasado.

Lea también: LinkedIn Stories, oportunidad para construir marca personal

“Queremos asegurarnos que daremos algo de mucho valor y pensamos que lo más valioso hoy es tiempo para salir. Lo que es realmente bueno después de apagar todo es que cuando llegas al trabajo no tienes acumulado o reuniones atrasadas”, dijo Hanson.

Estudios sostienen que el síndrome del trabajador ‘quemado’ se ha dado en gran parte por el trabajo remoto, quienes deben trabajar más horas. Investigadores de la Universidad de Stanford señala que, en el caso de Estados Unidos, este fenómeno le cuesta al sector salud entre 120 y 190 mil millones de dólares al año.

En los últimos meses, ha habido multinacionales de tecnología que han tomado este tipo de decisiones para atacar este fenómeno. Por ejemplo, Google dio un día libre a sus empleados en septiembre pasado y Facebook dio de descanso toda una semana de descanso en diciembre, además de darles orientación y capacitación.

Lea también: 30 millones de personas han tomado los cursos online de LinkedIn y Microsoft

Ya algunas empresas mundiales como Amazon, Facebook y Microsoft están haciendo planes para volver a las oficinas a finales de este año, después de que la vacunación sea extendida en Estados Unidos. De hecho. Uber abrió parcialmente sus oficinas este mes.

Por: Rachel Sandler | Forbes Staff

Seguir Leyendo

Capital Humano

La fórmula ¡ehh! que convierte a un equipo sencillo en uno de alto rendimiento

La humildad y el hambre son claves a la hora de construir relaciones estables a través de la empatía.

Publicado

on

Más que nunca necesitamos equipos resilientes y eficientes. Para conseguirlo hay que hacerse con una de las llaves maestras que abren  la puerta donde se encuentran los elementos del combinado que hace exclamar a todos  ¡EHH! y se convierten de forma mágica de equipos más o menos comunes a equipos brillantes.

Con esta fórmula se empieza a recorrer el camino haciendo que todos y cada uno de los miembros del equipo tenga un mismo corazón, se sepan y se sientan formando parte de un todo mayor. Por muy estrellas que sean por separado, entienden y entrenan para conseguir esta base precisamente ¡para no estrellarse!

Lea también: Siete pasos para tomar decisiones acertadas

Mantener el mismo objetivo en mente y crear entre ellos relaciones interpersonales saludables y robustas marca la diferencia entre un grupo y un equipo, que es de alto rendimiento cuando se  entiende  de verdad (que es más profundo que comunicarse bien)

Leyendo Equipos ideales de P. Lencioni, autor que siempre me aporta y autor al que admiro profundamente, me inspiró la fórmula mágica ¡EHH! Cada miembro del equipo ha de trabajarse internamente para desarrollarse en plenitud como persona. Curarse con humildad para tener un ego saludable, crecer como profesional con hambre de saber y de aprender de todos y de todo, arrimando el hombro cuando hace falta dar un empujón a un proyecto y manteniendo el orden de prioridades para parar y ser ecológico consigo mismo.

El afán de servicio que nace de esas dos cualidades mágicas: humildad y hambre es capaz de crear relaciones estables a través de la empatía. Ese jugador de equipo brillante no se deja llevar de la simpatía o antipatía que pueda hacerle sentir -a veces sin querer- alguna persona.

Pone en marcha su poder interno para posicionarse: ¡Aquí mando yo! ¡Paro y pienso! y -como venimos diciendo en artículos anteriores- es capaz de sumar las diferencias dándose cuenta de que cada cerebro, cada persona,  es única y está condicionada por sus propios sesgos, por eso las relaciones enriquecen cuando quiero tener y tengo un mirada apreciativa sobre el otro, sobre lo diferente, que lleva como consecuencia a parar los juicios y a aprender a mirar desde la posición del otro. Así se crece en  empatía cognitiva, que -siempre, siempre, siempre,  siempre, siempre- suma y hace las relaciones positivas.

Lea también: Recursos para aumentar los aciertos en la toma de decisiones

En resumen:

El ego saludable, lleva a  conocerse en lo que marcha y a dar gracias por ello con naturalidad, poniéndolo al servicio del equipo. Acepta con la misma naturalidad el feedback de mejora, sin victimismos ni quejas, también con gratitud. Esta actitud humilde consigue que las relaciones con los demás sean fluidas y enriquecedoras. La escucha se hace más fácil, no es necesario demostrar lo valiosos que somos, la confrontación por la confrontación o el querer tener razón e imponerse a los demás, ya que todos nos sabemos y sentimos valiosos. Perfectos en nuestra imperfección.

El hambre de conocimiento evita el conformismo, mueve a la innovación, a la superación de la pereza y a la tendencia a  mantenerse en la zona de confort y facilita la sostenibilidad de los proyectos. Además favorece el servicio y darse con generosidad cuando el fin del equipo así lo precisa. Cuando hay que trabajar más lo hace sin victimismos con el convencimiento de que ese plus de esfuerzo también conlleva un mayor desarrollo personal y profesional. Como su ego es saludable sabe poner medida y no se excede de más cuando no es imprescindible, sabe parar  sin  miedo a quedar mal. Es sencillo y asertivo.

La empatía permite ser dueño de nuestras emociones, controlar el pensamiento para huir de lo que separa, buscar las buenas intenciones y lo que une y ser capaz de dialogar sobre los hechos, sin juicios negativos, para entender de verdad a los otros y llegar a soluciones de forma creativa y de manera ágil, pues esta actitud favorece la confianza y crea un clima psicológico seguro donde la gente habla y escucha de forma abierta y donde no falta el sentido del humor y la celebración.

No podemos dejar solos a nuestros equipos, hay que facilitarles los recursos para que puedan acceder a la fórmula EHH con la llave maestra.

Contacto:
Web:Reyes Rite*
*La autora es directora ejecutiva de la Consultora del Desarrollo del talento humano Integrando Excelencia y Presidenta de Iryde.  En la última década ha seguido el proceso de transformación y desarrollo de la resiliencia personal y organizacional aplicando la metodología GPR © con cientos de empresas y altos ejecutivos en Europa y Latinoamérica. Autora del libro ¡Aquí Mando yo! Un espectacular viaje de la Resiliencia a la Ilusión  ha recibido distinguidos premios y reconocimientos por su aportación profesional en el ámbito empresarial como la Medalla Europea aql Mérito en el Trabajo otorgada por la AEDEEC.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Capital Humano

El buen hábito de recibir feedback

Uno de los secretos para una organización exitosa es tener a líderes y colaboradores que sepan dar y recibir retroalimentación. ¿Cómo hacer de esto una cultura? Le contamos.

Publicado

on

He hablado en artículos anteriores de la importancia de la transparencia en las organizaciones. Uno de los componentes importantes de esta cultura de transparencia es el feedback o la retroalimentación, no solo de los líderes a sus equipos, sino de los equipos a sus líderes también. Esto es algo de lo que no muchas veces se habla. Casi siempre se habla de un líder o fundador dándole feedback a las personas para que mejoren. Pero ¿quién le da feedback al líder?

El feedback frecuente, transparente y sincero es critico para construir un negocio exitoso y una cultura sólida, así como para generar confianza entre todos los colaboradores. Sin confianza, la comunicación se desmorona y cuando esto pasa, los procesos comienzan a volverse ineficientes y la motivación de las personas baja.

Lea también: Diez consejos prácticos que me hubiese gustado recibir antes de emprender

El equipo inicial de una startup está en modo guerra todos los días. Cuando una idea se está consolidando y está dando sus primeros pasos, casi todo tiende a fallar porque se está en una misión de hacer funcionar aquello que nos imaginamos. Día tras día, los trabajadores viven en las trincheras, apagando incendios y batallando contra el tiempo y jugando un juego mental muy complejo contra el sentimiento de ineptitud y frustración.

El caos es la norma, la tranquilidad es la excepción. Por esta razón el feedback constructivo, en tiempo real, es lo más importante que un líder le puede pedir a su equipo. Es la única forma de ver los problemas como realmente son y poder solucionarlos rápido para no morir en el intento.  El líder debe incentivar en el equipo el hábito de dar feeback negativo, sin miedo a ser juzgados y a herir susceptibilidades. Dar feedback negativo no quiere decir ser irrespetuoso y grosero. Es intentar ser lo más objetivo posible para mostrar en qué se está fallando y qué debe mejorar. Cuando esto se le inculca a las personas, es mucho más fácil tener las conversaciones difíciles.

Solo si el líder abre esta puerta del feedback negativo, el equipo se sentirá cómodo dándolo de vuelta. Y es muy importante que el equipo le dé retroalimentación al líder, porque ellos son los que día a día operan la compañía y tienen información que el líder no tiene. Puede ser bastante asustador darle feedback a alguien que tiene poder sobre uno por el miedo a perder el trabajo, y por eso es que desde los inicios de una empresa, lo más sano que se puede hacer, es mostrarle a todos en la organización que el feedback se le puede dar a cualquier persona sin importar su posición jerárquica.

Algunos de los riesgos en los que incurre un fundador al no recolectar feedback son:

Lea también: Transparencia: la clave para tener equipos altamente motivados

  • Estar en la oscuridad sobre los problemas reales de la compañía: Si cada vez que un miembro de equipo trae un problema a la luz y el líder reacciona de forma defensiva, muy pronto pararán de traer este tipo de información valiosa y en los startups lo más importante no es no tener problemas sino tenerlos rápido para poder solucionarlos.
  • Pérdida de velocidad en operaciones: Cuando las personas no pueden compartir cosas abiertamente, la comunicación se daña, y si la comunicación se daña las operaciones se vuelven lentas.
  • Fuga de talento: El mejor talento no tiene tiempo para líderes con egos grandes y defensivos. Si se encuentran en un ambiente donde no pueden dar su opinión, muy rápidamente estarán pensando en nuevas oportunidades.

Matt Mochary describe en su libro la siguiente para poder fomentar una cultura de feedback:

  • Pedirlo: El líder le debe comunicar al equipo que el feedback negativo no será castigado. Por el contrario, es bienvenido. Y debe ser la primera persona en darlo para que el equipo entienda cómo hacerlo.
  • Asimilarlo: El líder debe asegurarse de que entiende lo que le está diciendo el miembro de equipo. Una técnica eficiente es decir “entiendo que me estás diciendo que…” y hacerle un pequeño resumen, para ver si los dos están en la misma página.

Lea también: Auditoría energética: la clave para maximizar tu productividad

  • Apreciarlo: No interrumpir a la persona cuando está dando el feedback es muy importante. No dar excusas. Lo único que hay que hacer es oír, y cuando termine de darlo, agradecerle por la apertura. De esta manera, se puede abrir una convesación para solucionar lo que haya que solucionar.
  • Aceptarlo: Si la retroalimentación tiene sentido y es razonable, el líder debe aceptarlo. Esto duele muchas veces, pero hace parte de el proceso de ser un líder maduro.
  • Ejecutar: Si el líder acepta el feedback aunque duela, decide hacer algo al respecto y le pone una fecha. Mostrarle al equipo que su retroalimentación fue recibida y se ejecutó algo a partir de esto, es lo más importante que puede hacer un líder para ganarse la confianza, el respeto y la credibilidad de la gente.

Contacto:
LinkedIn: Julián Torres*
Twitter: @juliantorresgo
*El autor es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Es cofundador de Fitpal y Ontop, una plataforma que le permite a las empresas contratar globalmente de forma legal y rápida.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Colombia.

Seguir Leyendo

Capital Humano

8 malos hábitos que hacen a los millennials improductivos

Las personas de esa generación experimentan mayor estrés, que podría estarse afectando aún más por los hábitos que tienen. Le contamos por qué.

Publicado

on

De acuerdo con estudios de la Asociación Americana de Psicología (APA), los millennials experimentan mayor estrés y son menos capaces de manejarlo que ninguna otra generación.

Más de la mitad de ellos admite haber tenido problemas para dormir en el último mes por culpa del estrés, y el 12 % ha sido diagnosticado con un desorden de ansiedad. El estrés no sólo mina nuestro bienestar, sino que además sabotea nuestra productividad. A contuniación, ocho malos hábitos que contribuyen a generar toda esa ansiedad.

Lea también: Casi 9 de cada 10 personas esperan que sus trabajos sean remotos tras la pandemia

1. Poca higiene del sueño

Uno de los factores que más inciden en la ansiedad es la falta de sueño. Un estudio de la Universidad de California en Berkeley descubrió que las horas de sueño insuficientes “pueden jugar un rol fundamental al afectar a regiones del cerebro que inciden en la preocupación excesiva”. Entre estos malos hábitos se encuentran el irse a la cama a una hora distinta cada día, no hacer del sueño una prioridad o utilizar el móvil o el computador justo antes de dormir.

2. No tener horarios para alimentarse

Esperar mucho para comer o saltarse el desayuno conduce a una reducción drástica de los niveles de azúcar, lo que causa una sensación de ansiedad. La comida y el agua son necesidades biológicas, por lo que es natural que la ansiedad vaya de la mano del hambre y la sed.

3. Exceso de cafeína

El café nos mantiene despiertos y alerta, mejorando nuestra productividad a corto plazo. Pero también hace a las personas más irritables y nerviosas, especialmente si ya de por sí son susceptibles de sentir ansiedad.

4. Sedentarismo

Los niveles de estrés aumentan al mismo ritmo en que nuestro estilo de vida se vuelve más y más sedentario. Un estudio reciente de BMC Public Health ha descubierto que el riesgo de padecer ansiedad es directamente proporcional a las horas que pasamos sentados en una silla. Aunque tu trabajo sea de oficina, procura levantarte y caminar un poco cada noventa minutos, y trata de hacer algo de ejercicio en tu tiempo libre.

Lea también: Este sistema de ordenar carpetas y documentos les va a cambiar la vida

5. Dependencia del teléfono móvil

Un estudio de la Universidad de Baylor descubrió que los estudiantes americanos pasan una media de 9 horas al día con su móvil. Aunque la tecnología mejora nuestras vidas de innumerables formas, también aumenta nuestra ansiedad. La exposición a pantallas luminosas aumenta la excitación del sistema nervioso central, multiplicando la ansiedad. Al mismo tiempo, el uso excesivo de las redes sociales se relaciona con el riesgo de padecer depresión.

6. La ausencia de barreras entre el trabajo y la vida personal

Un informe de BDA explica que “los milennials no creen que la productividad pueda medirse por el número de horas empleadas en la oficina, sino por el resultado de la actividad. Para ellos el trabajo es una ‘cosa’ en lugar de un ‘lugar’, por lo que, aunque salgan de la oficina, continúan trabajando”.

7. Demasiado ‘Netflix

Un reciente estudio reveló que las personas nos sentimos más deprimidas y ansiosas después de dos horas viendo la televisión. Otro estudio afirmó que las personas estresadas suelen pasar más horas frente a la TV o el ordenador que las que no lo están. Aunque el descanso y la desconexión que proporciona la televisión puede reducir la ansiedad en el corto plazo, sus efectos son muy efímeros en comparación con otras actividades como el ejercicio físico.

8. Rodearse de personas estresadas

Puede que hayas conocido a esa persona que te entiende a la perfección, pero lo cierto es que rodearse de gente que tiene a estar estresada aumenta tus posibilidades de estarlo.

Seguir Leyendo
Publicidad
Publicidad

Destacado